Etiqueta: El Libro de la Voluntad

El Libro de Sheng Laoshi: presentación.

El que sabe caminar no deja huellas; […] Éste es un secreto importante.

Fragmento Epigrama XXVII, EL libro del Tao, Tao Te King, Lao-Tsé.

El Tao engendra el uno, el uno engendra el dos, el dos engendra el tres y el tres engendra todo lo que hay en el mundo. […] Ésta es mi máxima.

Fragmento Epigrama XLII, El Libro del Te, Tao Te King. Lao-Tsé.

La versión primitiva de la palabra “Te” muestra un cruce de caminos con un ojo en su centro, al igual que “Tao”, pero con el dibujo de un corazón añadido. Su sentido exacto es “virtud” (en el sentido original del latín, es decir, la claridad inherente o innata de una cosa, no en el sentido de la moral), “poder” o “potencia”.

Expresa la medida de la fuerza interna de una persona. Al valor simbólico del ojo que discierne el camino se añade el del corazón, que en la cultura china es la sede de la mente y la inteligencia, de la voluntad y el coraje, además de las emociones y pasiones. El conocimiento del “Tao” otorga el “Te”, el poder de hacer las cosas.

(Comentario Intoductorio al Libro del Te, colección de Epigramas XXXVIII al LXXXI del Tao Te King de lao-Tsé)

El Libro de Sheng Laoshi.

“El Libro de Sheng Laoshi” es un libro singular que contiene una intención crucial: apreciar cómo las vivencias o experiencias que se acaecen a lo largo del camino (nuestra vida) – y desde la reflexión y mirada atenta de las mismas -, nos revelan enseñanzas personales e instraferibles que, progresivamente, nos hacen crecer y evolucionar en espiritualidad e inteligencia emocional y cognición; esto es, nos hacen personas más sabias.

En partícular, las vivencias y experiencias de esta obra no son sino huellas, lotos, que van dejando a su paso los diferentes personajes que se encuentran en el camino y, en algunas ocasiones, en las iniciaciones en cada uno de los libros con que se interconecta el camino principal. Claro que, como podrás apreciar, el calado de la vivencia es la reflexión sobre el conocimiento de cualquier concepto, así como su enseñanza; luego, la sabiduría que éste atesora cuando se observa de cerca y desde diversos prismas.

Fundamental es la intención ética y moral de la obra. En este sentido, dado el vínculo de la apreciación práctica de las mismas – ética y moral – con el dogma, creencia o doctrina religiosos, así como la observación de los mismos en aquella realidad que nos envuelve a todos; circunstancial y necesario se presenta la visión crítica de aquellos valores e intenciones que promocionan y sobre los que se erige todo un crisol de culturas milenarias.

Así, como podrá observarse, necesario se hace aflorar aquel lenguaje arcaico que concentra y sintetiza una significación muy plural, aunque compartida y común, por entre todas aquellas culturas, religiones y filosofías que ha ido creando el ser humano a lo largo de la historia. Hablaríamos de la perspectiva cosmogónica, de esa búsqueda de nuestros orígenes, así como de nosotros mismos, que no encuentra soporte y significación sino en el lenguaje de símbolos; esa simbología compartida que se reafirma en el sincretismo. Esto es, en la armonización de corrientes de pensamiento y fes, entre otros, que pueden presentarse opuestos o, incluso, no mostrar una sustancial coherencia.

Claro que, una profunda observación, podría conducirnos a una conexión mucho más férrea de lo que se ha venido a apreciar hasta el momento y en apariencia. ¿Qué será ese destapar el velo?, ¿es verdaderamente ocultismo aquel conocimiento que simplemente han preservado oculto?, ¿por qué habrá sido esto así?, ¿qué es verdaderamente la alquimia?, ¿cuál es su propósito espiritual?, ¿estará en el crecimiento espiritual el crecimiento de nuestras inteligencias emocional y cognitiva?, ¿estará en el desarrollo espiritual la evolución de nuestra especie?, ¿seremos más inteligentes entre nosotros mismos y con nuestros recursos si apreciamos la transcendencia de nuestras conductas tanto para con el otro como para con nosotros mismos?, ¿será el desarrollo espiritual del ser el camino hacia la consecución de la Noosfera?, ¿será regulando nuestras conductas como crecemos?, ¿será necesaria observar la transcendencia de todas aquellas circunstancias, medios y/o valores sociales que nos rodean para poder valorar objetivamente su compromiso con nuestro verdadero crecimiento?, ¿serán necesarios, tanto diversos prismas como diversos escenarios, para apreciar nuestra vida y a nosotros mismos interactuando con ella? Porque, ¿qué es la filosofía?, ¿acaso no es la vida?

Así, el Libro de Sheng Laoshi es el Libro de “la Maestra Vida”, es un libro que se abre a la observación de nuestro alrededor, nos sumerge también en la transcendencia de las culturas y fes, cuestiona su intención y, por igual, bucea en su conocimiento. Siempre, con la intención de hacer pensar y reflexionar sobre aquel concepto que aborda. Esto es un ejercicio práctico que nos hace conectar con aquello que conocemos, con lo que conocemos de manera intuitiva y, por supuesto, se abre al propio cuestionamiento per se.

