Categoría: Hermeneútica

Capítulo 8. El Secreto de la Cizaña y el Trigo.

Felices son ustedes cuando los vituperen y los persigan y mentirosamente digan toda suerte de cosa inicua contra ustedes por mi causa. Regocígense y salten de gozo, puesto que grande es su galardón en los cielos; porque de esa manera persiguieron a los profetas antes de ustedes.

Mateo 5:11-12
Antes de empezar este Capítulo
quiero hacerte reflexionar
sobre las palabras que en Mateo
cinco, once al doce, encontrarás.

Nos recuerda aquí Mateo (05)
algo del Sermón de la Montaña,
cómo les sucederá a aquellos
que han atesorado en sus entrañas
las palabras de Jesús, el Cristo,
cómo las aplican y las guardan. (10)
Y, así resulta que por su modelo,
a causa de Él los perseguirían;
embestida desde la mentira,
toda clase de mal les inferirían
Y, ¡cómo iba a ser menos!, (15)
también los vituperarían.

Mas, en el mismo momento, Jesús,
mucho es que los anima,
que se regocijen, que salten de gozo,
que su alegría no tenga medida, (20)
pues su galardón ya es muy grande,
su galardón ya es de los Cielos,
y antes de suceder esta herejía,
antes sucedió a muchos de ellos.

¿Será, entonces, importante (25)
que se quiera apagar,
negar, mentir, confundir,
vituperar o difamar
las palabras de algún fiel
que haya alcanzado su claridad, (30)
la claridad de sus palabras,
y las venga a recordar,
recordando la importancia del Reino
que en los Cielos y contigo está?

¡Claro que es importante (35)
ponerte esto a recordar!
Cuando algo no sirve para nada,
nadie lo pone a mirar.
Mas, si mucho daño es que se hace
cuando se quiere recordar, (40)
y recordar desde la experiencia,
la experiencia transcendental,
aquello por lo que estamos,
nuestra razón espiritual,
seguro se está acertado, (45)
si no daría igual.

Esta reflexión primera
fácil te hará ver
si hay verdad en lo que se habla,
¡lo que no vale, se deja correr! (50)

Ahora, si lo que vale, anda,
y mucho da para caminar
tranquilo, contemplando el camino
y sin la prisa acechar;
posiblemente sea algo bueno: (55)
esto, en sus frutos, verás.

A otra reflexión quiero conducirte,
vayámonos al tiempo de Jesús,
¿no había nacido, el Cristo,
de sangre Judía y su juventud (60)
la vivió como tal, el hombre,
aprendiendo con exactitud
la Ley, la Mosaica, tradición
y lo que hoy es Talmud?
¿Cómo de otra manera haría (65)
ver en el Templo su virtud,
la soltura con que conocía
leyes, Ley y la Luz?

Así, de hipócritas sería
negar la importancia de este conocimiento, (70)
negar la mística que millones
de personas conocía en su momento.

Luego, cuando yo te invito
a que conozcas esta mística,
no es una cosa disparatada, (75)
disparatado es no decirla.

Mas, justo cuando tomamos
aquello que es el Recibir,
hemos de saber separar de ello
lo que lo viene a empercudir. (80)

Así, si con parábolas hablara,
tomaría la cizaña y el trigo,
el hombre que busca el Reino,
ha plantado en su camino;
mas, ha venido el villano, (85)
ha venido el enemigo,
el "extranjero", ajeno a tus cosas,
o aquel que se llama "vecino",
ha venido y por la noche
ha plantado en tu trigo (90)
la cizaña de la mentira,
de la confusión, de lo que no es digno,
ha plantado en tu campo,
todo tu campo ha empercudido,
con cizaña, con su semilla. (95)
¿Cómo recogemos el trigo?

Así, la lección para tal confusión
es dejar crecer y aflorar su fruto,
aunque espigas es lo que darán
una no sirve ni para pan duro. (100)
Pues, si tóxica la cizaña es,
habrá de cogerla a manojos
y atarla y apartarla bien,
quemarla es su destino solo.
Una vez hayas apartado (105)
a la cizaña en el crecer,
segarás tranquilo el trigo,
y el trigo podrás moler.
Con esta parábola aprendemos
mucho más de lo que es el Reino, (110)
una enseñanza primera
es la simpleza de lo que tengo:
aquello que he conseguido
por ser bueno en mi labrar,
ha venido con el rastrojo (115)
de la cizaña al sembrar
a mi espalda el adversario,
aquel que trigo no da,
aquel que no da buen fruto
mas que solo toxicidad. (120)

Así, cuando algo brilla
pronto se le viene a empañar
por aquellos que solo saben
mentir, engañar y ocultar.

"El pícaro (125)
y el villano,
la pagan tarde
o temprano".


Es un refrán bien vetusto
y bien que sabe expresar (130)
que después de lo que se siembra,
siempre viene su cosechar.

Con lo que, no hay que sulfurarse
por haber recibido el agravio
de la mentira de la cizaña, (135)
del vituperio del adversiario.
Pues, todos en esta vida
terminamos por recoger
aquello que de nuestras manos
ha sido todo nuestro hacer. (140)

Mas, esta parábola habla,
habla de aqueño que se entremete,
la cizaña parece trigo,
no se sabe hasta que aparece.

Así, cuando nace el trigo, (145)
cuando sube el pan,
sabemos separar la escoria
y lo que harina no da.

Con este ejemplo de entremezclarse
y apreciarse dificil de extraer (150)
aquella semilla que se siembra
y lleva lo suyo nacer,
es que puede entenderse fácil
quién se mezcla en Israel.

Las doce tribus en su Éxodo (155)
no salieron solas,
hubo una gran multitud de gentes
que se mezclaron todas,
con el pueblo de Israel
y fueron cizaña toda. (160)
Eran de pueblos diferentes,
y muchos eran egipcios,
Erev Rav es el nombre hebreo
con el yo los confirmo.

Su primera falla la vemos (165)
con el valor de LeMabul,
HaEguel el Becerro de Oro,
108 que su avera halló.

Era un pueblo que desde el principio
pretendía corromper a Israel, (170)
no solo cuestionando sus leyes
sino queriendotambién pretender
conocer toda su mística milenaria
y mezclarla con idolatría también.

Si las tablas tiró al suelo (175)
el Patriarca Moshé,
quebrose la tierra y el berrero
todo se lo tragó de una vez.
Mas, aquellos que se unieron
que hoy son llamados traidores (180)
han hecho mucho daño
al pueblo Judío desde entonces.
Identificando a los traídores,
identificando a la Erev Rav,
separaremos la cizaña del trigo (185)
y entenderemos mucho más.

Caldeos y babilonios,
de otras tierras y mucho eqipcio,
llevaron consigo sus magias,
sus idolatrías, sus hechizos, (190)
se mezclaron con el pueblo hebreo,
recogieron su misticismo
y lo mezclaron con sus tradiciones,
con su brujería, dioses y mitos.

Después se reunieron, (195)
al Mediterráneo emigraron,
empezaron la tarea del comercio
y clases sociales estratificaron.
Muchos dicen que son nobleza,
de la que llaman Negra, dicen también, (200)
mas, utilizaron el lenguaje hebreo
y lo empercudieron muy bien.

Pues la mística versa en letras,
y conocimiento astrológico se lee;
mas, advertido es desde la palabra, (205)
y Abraham fue advertido, también,
utilizarlo en benificio de la fecha:
con la Pesaj se cuenta, muy bien,
el sentido astrológico,
y la importancia de él. (210)

También es el conocimiento
de que el hombre podrá contar
las estrellas, poner los límites,
los que en la palabra encontrará
desde el abrazo que a su mística, (215)
y en un sentido espiritual,
a través de sus significados
Dios mismo le inspirará.

Así, la Cábala es una doctrina
únicamente espiritual, (220)
versada en el conocimiento celeste
y en la expresión de la Torá.

Es un método milenario
y es solo espiritual,
lástima es que los brujos (225)
lo han contaminado con su maldad.

De esta manera, no es Cábala:
la bola de cristal,
tampoco son las cartas,
tampoco el adivinar. (230)
Tampoco es hechizo alguno,
ni magia, ni ritual,
ni es usar sus símbolos como códigos
y, el saber, aparentar.

Estas cosas de brujos, (235)
mucho traen desde Baal,
un dios al que sacrifican
infantes, niños, y más.

Llevan consigo prácticas oscuras,
oscura es su sexualidad, (240)
y sus relaciones familiares
nacidas en la promiscuidad.

Son movidos a prácticas ascentrales,
muchos conservan el incesto,
algo que fue desterrado (245)
y prohibido desde hace tiempo.

Mas, es propio apreciar esto
en las tradiciones egipcias
que se rememoran en sus faraones:
padres, hermanos, hijos, hijas. (250)

Hoy son una clase,
un imperio colosal
entremezclado entre sociedades,
entremezclado en sociedad.

Hoy es una clase (255)
que todo pretende gobernar:
corrompiendo con sus conductas,
comprando con chantaje, además.

Hoy es una clase
que oscura es y nada más: (260)
se oculta y no da la cara,
todo lo quiere comprar.

Mas, es una clase que señalan
muchos dedos, y no solo el mío,
hoy se denuncian en el cine, (265)
se denuncia lo corrompido
que llevan todas sus conductas
y en lo que andan metidos.

Se denuncia su canibalismo,
se denuncia su pedofilia, (270)
y cómo nos hacen marionetas
los títeres de la perfidia.

Una cosa es incuestionable
y es que alcanzan mucho poder,
y dinero suman y barajan, (275)
al mundo quieren a sus pies.

Mas, no se contentan con lo que tienen
¿esto por qué será que es?
Se trata de la energía,
de la verdad de lo que se es. (280)

Somos seres de luz que vibramos,
esto lo quieren retener,
y adormecernos en la negatividad
de aquello que lleva su ser.

Mas, la sociedad está despertando, (285)
ahora empieza a entender
que para alcanzar nuestro punto álgido,
alcazar el bienestar que debe ser,
no puede ser desde el miedo
y la esclavitud que se deja ver. (290)

La sociedad está despertando,
la sociedad también ve
que no solo somos carne,
somos alma y espíritu también.

Así, cuando nos observamos (295)
y nos apreciamos felices,
es porque vibramos positivos
con todo lo que le sigue:

sonrísa, ánimo, entusiasmo,
mucha salud también, (300)
sentirnos queridos y amados,
tener tiempo también.

Pensar en los demas,
también es el altruismo,
ayudarnos también es, (305)
y no pensar tanto en uno mismo.

Es el sentimiento alegre
de cuando se está bien;
esto es vibrar positivos,
lo has entendido, lo sé. (310)

Esto es una forma simple
de entender lo que se es,
un alma en un cuerpo
que, por naturaleza, ha de crecer.

Y cuando se crece en este sentido (315)
la unión de las gentes acompaña también,
¿será que no les interesa
que nos unamos por nuestro bien?

Te recordaré un documental
que siempre podrá ayudarte (320)
a entender que te rodea
y hecho está con mucho arte.

Se llama "Fuera de las Sombras"
y te hará ver con claridad,
la importancia de la existencia de algo (325)
que existe también junto al mal.

Mas, no solo habla de esto,
te habla también, por igual,
del mundo que se nos ha tejido
y mucho es del Erev Rav. (330)

Volviendo a los traidores
y a su forma de caminar,
los encontrarás con señales
que como humo harán,
dados son a los gestos (335)
junto a su "bola de cristal",
ese ojo que quiere todo saberlo
y de Kéter le vendrá,
tarde o temprano,
como al villano, (340)
su pago, su Gueburáh.

Recuerda que la Cábala
es un método espiritual,
que lleva una conducta honesta,
recta y de bondad. (345)
¿Habrá bondad en aquellos
que quieren a otros someter
y utilizan símbolos hebreos
con apariencia de saber?

Seguro has comprendido (350)
qué, la Cábala, es,
ni de lejos se es brujo;
pues, virtuoso y justo se es.

No confundas la cizaña
con este buen trigo: (355)
el recibir de Dios es su propósito
y vivir con Dios, su camino.
Con el amor de la mamá: ¡abre los ojos, hijo!

Verónica García-Melero

Documental: Fuera de las Sombras (Versión castellana de “Out of Shadows”)


“Según siembras, así recoges”.
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 7. El Secreto de la Formación de Abraham.

Vete de tu país y de tus parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; y haré de tí una nación grande y te bendeciré y de veras haré grande tu nombre; y resulta ser tú una bendición. Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal contra tí lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de tí todas las familias del suelo.

Génesis 12:1-3
 
El avance que se espera,
en el juicio indulgente, está;
está en hacer buenas obras
y en saber, las cosas, pesar.

Esto lo encontramos ahora, (05)
lo encontramos en Abram,
cómo crecer hacia arriba,
el proposito del avanzar.

En Abram hay mucho más que esto,
en Abraham está la Formación, (10)
y la herencia divina que lleva
el pactó que la confirmó.

Otro día tendremos para hablar
del Rey y Sacerdote de Melquisedec,
quien a Abraham bendijo en su momento (15)
y el pacto del Cielo dejó con él.

Hoy nos concetraremos
en cómo se logra la Formación,
de Abram al Padre excelso:
Abraham tras su construcción. (20)

Para ello, por analogía,
tomaré un fruto, no una flor,
y te explicaré, también, con el árbol,
cómo es la Formación:
cómo se ordenan las esferas, (25)
qué es limitación,
cómo contar las estrellas,
cómo se empieza a caminar,
cómo se sube el tronco
del árbol de tu verdad, (30)
cómo son los atributos
que se logran manifestar.

Y de una manera sencilla
seguro se puede alcanzar
a ver ese árbol en ti mismo; (35)
en tu cuerpo, que es tu casa,
y cómo cada parte del mismo
te elevan a la corona que alcanzas.

Te trazaré en geometría
los nudos que hay en el tronco; (40)
si lo talara, veo anillos,
mas, si yo los descompongo
y los aislo y rodeo,
seis rodean a uno solo.

Habrá una sinergia en el árbol, (45)
en el avanzar por lo que somos,
verás el hexágono en el trazo
y todo al árbol, todo, todo.

También verás toda su copa,
aquello que se percibe; (50)
percibes el color de las hojas
y el de las frutos que vides,
y escucharás el baibén de sus hojas,
saborearás también sus frutos,
con cuatro sentidos que usas (55)
para apreciar lo que te sumo.

Pues, la copa del árbol es
lo que a tu cuerpo, tu cabeza;
siete puertas tienes en ella,
para cuatro sentidos, abiertas. (60)

Así, las puertas sentido dan
a descomponer los anillos del tronco,
con seis a uno rodeamos;
siete, en suma, los que pongo.

Estas siete puertas abiertas (65)
son una espada para el espíritu,
si logras asirla con fuerza
avanzas por tu camino.

Y cuando avanzas, solo hay camino
si es que te quieres elevar, (70)
en esa emoción sola
es donde la sinergia está.

Así es que el fruto partimos,
dejamos sus cáscaras atrás,
y exploramos el interior que tiene (75)
y saboreamos su verdad.

La gracia que alberga el fruto
en tu paladar estará,
estará en aquello que hablas
despues de ponerte a pensar. (80)

Mas, si con las manos yo expresara
el propósito de la Formación,
me llevaría de la malo derecha
justo debajo de mi voz
el dedo anular, el del anillo, (85)
y señalaría mi boca,
se circuncida la lengua entonces,
eso es lo que evoluciona.

Evoluciona la Belleza
y evoluciona en la voz, (90)
en cómo nos dirigimos a otros,
cómo prestamos atención;
cómo somos indulgentes
en el juicio que pronunciamos.
Si pesas lleva la justicia, (95)
aquí es que sopesamos
la compasión y la severidad
que fruto son de lo que hablamos.

Así, nuestro juicio se suaviza,
hemos traspasado el ego; (100)
mas, aun no hemos alcanzado el gran salto
que nos elevaría hacia el cielo.

Pues, estaría en repetir la conducta,
estaría en nuestra feminidad abrazar,
ese es el dedo meñique (105)
que libre se quedó al colocar
el anular señalando nuestra boca
y los otros que quedan atrás.

El meñique es un dedo
que por la fuerza está, (110)
abraza nuestro aspecto femenino,
mas, lo abraza con bondad.

Es la victoria que lo acompaña,
es la belleza que ya está
presente en esta intención primera (115)
la de saberte siempre callar.

Mas, en este gesto que hacemos,
el corazón viene a tropezar
sobre la porción de la garganta
donde la nuez es que está. (120)

Señalamos con la misericordia,
señalamos con la amabilidad
el centro de nuestra energía
cuando nos ponemos a hablar.

Este dedo representa (125)
la puerta del despertar,
de traer la luz a nuestra vida
y dejarnos habitar
por la belleza que vislumbramos
y empieza en la voluntad. (130)

Este gesto no es absurdo,
este gesto lleva mucho,
lleva el control del ego,
lo que, con Miguel, yo lucho.

Lleva señalar la importancia (135)
de aquello por lo que estamos,
estamos por ayudarnos entre nosostros,
algo que empieza en nuestras manos.

Y está ese dedo mequiñe,
que reafirma la victoria (140)
sobreviene a la bondad y belleza
que vive en la misericordia.

Hemos trazado un gesto
para poder interpretar
la transcendencia que tiene el símbolo (145)
que en las manos está.

Yo no he ideado los gestos,
ni los símbolos que en los dedos están,
esta información es primera
y nos viene desde Abraham. (150)

De antaño vienen representaciones
de las emanaciones de nuestro ser,
unas las pintan en árboles,
otras dibujan tu ser.

Así, de la mano derecha, (155)
hemos puesto a Tiferet
debajo de la Verdad y Gracia
que en la boca, con Tav, se ven.

Hacia la victoria en el logro
nos acompaña Netsaj, (160)
ese centro que es dominio
de lo que te pones a cabilar.
Y lleva la suavidad de la madre,
lleva la feminidad,
abrazar la misericordia que recuerda (165)
el sentimiento antes de hablar.

Si el dedo corazón nos tropieza
con la garganta en este gesto,
la nuez nos recuerda la misericordia
que puerta es de su centro. (170)

Que todos movemos la nuez,
aunque ni siquiera se nos note,
cuando nos ponemos a hablar
aquí, la amabilidad, se pone.

Así, si logras alcanzar la corona, (175)
en la boca tendrás
la gracia de Dios en tu palabra
y en la indulgencia es que está.

De este gesto, que está en un saludo
que a mí tu me hiciste, y yo tomé, (180)
me ha inspirado la alegoría,
me ha inspirado tu nuez,
y la nuez con que tropezaba
buscando la esperanza que ves
en el propósito de Lej Lejá, primero (185)
y en el de Vayera, luego después.

Porque el Árbol de la Vida
¿tendrá frutos solo?
¿o tendrá también flores,
ramas, hojas y abrojos? (190)

Así, conocemos su estructura,
así sabremos apreciar
que en la columna, el tronco,
y en las raíces está,
está también en la copa (195)
y en la rama del anidar,
el Él que todos albergamos
y que está en evolucionar.

Esa columna del centro
que es de todo, conciliación, (200)
es el punto intermedio
que se manifiesta en la voz.

El método aquí ubica
a Tiferet y Yesod,
entre Maljut y Keter, (205)
lo superior e inferior.

Y comprende las tres letras,
las tres letras que son madres,
las mismas que hacen la mezcla
y pesan el fruto que haces. (210)

Si las raíces son buenas
y han buscado sus nutrientes,
firmes se han clavado en el suelo
y para arriba es que prenden.

Ahora con el agua, (215)
con su alimento de Dios,
suben en su sabiduría
por su tronco, Yesod.

Así es tu conocimiento,
así es tu crecimiento, amor, (220)
fundamento tiene el tronco
de todo el pueblo de Dios.

Así es tu fundamento,
así es que será tu copa.
¿Lleva la hoja de tu follaje (225)
la luz de Dios o la sombra?

Porque aquello que es tocado
por la gracia de Dios,
siempre florece en abundancia,
florece, siempre, en esplendor. (230)

Porque la floración es el precio
de la abundante sabiduría:
haber nutrido tu tierra
y agua justa y en medida.

Lleva la floración consigo (235)
el aspecto de Tiferet,
el equilibrio en la medida,
así es como crece el ser.

Y cuando florece está dispuesto
para dar a ver sus frutos, (240)
este es el camino de su fuego,
del discernimiento, de su jugo.

¿Ha sido la savia sabia,
ha sabido madurar
la flor que florece en la vida (245)
del follaje donde está?

¿Ha sido la savia sabia,
ha sabido alcanzar
la copa que es del árbol
el nutrirla con bondad? (250)

En los frutos que otorgamos
es que vemos cómo somos,
frutos buenos da el buen árbol,
y como los de Israel, ni uno solo.

Que Isarael es un nombre (255)
que integra la dualidad,
lo femenino y lo masculino,
misericordia y severidad.
Lleva la justa medida,
lleva la mezcla ideal, (260)
Isis, femenina,
y masculino, Ra.
Recuerda los nombres utilizados
nacen en la tierra en que están,
no es de extrañar lo egipcio (265)
en el exilio del que saldrán.

Este "vete por tí", este pueblo de Israel,
lleva consigo el conocimiento
que en las estrellas está.
Está el limite en el hombre, (270)
y éste es su entendimiento:
Kéter, la corona arriba
habrás alcanzado en este momento.

Si has dejado a tu árbol
crecer en la bondad, (275)
cada anillo de su tronco
han revelado tu verdad.
Así el hombre que es bueno,
como un buen árbol es,
se conoce por los frutos al árbol, (280)
y, por supuesto, al hombre, también.

Si con las letras madres medimos
al árbol que se deja ver,
ya te he dicho que son la mezcla
que en la balanza se leen. (285)
Si Mem ha sido excelsa:
la misericordia de tu ser,
ha hecho un árbol fuerte
y hasta Kéter llega él.

Mas, el árbol que no es bueno, (290)
fruto bueno no dará,
hemos de abrir su fruto
y revelar su verdad.

Aquello que lleva dentro
ha sido su fundamento, (295)
y la floración de su vida toda
ha dado su discernimiento.

Tiferet y Yesod revelan el fruto
y fruto son de tu voluntad,
si tu voluntad ha sido buena, (300)
bueno es el fruto que das.

Mas, los árboles que son excelsos,
aquellos que vienen a anidar,
son los del entendimiento
como el que logró Abraham. (305)

La expresión imaginativa
nos ha devuelto una nuez,
la misma con que tropezaba
y en tu saludo se ve.

Ahora consideremos (310)
el árbol en el que está,
mucho hay del espíritu
en el árbol del nogal.

Y su fruto, por supuesto,
fruto es espiritual (315)
que lleva consigo el pacto
de aquello por lo que se está.

Se está por lo acordado,
por lo que se viene a esperar,
esto mismo representa (320)
la esfera de Abraham.
Esquema Árbol nogal alegórico de la columna central del Árbol de la Vida. Apuntes personales.

Esto que ahora hemos hecho
lleva mucho de Remez,
técnica para insinuaciones
de lo que, escrito, tu lees. (325)

Mas, lleva de la investigación primero,
lleva comparar también,
así, llevan Derash en ellas
y llevan Peshat, también.

Pero, lleva la inspiración primera (330)
la que esto me hace escribir,
es un libro que inspiras a que te escriba
y yo te lo dejo aquí.

¿Hemos visto un secreto
al, este gesto, trazar? (335)
¿O es más bien una alegoría
para ponernos a pensar
en la importancia de los símbolos
que en las manos están?

Si abrazo esta exégesis, (340)
prefiero mejor subrayar
que esiégesis es lo que me mueve
en mi interpretación personal.

Mas, mi interpretación subjetiva
solo la puedo hallar (345)
en la inspiración de mi hijo siempre
y, con ella, a Dios, encontrar.

Espero que te emocione,
que te haga recapacitar
el valor de las Escrituras (350)
y porqué es que están.

Seguro alcanzas conocimiento,
seguro refuerzas tu fe en Él,
y dejas que viva en tu vida
y sea lámpra a tus pies. (355)

Si explicamos Lej Lejá
y a Vayera, también,
con el árbol y con el fruto
que se eligen para entender,
hemos de considerar una cosa, (360)
y es lo que los hace ser:
de tres dimensiones necesitamos
para ver árbol que se ve,
mas, de cuatro las que necesitamos
para apreciar lo que es. (365)
Pues, el árbol es crecimiento,
y el fruto también lo es;
de lo tridimensional necesitan
y necesitan del tiempo, también.

Tres son las letras madres (370)
que hacen el juicio que ves,
la mezcla en las tres se conjuga,
las tres letras hacen al ser.

Si en el vientre se halla una madre,
la madre es al agua, lo que a la vasija del ser (375)
es la sabiduría que se alcanza
cuando más que andar, se está por crecer.

Para apreciar esta enseñanza
en Lej Lejá que es "vete por ti",
aprendemos a salir de nuestra tierra (380)
a aquella que Dios te muestra a tí.
Expresión con Geometría Sagrada de Lej Lejá = Vete por tí.
Apuntes Personales

Este movimiento primero
que nace en tu voluntad,
es la explicación primera
de porqué la formación está. (385)

Está para hacerte crecer arriba,
y por tu árbol espiritual crecer,
y está en el dominio de tu persona
y en la fuerza de tu ser.

Mas, se halla en la alabanza, (390)
en saberte doblegar
a la esperanza que hay en la palabra
y glorificar por lo que está.

Se requiere del sufrimiento,
y de querer a Dios buscar, (395)
de buscar la fuerza que te proporciona
cuando, en tí, Él ve tu humildad.

Así, empieza la sabiduría,
así empieza la comprensión
de que la Mem, la primera letra (400)
que une en extremo a Netsaj y Hod,
es la letra de abrazar a la madre
que llevamos todos en el interior.

Si esta parte femenina
tu has abrazado de Dios, (405)
se aprecia bueno tu fundamento,
tu piedra angular
tu generación.

Mas, el árbol no es inmediato,
el árbol requiere de tu crecer; (410)
eso nos indica ahora
que algo de Keter ves.
Pues, algo elevado
es que te ha llevado a la luz,
al deseo de recibir ésta (415)
y otrogar lo que recibes tú.

Esta sabiduría primera
ha hecho una copa crecer,
de repente ya tienes un árbol,
tienes un proyecto del ser. (420)

Has valorado la sabiduría
que puedes alcanzar con Él,
y el entendimiento que te proporciona
querer otorgar aquello que ves.

Mas, tu camino no ha terminado, (425)
justo acaba de empezar.
Acaba de empezar el fuego
y cómo saberlo canalizar.

Esta Shin que arriba se halla,
entre Biná y Jojmá es canal, (430)
es aquella que has visto
cuando te ha movido tu voluntad.

Mas, para dejar al Dios vivo
en tu casa morar,
has de recorrer todo el árbol, (435)
y saber a tu nuez hallar.

Aunque, antes de hallar tu nuez
has de pasar por otra esfera,
el Guedurá en este árbol,
que es la misericordia abierta. (440)

Es la bondad que sube
y baja, siempre, por la derecha;
la sabiduría que hay en Dios
y alcanzan tus pies en la tierra.

Así, en tu plegaria y tu movimiento, (445)
los cuales se hallan en tus pies,
se encuentra el nuevo intento
para el Árbol mejor conocer.

Mas, igual es que necesitamos
en lo que materializamos con el pensamiento (450)
ser justos con lo que tratamos
y, por igual, ser severos.

Mas, la severidad no es la meta,
la severidad es la intención
de apreciar y valorar emociones (455)
que nacen, igual, en el interior.

Así, todo esto necesitamos
para manifestar nuestra creación,
no solo hablo de ideas
sino del crecimiento interior. (460)

Cuando verdaderamente apreciamos
la belleza que hay en nuestra voluntad,
que nos lleva a experimentar el milagro
que siempre en la luz está,
es que hacemos de esa luz lámpara (465)
para ponernos a caminar.

Ahora sabemos de estrellas,
ahora sabemos delimitar,
poner límites en nuestros juicios
antes de ponernos a hablar. (470)

Hemos insistido en nuestras formas,
nos hemos puesto a caminar,
y apreciando la luz que vemos
es cuando Dios se revelará.

La presencia de Dios es la Alef, (475)
es la sinergia por la que Dios está,
abrir la nuez que hemos hallado
saber toda su carne hallar.

Si los dos extremos que he trazado
se desplazan en este abrir (480)
y dejamos la cáscaras de la nuez
que en la sinergía yo descubrí,
ahora nos hemos movido
y hemos visto su intención:
el propósito primero es fundamento (485)
reflejo de todo lo superior.
Expresión con Geometría Sagrada de Vayera: Y vió…
Apuntes Personales

Así, en nuestra sexualidad hay todo
aquello por lo que el árbol está,
son nuestras pulsiones de vida
y hemos saberlas canalizar. (490)
Es una cruz que llevamos,
hemos de aprender a dominar
el impulso por el apego
que en el amor no está.


Es la parte más salvaje, (495)
es nuestra parte animal,
y nos domina si no dominamos,
si no nos sabemos controlar,
es así que la voluntad es la llave
que hace, a la nuez, quebrar. (500)

En Abraham, en su pasaje,
en su Vayera es que leemos
que en el tercer día estaba
el peor de todos ellos,
de los que hay en la circuncisión, (505)
y la sexualidad es lo que vemos.

Nuestro fundamento como personas
se haya en nuestro autocontrol,
así nos dominamos en nuestros impulsos,
así dominamos nuestra voz. (510)

Porque, igual que el impulso animal
es un instinto básico
sacar a flote nuestras emociones:
ira y bondad,
agrio y amargo, (515)
miedo y templanza,
dulce y salado;
en dominarlas, está nuestra mente,
más logramos con el corazón calmado.

Así, Tiferet es un centro que une (520)
tanto a Keter como a Yesod,
a la Justicia y a la Misericordia,
al recibir y al otorgar dador.
Es el juicio indulgente
que logra el sabio al caminar (525)
y haber dejado la luz encendida
que en el templo de su casa está.

El propósito del ser es esta Belleza
que se halla en la introspección,
en conocer lo que hay en nuestras conductas (530)
en reconocer lo que nos sucedió,
en ser sabios en nuestros juicios,
en modeular nuestra voz,
es sabernos callar a tiempo
en sopesar con justo son. (535)

Hemos trazado el tronco entero,
hemos alcanzado a ver
que las tres letras madres,
la Men, la Shin y la Aleph,
terminan de manifestarse completas (540)
cuando te decides a crecer,
a comprender que no solo eres carne,
sino alma y espíritu también.

Más comprendes que eres todo,
más te alegras de saber (545)
cada cosa que te sucede
y cómo edifican tu ser.

Te desprendes de lo superfluo,
te desprendes de la apariencia,
y profundizas en tu conocimiento (550)
y más elevas tu conciencia.

Te liberas del apego
de todo aquello que es pasajero,
de lo carnal y de lo material
y, al amor, pones primero. (555)

Primero pones tu bienestar,
primero pones tus sentimientos,
y los que haces sentir a los demás,
y los que no gustas, pones freno.

Pones freno a los demás (560)
si no albergan este sentimiento:
el del respeto y la comprensión
y el de no abusar del resto.

Te apartas de la supercialidad
de la farfolla y del cuento, (565)
de aquello que no es dignidad,
que no es digno, ni es honesto.

Te apartas de la soberbia,
te apartas de la fanfarronería,
de la codicia y del amasar, (570)
de la envidia y la grosería.

Te apartas sin esfuerzo
porque has sabido comprender
que en la humildad es que se halla
la verdadera gloria del ser. (575)

Mas, la humildad no es humillación,
la humildad no es sometimiento,
la humildad es saber de tus capacidades
y dejar, al otro, su descubrimiento.

Como antes te había dicho, (580)
mucho hay de la Formación
en las parashá Lej Lejá y Vayera
para apreciar su intención.

Cuando sale Abrahám de su tierra,
sube a otra dimensión, (585)
a la de conocer de las esferas
y de los límites de Dios.
Se conocen en la voluntad que lleva
de verás y firme el corazón;
es el deseo vehemente (590)
que se materializa en la acción.

La voluntad movemos sólo
cuando movemos la intención:
la acción está en nuestra mano,
también está en nuestra visión, (595)
si juntas las consideramos,
una vida es que se gestó
movida por el entusiasmo,
el espíritu, el soplo de Dios.

En la plegaria de Abrahan vemos, (600)
y por igual en su intención,
que dos veces es que corre
para ofrecer su bendición.

A pesar de estar en su peor día
y del momento de más calor, (605)
ha puesto a mover sus piernas;
sus caderas llevan en esta intención
tener presente aquello que lo mueve
y la belleza de su atención.

Ha sido un hombre hospitalario, (610)
no solo con quien se le apareció,
hospitalario es consigo mismo,
ésto, en la sabiduría, halló.

Ha movido con fuerza sus hombros
a pesar de su debilidad, (615)
y ha cargado a un ternero joven
para ponerlo a cocinar.

Ha ordenado a su esposa,
a Sarah a puesto a medir,
tres medidas de sémola (620)
por tres que se ven venir.

Lleva el entusiasmo en el pecho,
lleva misericordia y justicia,
bendecir a estos tres extraños
como con todos siempre atina. (625)

Si vió a Dios, ahora ve a tres hombres,
tres Ángeles se le aparecen,
Rafael que lo cura de su herida,
Mijael que a su mujer atiende,
y saca a Lot de Sodoma y Gomorra (630)
cuando Gabriel sale y allí es que se mete.

Llevan los tres ángeles consigo
la columna de la que hablamos,
el agua, el aliento y el fuego,
y el valorar aquello que damos. (635)

Han abrazado de Abraham,
con amor, su hospitalidad,
lo han curado de sus heridas
a Sara, fertilidad, le han concedido
a pesar de sus años y a Lot lo rescatarán. (640)
Y ha pasado a Sodoma y Gomorra
Gabriel, también, a comprobar,
cual es el grado hospitalario
y porqué es que sus gentes están.

Así ha aplastado como el agua, (645)
ha quemado con el fuego,
ha avivado con el aire,
ha corregido la avera de ellos.

Mas, a Abraham lo hayan justo,
y esta es una lección, (650)
al salir de su tienda logra
ver de, Dios, su Formación.

Ahora entiende el camino
que se halla para el ser,
para elevarlo hacia la guirnalda (655)
que en su corona se ve.

Ahora entiende Abraham
que la grandeza del hombre es mucha
el hombre podrá contar las estrellas
y mira que estrellas hay muchas. (660)

En la realización del ser hay una corona
y está en la unión con Dios,
en alcanzar el conocimiento
del propósito para el que lo formó.

Así, si lograras esta corona (665)
que se halla en tu indulgencia,
la que camina junto a tu sabiduría
a tu misericordia, justicia y paciencia,
habrás logrado dominar
todo aquello por lo que Dios te hizo, (670)
la materia comprenderás,
controlarla es tu destino,
está en los límites de tu ser
elevarte en tu camino.

Una vez hallas alcanzado esto, (675)
un nuevo destino se hizo,
el de mover la conciencia del humano
a su propósito divino.

Es un conocimiento ascentral,
es el conocimiento de los conocimientos, (680)
lo quisieron antes atesorar
y lo han mezclado con farfolla y cuento.

Ahora es tiempo de despertar,
es tiempo de entender este método,
y solo se halla en la bondad, (685)
en la humildad y en el desapego.

La sabiduría y la vida están
siempre delante de tus ojos,
ojos que hacen la vista, además,
y hacen el pensamiento todo. (690)

Respiramos nuestra simiente,
respiramos aquello que plantamos,
procura plantar paz,
que en la mala cosecha, ¿qué hayamos?
Recogeremos tempestades (695)
si plantamos maldad solo,
esto es hedor a tu nariz,
elige lo que bien huele solo.

Escucha tu dominio
en tu severa intención, (700)
como recompensa a tu otro oído
es riqueza lo que éste oyó.
La gracia lleva en la boca,
lleva en tu boca la verdad,
ser justo con tu palabra (705)
que hable la honestidad.

Si esto aprecias en tu cabeza,
has dominado todo ese fuego
que deja vivir el entusiasmo
y sube el aire del pecho. (710)

Mas, misericordia es la que alcanzas,
será los zapatos de tus pies,
la alabanza y la plegaria
y el movimiento por lo que ves.

Así, con esta enseñanza, (715)
la del símbolo ver en el ser,
es que el ombligo es nuestro centro,
es nuestra conexión con Él,
no solo con nuestra madre,
sino la madre cósmica también, (720)
este equilibrio del que te hablo
es que se halla en Tiferet.

Seguro que si buscas este método
que se halla en la Kábala,
encontrarás significado y sentido (725)
a lo que estas palabras te hablan.

Que, difícil se presenta
para ponerse a explicar,
la simbología y las esferas,
aquello por lo que están, (730)
usando las partes del cuerpo,
usando también su trazar,
y la enseñanza de la palabra
que escrita está en la Torá.

Este es el misticismo (735)
que siempre podrás encontrarár
si te acercas a Dios con cariño,
buscándolo, siempre, con humildad.

Las técnicas no son tan extrañas,
¿te has parado a pensar (740)
en esa sincronicidad que hay
en ciertos eventos, Juan?

Tal vez son insinuaciones,
o tu mente los quiera encontrar,
mas, poco se sabe del Espiritu (745)
y de lo que es Espiritual.

¿Será tiempo de que te muevas
hacia algo más que lo carnal?
Pan es que necesitamos para la vida,
y también esta clase de pan. (750)
Saciar tu alma, la esperanza,
de aquí es el enseñar.

Pues, la nuez lleva consigo
la simbología de por lo que está,
es un fruto bien vetusto (755)
en el campo espiritual
que lleva la enseñanza, consigo,
de aquello por lo que se está.

Es aquello que se espera,
es el pacto por lo que se está, (760)
es la misma simbología de Jesed,
donde alcanzamos a Abraham,
él es puerta de la misericordia,
y en la nuez, es igual,
dar al otro lo que es debido, (765)
dar lo previamente acordado,
el mismo significado tiene
la simbología de la nuez que casco.

Verónica García-Melero
Expresión con Geometría Sagrada de la formación del Árbol de la Vida atendiendo a la expresión imaginativa de Lej Lejá y Vayera.
Apuntes Personales
Nota: En la integración de los dos aprendizajes que nos viene a ilustrar el Zohar en la parashá de Lej Lejá y en la de Vayera podemos abstraer la ley de causa-efecto en la intención firme de mover, desde la bondad, nuestra voluntad. El inicio de los Rujot y de la Shefá que están en Dios, la observación del Árbol de la Vida y su Formación.
Con todo, es una expresión geométrica totalmente inspirada y fruto de mi interacción personal.
Siempre, dando gracias a Dios por ello y a mi hijo, pues cada cosa que escribo en su libro es fruto de sus anécdotas conmigo. Con todo, quiero recordar y agradecer a Albert y Maciel la formación y conocimiento que comparten y a quienes estimo como mis maestros de Kábala. Un fuerte abrazo y bendiciones.
La razón por la que dejar mis notas personales de esta libreta de facturas, no es otra sino la de dejar mis notas originales antes de pasar a limpio y contar algo muy anecdótico. Actualmente, es el blog donde tomo apuntes desde que estoy en mi casa.

No obstante, hoy considero que es algo más especial el blog. Es uno de los que guarda mi hermana Rosa del “Tío Pepe”, así es como llamamos en mi casa a José López Bellido, un conocido artesano guitarrero granadino a quien nos ha unido una larga relación con uno de sus sobrinos. Alguien que ha venido a repartir esta Navidad unos 10 millones de euros con el Primer Premio de la Lotería. No es que haya conseguido un décimo, pero he tenido casualmente este blog y no he podido evitar el recordar vivencias con él y su mujer. Una pareja extraordinaria, súper feliz, y muy muy cariñosos.
Os dejo un fuerte abrazo y el conocimiento de que es un blog que me inspira sobremanera y que me entraña vuestro cariño, algo que me ha reconfortado desde el recuerdo y en este momento. Si no me ha tocado la lotería, me ha tocado el recuerdo de vuestra simpatía y amor.
¡Qué Dios os bendiga!

Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 6. El secreto de la Avera de la Evolución.

7. De modo que YHVH dijo: “Voy a borrar de sobre la superficie del suelo a hombres que he creado, desde hombre hasta animal doméstico, hasta animal moviente y hasta criatura voladora de los cielos, porque de veras me pesa haberos hecho”. 8. Pero Noé halló favor a los ojos de YHVH.

Génesis 6: 7-8
 Recuerda que este Libro
de misticismo te quiere hablar;
decodificando qué hay en los escritos
entenderás la espiritualidad
que se alcanza con este método, (05)
con el método del recibir.

Entenderás la importancia de la Palabra,
la del Dios Vivo, y la de aquí.

Para que entiendas este secreto,
para que lo logres alcanzar, (10)
he de rebobinar un tanto,
hasta empezar por Noaj.

Diez son las generaciones
que nos llevan a Abraham,
de las averas corregidas (15)
en el tiempo de Noaj.

108 es que valen,
es su valor de contar,
la complexión de los ciclos
y el valor de avanzar. (20)

Así, las fallas se corrigen
hacia una nueva intención,
en Noaj estaba la alabanza
y también la sumisión;
movía con fe sus caderas, (25)
su pensamiento y audición.

Noaj escuchaba las palabras,
aquello que venía de Dios;
de Matusalén, su linaje,
bien es que atesoró (30)
el respeto y temor que merecen
lo Todopoderoso que hay en Dios.

Mas, en tiempo de Noaj vivían,
casi casi como Dios,
con buen tiempo y cosechas (35)
con, cada 40 años, labor.

El buen vivir hizo crecer en la gentes
para su tiempo, su perdición,
"Jamas", el robo que acometían,
robar por engañar, por diversión; (40)
por aplastar a otra persona,
por someterla, sin más,
y movidos por la perfidia
y por quererse ensalzar.

También fue en estas gentes (45)
la Zerah levatalá:
la depravación de sus conductas
y la tierra arruinar.