Este libro no ha de apreciarse como una verdad sin más, sino como un libro que se abre a que descubras tu verdad. Porque, importante se hace subrayar que en esta vida todos tenemos un mapa del territorio, todos apreciamos el territorio y lo caminamos de acuerdo a nuestro mapa. Eso es lo que sabemos de explorar el territorio. Así, de presentarse este libro como un nuevo camino para apreciar el territorio, ya tendríamos – al menos – dos mapas. De esta manera, ir caminando por El Camino de los 13 lotos nos ayudará a reflexionar y meditar, a valorar y considerar nuestras conductas y acontecimientos y, por ende, nos abrirá una puerta al nosce te ipsum. Es decir, al conocernos a nosotros mismos.

Porque, solo conociéndonos a nosotros mismos es como logramos conectar con esa chispa de luz que todos tenemos, para lograr hacerla crecer en nosotros. Solo es en nuestra luz donde alcanzamos la verdad de las cosas, el porqué están, para qué están y así es que podemos tener un sentido crítico más sabio y empático para con los demás y todo aquello que nos es cotidiano.

Hablaríamos, consecuentemente, de una puerta que se abre para el crecimiento y el autodescubrimiento personales y, por extensión, para ayudar en la evolución de la sociedad. ¿No empieza el cambio en nosotros para poder cambiar algo del alrededor?

Ahora, con respecto a la estructura del libro, se presenta importante dar algunas breves instrucciones y/o recomendaciones.

Te recomiendo seguir “El Camino de los 13 lotos”. Una vez dentro, se sucederán las iniciaciones en cada uno de los libros: El Libro de los Cuentos, El Libro de la Voluntad y El Tao de Sheng. Alcanzadas éstas, la lectura de esos libros se presenta a tu libre albedrío. Esto es, puedes esperar a que se acaezca una vuelta a muchos de sus escritos o puedes leerlos a placer. Lo que se espera es alguna que otra sorpresa…eso también.

De esta manera, tenemos un libro central, “El Camino de los 13 lotos”, que interconecta cada uno de los tres libros siguientes y de acuerdo a un orden especial. De esta manera, tenemos un libro dentro de otro libro, dentro de otro libro…que a la vez, se interconectan y cruzan. Tenemos, entonces, un camino que se teje a nuestros pies. Un camino en el que tendrás que hacer alguna que otra parada; al menos, para reflexionar.

Te invito a hacer tu Camino,
puedes conocer éste, también;
mas, las huellas de tu destino
podrás caminarlas con él.

No te apresures en el camino, (05)
reflexiónalo, más bien;
así, siéntate en un banco
toma aíre y, aquí, ven;
porque encontrás soluciones,
te hará pensar, también; (10)
unas veces te parecerá extraño
otras...como magia, más bien.

Que la magia de Dios es una
y en su inspiración se lee,
es la respuesta inefable (15)
y, en la circunstancia, también,
se halla el momento perfecto
de las palabras que lees.

¿Es la alquimia un arte extraño?
Aquí lo apreciarás bien. (20)
Pues, de oculto no hay nada,
aquí muchos son los que leen.
Los que prestan oído diestro,
los que miran su ser,
encontrarán la magia que hablo (25)
y día tras día, también:
transmutar lo negativo en positivo,
así es que se puede crecer.
Seguro hace que observes
las huellas que en tu camino des. (30)

Será una aventura preciosa,
aún no sé cuánto durará.
Mas, entre avanzamos y avanzamos
mucho se revelará,
especialemente de tí mismo, (35)
siempre te hará pensar.

Cuestiona cada cosa que dice,
aquí empieza el pensar;
tal vez, compartas la enseñanza,
tal vez, la debatas, por igual. (40)

Recuerda que importante se hace
- importante para avanzar -
la mejora continua de las cosas,
cosa que está en dialogar.
Puede ser un diálogo interno, (45)
puedes con otros dialogar,
pero de lo que no cabe duda
es de que te hará pensar.

Recuerda sentarte en un banco
después de una caminata lograr; (50)
los pies dejan mejor huella
si también reciben su descansar.

Que más firme es que se camina,
más firme y más erguido,
si se ha descansado lo suficiente (55)
y en el descanso se ha conseguido
apreciar que en la parada está
una gran enseñanza:
pensar porqué duelen los pies,
pensar para qué se para. (60)

Si la prenda, ofrenda es,
aquí empieza el sacrificio:
mirar adentro para caminar,
echar el pie de seguido;
doblegarte en tu humildad, (65)
así tu prenda has conseguido.
Así tu prenda es banco,
y está en la reflexión,
necesitarás sentarte siempre
para aprender la lección. (70)

Y estas paradas son piedras,
son obstáculos de tu camino;
unas veces circunstancias,
otras, problemas vividos.
Mas, si logras extraer lo positivo (75)
de aquello que ves como mal,
abrás descansado lo suficiente
y más erguido caminarás.

Más aprecias lo que te digo,
más tu Camino seguirás; (80)
y aquello que como Te digo
saborearlo también sabrás.

Aquí te dejo la primera taza,
aquí te la dejo para probar:
¿has descifrado la enseñanza (85)
de la importancia del descansar?