Así, el pacto que Dios hizo,
a sus ojos se elevó, (50)
no estuvo en Noaj predicarlo,
solo su ejecución.

Noaj elevó un gran Arca,
120 años le costó,
entretanto la edificaba (55)
nadie es que se acercó
a contribuir con su gran obra;
mucho se vituperó.
 Negaron obediencia al Padre;
la lluvia, hasta rechazaron, (60)
con el agua de su tierra creían
que tendrían ya demasiado.

Mas, el agua que hay en la tierra
es la tierra que proviene de Él,
de la formación con que nos hizo, (65)
así lo rechazarón a Él.

Así, vino la calamidad enseguida,
la soga al cuello se echaron,
negaron el agua del cielo
y la sabiduría de la que hablo. (70)

Llegose el tiempo perfecto,
llegose el tiempo Kairós,
y fuego salía del suelo
que, el agua llovida, hirvió.

Murieron las gentes ahogadas, (75)
por la soberbia del pez,
por la soberbia de querer comerse
a otro por querer comer.

Murieron las gentes cocidas,
por la soberbia del ser (80)
que se ensalza sobre personas,
animales, plantes, vergel,
y contamina con su conducta
aquello que le es herencia,
podrir el suelo que pisa, (85)
quebarlo con su conciencia.
 
En el diluvio, LeMabul,
es que contamos 108,
es el valor de la corrección
y de avanzar a lo que somos. (90)

Hoy somos herencia
de la descendencia de Noaj,
también, traemos esta tara
y, también, otras taras más.

Porque con Noaj aprendemos (95)
el obedecer y callar,
la sumisión y grandeza,
lo que es majestad.

Aprendemos que quien alarma
siempre se lleva rechazo, (100)
negar aquello que avisa
y tragar encima el plomazo
de desdeñarlo porque no se asimila
aquello sobre lo que se alarma;
así, el mensajero es mezquino, (105)
y malo es, y no lo que habla.

Cuando se advierte de un peligro
y el peligro no se quiere ver,
se hace ver al mensajero
como al mensaje que hay en él. (110)

Así, para este momento,
para el tiempo de Noaj,
no se procedió a la alarma
sino al obedecer y callar.

Justo era para su tiempo, (115)
y lo justo que esperaba Dios;
esta enseñanza nos trae
el necesitar nuestra voz,
no para alarmar a otro
sino para prestarle atención. (120)

Así, el avance que se espera,
en el juicio indulgente, está;
está en hacer buenas obras
y en saber, las cosas, pesar.

Esta enseñanza mística (125)
con la palabra se lee,
ahondar el sentido alegórico
y lo que revela Hashem.

Mas, mucho se ha intentado,
con el paso de los tiempos, (130)
se ha intentado hacer del Arca
un mito y mucho cuento.

Datos históricos los hay de sobra
para corrobar que Noé
fue profeta en su tiempo (135)
y de la construcción que el Arca fue.

Historiadores y exploradores
desde el tiempo de Marco Polo,
han corroborado la existencia,
en el Monte Ararat, de su escombro. (140)

Y si tomamos la cronología
del tiempo bíblico que se lee,
unos cuatro mil años antes de Cristo
es el tiempo de Noé. (145)

Noaj en hebreo, en castellano Noé,
es el profeta primero del Arca de la fe,
reliquias siguen vivas,
reliquias que se pueden ver,
de otra historia no las hay, (150)
ni anterior es Gilgamesh.

Otro día habrá para la cronología,
para, la evolución, entender;
aquella que llevan los siete días
de la Creación: alegoría es. (155)

Entonces, si hay profeta
para el tiempo que se lee,
y hay escombros y entre escombros
la ciencia prueba ver
la descendencia en el hombre (160)
y del animal que escogió él,
no se extrañen de la profecia
ni de la fuerza de Dios, Él.


Verónica García-Melero
Juan, Octubre 2020
Génesis 9: 1-17
Génesis 9:17 Entonces Dios le dijo a Noé: «Este arco iris es la señal del pacto que yo confirmo con todas las criaturas de la tierra».
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 5. El Secreto de Mamá.

A pesar de lo separado que te sientas y percibas, la única verdad es que estás dentro de mí.

Maciel Colombo

Mano diestra y mano siniestra,
a tu boca, lleva Juan;
te ha ocupado un lapso de tiempo
¿qué podrían expresar?


A primera vista...¿que te calles? (05)
¿Será esto, qué será?
¿Las has llevado de repente?
Entonces, algo bestia serás.


Primero, considera tu boca;
luego, tus manos, llévalas. (10)
Así, te guardas de decir nada,
mejor tu muslo caminará.


Que en la vida
se está vivo
si se guarda el caminar. (15)
Muslos fuertes que caminan
siempre logran la verdad.


Que la vida es nuestro gran presente,
mira por tu vida, Juan;
en tu boca y en tus manos tienes (20)
estar vivo y la verdad.


Si prestas oido diestro a lo que digo,
si prestas, hijo, de escuchar;
habrás avanzado en tu camino
ya te has puesto a caminar. (25)


Ahora, ocultas hay palabras
que hayan las manos revelar,
por igual lo ha hecho la boca
y el empezar a caminar.


¿No dan los primeros pasos los hijos (30)
ayudados tanto de su mamá?
Al principio está la madre, entonces,
antes está de caminar.


Ésta es la expresión de la vida,
considerar la sabiduría del empezar, (35)
al igual que tus manos trabajan,
tus pies te han echo caminar.


Y si el principio empieza
justo después de algo más;
ese "más" era el silencio (40)
y el impulso del gestar.


Que el impulso nace primero,
mas, después del silencio está;
así, la sabiduría comienza
en sabernos, siempre, callar. (45)


Porque, más te callas,
más observas,
para cada cosa
su trazar.


¿Has visto la importancia que tiene (50)
el saberse a tiempo callar?
Así, el silencio es sabio
y antes de la sabiduría está.
Silencio es la nada que había,
la templanza del bienestar. (55)
Y era la respuesta primera
antes de nada empezar,
porque todo lo que rompe el silencio
hacia adelante te hará avanzar.


Te alejarás con cada sonido (60)
de su distancia al empezar.
Más hablas, más te alborotas,
más estupideces dices, Juan.
Así, el silencio es el principio
de la integridad y verdad. (65)


Muchas frases en tu camino
te devolverá el silencio, Juan.
Cuando has avanzado lo suficiente
sabrás volver a callar.


Mas, cada uno ha de avanzar (70)
con el diálogo por compañero;
si no rompes tu silencio, ¿qué habra?
Crecer y avanzar,...no creo.


He usado cuatro letras
para inspirar mi pensar: (75)
Tav, Yud y Jet primero,
y Guimel, hijo, para caminar.


Por igual lo ha hecho el sentido
del principio de la verdad;
si el principio de la Ley es una, (80)
en su formación es que se halla, Juan.


Así crecemos desde el silencio,
crecemos cuando rompemos a andar,
cuando rompemos a hablar, ¿qué hacemos?
Rompemos, entonces, el empezar. (85)


Y si empezamos, ya estamos,
está tu yo para empezar.
Si tu yo lo haces crecer, hijo,
¿qué, falta, hecho, te ha?


¿Será ordenar en tu vida, entonces, (90)
el saber ser y el estar?
¿Saber para que estamos?
¿O saber ser, Juan?


Ser-estar lo encontramos
en saber alcanzar (95)
la integridad de lo que en dos polos
se aprecia como dual.


Mucho se ha hablado hasta ahora
de lo que es la vacuidad;
el equilibrio del ser empieza (100)
cuando, de veras, se sabe estar.


Y si sabes estar, ¿qué eres?
¿Qué crees que lleva ese afán?
¿Será en ser honestos, entonces,
donde empieza la integridad? (105)
  Porque, si la honestidad es algo,
seguro es ser de verdad,
y cuando se es cierto, se es claro;
y como el agua se fluye, Juan.


Claro se es como el agua, (110)
agua suave para avanzar;
también se puede alborotar ésta,
alborotada, de golpear, ha.


Mas, la bravura que está en el agua,
está también en su verdad; (115)
si, suave, erosiona la roca;
revuelta se traga una ciudad.


¿Cuándo se embravece el agua?
¿Habrá una corriente de pasar?
Así, en la vida las circunstancias, (120)
aún siendo muy fiel y leal,
te traerán la enseñanza del coraje,
la valentía y tu guerrear.


No es mala el agua brava,
lleva la fuerza del ser, (125)
que, siendo justo, trae consigo
revelar la luz de lo que es.


¿Acaso no es traumático
el venir a la luz el ser?
Más que el dolor del parto (130)
es el del bebé al nacer.


Y se nace de aguas ciertas,
suaves eran en su viajar;
en la turbulencia de venir a la vida
es que se alborotan, entonces, Juan. (135)


Este paso primero, ahora,
lleva la fuerza del agua,
la valentía de cruzar un camino
y la verdad de la esperanza.


Porque esperanza es que llevamos (140)
cuando estamos por nacer,
y persona se es, civílmente,
a las veinticuatro horas del ser.


¿Serán estas veinticuatro horas
casuales, porque sí? (145)
Nadie dice lo contrario,
mas, la analogía dice así:
que en ciclos de doce horas
es que separamos la oscuridad,
día y noche llevan del veinticuatro, (150)
cada una, su mitad.
Vive la luz y vive tu noche,
haz un ciclo, el de aquí,
así habrás forjado tu esencia,
ahora eres ser, no porque sí. (155)


Esta es la primera enseñanza
de, en el principio, reflexionar;
al igual que te hace la madre,
creces en el agua de su verdad.


Más caminas por tu vida, (160)
más esto apreciarás:
la importancia del equilibrio
que te trae tu enseñar.


Porque se aprende a cada instante,
a cada instante se crece, Juan; (165)
mas, la enseñanza que transmites
en tu aprendizaje se hallará.


¿Qué he utilizado ahora?
Lamed, He, Yud y Vav.
El ser-estar significan, (170)
¡fíjate en la integridad!


Esta capacidad de las letras
que son, de Dios, su poder,
empiezan en su manifestación primera,
se encuentran en Elokim ET. (175)
 He venido utilizando
una técnica que utilizan
para el sentido esotérico
y expresar metafísica.


Porque la metafísica es algo (180)
que más allá de lo físico está,
es algo que transciende el cuerpo,
es alma y espiritual.
No solo de pan vive el hombre,
de la palabra vive, por igual: (185)
vive de crear con ella
y en la inspiración es que está.


Ahora, no te parecerá extraño
si te hablo de lo militar;
el diccionario de este género (190)
bien viene a representar
el soplo del entusiasmo
con el que el poeta se deja llevar.


Así, la inspiración es elevada,
es algo espiritual, (195)
mas, atraviesa corazón y alma,
alcanza lo intelectual.


Este transcender un límite
para alcanzar otro, Juan;
lleva el corazón a la mente (200)
y fruto es de su verdad.


El intelecto movido por el entusiasmo
siempre es emocional,
¿has visto la importancia que tiene
saber con el corazón pensar? (205)


Pues, esto sería el cabalista
que con su fe, su amor a Dios,
espera una respuesta afable,
la intuición del corazón.


Está entonces en el alma, (210)
en alma está la canción,
un soplo de aire fresco
la ha traido a tí Dios.


Esta es una manera sencilla
de entender el SOD, (215)
el significado esotérico y metafísico
de la palabra de Dios.


Porque esto es la Cäbala,
otra cosa, nada es.
También es significado alegórico (220)
y comparación imaginativa también.


De lo que no cabe duda
es de que alcanzado este punto,
hemos expresado en metáfora
cómo seguir un camino juntos. (225)


De querer seguir con la intención
de traerte aquí la ciencia,
¿hablamos de exégesis, entonces,
cuando elevamos la conciencia?


La exégesis requiere un texto, (230)
un contexto, tiempo y formación,
tanto para el escenario que trata
como para la letra, su evolución.
Se adhiere al texto bíblico,
siempre no sucede, no; (235)
mas, cabe decir que también es ésta,
y en la hermeneútica se ve,
más allá de la herramienta utilizada
el significado espiritual que se lee.


Entonces, de acuerdo a ciencia, (240)
tenemos que esta intención,
alcanza expresar la palabra
más allá de la reconstrucción.


Apreciemos la perspectiva subjetiva,
aquella, la del incluirme a mí. (245)
En este caso es eiségesis,
lo que me inspiran las palabras a mí.
Kabbalah Mashiah. D. Albert Gozlan.
 Ya que hemos empezado
este tramo desde el silencio,
apreciando el trabajo de las manos, (250)
el camino del pie, su crecimiento;
considerando el principio primero,
considerando el nacer del agua,
importante se hace ahora
reflexionar la primera palabra. (255)


Bereshit es la primera
palabra de la formación,
seis letras la contiene,
en la tierra, la perfección.


La perfección es un hexágono, (260)
la perfección está en la miel,
en el soplo del aire divino,
en las abejas, su ser.


Porque las abejas todo lo dan,
nada guardan para ellas, (265)
así es la luz de Avir,
Avir que vive en ellas.


Esta esencia primera
ya nos trae la generosidad,
nos trae el desapego, (270)
nos trae la voluntad.
Ya te ha dicho desde el principio
que se espera de tí, Juan;
se espera que crezcas en esto,
en descubrir la bondad. (275)


Si ahora te hablara en ciclos,
ya hemos visto que son dos,
seis es un cuarto de todo,
la mitad de cada uno de los dos.


Y, si por mitades yo tomo, (280)
la oscuridad y la claridad;
habrán de alternarse en un ritmo,
aqui empieza la dualidad.


Y, no solo empieza esto,
por igual, si hay bondad, (285)
habrá enseñanza tras otra,
siempre luz se verá.


Y como luz es que vemos,
vemos el ciclo solar,
después de la tormenta, la calma; (290)
¿ves el agua pasar?


Que el agua es sabiduría,
no es conocimiento pretérito;
es la sagacidaz del corazón
expresada desde el verbo. (295)


También aquí está la madre,
la sabiduría del agua tiene,
tiene la manifestación en tu yo,
y mucho más es que contiene.


El Sol se hace importante, (300)
como es en cada cultura,
¿qué tendrá la radiación
de esta estrella y su hermosura?


Como poco hemos visto
los ciclos del danzar, (305)
se mueve el Sol por los cielos,
mas, vueltas la tierra es que da
alrededor del Sol, como bien sabes,
y así tu vida girará.


No soy diestra en las esferas, (310)
mucho me falta saber,
mas, de lo poco que he conocido
también se puede leer
la esencia de lo que te digo,
en las permutaciones se lee. (315)


El Sol lo rige Jacob,
Yud, He, Vav, He; Hashem.
En la Luna encontramos Yosef
y en la palabra Adonai se ve.


En lo extraño de esta doctrina, (320)
en las permutaciones de las letras,
de cada una de las cuatro que tiene,
sus doce permutaciones aciertan
a expresarte la importancia
del ciclo, aprendizaje y conciencia. (325)


También hay dos dimensiones,
hablamos del espacio-tiempo;
en tu microcosmos personal
¿qué podría ser esto?


Una nos ayuda a elevarnos, (330)
nos ayuda a caminar arriba;
caminamos desde la otra,
y emocional es la misma.


Si las emociones es que nos introducen
en aquello que llaman ET, (335)
siendo ET, Alef y Tav,
principio y final, también;
ya nos indican que en ciclos
es como crece el ser.
Mas crece en nuestras palabras, (340)
en aquello que se cree,
crece en nuestras elecciones,
y en pulir nuestro ser.


Y como vienen unidas,
siempre habrás de apreciar (345)
que el elevarte hacia arriba
viene mucho del meditar.


La elevación de nuestro espacio
está entonces en nuestro intelecto:
cómo pensamos y reflexionamos (350)
y cómo guardamos silencio.


Ahora demos paso
a hablar de la grafía.
Lo primero que encontramos
es su grandeza escrita. (355)


Aquí hay una enseñanza
que nos transmiten las Escrituras,
no todas las letras tienen
igual embergadura.


Aquellas trazadas en grande (360)
dicen ser de Beriat;
es el soplo del intelecto,
en el entusiasmo está.
Está en la felicidad por las cosas,
está en tu voluntad; (365)
esta es la primera cosa
para dejarte llevar.
Y cuando te dejas llevar eres tú mismo,
eres tu ser, tu verdad,
esa es la creatividad que nace (370)
en lo que es tu originalidad.


¿Ves la originalidad que trae?
Trae el origen, Juan.
Trae el principio de las cosas,
dibuja tu personalidad. (375)
Kabalah Renovada. Dña. Maciel Colombo

Mucho se podría decir de Bet,
mucho si es bien grande,
más dice de ser primera;
primera y grande es la madre.

Porque para hacerla sonar (380)
antes vino el impulso
que logra su vasija llenar,
así es que se hace el mundo.

Guarda Bet la dualidad,
lo primero en la primera se halla: (385)
el huevo que hay en su pie,
es el hijo de sus entrañas.

Ni buena, ni mala es
porque ella es crecimiento.
Es la casa que siempre es, (390)
es sostén de alimento.
Adentro encuentra su ser,
adentro encuentra su hijo;
la manifestación de la madre está
en traer a la luz su niño. (395)

Si a la luz es que lo traigo
ya acabamos de romper
el silencio del crecimiento
del adentro de Bet.
¿Necesitaremos poner nombre (400)
a estas aguas romper?
En la sabiduría del nacimiento,
en la luz en que viene el ser,
encontramos su cabeza
cuando se está por nacer. (405)

Así, enontramos en el nacimiento,
uniendo la Bet con Resh,
al hijo de su madre,
la palabra Bar es lo que es.

Ya llegado el nacimiento, (410)
en la casa lo guarda Bet,
leche que la madre guarda
para el retoño, y está en su ser.
Así se alimenta al hijo,
así se le ve crecer, (415)
ha alcanzado la conciencia,
esa es la chispa de su ser.

Y la chispa es un soplo
que fuerza le da al crecer.
Ahora tenemos a lo creado (420)
desde la luz de su ser.

Bet- Resh-Aleph es creado,
es la guirnalda de la conciencia;
¿habrá de dejar la casa?
¿habrá de abandonar su tienda? (425)

Justo en este momento
en que empezamos el desarrollo
nos encontramos con la academia
de reales artes para todo.

Porque la vida es una escuela, (430)
es la mejor de todas,
y entre que más la transitas
más es que evolucionas.

¿Has visto cómo amueblas
la cabeza al estudiar, (435)
al aprender cosas nuevas y
ponerlas a practicar?

Esto es lo que trae Shin
si es que estás por comer,
por probar los bocados (440)
que la vida te traerá.

Los bocados son un fuego
que antes de la cabeza están,
más miras hacia adentro,
más te paras a pensar, (445)
más comprendes lo que logras
y en el error siempre está.

Ahora que has aprendido
como tu comida masticar
es que la logras con tus manos, (450)
tus brazos puestos en tu afán.

Esto es lo que trae Yud
cuando se está por avanzar;
Resh-Aleph-Shin-Yud tiene
un significado "Principal". (455)

Mas, si volvemos a caernos,
a perder la cabeza, en vez,
fuego siempre tocaremos,
hasta que chispa sea en tu ser.
Es el impulso en la madre, (460)
la madurez del crecer,
la madurez de ver lo importante
que con los ojos no se ve.
Cuando logras ver esto,
en ti has hecho crecer (465)
el amor de la buena madre,
ahora velas por tu ser.

Has logrado alcanzar tu verdad,
a tu vida le has hecho un ciclo;
sin la casa, ¿que tienes, Juan? (470)
"comenzando" hasta el principio.

Ésta es la expresión de Bereshit,
esta es la verdad de la palabra,
todo el alfabeto a transitar
hasta que la Tav alcanzas. (475)

Así, en el transitar,
en el quemarte con el fuego,
a veces veremos una luz,
otras veces, otra luz vemos.
Así se barajan eventos, (480)
que se repiten, en vez,
unas veces no aprendemos,
otras los dejamos ser.

Ahora quieres crecer,
ahora ves la belleza, lo rico; (485)
has puesto la tienda otra vez,
ahora regresas "En el Principio".

Volvamos ahora hacia atrás,
hagamos ahora otro ciclo.
Alcanzada esta verdad, (490)
sigue avanzando en tu camino.
Así, nos desprendemos
de las piedras que encontramos;
"en mi cabeza" está la enseñanza,
y en mis arrugas, y en mis manos. (495)

Ahora la vida te traerá
la importancia del desapego;
de haber crecido como persona,
y de quererte mucho, cielo.
Así, cuando creces (500)
considerando tu aprendizaje,
verás la importancia de la empatía
que la tolerancia hace.
Esto es amor,
esto es agape, (505)
hemos liberado a yud,
y "en mente" se hace.

Meditar será algo nuevo,
meditar será importante,
pensar cómo se sentirá el otro (510)
con la manera con que trates.

Si esto ves que haces
y regulas tu conducta,
por el fuego, como faquir,
caminarás y no te asusta. (515)

Tu fuego te ha purificado,
y te ha liberado de él,
ahora sano es que te encuentras,
ahora sabes porqué.