Toma otra taza ahora,
ahora lee el Panegírico,
en la dedicatoria de este libro está
la intención de este libro. (90)
Está también el porqué
y también está el cómo,
no sé cómo de grueso será,
no sé cómo será su lomo.
Si de algo segura estoy (95)
es que acabo de empezarlo, sólo.

Y quiero caminar contigo,
quiero ir a tu lado;
no podré estar siempre,
así, te dejo trazado (100)
aquel que quiero que contemples,
es un camino iluminado.
Al menos, tiene tu luz,
y tiene la luz de mi cariño;
recuerda la importancia que tiene (105)
caminar como cuando se es niño:
inocente y confiado,
siempre lleno de vigor,
depositando confianza en todo...
y de todo, siempre, revelarás su valor. (110)

La verdad es un camino
que en tu corazón se halla;
sé sabio, hijo mío,
vayas a donde vayas.
Que la sabiduría es la puerta (115)
que abre el corazón;
la verdadera inteligencia
nace en la emoción.
Y más aprecias tus emociones,
más sabrás discernir (120)
lo que te conviene o no, cariño,
y, tu camino, podrás seguir.

Verónica García-Melero


Empieza aquí….

El Libro de la Voluntad: índice.

Siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente.

El Gato de Cheshire en Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carrol)

Introducción: el Secreto de Vehuiah.

Capítulo 01: El Secreto de la Cábala.

Capítulo 02: El Secreto de la Torah.

Capítulo 03: El Secreto del Árbol de la Vida.

Capítulo 04: El Secreto de “El porqué de la Cábala”.

Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng
Regresa a “El Bolígrafo”….

Capítulo 4. El Secreto de: “El porqué de la Cábala”.

El que conoce la parte masculina y cultiva la parte femenina es como un torrente que sigue su curso.

Epigrama XXVIII, El Libro del Tao, Tao te King, Lao-Tsé

                        Cuando tiramos del hilo de las cosas
                        lo que hacemos en su tirar,
                        es desentrañar cosas ocultas;
                        ésta, su primera verdad.
            05        Así, de pensar en tiempos,
                        ¿desde cuándo la Cábala está?,
                        Está desde tiempos remotos,
                        mucho antes de Abrahán.
                        Es un conocimiento primero
            10        y antes del mundo está,
                        es el mismo que hace a éste,
                        pues, en el verbo está.
 
 
                        Así, la palabra es primera,
                        la palabra es emanación,
            15        es el orden de las cosas:
                        hacer, en su virtud, la formación.
 
                        Inseparable es, entonces,
                        hablar de Cábala sin su palabra,
                        ¿qué se podría, entonces, decir?
            20        ¡Crea conforme hablas y hablas!
 
                        Cuando tiramos de los hilos
                        con que se tejen las cosas,
                        bien nos encontramos con nudos,
                        o con trozos que se hacen bolas.
 
            25        Otras veces conseguimos
                        tirar con fineza y deshilar
                        aquello que habían tejido;
                        en su hilo, la formación, está.
 
                        De esta manera se presenta
            30        como oculto este conocimiento,
                        ocultismo, ésto, no es,
                        solo está en destapar el velo.
 
                        Este destapar el velo
                        otro conocimiento traerá,
            35        se llama Sod al secreto
                        que la palabra guarda, además.
 
                        De esta manera, por ser simple,
                        ¿a qué conduciría esto?
                        Esto nos lleva a una estación,
            40        aquella del soplo del cielo.
 
                        Si en el soplo la vida está,
                        está en la primera de las cosas,
                        aliento de Dios en mi nariz,
                        entusiasmo es al poeta y sus cosas.
 
            45        De esta manera sencilla
                        es que se encuentra en la palabra,
                        el entusiasmo del poeta
                        en el canto lleva verdad velada.
 
                        Este soplo primero,
            50        el viento de su palabra,
                        es la sustancia corpórea
                        que manifiesta lo que habla.
 
                        Empieza en su principio,
                        ¿en qué otra cosa podría empezar?
            55        Así, empieza con lo primero,
                        con las aguas separar.
                       
                        Así, separa la palabra
                        dos de sus grandes manifestaciones:
                        la que expresa en simpleza el verbo,
            60        la que en canto expresan las emanaciones.
 
                        ¿Qué podría ser esto?
                        ¡Pues qué iba a ser!
                        Conocimiento que se haya escrito
                        para el figurado quehacer.
 
            65        Así es que lleva del poeta
                        la metáfora de las cosas,
                        hacer rimar, contar, coincidir,
                        y medir en su métrica toda.
 
                        De esta manera, aquello que encierra la palabra
            70        son interpretaciones espirituales,
                        y su destino es el alma.
 
                        La Palabra Sagrada es
                        como el más grande de los iceberes,
                        arriba es que en palabra se lee,
            75        debajo es que están sus saberes.
 
                        ¿Cómo es que es esto?
                        Esto bien vetusto es,
                        hacer ver en las palabras
                        enseñanzas por tu bien.
 
            80        Este reflexionar la palabra
                        es el propósito de este sistema,
                        con el que se ha escrito la Torá
                        y para nada es anatema.
 
                        Como métodos, son diversos
            85        los que la Cábala encierra,
                        hallar a ver lo cifrado,
                        de Dios, vendrá este tema.
 
                        Así, la voz de los profetas,
                        la voz de los patriarcas está
90        haciendo eco del sonido
                        de esta oculta verdad.
                       
                        El misticismo judío
                        es base para este afán;
                        importante se hace para todos
            95        saber cómo se hace el pan.
 
                        ¡Qué no todos sabemos, todos,
                        cómo hacer subir el pan!
                        De esta manera simple
                        lo conseguiremos leudar.
 
            100      ¿Recordáis el pasaje
                        con el que Jesús multiplicó
                        los panes que son a la vida,
                        lo que, al pez, es la salvación?
 
                        No solo se queda en el milagro
            105      lo que encierra este acontecimiento,
                        milagro que canalizó Jesús
                        al multiplicar en Él, de Dios, su aliento.
 
                        En crecer el pan está la levadura,
                        tiempo habrá para hablar de esto,
            110      el momento en que leudó Jesucristo
                        fue multiplicar vida en su aliento.
 
                        Importante son los peces
                        para, con ellos, comprender
                        que en la abundancia en que se mueven
            115      otro medio y emanación es.
 
                        Aguas que protegen a la semilla,
                        y al simiente, y al pez, también,
                        son las aguas de la sapiencia
                        y en dividirlas está tu bien.
 
            120      Estas aguas de arriba,
                        que se manifiestan como las de abajo,
                        son para el hombre su obra,
                        fruto de sus manos: su trabajo.
 
                        Este trabajo, entonces,
            125      ¿qué podría ser?
                        Inclinarte y mirar adentro,
                        no te doblegues por merecer.
 
                        Entonces, ¿qué es esto?
                        Esto no es otra cosa que lo que es:
            130      elevar tu espíritu aprendiendo,
                        entendimiento para tu sabiduría: tu quehacer.
 
                        Esto es el funcionamiento
                        del sistema energético que ves,
                        ¿cómo son los mundos superiores?
            135      En el Árbol Sefirot se podría ver.
 
                        Mas, el árbol Sefirot no es todo lo que Cábala es,
                        dimensiones se encuentran, diferenciadas en su hacer.
                        Dimensiones que explican características
                        y también te hacen entender
            140      que aquello que velan tus sentidos
                        no es todo lo que la realidad es.
                        También te velan la realidad oculta,
                        Sabiduría Oculta es lo que es,
                        aprenderás el porqué sufrimos
145                  qué es sufrimiento y liberarte de él.
 
                        Si el agua es la sabiduría
                        y la de Dios excede a todo conocimiento,
                        que no te extrañe que en tu elevar
                        estén regalos del Cielo.
 
150                  Así, todo aquello
                        que vive en las aguas
                        protegido está del Cielo,
                        esa: su mayor ganancia.
 
                        Pero, como ya te he dicho antes,
155                  el Árbol de la Vida es bien simple,
                        no necesitas saber de Sefirot alguna
                        ellas, por sí solas, te asisten.
 
                        El elevarte en tu espíritu,
                        en el desapego está,
160                  está en no amar lo que nos ata,
                        está siempre en deshilar.
 
                        Tirar del hilo con fuerza,
                        ese será tu esquilar,
                        una fe incuestionable
165                  y, entonces, un salto darás.
 
                        Comprenderás que son muchas
                        las disciplinas que hablan de esto,
                        del elevarte en el espíritu,
                        de aprender a ser bien diestro.
 
170                  De aprender del sufrimiento,
                        aprender el porqué de las cosas,
                        todo esto que digo,
                        con el Tao bien lo domas.
 
                        Así, si te cuestionas
175                  si un saber cuestiona al otro,
                        fácil es hacer ver
                        que no son sino la misma cosa.
 
 
                        El Tao verdadero en la humildad empieza,
                        empieza en la virtud, entonces, empieza en la simpleza.
180                  Empieza en la virtud desinteresada, empieza en el amor,
                        en ser abundantes para, entonces, hacerte abundante el dador.
 
 
                        Que el dador sea, en el Tao, una fuerza
                        y no la llame Dios,
                        no quiere decir que sea otra,
185                  fuerza y establecimiento son:
                        aquello por lo que está tu persona
                        si tu persona está por amor.
 
                        Otro día habrá, entonces,
                        para hablar de la divinidad,
190                  lo que esto es en Judaísmo,
                        para el Tao es la gran Verdad.
 
                        Y, lo importante que vemos ahora,
                        es aquello transcendental,     
                        ser disciplinados empieza en nosotros,
195                  en nosotros esta naturaleza está.
 
                        Está, por igual, ser humildes,
                        desapegados, sinceros y de verdad;
                        tener un corazón constante,
                        persistentes, siempre, y perseverar.
 

  200                  Mas, antes de que cierre esto,
                        no me quisiera olvidar
                        que la Cábala también se dice
                        que fue dada a Abrahán.
                        También se dice y se conoce,
205                  y es que en la Palabra está,
                        que Dios tuvo que advertir a éste,
                        que se apartara del adivinar;
                        que se apartara de esa astrología
                        que de apretarla mucho transformará
210                  el conocimiento primero que vela,
                        distorsionará con él su verdad.
 
                        Que la astrología en su buen empeño
                        nos hace ver un ciclo en otro,
                        cuenta la historia de siempre,
215                  así lo hacen sus retoños.
                        Así, por lo que está,
                        siempre ha estado por una cosa,
                        con su conocimiento hacer llegar
                        bien y abundancia a la humanidad toda.
 