Así, tu chispa divina (520)
has logrado iluminar,
la interiorizas en tus emociones
y en tus conductas, Juan.

Ahora eres el hijo,
ahora si eres Bar (525)
crecido y evolucionado
que a la casa vuelve a entrar.
Y si la casa en Bet la vemos,
¿cúal su orden ordinal?
Es segundo su trazado (530)
de las vasijas del crear.
Y segundo es en hebreo
equivalente a un reloj,
si la Yud yo le quitara
es que no despertó. (535)

La verdad es hija del tiempo,
y el tiempo de tu reloj
son cada segundo del día,
de la semana, de la estación.
En ciclos es que nos movemos, (540)
y los ciclos en años son
8766 horas,
los mismos ojos de Metatrón.

¿Se alcanzará tal grado?,
¿tal elevación? (545)
Si logras subir arriba
por la escalera, por su escalón.

Te recuerdo otra vez el cuarto
de veinticuatro, un seis me dió.
En porcentajes un veinticinco, (550)
¡Cero coma veinticinco, por Dios!

Esa fracción requiere
el año en su conjunción,
seis horas que completan
el año de un reloj. (555)

Así, cuando completas el ciclo
dibujas a Bereshit,
cada lección de tu vida
adentro te lleva, ¡sí!

¡Crece siempre hacía arriba! (560)
¡Cultiva tu tierra, Juan!
Recuerda la importancia del agua
y de la tierra y del labrar.
Recuerda que en el silencio
siempre se echa el empezar, (565)
se juicioso en tus actos,
abraza la humildad.

Este camino es virtuoso,
"En el principio" se lee
la respuesta que estuvo siempre (570)
y, como siempre, es el Te.

Es un cruce de caminos
con dos cosas en su centro:
un corazón y un ojo
de la abundancia, su cimiento. (575)

Hemos utilizado el reloj,
su dimensión y el contar su tiempo,
once pasos en escalón
y la Kaf es lo que vemos.

Porque onceava letra es, (580)
la letra de la potencia,
de la fuerza y el poder;
Bet y Yud contenida en ella.

Así, los atributos de Bet,
los atributos de la madre, (585)
están en el verdadero ser,
están en el YO que se hace.

Esto es el Te, hijo,
esto es el crecimiento
que se haya en anclar en tu ser (590)
los verdaderos cimientos.

Por igual en el Tao es
haber alcanzado la potencia,
la fuerza y el poder
y los deseos de tu conciencia. (595)

Esta es la guirnalda, hijo,
que siempre se halló escondida:
en la primera palabra la solución
de cómo se vive la vida.


Te quiero, hijo, hasta el infinito.
Con amor, mamá.


Verónica García-Melero

P.D. Gracias a Dios por iluminarme el pensamiento; gracias a las enseñanzas de D. Albert Gozlan y Dña. Maciel Colombo, maestros de Cábala de quienes continuamente estoy aprendiendo. Enamorada estoy de sus enseñanzas. Este poema tan inspirado para mi hijo no hubiera sido posible si no los hubiera encontrado en mi camino, han sido una puerta que me han abierto a buscar y conocer cada vez más a Dios.
Apuntes Personales
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 4. El Secreto de: “El porqué de la Cábala”.

El que conoce la parte masculina y cultiva la parte femenina es como un torrente que sigue su curso.

Epigrama XXVIII, El Libro del Tao, Tao te King, Lao-Tsé

                        Cuando tiramos del hilo de las cosas
                        lo que hacemos en su tirar,
                        es desentrañar cosas ocultas;
                        ésta, su primera verdad.
            05        Así, de pensar en tiempos,
                        ¿desde cuándo la Cábala está?,
                        Está desde tiempos remotos,
                        mucho antes de Abrahán.
                        Es un conocimiento primero
            10        y antes del mundo está,
                        es el mismo que hace a éste,
                        pues, en el verbo está.
 
 
                        Así, la palabra es primera,
                        la palabra es emanación,
            15        es el orden de las cosas:
                        hacer, en su virtud, la formación.
 
                        Inseparable es, entonces,
                        hablar de Cábala sin su palabra,
                        ¿qué se podría, entonces, decir?
            20        ¡Crea conforme hablas y hablas!
 
                        Cuando tiramos de los hilos
                        con que se tejen las cosas,
                        bien nos encontramos con nudos,
                        o con trozos que se hacen bolas.
 
            25        Otras veces conseguimos
                        tirar con fineza y deshilar
                        aquello que habían tejido;
                        en su hilo, la formación, está.
 
                        De esta manera se presenta
            30        como oculto este conocimiento,
                        ocultismo, ésto, no es,
                        solo está en destapar el velo.
 
                        Este destapar el velo
                        otro conocimiento traerá,
            35        se llama Sod al secreto
                        que la palabra guarda, además.
 
                        De esta manera, por ser simple,
                        ¿a qué conduciría esto?
                        Esto nos lleva a una estación,
            40        aquella del soplo del cielo.
 
                        Si en el soplo la vida está,
                        está en la primera de las cosas,
                        aliento de Dios en mi nariz,
                        entusiasmo es al poeta y sus cosas.
 
            45        De esta manera sencilla
                        es que se encuentra en la palabra,
                        el entusiasmo del poeta
                        en el canto lleva verdad velada.
 
                        Este soplo primero,
            50        el viento de su palabra,
                        es la sustancia corpórea
                        que manifiesta lo que habla.
 
                        Empieza en su principio,
                        ¿en qué otra cosa podría empezar?
            55        Así, empieza con lo primero,
                        con las aguas separar.
                       
                        Así, separa la palabra
                        dos de sus grandes manifestaciones:
                        la que expresa en simpleza el verbo,
            60        la que en canto expresan las emanaciones.
 
                        ¿Qué podría ser esto?
                        ¡Pues qué iba a ser!
                        Conocimiento que se haya escrito
                        para el figurado quehacer.
 
            65        Así es que lleva del poeta
                        la metáfora de las cosas,
                        hacer rimar, contar, coincidir,
                        y medir en su métrica toda.
 
                        De esta manera, aquello que encierra la palabra
            70        son interpretaciones espirituales,
                        y su destino es el alma.
 
                        La Palabra Sagrada es
                        como el más grande de los iceberes,
                        arriba es que en palabra se lee,
            75        debajo es que están sus saberes.
 
                        ¿Cómo es que es esto?
                        Esto bien vetusto es,
                        hacer ver en las palabras
                        enseñanzas por tu bien.
 
            80        Este reflexionar la palabra
                        es el propósito de este sistema,
                        con el que se ha escrito la Torá
                        y para nada es anatema.
 
                        Como métodos, son diversos
            85        los que la Cábala encierra,
                        hallar a ver lo cifrado,
                        de Dios, vendrá este tema.
 
                        Así, la voz de los profetas,
                        la voz de los patriarcas está
90        haciendo eco del sonido
                        de esta oculta verdad.
                       
                        El misticismo judío
                        es base para este afán;
                        importante se hace para todos
            95        saber cómo se hace el pan.
 
                        ¡Qué no todos sabemos, todos,
                        cómo hacer subir el pan!
                        De esta manera simple
                        lo conseguiremos leudar.
 
            100      ¿Recordáis el pasaje
                        con el que Jesús multiplicó
                        los panes que son a la vida,
                        lo que, al pez, es la salvación?
 
                        No solo se queda en el milagro
            105      lo que encierra este acontecimiento,
                        milagro que canalizó Jesús
                        al multiplicar en Él, de Dios, su aliento.
 
                        En crecer el pan está la levadura,
                        tiempo habrá para hablar de esto,
            110      el momento en que leudó Jesucristo
                        fue multiplicar vida en su aliento.
 
                        Importante son los peces
                        para, con ellos, comprender
                        que en la abundancia en que se mueven
            115      otro medio y emanación es.
 
                        Aguas que protegen a la semilla,
                        y al simiente, y al pez, también,
                        son las aguas de la sapiencia
                        y en dividirlas está tu bien.
 
            120      Estas aguas de arriba,
                        que se manifiestan como las de abajo,
                        son para el hombre su obra,
                        fruto de sus manos: su trabajo.
 
                        Este trabajo, entonces,
            125      ¿qué podría ser?
                        Inclinarte y mirar adentro,
                        no te doblegues por merecer.
 
                        Entonces, ¿qué es esto?
                        Esto no es otra cosa que lo que es:
            130      elevar tu espíritu aprendiendo,
                        entendimiento para tu sabiduría: tu quehacer.
 
                        Esto es el funcionamiento
                        del sistema energético que ves,
                        ¿cómo son los mundos superiores?
            135      En el Árbol Sefirot se podría ver.
 
                        Mas, el árbol Sefirot no es todo lo que Cábala es,
                        dimensiones se encuentran, diferenciadas en su hacer.
                        Dimensiones que explican características
                        y también te hacen entender
            140      que aquello que velan tus sentidos
                        no es todo lo que la realidad es.
                        También te velan la realidad oculta,
                        Sabiduría Oculta es lo que es,
                        aprenderás el porqué sufrimos
145                  qué es sufrimiento y liberarte de él.
 
                        Si el agua es la sabiduría
                        y la de Dios excede a todo conocimiento,
                        que no te extrañe que en tu elevar
                        estén regalos del Cielo.
 
150                  Así, todo aquello
                        que vive en las aguas
                        protegido está del Cielo,
                        esa: su mayor ganancia.
 
                        Pero, como ya te he dicho antes,
155                  el Árbol de la Vida es bien simple,
                        no necesitas saber de Sefirot alguna
                        ellas, por sí solas, te asisten.
 
                        El elevarte en tu espíritu,
                        en el desapego está,
160                  está en no amar lo que nos ata,
                        está siempre en deshilar.
 
                        Tirar del hilo con fuerza,
                        ese será tu esquilar,
                        una fe incuestionable
165                  y, entonces, un salto darás.
 
                        Comprenderás que son muchas
                        las disciplinas que hablan de esto,
                        del elevarte en el espíritu,
                        de aprender a ser bien diestro.
 
170                  De aprender del sufrimiento,
                        aprender el porqué de las cosas,
                        todo esto que digo,
                        con el Tao bien lo domas.
 
                        Así, si te cuestionas
175                  si un saber cuestiona al otro,
                        fácil es hacer ver
                        que no son sino la misma cosa.
 
 
                        El Tao verdadero en la humildad empieza,
                        empieza en la virtud, entonces, empieza en la simpleza.
180                  Empieza en la virtud desinteresada, empieza en el amor,
                        en ser abundantes para, entonces, hacerte abundante el dador.
 
 
                        Que el dador sea, en el Tao, una fuerza
                        y no la llame Dios,
                        no quiere decir que sea otra,
185                  fuerza y establecimiento son:
                        aquello por lo que está tu persona
                        si tu persona está por amor.
 
                        Otro día habrá, entonces,
                        para hablar de la divinidad,
190                  lo que esto es en Judaísmo,
                        para el Tao es la gran Verdad.
 
                        Y, lo importante que vemos ahora,
                        es aquello transcendental,     
                        ser disciplinados empieza en nosotros,
195                  en nosotros esta naturaleza está.
 
                        Está, por igual, ser humildes,
                        desapegados, sinceros y de verdad;
                        tener un corazón constante,
                        persistentes, siempre, y perseverar.
 

  200                  Mas, antes de que cierre esto,
                        no me quisiera olvidar
                        que la Cábala también se dice
                        que fue dada a Abrahán.
                        También se dice y se conoce,
205                  y es que en la Palabra está,
                        que Dios tuvo que advertir a éste,
                        que se apartara del adivinar;
                        que se apartara de esa astrología
                        que de apretarla mucho transformará
210                  el conocimiento primero que vela,
                        distorsionará con él su verdad.
 
                        Que la astrología en su buen empeño
                        nos hace ver un ciclo en otro,
                        cuenta la historia de siempre,
215                  así lo hacen sus retoños.
                        Así, por lo que está,
                        siempre ha estado por una cosa,
                        con su conocimiento hacer llegar
                        bien y abundancia a la humanidad toda.
 
220                  Conocer las esquinas
                        que guarda la Merkabá
                        no está en hacerse tiradas
                        tampoco en la Palabra está.
 
                        Está en la geometría que encierra,
225                  aquí es que se pueden hallar
                        las cuatro esquinas que lo forman
                        y el porqué de su elevar.
 
                        Otro día habrá para esto,
                        para, de una forma natural,
230                  entender porqué es el Árbol
                        y cuál es su esencia y verdad.
 
                        Que, de aplicar su conocimiento,
                        a tu persona, o cualquier cosa,
                        la proporción que siempre hallarás
235                  será la aurea, la divina, sola.
 
                        De esta manera qué digo,
                        ¿qué quiero hacer significar?,
                        que antes de conocer de esferas,
                        de Malkut, Kéter o Chakmah,
240                  de Binah, de Chesed, de Hod o Yesod,
                        de Netzach, Gevurah y Daat;
                        antes de conocer las esferas
                        los caminos se hacen antes, Juan,
                        y sin conocer que hay estos centros
245                  tu sólo los sabrás hallar.
 
                        Los hallarás desde el desapego a estas cosas,
                        escrito en Jeremías, está,
                        en su capítulo treintaitrés, lee,
                        en su versículo tres, está.
 
250                  Así, leerás en la Palabra
                        que cuando de veras buscas a Dios,
                        si de veras es que lo buscas,
                        así es que lo encuentras, en amor.

                        Y, al encontrarlo lo que sucede
255                  ¿qué crees que podría pasar?
                        Descubrirás cosas grandes e incomprensibles,
                        cosas que no has visto jamás.
 
                        Ésta no es otra sino su Palabra,
                        bien cierto y dicho está,
260                  no quieras buscarlo con herramientas,
                        búscalo con el corazón, nada más.
 
                        Así es que lo alcanzas,
                        así es que hallas el entendimiento
                        de apreciar que vale de aquí,
265                  y saber qué es farfolla y cuento.
 
                        Nada habrá como saber
                        que en su matemática sagrada
                        se halla la verdad de todo,
                        búscala en la palabra.
 
270                  Así, cuando recto avanzas,
                        recto verás a tus ojos,
                        aquello que está en el Padre,
                        aquello que es solo abrojo.
 
                        Y entretanto avanzas y ves,
275                  verás la importancia de los símbolos,
                        encierran un gran saber
                        hermético lo hizo el destino.
                        Mas, en nuestro destino está
                        tirar para arriba de esta manta,
280                  que de esconder y liar con mal
                        han destrozado lo Real
                        que el Arte guarda.
 
                        Así, si este Arte está por todos,
                        para todos está el profundizar,
285                  buscar el sentido de las palabras
                        eso, en Cábala, su verdadero afán.
 
                        Saber que de antaño le vienen
                        a cada letra muchos significados,
                        haz lo que te hace leer,
290                  lo que dice la palabra en la mano.
 
                        Si tus brazos están por trabajar,
                        entonces, bien abrirás las manos,
                        que la Cábala no es sino recibir
                        y éste es su significado arcano.
 
295                  Mientras avanzas, más encuentras,
                        también encuentras lo malogrado,
                        otro día habrá para esto
                        cuál es, de Dios, su significado.
 
                        Mas, no olvides que encontraremos
300                  en la humanidad, y en este presente,
                        un alma que nos llegue a todos,
                        y que a todos, pronto, conecte.
 
                        Es un alma que está en la Verdad,
                        aquella que nos habla del Padre;
305                  en su muslo derecho escrito está:
                        el amor-único es lo que trae. (1125)

Verónica García-Melero
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Capítulo 3. El Secreto del Árbol de la Vida.

Un árbol enorme crece de un tierno retoño.

Lao-Tsé

Lee esta enseñanza
                        que te acerco con atención,
                        presta oído a lo que habla,
                        izquierdo y derecho, los dos.
 
05                    Lo que el Árbol de la Vida,
                        hijo, dice en palabra,
                        en su boca, dominio,
                        y en tu siniestra atención,
                        procurará tu riqueza,
10                    tu crecimiento vivo,
                        si al caminar no tropieza
                        tu diestra atención.
 
                        Así, nos hemos acercado hablando,
                        escuchando la palabra, poniendo atención:
15                    a Mercurio, si nos hemos dominado,
                        empieza mirando diestro y al interior.
 
                        Este comienzo con el que empezamos,
                        primera raíz, del Árbol es,
                        empieza mirando hacia dentro,                     
20                    diestro se mira, recto tu hacer.
 
                       
 
 
                        Empieza en mirarte hacia dentro,
                        y derecha es que mira la diestra:
                        ¡inclínate sin hacer un dogma,
                        y la Sabiduría estará en tu puerta!
                       
25                    Así, te haces de lo eterno,
                        el conocimiento primero se haya en tu ser;
                        criba y aparta la cizaña del trigo,      
                        como tu ojo derecho, así es tu crecer:
                        cuida la niña de tus ojos,
30                    cuida cómo miras, por tu bien,
                        cuando miramos felices y justos
                        se avanza en paz y muy…muy bien.
 
                        Entenderás entonces qué es lo segundo,
                        aquello que siempre encontrarás,
35                    será una sucesión de causas,
                        que, a tus efectos, teje la realidad.
 
                        Esta tela que ha sido puesta
                        para que la pises siempre a tus pies,
                        es la tela de tu mañana,
40                    también, así, de tu guerra es.
 
                        Mas, en tu guerra, solo hay batalla
                        si te esfuerzas por progresar,
                        así, en el segundo paso empieza
                        caminar arriba, hacia el buen afán.
 
45                    Justo empiezas a ver esto,
                        justo acabas de sembrar,
                        el simiente que al tiempo será cosecha,
                        y a la puerta de tu tienda: tu cosechar.
 
                        ¡Qué no hay puerta que guarde
50                    el simiente, como ninguna,
                        qué hayas empezado a cantar
                        y sepas plantar con la Luna!
 
                        Ahora, en tu simiente está
                        hacer que crezca al Sol y bien rebrote,
55                    que mezcle su crecimiento en luz,
                        huela tu naríz diestra su escote.
 
                        Que el escote es aquello que primero asoma,
                        así lo hace la sabiduría del entendimiento;
                        así, habrás apreciado la primera cosa,
60                    crecer en el espíritu es fluir con el viento.
 
                        De esta manera, en tu pecho está
                        tú buen corazón por las cosas,
                        tu fuerza y tu voluntad.
                       
                        Mas, no olvidemos lo que nos trajo a ésto,
65                    la sabiduría que está en tu entendimiento,
                        si en tu mirar adentro, en tu puerta está
                        crecer en el espíritu y volar como el viento.
 
                        Empieza así en tu criba
                        separar del trigo, la cizaña, en año;
70                    si una flor veo, veo el clavel;
                        y se veo especia, lo que huelo es clavo.
 
                        Pues el clavel es revoltoso
                        y crecer, ha crecido con el viento;
                        sencillo en apariencia es,
75                    hermoso está, cuando está abierto.
 
                        Entonces, de esta flor, su belleza
                        se hace, a la especia, como el clavo:
                        oloroso y pequeño, en tu mano, es,
                        el persuadir de su aroma: su aliado.
 
80                    ¿Qué podría ser ésto?, ¿qué te quiero decir?
                        De la especia que está en tu mano,               
                        de la flor, que al abrirse es clavo…
                        ¿qué oculta este significado?
                       
                        En mirarnos adentro está la puerta,
85                    la misma que nos conduce al arco;
                        en éste trazo encontrás entonces
                        el traspasar, lo cuadriculado.
                        Si ser amoldados a normas es
                        ser diestros con los preceptos,
90                    cuando los has anclado en tu ser
                        entonces, de verás, se es diestro.
                        Entonces comprenderás con simpleza
                        la puerta de la que se habla:
                        doblega tu fe en Él,
95                    siempre Dios será quien habla,
                        empieza en tu humildad tu hacer,
                        misericordia y justicia la hallan.
                        Otro doblegar no está en los codos,
                        en aprender tomo tras tomo,
100                  a mucho de los que creen esto,
                        todo su afán se ha vuelto plomo.
 
                        Se alejan de la verdadera esencia,
                        la humildad: la que mueve el espíritu;
                        entonces, hace, la soberbia, de ellos
105                  verdaderos estúpidos y con ímpetu.
 
                        ¿Qué de virtuoso tiene
                        recitar como conocimiento
                        las partes que forman las manos,
                        los astros que tienen sus dedos,
110                  los verbos y las acciones,
                        las palabras que le son clave,
                        las notas de sus canciones,
                        el salmo de lo que sabe,
                        los centros que forman el ser,
115                  los trazados que de él salen,
                        las letras que son camino,
                        la metáfora oculta y lo que cabe,
                        las letras y sus símbolos,
                        las letras y su pictografía,
120                  las letras y sus permutaciones,
                        la más antigua caligrafía,
                        las letras y sus colores,
                        las letras y gematría,
                        las letras y sus aromas,
125                  las letras pesadas en guematría,
                        los senderos que suben y bajan,
                        los senderos que dividen al ser,
                        los trazados geométricos que trazan,
                        los arcanos del tarot en él,…
130                  de qué sirven todas estas cosas
                        si nada elevas tu ser,
                        las utilizas para crear códigos,
                        crear apariencia de saber?
 