220                  Conocer las esquinas
                        que guarda la Merkabá
                        no está en hacerse tiradas
                        tampoco en la Palabra está.
 
                        Está en la geometría que encierra,
225                  aquí es que se pueden hallar
                        las cuatro esquinas que lo forman
                        y el porqué de su elevar.
 
                        Otro día habrá para esto,
                        para, de una forma natural,
230                  entender porqué es el Árbol
                        y cuál es su esencia y verdad.
 
                        Que, de aplicar su conocimiento,
                        a tu persona, o cualquier cosa,
                        la proporción que siempre hallarás
235                  será la aurea, la divina, sola.
 
                        De esta manera qué digo,
                        ¿qué quiero hacer significar?,
                        que antes de conocer de esferas,
                        de Malkut, Kéter o Chakmah,
240                  de Binah, de Chesed, de Hod o Yesod,
                        de Netzach, Gevurah y Daat;
                        antes de conocer las esferas
                        los caminos se hacen antes, Juan,
                        y sin conocer que hay estos centros
245                  tu sólo los sabrás hallar.
 
                        Los hallarás desde el desapego a estas cosas,
                        escrito en Jeremías, está,
                        en su capítulo treintaitrés, lee,
                        en su versículo tres, está.
 
250                  Así, leerás en la Palabra
                        que cuando de veras buscas a Dios,
                        si de veras es que lo buscas,
                        así es que lo encuentras, en amor.

                        Y, al encontrarlo lo que sucede
255                  ¿qué crees que podría pasar?
                        Descubrirás cosas grandes e incomprensibles,
                        cosas que no has visto jamás.
 
                        Ésta no es otra sino su Palabra,
                        bien cierto y dicho está,
260                  no quieras buscarlo con herramientas,
                        búscalo con el corazón, nada más.
 
                        Así es que lo alcanzas,
                        así es que hallas el entendimiento
                        de apreciar que vale de aquí,
265                  y saber qué es farfolla y cuento.
 
                        Nada habrá como saber
                        que en su matemática sagrada
                        se halla la verdad de todo,
                        búscala en la palabra.
 
270                  Así, cuando recto avanzas,
                        recto verás a tus ojos,
                        aquello que está en el Padre,
                        aquello que es solo abrojo.
 
                        Y entretanto avanzas y ves,
275                  verás la importancia de los símbolos,
                        encierran un gran saber
                        hermético lo hizo el destino.
                        Mas, en nuestro destino está
                        tirar para arriba de esta manta,
280                  que de esconder y liar con mal
                        han destrozado lo Real
                        que el Arte guarda.
 
                        Así, si este Arte está por todos,
                        para todos está el profundizar,
285                  buscar el sentido de las palabras
                        eso, en Cábala, su verdadero afán.
 
                        Saber que de antaño le vienen
                        a cada letra muchos significados,
                        haz lo que te hace leer,
290                  lo que dice la palabra en la mano.
 
                        Si tus brazos están por trabajar,
                        entonces, bien abrirás las manos,
                        que la Cábala no es sino recibir
                        y éste es su significado arcano.
 
295                  Mientras avanzas, más encuentras,
                        también encuentras lo malogrado,
                        otro día habrá para esto
                        cuál es, de Dios, su significado.
 
                        Mas, no olvides que encontraremos
300                  en la humanidad, y en este presente,
                        un alma que nos llegue a todos,
                        y que a todos, pronto, conecte.
 
                        Es un alma que está en la Verdad,
                        aquella que nos habla del Padre;
305                  en su muslo derecho escrito está:
                        el amor-único es lo que trae. (1125)

Verónica García-Melero
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 3. El Secreto del Árbol de la Vida.

Un árbol enorme crece de un tierno retoño.

Lao-Tsé

Lee esta enseñanza
                        que te acerco con atención,
                        presta oído a lo que habla,
                        izquierdo y derecho, los dos.
 
05                    Lo que el Árbol de la Vida,
                        hijo, dice en palabra,
                        en su boca, dominio,
                        y en tu siniestra atención,
                        procurará tu riqueza,
10                    tu crecimiento vivo,
                        si al caminar no tropieza
                        tu diestra atención.
 
                        Así, nos hemos acercado hablando,
                        escuchando la palabra, poniendo atención:
15                    a Mercurio, si nos hemos dominado,
                        empieza mirando diestro y al interior.
 
                        Este comienzo con el que empezamos,
                        primera raíz, del Árbol es,
                        empieza mirando hacia dentro,                     
20                    diestro se mira, recto tu hacer.
 
                       
 
 
                        Empieza en mirarte hacia dentro,
                        y derecha es que mira la diestra:
                        ¡inclínate sin hacer un dogma,
                        y la Sabiduría estará en tu puerta!
                       
25                    Así, te haces de lo eterno,
                        el conocimiento primero se haya en tu ser;
                        criba y aparta la cizaña del trigo,      
                        como tu ojo derecho, así es tu crecer:
                        cuida la niña de tus ojos,
30                    cuida cómo miras, por tu bien,
                        cuando miramos felices y justos
                        se avanza en paz y muy…muy bien.
 