                        Esto no es sabiduría
135                  que, en el Espíritu, se alcanza;
                        primero, muévete en lo primero,
                        y en lo primero es que se halla.
                       
                        Ahora, si me preguntas,
                        ¿qué es esto que llamas primero?
140                  Lo primero, si es el uno,
                        en la Unidad con Dios se halla.
                        ¿Qué nos pide Padre-Madre,
                        que nos pide ET que hagamos?
                        ¡Qué lo amemos sobre todas las cosas!
145                  ¿Qué es lo difícil de este mandato!
 
                        Pues en amarlo es que está,
                        por igual, amarte a ti mismo,
                        en este empezar entonces
                        es que empieza tu camino.
 
150                  Y quiriéndote, entonces, quieres
                        verdaderamente al otro,
                        Ésta es la virtud cierta
                        y la que lo halla todo.

 
                          Entonces, si ya hemos visto
155                  rebrotar a lo que plantamos,
                        nuestro amor y voluntad sincera
                        empieza entonces en nuestra manos.
                        Abrámoslas, entonces,
                        para aquello por lo que están,
160                  en la belleza que en ti ve el Cielo,
                        su recibir es que empezará.
 
                        Cuando se recibe la bendición del cielo,
                        con la shefa la vida se recibirá,
                        si en números es que lo medimos,
165                  el ocho y el díez la vida harán.
 
                        El diez, más allá de la mano abierta,
                        extiende su brazo y su mano,
                        para recoger la bendición del cielo,
                        y la recoge, entonces, por su trabajo.

170                  Ésta es la fortuna entonces
                        que hayas en tu buen afán;
                        empieza en la sabiduría primero,
                        en la humildad es que está.
                       
                        Y cuando avanzas por el Árbol,
175                  así avanzas en tu camino;
                        si la bendición del cielo recibes,
                        ¿cuál será ahora el destino?
 
                        Atesora la luz que recibes,
                        agradece su bendición,
180                  dones regalados del cielo,
                        Secretos que te vela Dios.
 
                        Tu escuchar que sea siniestro,
                        ¿qué podría esto ser?
                        Si ya sabes que te has hecho recto
185                  es volver a cribar en tu fe:
                        aquello que vas encontrando
                        y que está por oscurecer.
                        Que subir por el Árbol de la Vida
                        no requiere de esfuerzos de estudio,
190                  no requiere que te empeñes en conocer,
                        pues conocerás mucha cosa de brujos.
 
                        Pero, entretanto es que subes
                        con la nobleza del alma,
                        la justicia de tu atención, entonces,
195                  sabrá guardar la verdadera palabra.

Verás cómo entonces ves
                        que aquello que llaman Real Arte
                        no es más que obra de un quehacer
                        que está para, de Dios, apartarte.
 
200                  Que la sabiduría es primera
                        y anterior a todas las cosas,
                        es la inteligencia primera
                        y sabe hallar si reflexiona.
 
                        Y como reflexionas en la naturaleza
205                  del primer entendimiento,
                        entre que reflexionas y piensas
                        así es que hallas conocimiento.
 
                        Entonces en este paso está
                        velar por la verdad de la palabra,
210                  ¿en qué podrías tu Mercurio hallar?
                        en tu dominio, entonces, es que se halla.
                       
                        De esta manera avanzas
                        por el Árbol de la Vida,
                        el conocimiento es el primigenio
215                  y así es que se halla, mi vida.
 
                        No está en buscarlo a adrede,
                        está, entonces, en buscar a Dios,
                        está en elevar tu Espíritu,
                        así es, entonces, su formación.
 
220                  Ahora, todo tu plomo,
                        en oro es que se volvió,
                        la cabeza de tu persona
                        así es que se iluminó.
 
                        Halló entonces la vida,
225                  halló entonces el sol,
                        halló sabiduría, entonces,
                        así, entonces, la paz halló.
 
                        Ha descendido por el Árbol, todo,
                        la misericordia toda de Dios,
230                  te ha llenado de su grandeza,
                        abundancia trae esta bendición.
 
                        Y, como esto no es todo,
                        ¿qué nos quedaría para culminar?
                        Que por tu boca hable vida,
235                  agua abundante en el paladar.
 
                        Sed no tendrás, mi vida,
                        tu vida estará por elevar
otras consciencias, como la tuya,
                        en hacer esto la Gracia tendrás.
 
240                  Y, la Gracia, ¿en qué puede hallarse?,
                        ¿en qué se iba a hallar, Juan?
 
                        En haber encontrado, del Padre,
                        haber encontrado la verdad;
                        en saberla, de manera divina,
245                  conocer sus secretos: hacerlos llegar. (819)


Verónica García-Melero
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Nathanael y la Correspondencia.


No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

Jesus de Nazareth en Mateo 7:6, Reina Valera (RVR 1960)

Narrador:
 
        Andaba por el camino
        Lao-Jun, solitario,
        cuando encontró de repente
        a un Alquimista andando.
 
05      Se cruzó en su camino,
        así, se interesó por saber
        cómo es en Occidente
        la realización del ser.
 
        Pues mucho se ha ocultado
10      a lo largo de la historia;
        paradójico que quien oculta
        tenga la mayor obra.
 
        Y cuando se habla de lo oculto...
        se ha empercudido tanto el saber
15      que lo han asociado a brujos
        cuando mística es que es
        la persona que busca a Dios
        o la Fuerza de lo que ves.
 
        Virtuosa es su conducta,
20      maravilloso su hacer;
        ...nada de esto entiende el cerdo
        ¡perlas no le echéis!
 
        Que los labios de la sabiduría
        siempre se hallarán sellados
25      para aquellos oídos sordos
        que no buscan de buen agrado.
 
        Pues las puertas del cielo
        solo se le abren a aquel
        que es virtuoso en su camino;
30      Tomás de Aquino nos dijo el qué.
 
 
 
 
Lao-Jun:
 
        ¿Cúal es el principio del mago?
        ¿del mago de verdad?
        ¿de aquel que no doblega para sí mismo,
        para sí, su voluntad,
35      a la voluntad de las gentes
        o la materia del lugar?
 
 
Nathanael, el Alquimista:
 
        El principio del mago,
        que para nada brujo es,
        es no saber de magia alguna,
40      pues solo está en la fe:
 
        dejar al Universo fluir,
        que fluya libre, en su armonía;
        es ser uno con el wuji,
        es la No Acción en tu vida.
 
 

Lao-Jun:
 
45      Me sorprende, Nathanael,
        el concepto que utilizas.
        Te hago yo de occidente.
        Háblame de tu alquimia...
 


 
Nathanael, el Alquimista:
 
        Mi alquimia ,
50      como la tuya,
        en los trazados se lee.
        Geometría sagrada:
        la perfección de lo que ves.
 
        Utilizo el wu wei
55      porque tu comprenderías
        el concepto que comprende
        y qué te explico enseguida.
 
 

Lao- Jun:
 
        Entonces, utilizáis geometría,
        sagrada, como aquí es.
60      Dibújame ese concepto,
        me gustaría saber.
 
 
 
Nathanael, el Alquimista:
 
        Por supuesto que dibujamos
        del Universo, su inmanencia;
        hemos aplicado números
65      y geometría, como ciencias.
 
        Así, nuestra nada no es nada,
        es todo lo que comprende;
        se agita infinitamente,
        y siempre es inmanente.
 
70      El cero para nosotros
        representa el vacío,
        lo primero de lo primero
        que se hace así mismo.
 
        Es algo no diferenciado
75      y matriz es estelar
        de toda polaridad que nos rodea
        y de las dos fuerzas que están.
 
        Femenina y masculina
        son estas dos fuerzas,
80      la primera engendra a la segunda,
        y en el fecundar: la tercera.
 
        Mas, se concibe a la primera
        como si masculina fuera;
        desde la madre nodriza
85      afuera nace su fuerza.
 
        Asi la madre nodriza
        es la no diferenciada,
        el estado primigenio
        donde se mueve la nada.
 
90      Mas, la nada es que se agita,
        se agita su gran vientre;
        hace crecer el impulso:
        de lo masculino, es naciente.
 
        Y éste, en la gran nodriza,
95      en la vasija que lo pare,
        genera un placer intenso,
        como el del orgasmo, se sabe.
 
        Así, con esta eclosión de fuerza
        es que se expande la madre,
100     hace crecer todo,
        lo que se sabe y no se sabe.
 
        Esto podríamos verlo
        en representaciones ocultas,
        el dos de la Papisa es uno,
105     el uno, del Mago, su risa.
 
        Y, la risa en lo ocultado,
        pero que con simpleza se ve,
        es deshacerte de los nudos,
        camina el loco con fe.
 
110     Porque fe ha de depositarse
        en lo que es esta Fuerza,
        no importa el nombre que demos,
        lo que importa es su Grandeza.
 
        Con todo, esa creación primera,
115     después de lo primigenio, es;
        primero, entonces, es masculino,
        el impulso y la luz es.
 

Lao-Jun:
 
        La tercera para mí es clara,
        mas, explícala en tu voz;
120     tal vez, en occidente
        se encuentre la conjunción.
 
 
 
Nathael, el Alquimista:
 
        Si me preguntas por la tercera,
        la tercera es la compensación,
        una frase muy corta
125     explica su condición:
 
        "Como arriba es abajo,
        como abajo es arriba",
        tu camino óctuple es
        y, en la virtud, estriba.



 
Lao-Jun:
 
130     Ésta es la "No Acción"
        que en el Wuji vemos;
        la esencia del Wu Wei,
        de su trazado: un cero.
 
        La No Acción es algo
135     que bien merece la pena
        aclarar cuando de él se habla:
        no forzar es su esencia.
 
        No es lo mismo no actuar
        que no hacer nada;
140     pues en no actuar se deja libre
        el crecimiento de lo que tratas.
 
        Así, la No Acción
        consiste en dejar las cosas
        crecer y seguir su ritmo,
145     seguir su ritmo y su forma.
 
        Nada habrás de forzar,
        es sin esfuerzo en tí mismo;
        ¿ésto que quiere decir?
        Nada fuerces con artificio.
 
150     Esto que parece fácil,
        para nada fácil es que es;
        pocos son los que confían
        en la correspondencia del wu wei.
 
 

 
Nathanael, el Alquimista:
 
 
        Mucho hay de la conducta,
155     en crecer como el wu wei.
        Empieza en ser neutral
        con todo lo que ve.
 
        Así, te diría lao-Jun,
        con ánimo de que me comprendieras,
160     que mucho lleva Occidente
        de tu Oriental sapiencia.
 
        Me hice del camino óctuple,
        ahora camino por enmedio,
        camino en el equilibrio del ser,
165     y empieza en el desapego.
 
 

 
Lao-Jun:
 
        ¡Qué cierto es lo que me dices!
        ¿Habrás de asirte de la bondad,
        de la misericorida, del buen juicio,
        de la justicia y la humildad?
 
170     ¡Claro que en el desapego
        y en esta neutralidad,
        en la virtud de la conducta
        y en el buen caminar
        es que te haces con el Uno
175     inmanencia es tu andar!
 
        Es tu huella inmanencia
        si no se nota en tu andar
        el surco de tu caminando
        y en la No Acción está.
 
180     Porque si caminas dejando
        que sea Wuji quien lo haga todo,
        la perfección de la naturaleza
        hallarás con gran asombro.
 
        Es como dejar la mochila
185     al Cielo, que lo cargue todo;
        mas, pocos son los que esto creen,
        pocos lo caminan todo.
 
        La Ley del Crecimiento
        en caminar todo es que está,
190     adónde quieras que vayas
        siempre tú estarás.


 
Nathanael, el Alquimista:
 
        Se crece siempre considerando
        que como arriba es abajo,
        cada enseñanza de la vida
195     viene del sabor amargo.
 
        Subir al cielo,
        bajar al abismo,
        ésto tiene conocerlo todo.
        Y entre se conoce y conoce,
200     la cruz a cuestas y sobre el lomo.
 
        Que todos llevamos una cruz,
        y hemos de asirla con fuerza;
        acostumbrarnos a que trae enseñanzas,
        así empieza la ligereza.
 
205     Claro que hay que vivir experiencias
        para poder bien decir
        que no hay nada como el centro
        para el mejor vivir.
 
        Así el camino óctuple,
210     que en la correspondencia se aprecia,
        está en vivir la virtud
        que en el centro se tercia.
 
        Ambos lados de la balanza
        excelsos son para el desapego,
215     ni mucho de uno u otro:
        el equilibrio es enmedio.
 
        Si tercio arriba y tercio abajo,
        en el centro se ve
        el hexagrama de la abeja
220     y el panal de la miel.
 
        Perfecto es el seis en la tierra,
        es el dos veces tres,
        todo lo que alcanza materia
        tiene el misterio que ves.
 
225     Y materia es energia,
        así es que se haya en todo,
        se haya en el cuerpo carnal
        junto a todo lo que somos.
 
        Que se vivie de pan y agua,
230     pero de la palabra también;
        mucho necesita el crecimiento
        de la sabiduría del hacer.
 
        Así, el espíritu vive
        mejor y con más viveza,
235     cuando se nutre de la palabra
        que le eleva la conciencia.
 
        ¿Habrá de necesitar un cambio
        considerable la sociedad?
        Ya he visto que se habla
240     de Inteligencia Espiritual.
 
        Ésta traspasa las emociones,
        traspasa la que es emocional;
        un día alcanzarán el conocimiento
        que sobre todas es que está.
 
245     Que el "Estado de Flow" se alcanza
        cuando elevamos la conciencia:
        tanto nos gusta algo
        que, al tiempo, perdemos cuentas.
 
        La atención se hace plena,
250     la focalización, también,
        no te dispersas de tu objetivo;
        en tu entusiasmo se ve.
 
        Pues ese entusiasmo, amigo,
        es como un soplo de Dios,
255     es el soplo de la energía,
        el Espíritu lo hace dador.
 
        Este ejemplo bien explica,
        como arriba es abajo.
        Si arriba todo es excelso,
260     así el Flow cuando trabajo.
 
 

Lao-Jun:
 
        Ahora que has puesto ejemplos
        y te has puesto tan psícologo,
        deja que te hable de Jung
        y la de la Correspondencia un poco.
 
265     Para Jung la sincronicidad,
        o sincronicidad en los eventos
        - ese poder sutil...
        del Wu Wei, su viento-,
        es reflejar el macrocosmos,
270     en el interior, adentro,
        en el microcosmos del ser,
        de tu arriba y abajo, el centro.
 
        Esa "No Acción",
        del rey soberano
275     está en practicar la virtud:
        todo le viene a la mano.
        Nada ha de forzar,
        solo dejar fluir las cosas,
        el premio de su bondad
280     es la sincronicidad toda.
 


Nathanael, el Alquimista:
 
        Por cierto, Lao-Jun,
        llevo un té delicioso:
        ni frío, ni caliente,
        ni verde, ni rojo...
285     ni débil, ni fuerte...
        pero sabe sabroso.
 
 

Lao-Jun:
 
        Cansado es que me siento,
        ¡qué nos de la sombra un rato!
        Echarse cuando lo pide el cuerpo...
290     ¿será una cosa de sabios?
 
        Además, con este buen tronco,
        ¡qué sincronicidad la nuestra!;
        una mesa, es que parece,
        ..hasta se ve algo de leña.
 
295     Ven aquí, sentémonos juntos
        a la sombra de este árbol;
        mucho hemos hecho camino...
        ¿para cuándo el trago?
 
        La boca llevo sequita,
300     me cuesta hablar...
        lo que hablo;
        le he puesto los ojos encima...
        quiero beber de ese vaso.

Verónica García-Melero
El Libro de los Cuentos. Nathanael y la Correspondencia.
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

….la Señora de la Cerveza (I).

“No se puede vivir en un país de verdad a menos que tenga una cerveza y una aerolínea. […]”

Frank Zappa, músico.

Ming:

Creo que acierto, Hao,
a saber de tu intención,
aquello que lleva espuma
es, a la Sacerdotisa del tarot,
la misma carta que vemos, (05)
la Isis del Velo, ¿no?


Hao:

Así, es Ming, querido,
rápido abstraes de esta mesa
lo que guarda ese arcano:
"La Señora de la Cerveza". (10)


Maestra Sheng:

Umm...ya veo por dónde vais,
¡quién me lo iba a decir!,
sí que es, y muy importante,
el sincretismo que hay aquí.


Dishi:

Eso, eso..háblanos de la espuma, (15)
del sincretismo y de su suma...
¿Cómo es que la cerveza,
el vino amarillo del sol,
se sirva en una u otra mesa
y con la misma intención? (20)

Hao:

Si hablas de servir en la mesa,
aquello que entiendo yo,
en la historia de la cerveza,
y de uno a otro rincón,
es que su espuma lleva, siempre, (25)
del mundo: la celebración.

Porque no solo es que la lleve a éste,
la lleva de él por igual,
el mundo ha hecho, a la cerveza,
un elixir sin igual. (30)

Difícil es atar su historia,
antes de egipcia, era sumeria,
mas, igual relata la roca,
el papiro y su enciclopedia,
que era bebida de gentiles, (35)
de clases baja, alta y media.

Era una bebida abundante,
y por la abundancia está,
está por celebrar el campo,
la cosecha y el amasar. (40)

Es una bebida, que a lo sólido,
sería un pan, como de dioses;
un pan líquido para el gentío,
en Ceres está su buen nombre.


Juan:

¡Eso!, ¡los cereales!, (45)
muy importantes, también,
no todas son con cebada,
las hay con dátiles y miel.

Las hay de maiz y trigo,
de malta, también de arroz... (50)
depende a dónde nos vayamos
así será su tradición.

Y, lo que resulta transcendental
para la bebida del cohabitar,
del reunirse y juntarse, (55)
de, por supuesto, socializar;
es que aparece extendida
desde antaño...por cualquier lugar.


Ming:

¿Cúal será la importancia
que tiene esta bebida? (60)
¿Se halla en su color,
en su gérmen y semilla?
¿Se halla en el sol,
en el dorado de la vida?
¿Por qué es tan importante (65)
la bebida amarilla?

¿Qué nos dice la historia
y el sincretismo también?
¿Por qué se asocia a dioses?
¿Por qué es que esto es? (70)


Hao:

Desde luego que se conoce
de su tradición egipcia,
ellos hicieron de ella
toda una delicia.

La cultivaron a lo grande, (75)
la cultivaron en gran medida,
denominación de origen llevó
tapada e inscrita en su tablilla.

Dulzor que llevo su bebida
con dátil y, también, miel, (80)
de caña de azúcar no sabian...
mas, la supieron vender.

Claro que anterior a ellos
viene una receta sumeria,
poco es que sabemos de éstos, (85)
ahora nos desconcierta.

Con todo...a lo que iba,
la misma antigüedad o más
tiene la cerveza asiática,
la americana..la de cualquier lugar. (90)

¿No es extraño que aparezca
con la misma simbología,
mismo culto e intención,
en una y otra orilla,
la cerveza como tradición, (95)
devoción, es, por la vida?

Sam:

¡Madre mía!, la cerveza...
¡sí que da para hilar!
Hablábamos de la Sacerdotisa
cuando nos vino a parar (100)
un Sahasrara en el estanque..
que cerveza, es, igual.

Pues, la cerveza, en su espuma,
lleva una gran enseñanza,
en la bebida lleva oculta (105)
esta especial hazaña:

cuando se agita con garbo,
el blanco acude a tu visión,
cerca en su arriba una corona,
que le da su esplendor. (110)

Igual es aquella enseñanza
que, el Sahasrara, lleva;
la carta que investigamos,
y la Señora de la Cerveza:
el toque sublime, (115)
el toque de la elevación,
es una espuma que nace
y crece en el interior.

Es..una mezcla gaseosa,
algo más volatil es, (120)
es ligereza en la tierra
desprenderse del tener.

En fin...tal vez si Hao nos ilustra
con aquella intención primera,
la que nos ha expresado antes, (125)
en la Señora de la Cerveza;
apreciemos alguna enseñanza
¿qué habrá aquí en la mesa?



Hao:

No creo que aporte gran cosa,
nada más allá de lo dicho... (130)
importante es la cerveza
para prestar más oído
a aquello que no se cuenta
y siempre lleva sonido.

Ese eco de la cerveza, (135)
que asoma en cada civilización,
nos advierte de la historia,
de la humanidad: su evolución.

Prestemos atención
a aquellas deidades, (140)
a aquellas figuras maternas,
en la cerveza, especiales.

¿Por qué será que navega
en el tiempo y el espacio,
la misma deidad asociada (145)
a la cerveza y su campo?

¿Por qué se asocia la diosa,
que pondremos nombre ahora,
al cultivo de la cebada,
trigo, malta..o achicoría...? (150)
Maiz, mijo, arroz...
el cereal es lo de menos,
¿por qué esta casualidad?
¿Será tan casual, cielos?


Maestra Sheng:

Con la cerveza, desde luego, (155)
ha habido material de sobra
para hacer comprender tesis
que explican nuestra historia.