                        Entenderás entonces qué es lo segundo,
                        aquello que siempre encontrarás,
35                    será una sucesión de causas,
                        que, a tus efectos, teje la realidad.
 
                        Esta tela que ha sido puesta
                        para que la pises siempre a tus pies,
                        es la tela de tu mañana,
40                    también, así, de tu guerra es.
 
                        Mas, en tu guerra, solo hay batalla
                        si te esfuerzas por progresar,
                        así, en el segundo paso empieza
                        caminar arriba, hacia el buen afán.
 
45                    Justo empiezas a ver esto,
                        justo acabas de sembrar,
                        el simiente que al tiempo será cosecha,
                        y a la puerta de tu tienda: tu cosechar.
 
                        ¡Qué no hay puerta que guarde
50                    el simiente, como ninguna,
                        qué hayas empezado a cantar
                        y sepas plantar con la Luna!
 
                        Ahora, en tu simiente está
                        hacer que crezca al Sol y bien rebrote,
55                    que mezcle su crecimiento en luz,
                        huela tu naríz diestra su escote.
 
                        Que el escote es aquello que primero asoma,
                        así lo hace la sabiduría del entendimiento;
                        así, habrás apreciado la primera cosa,
60                    crecer en el espíritu es fluir con el viento.
 
                        De esta manera, en tu pecho está
                        tú buen corazón por las cosas,
                        tu fuerza y tu voluntad.
                       
                        Mas, no olvidemos lo que nos trajo a ésto,
65                    la sabiduría que está en tu entendimiento,
                        si en tu mirar adentro, en tu puerta está
                        crecer en el espíritu y volar como el viento.
 
                        Empieza así en tu criba
                        separar del trigo, la cizaña, en año;
70                    si una flor veo, veo el clavel;
                        y se veo especia, lo que huelo es clavo.
 
                        Pues el clavel es revoltoso
                        y crecer, ha crecido con el viento;
                        sencillo en apariencia es,
75                    hermoso está, cuando está abierto.
 
                        Entonces, de esta flor, su belleza
                        se hace, a la especia, como el clavo:
                        oloroso y pequeño, en tu mano, es,
                        el persuadir de su aroma: su aliado.
 
80                    ¿Qué podría ser ésto?, ¿qué te quiero decir?
                        De la especia que está en tu mano,               
                        de la flor, que al abrirse es clavo…
                        ¿qué oculta este significado?
                       
                        En mirarnos adentro está la puerta,
85                    la misma que nos conduce al arco;
                        en éste trazo encontrás entonces
                        el traspasar, lo cuadriculado.
                        Si ser amoldados a normas es
                        ser diestros con los preceptos,
90                    cuando los has anclado en tu ser
                        entonces, de verás, se es diestro.
                        Entonces comprenderás con simpleza
                        la puerta de la que se habla:
                        doblega tu fe en Él,
95                    siempre Dios será quien habla,
                        empieza en tu humildad tu hacer,
                        misericordia y justicia la hallan.
                        Otro doblegar no está en los codos,
                        en aprender tomo tras tomo,
100                  a mucho de los que creen esto,
                        todo su afán se ha vuelto plomo.
 
                        Se alejan de la verdadera esencia,
                        la humildad: la que mueve el espíritu;
                        entonces, hace, la soberbia, de ellos
105                  verdaderos estúpidos y con ímpetu.
 
                        ¿Qué de virtuoso tiene
                        recitar como conocimiento
                        las partes que forman las manos,
                        los astros que tienen sus dedos,
110                  los verbos y las acciones,
                        las palabras que le son clave,
                        las notas de sus canciones,
                        el salmo de lo que sabe,
                        los centros que forman el ser,
115                  los trazados que de él salen,
                        las letras que son camino,
                        la metáfora oculta y lo que cabe,
                        las letras y sus símbolos,
                        las letras y su pictografía,
120                  las letras y sus permutaciones,
                        la más antigua caligrafía,
                        las letras y sus colores,
                        las letras y gematría,
                        las letras y sus aromas,
125                  las letras pesadas en guematría,
                        los senderos que suben y bajan,
                        los senderos que dividen al ser,
                        los trazados geométricos que trazan,
                        los arcanos del tarot en él,…
130                  de qué sirven todas estas cosas
                        si nada elevas tu ser,
                        las utilizas para crear códigos,
                        crear apariencia de saber?
 
                        Esto no es sabiduría
135                  que, en el Espíritu, se alcanza;
                        primero, muévete en lo primero,
                        y en lo primero es que se halla.
                       
                        Ahora, si me preguntas,
                        ¿qué es esto que llamas primero?
140                  Lo primero, si es el uno,
                        en la Unidad con Dios se halla.
                        ¿Qué nos pide Padre-Madre,
                        que nos pide ET que hagamos?
                        ¡Qué lo amemos sobre todas las cosas!
145                  ¿Qué es lo difícil de este mandato!
 
                        Pues en amarlo es que está,
                        por igual, amarte a ti mismo,
                        en este empezar entonces
                        es que empieza tu camino.
 
150                  Y quiriéndote, entonces, quieres
                        verdaderamente al otro,
                        Ésta es la virtud cierta
                        y la que lo halla todo.