¿Habría un nexo primero?
¿Un núcleo, algo común, (160)
que hiciera disipar por la tierra
una perfecta similitud
en aquellas figuras adoradas,
en deidades también,
en mitos, rimas, leyendas (165)
que procuran, por nuestro bien,
hacernos ver que nuestra tierra
fue un jardín del Edén?

¿Cómo es posible que la cerveza
se asocie a la diosa madre, (170)
a aquella que es fecunda,
la que el soplo, en su vientre, late
y pare, la abundancia, toda?
¿Por qué será así la madre?

¿Por qué se ponen civilizaciones, (175)
de uno al otro confín,
de acuerdo en esta cosa:
cerveza y grano para vivir?


Sam:

Teorías han habido diversas,
las de los Anunaki, una; (180)
otros piensan que su traducción
encierra mucha laguna;
tal vez textos añadidos...
así, en la añadidura
se pierde conocimiento, entonces, (185)
tal vez, por alguna fortuna.

También, está la de los Atlantes...
¡aquí si que hay para hilar!
¿Fue una ciudad atlante
o fueron muchas más? (190)


Juan:

Ahora que dices esto,
me acabo de acordar
de uno de los cuentos
que leí para pensar.

Es el del Miyu de la Casa, (195)
Esmeralda es la casa, sí,
mas, aquello que vienen hablando
...¿cómo se lo podría decir?
Puede que haya verdad en ello,
mas, no todo me parece así. (200)
En fin, ¿es cierto lo de este cuento?
Dígame, Maestra, a mí.



Maestra Sheng:

El Miyu de la Casa Esmeralda
un acertijo es,
y mucho de lo que vienen hablando (205)
para la comprensión, es:
un ardid de un viejo maestro
que conocí para crecer.


Hao:

Quisiera saber de ese cuento,
¿por qué no lo lees, Juan? (210)
Tal vez nos ilustre para el tema,
para ponernos a pensar.


Maestra Sheng:

Me parece interesante,
mas, entre traen tapa y tapa,
tiremos del hilo de Isis, (215)
a ver qué se destapa.

Recordar el sincretismo
nos hará reflexionar
que aquello que cuentan dos ojos
en la cerveza es que está. (220) (8891)

Verónica García-Melero
Loto VI. El loto de Lao-Ming: “La Señora de la Cerveza” (I)
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

El Mĭyŭ de la Casa Esmeralda

[…] Se abren puertas y ventanas, y su utilidad para la casa reside en el vacío. Así, obtenemos un provecho de lo que es y sobre todo obtenemos una utilidad de lo que no es.

Fragmento del Epigrama XI, Libro del Tao, Tao te King, Lao-Tsé.

Narrador:
 
Iban haciendo el camino
Por la senda del medio,
cuando, retó, el alumno,
a su viejo Maestro.
 
 
 
Xia:
 
¿Cree, Lao-Jun, (05)
mi querido Maestro,
que dará solución,
si lo pongo en aprieto,
a una Tabla Esmeralda
que navega en el tiempo? (10)
 
 
Lao-Jun:
 
Si ha navegado en el tiempo
y ha llegado hasta aquí,
seguro ha sido descifrada,
estoy seguro que sí.
 
Pues, mucho de lo que se dice (15)
de una y otra cosa,
unas veces se lía…
mas, siempre lleva soga.
 
Y tirar del hilo
está en el pensar; (20)
sabiendo coger su punta
es que se puede hilar.
 
Con todo, algo he escuchado
de esa Tabla Esmeralda;
no sé si es cosa cierta (25)
o una vieja maraña.
 
Unas veces aparecen cosas
que nadie las ve,
se crea un misterio en ellas
y, con el tiempo, a crecer… (30)
 
No obstante, Xia,
dime una cosa:
¿Qué sabes de esa Esmeralda
encriptada, Tabla, toda?
 
 
Xia:
 
Han sido escritas unas palabras (35)
de Doriel, ¿o D’oriel?
La cuestión, no sé cómo se dice,
..pero del 39 es.
 
En mil novecientos treinta y nueve
dejó escrito él (40)
que su traducción es extraña
y estupenda también;
que más allá de creencias
que, científicos, sustentan,
es que se halla en su código (45)
algo…que no es leyenda.
 
Rompe el orden cronológico
que creemos que es cierto..
Claro que poco se dice
del cómo y cuándo de lo sumerio… (50)
 
Allá por treinta y seis mil años,
así es que se data,
antes de Jesucristo,
¡fíjese si es extraña!

Y otra cosa extraña (55)
es que comprende, también,
poner, a la Gran Pirámide,
fecha y autoría, así es.
 
Resulta no ser de Keops,
pues fue mucho antes, (60)
construcción fue de un escritor,
Sacerdote y Rey Atlante.
 
Hundiose su madre patria
y desde la colonia que asentó,
incorporó sus conocimientos, (65)
dirección y construcción.
 
Durante dieciséis mil años gobernó
esta raza del Gran Egipto.
Al cincuenta y dos mil nos remontamos,
antes de Jesucristo. (70)
 
Un período extenso
Y, en él, algo pasó:
evolucionó considerablemente
toda su civilización.
 
Pues, bien, Lao-Jun, (75)
estamos en el treinta y seis mil,
y lo que dicen las tablas
sí se sabe aquí,
al menos se cuenta, y claro,
con lo que es su intención: (80)

elevar la conciencia
tanto física como espiritual,
vivir hacía una gran armonía,
el propósito universal.
 
Pues, era la dicha antes (85)
con que contaba el pueblo.
Mas, otra raza que vino
hizo mucho vituperio
e ingeniería genética
por doblegar, a su fin, (90)
a una nueva raza naciente
que llega, hoy, hasta aquí.
 
Voz del hundimiento de la patria
es, en la Gran Pirámide, su entrada;
mas, se sabe del acontecimiento (95)
años después, cuando se destapa.
 
Una gran lluvia entonces,
arrasó a la madre patria,
se inclinó el eje de la Tierra,
y esta fue su gran hazaña: (100)
Ciudades atlantes
que están por doquier,
quedaron enterredas,
para hoy y ayer.
 
Pues antes que estas cayeran, (105)
ya cayeron otras,
provenientes del mismo continente,
el que, bajo agua está, ya no asoma.
 
Entonces, nos remontamos…
¡pero qué muchos años atrás!, (110)
los mismos que atan ruinas,
construcciones y demás…
 
Muy similares…
y por toda la Tierra,
con figuras matemáticas (115)
Sagradas y perfectas.
 
Con conocimiento astrológico
e ingeniería tal…
Que más, antes, es que sabían…
¡fíjese si es genial! (120)
 Lao-Jun:
 
Umm…esto que me dices,
sí que es interesante.
Solo nos faltaría Dios,
para hilar en un instante
el nombre del Eterno, (125)
¿estaba, entonces, con el Atlante?
 
 
 
Xia:
 
Vaya, Maestro, ¿qué podría decir?
Todos sabemos una cosa
y es que se encuentra ahí:
la Gran Madre Tierra, (130)
la Serpiente de las Montañas,
la Fuerza Superior,
la Energía de las Entrañas,
el Absoluto, el Altísimo,
la Fuerza Primera, el Creador… (135)
¿no son todo lo mismo?
¿no es esto Dios?
 
 
Lao-Jun:
 
Claro hijo, todo es siempre lo mismo,
querer explicar nuestro origen,
¿quién fue?, ¿cómo lo hizo? (140)
 
Y como vemos, algo podemos saber,
y es que hay un Origen Primero,
un Supremo, un Ser.
 
Una Energía Todopoderosa,
una Fuente Universal, (145)
llámenlo Uno o Todo…
por Todo es que está.
 
Pero, en vez de hablar tanto,
vayamos a lo que vamos,
para saber de la tabla,… (150)
¿qué llevas en tus manos?
 

Xia:
 
Son unos apuntes,
que han traducido de la Tabla.
Mas, si la volteamos,
otro lenguaje habla. (155)
En tal caso, sería latín;
arcaico que con candados
es que se queda así.

 
Lao-Jun:
 
Umm…se ve muy interesante,
necesario, sería ahora, (160)
retirarme en aquel árbol;
seguro me inspira su sombra.
 
Mañana, por la mañana,
espero, algo, poder decirte;
seguro que, si discierno, (165)
¿veré algo que tú no viste?
 
 
Xia:
 
Entonces, como vea…
Mejor, yo me quedaré
al otro lado del camino,
prepararé algo de Té. (170)
 
¿Gusta de tomar un poco?
¿Le parece, ahora, bien?
 
 
Lao-Jun:
 
Un Té siempre es perfecto,
¿por qué no tomarlo, Xia?
Mas, no me entretendré mucho… (175)
esto, pensar, yo querría.
 
 Narrador: 

Después de tomar su Té,
Lao-Jun se retiró al árbol,
leyó lo que le dejó Xia,
y reflexionó lo que te hablo. (180)
 
Decidió que la mejor manera
de transmitir su conocimiento
sería un Mĭyŭ chino
para discernir con pensamiento.
 
Así, aquel que lograra (185)
descifrar lo que Lao-Jun cuenta
es, a la Tabla Esmeralda,
descifrar su leyenda.
 
Pues dicho está en latín arcaico,
cuando a la piedra, le das vuelta, (190)
“Triste es que se siente ahora,
quien la escribe y por esta cuenta:
ahora hay un código de silencio,
así es como la piedra se cuenta”.
 
¿Y qué piedra podía ser ésta? (195)
No es otra sino la filosofal,
aquello que se dice al principio,
aquí se viene a explicar.
 
Tal vez, al voltearla,
se caiga en la cuenta, (200)
de que con otro lenguaje cognado
se hayará la poción secreta.
 
Otro día os traeré
lo que pasó en el Camino,
justo fue leer el cuento (205)
Y este fue el destino:
 
Un alquimista de occidente,
también, en medio, caminaba,
comprendió su cuento enseguida,
abrió la puerta de la casa. (210)
 
¿Qué otra puerta podría ser?
Es la puerta de esta casa,
la del cuento de Lao-Jun,
“El Mĭyŭ de la Casa Esmeralda”:

“El Mĭyŭ de la Casa Esmeralda”

Juan, 22 Junio 2020
Habla la casa:

Lo que te digo no es ficticio, (215)
digno de crédito y cierto es;
si me repito en decirlo,
así subrayo, qué, esto, es.
 
Fíjate en los cactus de mi puerta,
uno por el otro, los dos están; (220)
han sabido bucear la tierra,
han sabido capturar su afán.
 
¡Qué difícil es crecer sin agua!,
así, el cactus, por algo está;
se sumerge en el interior de la tierra: (225)
busca, logra, y guarda su afán.


Han calentado su agua,
mientras la han ido a buscar,
y en su interior, una cera que es pura,
como de babosa de cactus, está. (230)

He dividido mi casa,
en dos partes es que está:
aquella que es todo forma
y aquella en que la forma no está.
 
Como es a un lado, es al otro; (235)
como es arriba, ¿abajo está?
Esta es la lección primera:
saber por la puerta entrar.
 
Igual que el cactus se sumerge,
y en ello, esta puerta, abre; (240)
la cera pura que éste calienta,
al mezclarlo en agua, su espejo, pare.

Como una roca de Onix,
así, éste se ha de ver;
el Sol y la Luna en la entrada, (245)
el Padre y la Madre en su hacer.
 
Que el Padre es el viento vigoroso,
es el aliento, el Espíritu Superior,
es la Fuerza que lleva en el vientre
la Luna, la madre, la encarnación. (250)
 
Y cuando sopla el viento,
el Espíritu se mueve,
sopla siempre por alguna razón,
quiere con la Luna fijarse,
quiere, en la Tierra, transformación. (255)
 
La conjunción del Sol y la Luna,
de mi casa, es la concepción,
si has hallado esta fortuna
sabrás de tu piedra y generación.
 
Que la piedra es el espejo del alma, (260)
pulir la piedra es resplandor,
al espejo, le es limpieza;
reflejo del Cielo, en el interior.
 
Así, como arriba es abajo,
la casa por dentro se unió, (265)
ha alcanzado estar con el Uno,
forma y no forma: unión.
 
Ha comprendido la casa
que se abren puertas y ventanas,
que estas formas son, a la casa, (270)
fundamentales y necesarias.

Mas, ha comprendido también
que en el vacío de sus formas
es que la puerta es ésta
y la ventana, la otra. (275)
 
Esta primera enseñanza,
que es la de la vacuidad,
es la del ojo entrenado
y la puerta se le abrirá.

La casa sabrá el motivo, (280)
así, la puerta abrirá
a aquel que lo mueven dos cosas:
nobleza en el ser y humildad.
 
Porque, la casa sabrá sin mirar
qué es lo que guarda el alma, (285)
el reflejo de su cristal
es siempre el que habla.
 
De esta manera no entra
por el arco de su triunfo:
la vanidad envuelta de engaño, (290)
ni la mentira con disimulos.
 
La Casa de la Esmeralda
es Esmeralda para quien la ve;
jamás la ve el ostentoso,
ni el envidioso, la ve. (295)
Tampoco la ve el presuntuoso,
ni quien se vanagloria, la ve.
La Casa de la Esmeralda es sabia
y sin ojos, así, es que ve.
 
Ve sin ojos, escucha sin oídos, (300)
lo indescifrable aquí está,
es el gran misterio de la Casa
y en tu camino está tu entrar.

Así, digna es el alma sincera,
es la del sabio, a quien mil ojos: (305)
vigilan, controlan y ven,
porque éste supo asir el pomo.
 
El sabio será como un árbol
al que muchos pájaros anidan.
Nidos llenan sus ramas, todas, (310)
pájaros que vienen por comida.
 
¿Querrán hacer al sabio tonto?,
¿querrán su piedra partir?
El Cielo que hay arriba
sabe, al sabio, distinguir. (315)
Así, obstruye a él el paso,
en su viento lo lleva y no porque sí;
Pues el sabio se hizo sabio
puliendo su esmeralda: así.
 
Piedra perfecta está en la Esmeralda, (320)
mi casa la guarda: su fin.
Habrás de fijar a tu cuerpo, tu alma,
así, la vacuidad es que empieza aquí.
 
Pocos entienden esta enseñanza,
mas, muchos dicen que sí. (325)
La vacuidad empieza a entenderse
cuando, el ego se pierde, por fin.
 
Este color Esmeralda
de tu vida es clorofila,
es el licor del oxígeno (330)
nutriendo tu savia arriba.
Lleva el viento del soplo,
y el reflejo de la luz
del vientre de la nodriza;
en tu tierra: tu quietud. (335)
 
Así, tu pules tu piedra
y por mi puerta es que entras;
mas, para entrar y salir
cuando tú veas, tú quieras,
una cosa habrás de hacer primero: (340)
conocer ventanas y puertas.
 
De esta manera, las ventanas,
que un auxilio, a la puerta, son,
te habrán de enseñar primero
la primera lección. (345)

Que fija está la puerta,
que se abre y se cierra,
y las ventanas más se abren
que la propia puerta;
más hacen correr (350)
el soplo que entra,
saber de mis ventanas
es elevar tu conciencia.
 
Y mis ventanas, a tu rostro,
son oídos y ojos, (355)
presta atención a todo,
escucha el silencio, solo.
 
Esta atención atenta
que nace en la meditación,
en concentrarse en lo que te rodea, (360)
en admirar la Creación;
hará que comprendas el Cielo
y lo que hay alrededor:
lo mismo hay arriba y afuera
que abajo y en tu interior. (365)
 
¿Cómo alcanzar esta cosa?
¡Cómo iba a ser!
Cultivando tu carácter,
no lucrativo, tu hacer.

Pues, cuando transciendas el egoísmo (370)
de hacerte un favor del favor del Cielo
habrás avanzado arriba,
como un oxígeno nuevo.

Esta transformación segunda,
que es, del Cielo, la comprensión, (375)
te hará ser como una nube
que llega, en la Tierra, a cualquier rincón.
 
Lleva silencio tu nube,
paz y armonía en su gas,
y cada vez que se respira (380)
se inhala el bienestar.
 
Tendrá tu nube más virtud
que lo que es la Virtud misma;
así, sutil es el gas de tu nube
y a todo, por muy duro, conquista. (385)
 
Pues, todos fuimos hechos como tu nube,
aquella misma que has sabido crear,
es un soplo de vida y ánimo
el amor, dador, lo ha hecho alcanzar.
 
Todos llevan en el vientre, adentro, (390)
en el ombligo del ser, en su sol,
una conexión con su madre en la Tierra,
cordón que es, al Cielo, dador.
 
Así, sabe la cuerda sin nudos,
sin añadidos, lazos, ni sujeción, (395)
atar con su hilo invisible
el Espíritu Santo de su Creación.
Que todos nacemos en el Espíritu,
el agua, al fuego, es,
la transformación que lleva el alma (400)
que nace de nuevo: su renacer.
 
Conectar almas con tu alma,
¿esto que podría ser?
Haber alcanzado las otras
este conocimiento en su ser. (405)

Que todos en nuestro ADN
sabemos bien diferenciar
lo que nos eleva y agrada
y aquello otro que nos echa atrás.

Cuando encontramos una cosa (410)
que no tiene más que una verdad,
por mucho que se quiera torcer ésta,
jamás se podrá ocultar.


Verónica García-Melero
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

….las Columnas del Templo.

Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.

Proverbios 31:31 RVR 1960

Sam:

Antes de seguir con la Pesaj,
dejemos una cosa clara,
mucho llaman mi atención
las columnas de la entrada.

Mucho hemos dicho de ellas,
eso no hay quien lo niegue,
mas, que no quede en el tintero
lo que el dieciocho tiene.

Si no, busquemos significado
en los metros de esos codos:
ocho coma diez a las columnas
que, en longitud, es su todo.

¿Hay alguna razón por la que,
a cosas, pongan nombre?
¿Esto es por casualidad
o alguna verdad se esconde?


Juan:

Ahora que preguntas ésto
es que me acuerdo de Jehovanisí,
el nombre con que Moisés
a su altar llamó, y no porque así.

Que Jehovanisí significa
mucho para este espacio:
vestiduras sagradas de Dios
ese es el significado.



Maestra Sheng:


Ahora que mencionais ésto,
decidme, ¿qué os parece este nombre,
Acacia es que me llamo ahora,
Acacia, ahora, es mi nombre?

¿Creéis que es una estupidez
de esas que usan en clave,
o hay mucho para transcender
cuando de este hablar se sabe?




Juan:


Si me hablas de Acacia...
¡en qué podría pensar!
Ya me dijo que en su embarazo,
cuando esperaba ser mamá,
le dió por ver esta novela...
Acacias treinta y nueve, ¿verdad?



Maestra Sheng:

Umm..justo es mencionarlo
y con ésto de la permutación,
de hacer girar los sentidos,
de hacer girar la intención;
es un noveinta y trés que se lee,
mucho encierra su valor.

Un valor que, para escuelas,
voluntad y amor es,
mas, lo utilizan con mano izquierda
y nada me gusta su quehacer.

Que con poco que lee una,
fácil puede apreciar
que doblegar la intención de otro,
porque sí, a tu voluntad,
de amor a Dios no lleva nada,
por los frutos los conocerás.

Pero, ahora a lo que vamos,
como me has dicho, Juan;
Acacias es esa novela,
que poco tardé yo en tragar.
Que la tensión por los suelos,
y el calor del verano...
recuerdo que me dejaron floja,
capítulos vi muchos...y a diario.

Con todo, ¿qué os parece
decir: mi nombre es Acacia?
¿Qué creéis que es esto
si de la Papisa se trata?


Sam:

No podría ser otra Acacia
que la Sacerdotisa del Templo,
la puerta de la vida abre,
es como un Árbol al cielo.

Puesto que la acacia es un árbol
sagrado en el Egipto, creo,
¿cómo no pensar en la Sibila?
Bet es su letra en hebreo.

De Egipto, no es que sepa mucho
mas, al Árbol, la Acacia es
el Árbol de Osiris y Isis,
árbol de cobijo a dios fue
Es un árbol que por algo está,
así, con esta nota diferente
¿qué hallar en su divinidad?
Es el árbol de la vida y muerte.

Se presenta con una doble intención,
como lo son las columnas a la entrada,
¿vida y muerte es lo que son?
Al menos, así es en la Acacia.


Juan:

Lo que dices se puede ver
cuando hablamos de simbología,
la Sacerdotisa del Templo está
en morir en tu cambio...y renacer en Vida.

Así, en las columnas está,
está intención sagrada
ocho con diez metros que están
por pesar la Vida que hablan.

Ocho es a Chet,
lo que diez es a Yod,
si unimos ambas, entonces,
Jai, la Vida, gestó.

Así, en todo este caminar
que lleva el mirar adentro
se alcanza en la longitud que está
el dieciocho que también cuento.

Y no es que se cuente al sumar
la Chet y la Yod que la Vida llevan,
también es que en metros está
el mismo valor que la Vida pesa.

¡Anda que no está chulo
esto de observar apreciaciones!
Parece una tontería a priori
y luego se vuelven contestaciones.