 
                          Entonces, si ya hemos visto
155                  rebrotar a lo que plantamos,
                        nuestro amor y voluntad sincera
                        empieza entonces en nuestra manos.
                        Abrámoslas, entonces,
                        para aquello por lo que están,
160                  en la belleza que en ti ve el Cielo,
                        su recibir es que empezará.
 
                        Cuando se recibe la bendición del cielo,
                        con la shefa la vida se recibirá,
                        si en números es que lo medimos,
165                  el ocho y el díez la vida harán.
 
                        El diez, más allá de la mano abierta,
                        extiende su brazo y su mano,
                        para recoger la bendición del cielo,
                        y la recoge, entonces, por su trabajo.

170                  Ésta es la fortuna entonces
                        que hayas en tu buen afán;
                        empieza en la sabiduría primero,
                        en la humildad es que está.
                       
                        Y cuando avanzas por el Árbol,
175                  así avanzas en tu camino;
                        si la bendición del cielo recibes,
                        ¿cuál será ahora el destino?
 
                        Atesora la luz que recibes,
                        agradece su bendición,
180                  dones regalados del cielo,
                        Secretos que te vela Dios.
 
                        Tu escuchar que sea siniestro,
                        ¿qué podría esto ser?
                        Si ya sabes que te has hecho recto
185                  es volver a cribar en tu fe:
                        aquello que vas encontrando
                        y que está por oscurecer.
                        Que subir por el Árbol de la Vida
                        no requiere de esfuerzos de estudio,
190                  no requiere que te empeñes en conocer,
                        pues conocerás mucha cosa de brujos.
 
                        Pero, entretanto es que subes
                        con la nobleza del alma,
                        la justicia de tu atención, entonces,
195                  sabrá guardar la verdadera palabra.

Verás cómo entonces ves
                        que aquello que llaman Real Arte
                        no es más que obra de un quehacer
                        que está para, de Dios, apartarte.
 
200                  Que la sabiduría es primera
                        y anterior a todas las cosas,
                        es la inteligencia primera
                        y sabe hallar si reflexiona.
 
                        Y como reflexionas en la naturaleza
205                  del primer entendimiento,
                        entre que reflexionas y piensas
                        así es que hallas conocimiento.
 
                        Entonces en este paso está
                        velar por la verdad de la palabra,
210                  ¿en qué podrías tu Mercurio hallar?
                        en tu dominio, entonces, es que se halla.
                       
                        De esta manera avanzas
                        por el Árbol de la Vida,
                        el conocimiento es el primigenio
215                  y así es que se halla, mi vida.
 
                        No está en buscarlo a adrede,
                        está, entonces, en buscar a Dios,
                        está en elevar tu Espíritu,
                        así es, entonces, su formación.
 
220                  Ahora, todo tu plomo,
                        en oro es que se volvió,
                        la cabeza de tu persona
                        así es que se iluminó.
 
                        Halló entonces la vida,
225                  halló entonces el sol,
                        halló sabiduría, entonces,
                        así, entonces, la paz halló.
 
                        Ha descendido por el Árbol, todo,
                        la misericordia toda de Dios,
230                  te ha llenado de su grandeza,
                        abundancia trae esta bendición.
 
                        Y, como esto no es todo,
                        ¿qué nos quedaría para culminar?
                        Que por tu boca hable vida,
235                  agua abundante en el paladar.
 
                        Sed no tendrás, mi vida,
                        tu vida estará por elevar
otras consciencias, como la tuya,
                        en hacer esto la Gracia tendrás.
 
240                  Y, la Gracia, ¿en qué puede hallarse?,
                        ¿en qué se iba a hallar, Juan?
 
                        En haber encontrado, del Padre,
                        haber encontrado la verdad;
                        en saberla, de manera divina,
245                  conocer sus secretos: hacerlos llegar. (819)


Verónica García-Melero
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 2. El Secreto de la Torah.

Es como el buen óleo sobre la cabeza,
el cual desciende sobre la barba,
la barba de Aarón,
y baja hasta el borde de sus vestiduras;

Salmos 133:2 RVR 1960

                        La Torá en su origen,
                        un cilindro la contiene.
                        ¿Están separadas sus palabras?
                        Parece que no, en las letras deviene
05 (414)                uno de sus secretos…
                        signos, no hay, no los contiene.
 
                        ¿Signos de puntuación?
                        Así es, no se hallan escritos.
                        En secuencias apareció
10 (419)                el secreto, también el mito.
 
                        ¿A qué me refiero yo?,
                        ¿qué se haya cifrado?,
                        ¿es el misterio de Dios,
                        en letra, número y grado?
15 (424)                     ¿Cómo te diría yo?...
                        La cábala, ¿cuál es su hallazgo?,
                        ¿es por inspiración de Dios
                        revelar lo no hallado?
                        Claro está que es leer
20 (429)                       con un arte elevado
                        los designios de Dios;
                        llámalo: profetizado.
 
                        Porque, desde luego que la Torá,
                        con la inspiración del cielo,
25 (434)                     letras jeroglíficas de misterio,
                        para el sentido verdadero,
                        es el propósito de este arte,
                        interpretarlo, de nuevo,
                        el contenido de la Torah;
30 (439)                   esa es la cábala, según veo.
 
                        Y, ¿quién puede revelar
                        esos secretos del cielo?,
                        ¿quién puede desvelar
                        su sentido verdadero?
 