Y si dieciocho es que lo vemos,
por igual, en la luna a sus pies,
con la luna también vemos
la astrología de esta mujer.

Mas, con Bet también vemos
el agua de la creación,
el conocimiento primero,
el saber, su manifestación.

¿Qué es el dieciocho que vemos
en Jai, en la vida que vela,
tiene sentido aquí el Sar,
el ciclo que la Luna lleva?

Porque dieciocho son los años
en los que vuelven la Luna y la Tierra
a encontrarse en su posición,
así, sus órbitas nos lo revelan.

Que, otra gran curiosidad
que acabamos de ver ahora
es que el agua en la tierra está,
aquí, entonces, es su forma.

Así, ¿podría esto ser
una sincronización de lo que hablamos,
que en el pecho de esta mujer
está lo mismo que hay en sus manos?
“Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos” – Proverbios 31:31, RVR 1960 –
 
Sam:

En fin, que si cogemos los números
y nos ponemos a hacer apreciaciones,
la más simple que veo yo
es la de hablar en números vórtices.

El dieciocho es simétrico,
mas, no solo en su representar,
de arriba a abajo se traza
este número, por igual.

Tiene la curiosidad de que
su descomposición es un nueve:
el doble de la suma vorticial,
dieciocho, también, contiene.

Mas, un espejo se hace entonces
cuando el producto con su número hayamos,
lo que hemos encontrado ahora
en su potencia, al elevarlo,
es el número ochenta y uno,
con la coma, los metros que hablamos.



Maestra Sheng:

Ahora que hacéis cálculos
me he acordado del Camino Óctuple,
ocho son los radios que convergen
en el centro, la Unidad, su nombre.

Este camino del centro
que representa la eternidad,
el principio y final del camino,
el Tao del Cielo, el Te de acá;
se consigue, como en tu arcano,
en la Sibila inmortal.

Que la inmortalidad no es otra cosa
que la misma que está en la Acacia,
despertar del aturdimiento lleva
conocer la Verdad, de Dios, su Gracia.

Y, en Oriente, este camino,
como sabéis, se hace andando,
siendo virtuoso en tu hacer,
bondad inmerecida en elevado grado.

Así, en el Tao, en su evolución, ¿qué es lo que vemos?
Un modelo de conducta para la humanidad y el desapego.
La totalidad universal, la máxima plenitud vemos,
ser inteligentes con los seres, con la naturaleza, con lo que hacemos.

Profundizar en su filosofía, ahora no lo haremos,
mas, la codicia y la ambición, son aquello que deshacemos.
Y, ¡qué bien es que ata
el que no necesita cuerdas!
Nadie puede desatar
lo que, éste, bien aprieta.

Así, al amor, el Tao en su esencia
es libertad en el ser,
amar de verdad, sin correspondencia.

Cuando esto logramos,
cerca estamos de la iluminación,
hemos logrado tal grado
que el apego mudó.

Muta el aferramiento
por el entendimiento, en las cosas;
y mucho hay para Te
cuando la misericordia logras.

Este sentimiento sincero
que nace del alma
es el amor de la Sibila
que en la puerta ella guarda.

Pues, la Vida es el Camino,
y el Camino es la Fe,
la Fe, lleva tenerte:
la misericordia y tu Te.

En fin, que el Camino no es
sino una introspección,
sabiduría de la vida
que encuentra el amor.

Más avanzas, más conoces
que en no apegarte a nada
lo que está es tu mejor dote.

Porque cuando nada ansías
la naturaleza propone
el mayor de los regalos
y tu mesa dispone.

Así, es atar, cuando de verás se sabe,
no necesitaste cuerdas,
y deshacerse, el nudo, no sabe.

Siempre caminará eterno
el nudo de esta unión,
nace de la misericordia
y vive en el corazón.


Así es mirarte adentro
para cualquiera de tus cosas;
si logras conocerte de verás,
vencerás cualquier cosa.
Pues, tu mente hallara quietud,
una paz desmesurada,
se conoce y acepta su inquietud
y su inquietud se vuelve almohada.

Ésta es la vacuidad
que hallamos en todas las cosas,
sería, a cada oruga, ser;
volar su verdadera mariposa.

Y cuando se vuela,
se siente el aire,
se siente, del soplo,
su voluntad;
aquello que pone en tu camino,
será, del Padre, tu felicidad.

Verás que en la libertad del ser
está la mayor atadura,
pues en dejar ser y no imponer
es que está la hermosura.

Y como hermoso es esto,
nada, al Te, es equiparable.
¡Claro que compartirlo a medias,
como sabrás, es mejor que sabe!
“Aquel que sabe atar no necesita cuerdas y sin embargo, nadie puede desatar lo que él ha unido” – Lao-Tsé – .
  Sam:


Acabo de acordarme de aquello que dijo Jung,
el alumno que fue de Freud, y mucho en Oriente halló;
en su búsqueda de conocimientos, de rayar con lo arcano,
en su encuentro encontró material de éste..."estereotipado".

Mas, como dice este término, mejor no lo usemos,
no es atajo a las representaciones que en el ser todos hacemos.
Que los arquetipos, todos, son de ayer, hoy y mañana,
si aceptas lo que te somete, transformarás en alegría tus ramas.



Juan:

Oye, no os pongáis demasiado filosóficas...
que estabamos en el Camino Óctuple
y ya está volando la mariposa.

Antes de iros por las ramas,
mejor lleguemos a la raíz,
¿qué es 10 y 8, entonces,
al mundo Oriental, en sí?



Mestra Sheng:

Diez y ocho, si los sumamos,
hemos visto ya lo que es,
dieciocho es, a la Sibila,
la Luna a los pies.

Y, siendo la Luna
a la mujer, su vientre,
es la vasija del agua,
conocimiento deviene.

El Ciclo Sar, hemos visto,
y aquí viene una conexión,
si los números los unimos,
mas no en adición,
lo que encontramos es otra cosa:
ciento ocho es que son.

Este número empieza
con la Luna, como verás,
ciento ocho son los pasos
que desde ésta, tu darás,
para alcanzar al Sol andando,
y en cada huella los hallarás.

Cada uno de estos pasos,
son, en el Budismo, culminación,
fuerza y benevolencia de la Verdad,
aquella que ocultarse, no,
no puede hacer ésta,
como tampoco la Luna y el Sol.

Estos ciento ocho pasos
son, de Buda, su caminar,
su transito por la Tierra,
su número, en veces, reencarnar.
Son, entonces, los Budas que se esperan,
llamémoslos en cualquiera de las tres maneras.

Ciento ocho son los pasos de la ascensión,
aquellos mismos que en peldaños, a su escaleras, son.
Son las cuentas del rosario, el que usan en canción:
en sus mantras, en sus cantos y también en oración.

Así, todo se salpica
de este número sagrado,
desde el número de cuentas
hasta el número de peldaños.

Templos importantes
se disponen en el mismo número,
la lóngitud del Río Ganges,
es, de sus grados, producto.

Que su longitud y latitud
están por alguna cosa,
delimitar con exactitud
la divinidad por sí sola.

Mas, si ésto parece poco
y resulta un tanto coincidente,
lo importante de los peldaños,
lo que en el rosario siempre se cuente,
no es otra cosa que los canales
que en el chakra corazón convergen.

Ciento ocho son las energías
que se canalizan hacia el corazón,
ciento ocho son los pasos,
las bendiciones de la Creación.

Así, es que se nutre,
por igual, está cultura,
de eliminar el número cero
cuando vorticial es su cintura.

De esta manera hallamos
en la primera adición
el número dieciocho
y, por igual, es ascensión.

Importante son los pasos,
las pruebas que ha de pasar el Monje,
dieciocho son éstas
y en superarlas está su dote.

Así, aquel Monje Saholín
que ha superado estas pruebas
puede, del folklore Oriental,
escribir y dejar su huella.

 

Sam:

Mucho es que transciende,
en verdad, este número:
la mayoría de edad,
el servicio militar y sumo...

La repetición del eclipse,
las cosas que Odín sabía,
alianzas secretas, también,
y ciertos ritos en masonería.

También son las rosas
que lleva la Virgen María,
de las dieciocho, lleva en los pies,
dos rosas, el alma mía.

Son los años para casarse,
en el Talmud, como se decía;
licencia para conducir son,
son los dieciocho monos que decía.

Y, volviendo a los Monjes Shaolín,
con los dieciocho monos por pruebas,
la disposición, diferente es,
mas, el tres, seis y nueve se aprueba.

Que ya que nos hemos puesto
a hablar del Oriente,
tres, seis y nueve son,
para el Taijitu, la lente.

Lente del Universo es,
y de todo lo que transforma,
el Tao del Cielo es del Cielo
y en la Tierra adquiere su forma.

Misterioso es en física,
con Tesla nos viene dicho,
energía, vibración, y luz,...
¿podría ser hasta el sonido?

Conocer los misterios del tres,
son conocer los del seis y el nueve,
todo por ellos transitará
de manera neutral, asi se mueve.


Vacuidad que nace
en el desapego,
lleva este ritmo
el alejarse del ego.


Es el movimiento perfecto,
matemática sagrada es su horma,
coge dos dimensiones, entonces,
y una espiral es que se forma.

Así es la ascensión
en el Espíritu de la persona,
cada paso que das arriba,
más te elevea y evoluciona.

Te hace girar por igual,
te hace poner grandes pruebas,
en tu verdadero entendimiento
está la sabiduría entera.

Abre la puerta en el uno
y quédate en su dos,
así, habrás alcanzado
la grandeza que vive en Dios.

Y, si ahora me pongo hebrea,
y la puerta, Dalet, es cuatro,
de ponerme en el uno,
catorce veo en trazado.

De pasar ahora al dos,
es que veo, entre otras cosas,
en trazado cuarenta y dos,
¿no es toda la casa, toda?

¿Sería entonces verdad
que se cumple en profecía
que a su Casa es que vendrá,
a la Colmena de la Vida,
la Vida misma del Verbo?,
¿en David vive la Vida?

¡Qué el Señor establezca
el trono de David
y su trono para siempre,
ésto es Jaquin;
y entonces en la fortaleza
- lo que es Boaz aquí -,
del Señor, la fortaleza,
se regocijará el rey, así!

 

Sam:

¡Qué fascinante es
todo esto que se cuenta
en número árabe, entonces,
y en hebreo se pesa!

Claro me ha quedado
que muy diferente es
una filosofía para la vida
y creer en tu Dios y fe.

Que vivir para la armonía
y para el desarrollo del ser,
es la evolución que se espera
al caminar hacia el punto G.


Juan:

¡Cómo estás, Sam, querida!
¿En qué estás pensando?
El punto es el Omega,
el punto hacia el que vamos.

Ésto da para la Noosfera
y el propósito de la humanidad,
tiempo habrá para ésto
ahora..¡a hilar!

Maestra Sheng, había preguntado
por aquello de la Acacia,
ahora que lo recuerdo bien
mucha Acacia hay en la Palabra.



Maestra Sheng:

Me alegra, Juan, querido,
que me hables de ésto,
quería ver si recuerdas
la Acacia del pueblo hebreo.

Mas, antes de hablar de Acacias,
ya que en sí es un Árbol,
entretanto vienen todos,
de La Voluntad, leamos
los dos capítulos siguientes
que nos harán comprender
mucho de lo que se ha dicho
y de lo que en la Palabra se lee.



Sam:

A mí me parece perfecto,
por cierto, ¿qué hora es?


Juan:

Si mi reloj no me falla,
las 13:13 son,
es tiempo para la Vida,
el Amor y la Unión.


Ming:


¡Ai!, ¡dejaos de leer!,
Dishi y Hao querrán saberlo,
y por supuesto yo...
esperad a que vengan ellos.

Tiempo es ahora para hablar,
para hacer algo con el tiempo,
tomemos algo fresquito...
un té helado, yo quiero.

¡Ai!, ¡fijaos ahí!
¿cómo, esto, decir?
Escuchad bien por la ventana,
tú, Sheng, ven aquí...
¿será eso un Sahasrara? ..... 464 (8221)

Verónica García-Melero
Loto V. El lot de Sam “la tarotista”: las Columnas del Templo.
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

….el Amor de Verdad.

Solo el amor nos da el sabor de la eternidad.

Proverbio Judío

Sam:

¡Madre mía!, ¡Sheng, por Dios!
¡Lo que me fascina esta imagen!
¿Es la reina de la palabra,
la reina de Israel la guarde?


Porque, en apariencia parece
muy asimilada a la Sacerdotisa,
la misma que lleva a Bet,
la luna la hace Papisa.

Al menos así en mi tarot
es como se asimila a esta imagen;
¿qué le falta?, creo yo...
al menos columnas, ¿y el traje?


Bueno...no es exactamente igual
mas, en apariencia es la misma;
botella que abraza con fe,
el agua le viene de arriba...
¿Será botella el canal del cielo
que la reina guarda como felina?
Para la Sacerdotisa de mi tarot
sería la Torá: la palabra divina.




Maestra Sheng:


Muy asimilada es esta imagen
a aquella que en tu tarot es Papisa.
Si no, llámala Reina Madre,
también, llámala Sacerdotisa.
Por igual, es la diosa madre;
Isis, gran madre egipcia.
Acertado es llevar
el agua en su vasija.

Por la primavera es que está,
está, entonces, por lo fecundo.
Mas, el agua, tanto hay aquí,
miremos hacia el otro mundo.

Mucho es el esoterismo
que han encerrado en tus cartas;
mas, por viejas que sean éstas,
no son a la Torá, tan arcanas.

Que el tarot es del medievo,
cuando la Cábala eclosionó;
mas, su saber es primero a éste,
madre es de la religión.
  Juan:

Eso me llama la atención,
el encerrar cosmogonía
en cartas hechas para representar
...¿o es otra su valía?


Que mucho hay de adivinación
y justo está en oposición a la ley;
bien fácil es apreciar en ésto
que detrás habría algún rey.


Cuando digo rey, me refiero
a aquellos que ocultaron el conocimiento,
sabido es que en tiempos de Jesús
el millón traspasaba en conocerlo.
Así, ocultar conocimiento místico,
aquel que también llaman mágico,
comprende la inspiración divina;
el Sod, secreto, y lo que han hecho trágico.


Porque, si anterior es al tarot
el conocimiento del Cielo,
el que velado fue a Adam,
el que Noé trajo entero;
el que recibió Moisés en el monte,
y en la roca, y en almendro,
el que recibió abriendo aguas,
liberando su entendimiento;
¿cómo podría abrazar el tarot
si es posterior y es desconcierto?



Maestra Sheng:


Esa es la primera enseñanza
que guarda la Torá,
sus secretos son revelados
y en la Teshuvá está.
En ella empieza lo más grande
que guarda la humanidad,
ésta no es otra cosa
que mover su voluntad.

Y, la voluntad es al árbol,
lo que a Kéter, su corona;
viajar en tu tiempo te trae
limpiar tu corazón a solas.

¿Habrás de soltar el lastre
y el recibir por recibir,
habrás de soltar tu egoismo
para, entonces, mejor vivir?
Otro día sería tiempo
de hablar de estas dimensiones;
virtudes que son al alma,
y al espíritu, emanaciones.


Mas, con el tiempo nos ha llegado
ésto que llaman colocar
cartas de tarot en el árbol
y hacer en ellas significar.


Si ésto fuera lo único,
como parecerme, me parece sabio;
mas, han hecho con ello,
a la Torá, mucho agravio.


Empezar por la ley, aquello que la contraviene,
¿tiene sentido decir que adivina?,
¡qué va a adivinar! Espera en Dios tu trece.


Que trece es el número
que pesa en hebreo al amor,
en trece llegó el carnero
de la fe puesta en Dios.

Así es como aparece
en lo dicho por Abraham,
a Isaac llevaba consigo,
también llevaba un puñal.
Mas, el ángel de Dios le dijo,
para y échate atrás,
profunda ha sido tu fe hijo,
la ofrenda, de Dios, vendrá.

Ésto que aquí te cuento,
misterio es de la Torá,
aquello que más allá alcanza
en el sentido de la Cábala está.



Sam:


Hay tanto para liar,
que escoger la esencia de ella,
fácil será para velar
secretos que la palabra encierra.


Mas, como dije antes a Juan,
reflexivo es mi interés;
¿no es ese el gran principio
que comprende éste ajedrez?

Que, sabido es que comporta
en cada uno de sus Arcanos
caminos que suben y bajan,
planetas, letras y astros.

Encierran conocimiento primero,
aquel que vela la letra,
lo transfigura en su dibujo,
¿su imagen así lo encierra?

Y ahora que me detengo,
una pregunta tengo, Sheng,
¿por qué oculta se halla
la Sacerdotisa del tarot,
en el árbol de la vida?,
¿por qué no tiene sefirot?




Maestra Sheng:

Antes de contestarte yo ésto,
reflexionemos en los arquetipos,
los mismos que exploró Jung,
anteriores son los chinos.
La estrella de David, igual,
anterior es en oriente,
y como señala el tarot,
por los astros, futuro, presente,
es que se expresa ésta,
entre otras de sus corrientes.


¿Será transcendental para todos
comprender que en este sistema
han hecho coincidir conocimiento,
haciendo de ello emblemas?


Porque, más allá de reflexionar,
comprende toda esa baraja,
arquetipos de ayer y hoy,
y todo lo que el tiempo traga.


Podríamos verlos como un sistema
que interpreta más que la palabra,
transporta conocimiento antiguo,
transforma aquello que habla.


Así, importante es apreciar
todo lo que comprende el dibujo,
sabio como sistema es,
mas, lo han hecho cosa de brujos.
Lo han hecho, ¿para qué?
¿para contravenir la palabra?
¿adivinación hay en esto,
adivinación en las cartas?
¿Habrá reflexión en lanzar
y ver que hay en la tirada?
¿Querrás tu futuro alterar
en función de lo que hablan?


Porque, fácil es apreciar
cómo te sugestionan
para moverte en pro de aquello
que parece que condicionan.

Por esto es que te digo
que sabio me parece como sistema,
recopilar cosmogonía de ayer
y símbolos para el dilema.


De esta manera, valen para recordar
aquello que guardan los senderos;
ahora, Sam, pregúntate
¿en dónde es que se dice de ellos?



Juan:


Espere un momento, Maestra Sheng,
parece que coge hilo,
intrigado estoy también
por aquello que Sam dijo.

¿Cuál es la razón
por la que no hay sefirot
para aquella carta arcana
de la Sacerdotisa en tarot?




Maestra Sheng:


Para entender en el árbol
el porqué de esta peculiaridad,
observemos la carta que para ésta
en su baraja guarda Sam.

Saca querida ese arcano
y procurad hablarme de ella.
¿Qué es lo que quiere decir?
¿Cuál es su dilema?
¿Por qué aparecerá aquí
y por toda la tierra,
sentada la gran madre,
por qué llevara diadema?

Si no, llámala tiara,
o corona papal,
la cuestión,
¿qué es lo que corona,
por qué y para qué será?


¿Por qué lleva con ella
un libro o un pergamino?
¿Tomado se habrá, la Sacerdotisa,
todo el te por el camino?


¿Guardará entonces secretos
y por eso es que aparece
con una mirada imprecisa...
mira adentro o de frente?


¿Llevará sus ropas en colores
azul y blanco, rojo y verde,
por aguna razón extraña?,
¿por qué su ropa así se teje?


A los pies lleva la luna,
también lleva un huevo,
¿fue el huevo de las aguas
el que eclosionó primero?


¿Qué serían las aguas?,
¿por qué se halla entrepuertas?
El libro es a la Tora,
lo que a Dios, la botella.


Y, de seguir con la mirada,
puesta en este arcano,
¿por qué sembrado lleva
de granadas un campo?
¿qué es aquello que guarda,
o aquello a lo que da paso?
En el tarot viene ella,
con un libro en el regazo.


También se halla sentada
entre las columnas del templo,
aquel que Salomón construyó
y Dios llegó a verlo.


Son las columnas dispuestas
en blanco y negro, mas bien;
¿significarán las del templo
o van más allá de él?


Hay tanto para preguntarte
cuando observas estas imágenes,
arquetipos de todos los tiempos
con letras, estrellas y viajes.
Si reveláis cada impresión
y cada uno de sus símbolos,
llegaréis a la conclusión
de aquello que, al fin, hízolo.



Sam:


Hízolo el tiempo,
la cultura, también.
Hízolo la experiencia
y la sabiduría de él.
Hízolo las circunstancias
que construyeron una forma,
en todos los lados se tiene
una imagen como norma.

Mas, no todas las imágenes
que encerra mi baraja,
serían arquetipos duros,
algunos son ideales.

Aunque los ideales
parecen ser, más bien,
concentrar la transcendencia
del conocimiento oculto en él.


Juan:

Es curiosa esa palabra,
oculto, para describir
aquello que mantuvieron en secreto,
esotérico es su decir.

En otro momento repasamos
lo que intencionan estas palabras,
ahora te diré enseguida
algo que dice esa carta.

Si de tomar, tomo la tiara:
tomo la coronación.
Veo el ascenso y la alegoría
de lo que es superación.

Ahora, valdría preguntarnos
por aquello que te corona,
en el camino del Tao,
el sufrimiento, te evoluciona.


Así, por igual, para lo que encierra este arcana,
corona que porta la Sibila, la que no es tan anciana.


Mas, sus años lleva encima, no hay quien se los quite,
lleva el tiempo del crecimiento; el tiempo del sufrir, vide.
Vide más en la corona, la culminación, también, vide;
la luz que emana de la oscuridad, y con chispas, así la hice.
Vide la iluminación en ella, la luz del ser vide,
la inteligencia cósmica hallada, más allá de lo que mire.
Vide la guirnalda de hermosura, ¿quién portaría la corona?
La sabiduría que el sufrimiento lleva, en amor todo lo transforma.
Así, te elevas en el espíritu, así alcanzas la corona;
secretos guardados en su regazo, ¿por qué será que los porta?


No podría hacer a la Papisa,
a la dama de la Sabiduría,
a la gran madre del conocimiento,
a Isis, a la Sibila:
sin su diadema o tiara encima,
sin su corona de piña,
sin su guirnalda de entendimiento,
sin su don de sabiduría.

Ahora, si me pregunto
por cada cosa que veo,
si sigo y tiro del hilo
quédome solo y leo, leo.


Leo que se puede decir tanto
de aquello que encierra el símbolo,
...que una imagen porque sí,
nadie así la hizo.


¿Será una imagen universal,
una imagen del todo,
algo que en el ADN,
sin querer, llevamos todos?
¿Asignaremos desde el inconsciente
una imagen a la significación
que viene a portar cada sentido
que conduce nuestra intuición?



Maestra Sheng:


Ésta es la transcendencia
que guardan estas cartas,
conocimiento velado en estaciones,
en estrellas, símbolos, mantras...
en letras hebreas del cielo,
en el conocimiento viejo del alma.

El sincretismo que encierran,
refleja nuestra hermosura,
el camino de la vida hacemos
aquí en la Tierra, y en nuestra Luna.
Así, la Luna es satélite,
la Luna un espejo es,
comprende el subconsciente,
lo que deberas se es.

La Luna también comprende,
que igual que aquí, es allí;
es en el Nilo, también en Méjico,
también Europa, también Pekín...

¿Qué querría decir con ésto?
¡Pues que podría decir!
Cosmogonía hay en el símbolo,
el sincretismo, su devenir.

Ambos comporta la imagen,
para el momento, es descubrir,
porqué es que te aparece ahora
la Sacerdotisa frente a tí.

Así, estamos descifrando,
cada cosa que vemos en ella,
aún nos falta mucho queridos,
¿qué será de la ropa en ella?

Que de tomar los colores,
azul, rojo y oro también se ve;
reales son los colores éstos,
mas no como el rojo y verde, ¿eh?

Rojo y verde son portadores
de lo opuesto en cromatismo,
reales son los colores éstos
así nos viene en el cristianismo.

El Maestro así es que viste,
con el rojo y el verde real,
los colores que Miguel porta,
el Arcángel de la Verdad.

También lo hace en cian y blanco,
así es que viene el Maestro al andar,
la tralla lleva en el suelo,
pescando llega el Mashiáh.

Pescando lleva su cian puesto,
verde y azul hacen cian,
esperanza y corazón lo hacen,
en la garganta lleva verdad.
Vestido con luz nos llega
y con el cian de su reflejo,
colores que, al agua, son
los secretos del cielo.

Que los colores en flor nos vienen,
siempre, recordadlo bien,
doce fundamentales en seis primarios,
así la luz se lee.
Se lee en opuestos,
en complementarios,
el blanco a todos
el trece es.

Luz y agua lo visten,
así es que se viste el pez,
así se viste a Nun primigenio,
así es que se viste al ser.

Se viste de lo que es primero,
de lo que su subconsciente es,
es luz y sabiduría primera,
en su corona se lee.

Mas, ¿habrás de sumergirte en las aguas?
¿habras de, primero, saber
qué es aquello que te sumerge
y cómo nadas con él?

Esto es la sabiduría
que se alcanza con la experiencia,
no es ser docto, ni erudito,
en ninguna de las materias.
Es abrir tu entendimiento
a todo aquello que te rodea,
es seguir el fluir del agua,
así es como es su estrella.

Y ¿qué es la estrella que aquí vemos,
vemos algún astro en él,
en el arcano del que hablamos,
que luz es la que se ve?

Además de ver sabiduría,
el reflejo vemos del ser,
vemos el espejo, ¿dónde lo vemos?
Siempre lo veremos en los pies.

Los veremos enseñando una cosa,
¡a caminar, si no, no hay te!
Lo vemos en los pies, entonces,
entonces, lo vemos en gimel.
Lo vemos en el tres del camello,
en acumular abundancia del ser.
Lo llevamos en el llevar agua,
para el camino: su te.
Lo llevamos en la realización que llaman,
en masonería, la gran G.
Lo llevamos entonces en nuestra riqueza,
eso es lo rico del ser:
abundancia hay en la sabiduría,
la humildad se ase con él.

Mas, como todo, ¿qué nos llega?
Nos llega la dualidad,
gimel está por lo tortuoso
de la abundancia del ser,
así es que también está en esta letra
la vanidad que hay en el tres.

Curioso es que de Dios, ninguno,
de sus poderes comprende gimel,
el tres comprende el todo,
si todo tú tienes en poder,
¿te esforzarías tras la grandeza
que hay en el camino de Él?

Fácil es ver que ésto
no llevaría a tomar te,
tomar te lleva tenerte:
tu misericordia en mi ser.

Y el camino de la misericordia,
como el amor de la madre es,
no quiere para tí otra cosa,
otra cosa que tu bien.

Sería el otorgamiento completo,
el recibir para dar,
el transcender todo aquello
que en la tierra llaman carnal.

Mas, inocente es este amor,
es el más sincero y puro,
siendo imperfectos todos,
¿te enamorarás sin disimulo?

Aquí estriba la encrucijada
que lleva el dos al tres,
elevarte en el espíritu,
está en apartarte del tres.


Y, más te apartas,
más lo consigues,
¿por que será
que esto es?


Así sucede al apartarte,
desde la vacuidad del no ser,
tu dos se vuelve en uno,
se es ser con tu no ser.

Se es ser con el "Uno",
así de grande es,
todo lo contempla la Sibilia:
uno y dos son tres.
Y el tres lo comprende todo,
lo tuviste siempre a los pies,
más en tu adentro se halla solo,
así es como es Bet.

Ese es un gran secreto
de aquello que bien se lee.
Leemos también un astro,
¿y qué en el astro se lee?
¿Está menguante o en creciente,
cómo la luna se ve?
Unas veces es que subimos,
otras nos dejamos caer.

Podríamos decir tanto,
tanto de cada cosa que se ve,
que justo con el agua nos viene
el huevo primigenio, el te.

El huevo del conocimiento,
de la sabiduría, también, es;
el huevo que nos trae a todos,
a la unión de cada ser.

El huevo que fue primero,
lo fecundo también es,
comprende algo adentro el huevo,
¿afuera se sabe que es?


Que la cosmogonía cristiana
también nos dice qué es lo que es,
siempre vino la gallina
a por sus polluelos, en vez.

Mas, siempre le tiraron piedras,
la echaron atrás los ciegos,
aquellos que se hacían doctos,
aquellos nada sabios, sino lelos.

Aquellos que usaban el símbolo
para toda clase de aberraciones,
ocultar como elevar el espíritu,
la primera de sus intenciones.

Porque elevarte en el espíritu,
es deshacerte del ego,
de aquello material que te ata,
de aquello que trae recelo.

Simple sería ver en esto
la primera de sus enseñanzas,
en cultivar tu espíritu está
la mayor de las abundancias.

Mas, como no, ésto, lo vemos,
se oculta el conocimiento y se engaña.
Así, la Sibila está,
la Sacerdotisa de esta carta,
velando la entrada al ser,
de mirar adentro trata.
Trata de lo que es teshuvá,
de esto primero trata,
¿será la teshuvá continua,
o de un momento se trata?

¿Nos conocemos en un instante
o en cada instante más conocemos
aquello que nos eleva hacia arriba,
o aquello que nos ancla al suelo?

Más te conoces, más te elevas,
así se desvanecen los instantes,
mas, en granadas viene el camino,
¿descubriste lo que no amaste?
Estos frutos son esencia
de nuestras más grandes pasiones,
probar las granadas todas,
te traerá, en evoluciones,
conocer cada una de ellas,
conocer de tus dilaciones:
las tentaciones que son tuyas,
cuáles son tus vacilaciones.

Más profundizas por el camino,
más cuenta te darás, entonces,
que las tentaciones son las mismas,
aquí y en todas las regiones.

Mas, sólo por esto no están
las granadas del camino,
granadas que son cortina
a la luz, su destino.

Sabiduría alcanzarás caminando,
sabrás de tí en el camino,
sabrás que la granada se hace
con cientos de sus hijos.
Mirarás hacia muchos lados,
y terminarás viendo los mismos.
Los hijos de la Sibila,
en sus ojos se delatan,
se iniciaron en su camino
y de ésto, en parte, trata.


Así es que llaman a la Papisa,
a la Sacerdotisa también llaman,
la Viuda que, del tarot,
hace fecunda la baraja.

No es que se halle casta y sola,
pero sí es inmaculada,
para elevarse lleva mucho
de lo que tiene cada carta.

Para elevarse, ¿cómo hacerlo?,
¿qué será inmaculada?

Dicho y sod del Zohar es
que los puros llegarán a verle,
subirán la escalera arriba,
se asirán de su trece.

Así, en la viuda, ¿qué se ve?,
se ve el trece del cambio,
el trece que amor es,
si en letras hebreas lo pesamos.

La transmutación del ser es,
así el trece, también es cuatro,
puerta que custodia la Sibila,
no hay que doblegarse en su paso.

Mas, si hay que inclinarse hacia dentro,
en el espíritu, doblegarse;
vemos el dos y el cuatro ahora,
y el tres, y lo que es ternario.

Inmaculado es el corazón
que ha alcanzado la Sibila,
no quiera nadie hacer ver
que solo en la sexualidad estriba.
Porque la sexualidad es la cruz,
todos la cargamos arriba,
nos aferra en nuestras pasiones, todas;
así es que a la tierra te haría.

La soledad de la Papisa
es la impertubabilidad viva,
es haberse hecho del ritmo,
es fluir con la vida.
Es el conocimiento que se haya
comprendiendo las emociones,
aprendizaje que fue social,
y social sigue siendo la gran matrona.

¿Cómo podría el conocimiento
a la Sibila gustarle,
preferirá la Sibila entendimiento,
abstraer por qué ese arte?

Así es la sabiduría
y creo que lo dije al principio,
la madre sabe que es madre,
el padre conoce que es padre.

Y siendo el saber indudable,
incuestionable es su arte,
no requiere de libro alguno,
su corazón siempre lo halle.

Así, la Papisa es Sibila,
Sibila es la Gran Madre,
es la Isis del Nilo,
es el amor de madre.
El amor impersonal es,
el que se otorga por el bien de otro,
el que procura lo mejor sacar
el que lo otorga todo.
Inocente es este amor,
te hablo de la inocencia,
de no llevar agazapado nada,
de no revolver la conciencia.
Es tan grande este amor,
que así es que está en la madre,
está en su fecundación,
en su huevo y en su clase.
Está en su sufrimiento,
así es que su amor nace
del más profundo de los sentimientos:
la misericordia es quien lo hace.


Así, nuestro amor de Verdad
está en abrazar nuestra madre,
está en abrazar cuidarnos,
en conocernos, está la madre.


Está en aprender de todo,
en devolver la otra mejilla,
en ser implacables ante cualquier cosa,
en transformar cualquier desdicha.
Está en hacer oro
del plomo de la perfidia,
está en mantenernos firmes
aunque fluyendo como brisa.


Está en adaptarnos siempre,
está en la superación,
en caminar la escalera arriba,
escalón tras escalón.


Mucho es que encierra este arcano,
ahora sigamos con la Bet.
¿Por qué será importante
ser el dos esta mujer? ................. 650 (6905)

Verónica García-Melero
Loto V. El loto de Sam “la tarotista”: el Amor de Verdad.
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

Lao-Jun y la Polaridad.

Si tu disponibilidad a dar felicidad es limitada, también lo será tu disponibilidad a recibirla.

Reflexión 4ª del Hua Hu Ching, Lao-Tsé
Narrador:

Caminaban por el medio del camino,
un viejo Maestro y su alumno, también;
los había unido un dilema,
el que su alumno le trajo a él.

Andaba algo perdido, (05)
después de su trabajo hacer;
aunque éste se hubiera limpiado,
contaminación creía tener.

Así, de seguir su diálogo
conoceremos, más bien, (10)
qué es aquello que le preocupa,
cómo es que se preocupa y porqué.




Lao-Jun:

Dime, querido Xia,
¿qué te trajo hoy a mí?
Te hacía lejos, con mucha dicha, (15)
¿me equivoco o es así?


Xia:

No sabría cómo decirle,
pues, se equivoca y es así.
Siento que el Te he alcanzado,
mas, ¿me habré salido porque sí? (20)

En fín, he caído en la iracundia,
con sentido y hiel, es así.
Mas, ¿será ésta mi resistencia
o el ensimismarme en mí?

¿Lao-Jun, tengo motivos (25)
cuándo con mal se paga el bien?,
¿cuándo te hieren sin sentido,
por amedrentarte más bien?



Lao-Jun:

Humano es errar,
¿por qué tomarlo así? (30)
Te quivocas cuando así lo aprecias,
hasta errar es así.

Si no te he hablado antes
de lo que llaman polaridad;
lo haré, Xia, ahora, (35)
y te velaré una verdad.

Si todo es doble,
dos polos tiene, más bien;
¿serían opuestos el semejante
y el antagónico, también? (40)

¿Son los opuestos idénticos
en su naturaleza, Xia?
En diferente grado se expresan;
de las cosas: su valía.

Así, los extremos se tocan, (45)
los opuestos también
en el devenir de su flujo,
en la verdad de su ser.

Porque, la verdad del ser de las cosas,
media verdad es; (50)
una parte trae su axioma,
la otra, lo hace nacer;
una opaca lo que toca,
la otra, lo toca a placer;
¿será la verdad que conoces (55)
toda la verdad que se ve?

Así, en el punto intermedio
se halla la gran virtud;
frío y calor: temperatura;
resplandor: oscuridad y luz. (60)

¿Resplandece lo que se apaga?
Créeme, yo creo que sí;
aunque sea muy diminuta
luminiscencia hay ahí.
Porque, de apagar lo que brilla, (65)
el brillo lo lleva en sí;
y el apagarlo porque brilla,
mucho dice de sí.

Ahora, quiero escucharte,
¿cuál es tu apreciación?, (70)
¿habrás entendido, Xia,
qué es este resplandor?


Xia:

De considerar el brillo,
consideraría, más bien,
que aquellos que luz propia llevan (75)
la dejan para otros: su Te.

Así, al brillar: alumbras,
enciendes la oscuridad,
resplandeces porque hay ésta,
si no, ¿brillo habrá? (80)

Simple es, apreciar en ésto,
ésta: tu gran verdad.
Todo aparece con dos polos,
así es la polaridad.

Se resplandece porque hay brillo (85)
y, por supuesto, oscuridad.
Oscuridad que, con su ritmo,
también se vuelve claridad.


Lao-Jun:

Te veo en el camino,
no te has apartado de él. (90)
Errar es algo humano,
rectificar, de sabios, es.

Cuando la oscuridad te esté acechando,
aprecia su media verdad,
verdad es que te acecha por algo, (95)
y el algo en el brillo está.

Si te pongo otro ejemplo,
mejor lo haré con emociones;
pues, entre grande y pequeño, hay mediano;
¿qué es mediano en sensaciones? (100)

Tenemos aquello que nos agrada,
aquello que nos desagrada, por igual;
también tenemos el disgusto que nos causa;
y el placer que nos atrae más.

Así es la polaridad de la paz, (105)
la que se haya en la quietud,
el punto intermedio entre amor y odio,
esa es su gran virtud.

La luz es al amor,
lo que la oscuridad al odio; (110)
paz hay en el medio del camino,
resplandor es lo que toco.


Xia:

Hacer hincapié en la voluntad
y en el conocimiento de las cosas,
fácil me conduce, Lao-Jun, (115)
a ver la simpleza, que siempre asoma.

El camino simple conduce a la paz,
también a la virtud y a la abundancia;
¿estará la felicidad en tu disponibilidad,
será pequeña si es limitada? (120)

Pues, así como te dispones,
así como das, recibes;
¿será tu felicidad grande
si además de no dar, la costriñas?

Hasta ésto es dual, (125)
el dar y el recibir;
si tu disposición es por hallar,
tu disposición es recibir;
mas, si solo está en dar,
mayor será su recibir. (130)

Mas, entre ellos, la virtud
sería el regalo del Cielo;
ni quiero tanto para mí,
ni lo que busco lo quiero;
quiero en mi dar y recibir, (135)
aquello que del Cielo, velo;
gran tesoro es éste;
y pocos llegan a verlo.


Lao-Jun:

No busques nada para tí,
no dejes que crezca el ego; (140)
tampoco te dejes influir
por los deseos de ajenos.
Pues todo lo que en el te se alcanza,
se logra por la virtud,
siendo la paz su estado (145)
y el regalo, su gratitud.

Ahora, recuerda la virtud indiscriminada:
cuida a aquellos que lo merecen,
cuida a los que no merecen nada.
Extiéndete en todas direcciones (150)
sin pensar, solo avanza:
como las manecillas del reloj
y, así, en el Tao, te anclas.


Xia:

Lao-Jun, antes le he mencionado
el ritmo de las cosas; (155)
aquello que oscuro fue un día,
en su ritmo, luz brota.

¿Podría acercarme, Maestro,
alguna de sus reflexiones?
Más avanzo en un momento (160)
que a través de mis cuestiones.
 Lao-Jun:

¡Jamás aseveres eso!
¡Cómo estás hijo mío!
De no cuestionarte las cosas,
de la puerta, no pasas del quicio. (165)

Precisamente tu reflexión,
aquella que te condujo a ésto,
si bien recuerdo, fue tu resistencia
y ahora su esencia te expreso.

En la polaridad de las cosas (170)
un Taijitu se ve;
dos que se complementan,
óctuplo es su Te.
Ternarios son dos que se unen
y en el medio está su infinito; (175)
el número nueve es
de la gravedad, su destino.
Así, en el centro se halla
la virtud de las cosas;
sin saber de tu resistencia (180)
caminarás ciego, en sombras.

Así, tu resistencia
te trajo una gran enseñanza:
aceptar que así ha sido;
ésa, la primera ganancia. (185)

Otra enseñanza te ha traído:
la de la verdadera esencia.
El Tao brota del ser
y la aceptación: tu prudencia.

¿Habrás de aceptar tu debilidad, (190)
aquello que te hace humano,
aquello que te sacó de quicio,
aquello que te ha irritado?
¿Habrás de cuestionar su verdad,
aquello que lo produjo, (195)
aquello que lo hizo nacer,
aquello que lo indujo?

Así, hemos visto Xia
la importancia de la polaridad,
ésta nos enseña algo: (200)
aceptar la dualidad.
Y la dualidad contempla
la forma y la no forma,
puerta y ventanas se ven,
mas, su espacio las orma. (205)
Incluso podemos decir que
de la casa, éstas, sus formas;
la no forma , el espacio entre ellas,
de la casa, tu alfombra.

Aquí esta lo ternario, (210)
el dilema más sutil,
no forma y forma se unen
y comprenderlo: su fin.

Has comprendido que en soltar,
en dejar las cosas fluir, (215)
apartas de tí la cólera,
a tu resistencia le das fin.

Has comprendido que en soltar
está el fluir de las cosas,
el sabio no interviene en ellas (220)
y a todo le llega su hora.

Has comprendido que en soltar
está la aceptación de todo,
abstraer que no hay separación
y el antagonismo, renunciarlo todo. (225)

La Alquimia no es otra cosa
que transmutar el plomo en oro;
virtud armoniosa que se alcanza
en fluir como el agua, solo.

De todo es que se habla, (230)
cuando se habla del todo;
mas, hablaremos del ritmo, Xia,
al caminar otro trozo.


Verónica García-Melero

 

Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |



Capítulo 2. El Secreto de la Torah.

Es como el buen óleo sobre la cabeza,
el cual desciende sobre la barba,
la barba de Aarón,
y baja hasta el borde de sus vestiduras;

Salmos 133:2 RVR 1960

                        La Torá en su origen,
                        un cilindro la contiene.
                        ¿Están separadas sus palabras?
                        Parece que no, en las letras deviene
05 (414)                uno de sus secretos…
                        signos, no hay, no los contiene.
 
                        ¿Signos de puntuación?
                        Así es, no se hallan escritos.
                        En secuencias apareció
10 (419)                el secreto, también el mito.
 
                        ¿A qué me refiero yo?,
                        ¿qué se haya cifrado?,
                        ¿es el