35 (444)                ¿A quién revela el Santo,
                        bendito sea, los misterios supremos
                        de su nombre santo?
 
                        Puede entenderse bien,
                        aquí mismo, entendamos
40 (449)                   en el Zohar III, 78b,
                        interpretemos, leamos:
                        Bienaventurados son los justos:
                        de ayer, hoy, los esperados;
                        deséelos en su gloria,
45 (454)                bendito sea, el Santo,
                        para revelarles misterios supremos,
                        misterios de su nombre santo.
                        No los revela a ángeles,
                        tampoco a ningún santo.
 
50 (459)                   Esto viene a leerse,
                        así es que interpretamos
                        que el hombre está por encima
                        de estrellas, ángeles, astros.
                        Es un comensal que el Santo hizo
55 (464)                   para sentarlo en su mesa,
                        a su imagen y semejanza lo hizo,
                        esa: su mayor grandeza.
                        Así, puede conversar con el hombre
                        como un igual, su destino;
60                    mas, no confunda el humano
                        quién es el Santo: ¡Sea, el Santo, bendito!
 
                        Mas, como un igual,
                        no es igual,
                        solo es: parecido.
65                    Así, en la humildad está
                        este hermoso destino.
                        De ello nos habló Jacob,
                        Isaac también lo hizo,
                        Primero lo hizo Abraham,
70                    y Moisés, también lo hizo.
                        No sería Patriarca Salomón,
                        aunque en Proverbios quedó dicho:
                        corona de hermosura sobrevendrá
                        a la humildad, su destino.
 
75                    Curiosamente, también está,
                        escritura es del Taoísmo,
                        hermosura sobrevendrá,
                        lo que a corona, al Tao, su nido.
                        Aves lo sobrevolarán,
80                    otras lo querrán por cobijo.
                        Hará que se arrimen a él,
                        castas diversas…
                        estudiosos y ricos.
                        ¿Le querrán la corona arrebatar?
85                    ¡Es algo tan excepcional y distinto!
                        Pues, celebridades, las hay a miles,
                        políticos, doctos, eruditos…
                        ¿Y que me dices de acaudalados?
                        ¡Millones hay de ricos!
90                    Mas, ninguno logra alcanzar
                        lo que el virtuoso en su camino.
 
                        De esta corona de grandeza,
                        la mayor de las hermosuras,
                        el Rey Salomón dijo de ella:
95                    más que oro y plata, más se avalúa.
           
                        El sabio no requerirá buscar
                        de nadie, a nadie en su camino,
                        mas, de su Tao éste hizo Te,
                        virtuoso es su destino.
 
100                   Precisamente es la humildad,
                        alejarse del apego,
                        del tumulto, la celebridad;
                        éstos avivan el ego.
 
                        ¿Cómo, cabalista, iba a ser,
105                   quien busca la fama, el apego,
                        la celebridad envuelta de fe
                        por la abundancia del dinero?
                        ¿No es el dinero un falso dios,
                        un falso dios que tanto engaña?,
110                   a tantos, los conduce a la muerte;
                        a otros tantos, le es guadaña;
                        a otros, le es corrupción;
                        a otros, por una bolsa los traga;
                        a otros, le es condición:
115                   inseguridad envuelta de mucha patraña.
           
                        ¿Querrá Dios que nos falte?
                        ¡para vivir, nos hizo,
                        y en abundancia!
                        Ponlo, a Él, primero,
120                   ¿faltárate algo?,
                        ninguna ganancia.
 
                        Mas, ¡qué pocos lo que, esto, creen!
 
                        Y por más bolsa que tengan…
                        su propia bolsa, los traga;
125                   pues, la hermosura del sabio,
                        el dinero no paga.
           
 
                        ¡Qué decir del Rey David!,
                        de David, el Rey ungido,
                        padre del Rey Salomón;
130                   ¿leísteis sus Salmos? Cantando lo dijo.
                        También cantando nos enseñó,
                        a entonar un nuevo sentido,
                        a la Torá, a las buenas nuevas,
                        de nuestra salvación, nuestro sino.
 
135                   Mas, ¿cómo cantar a Dios
                        y qué cantar, por qué y cuándo?
                        ¿Cómo?, ¿qué se yo?...
                        Que tú, que si yo,
                        que si cuándo….
140                   ¿Cuándo y cómo cantar?,
                        ¿requeriré en mi canto
                        primero saber por qué,
                        para qué es que yo canto?
 
                        De esta manera simple,
145                   ¿necesitará la Tierra
                        conocer la gloria del Padre,
                        conocer su letra hebrea?
 
                        Así es que te traigo hoy
                        la vivificación de algo escrito.
150                   Sólo con ello quiero yo
                        resucitar lo ya dicho.
                        Tal vez, al poner voz,
                        hallemos algo de sentido
                        o, ¿por qué no?, mejor guardar
155                   y entender lo que es bendito.
 
                        Siempre caigo en recordarte:
                        yo creo en Jesucristo.
 
                        Al igual que hizo Él,
                        para buscar a Dios,
160                   se hace preciso
                        estudiar linderos de antaño:
                        Judeocristianos, Judíos.
                        No quiere decir que sean todos,
                        pero ¿qué, ahora, son?
165                   ¿serán, ahora, precisos?

Verónica García-Melero
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |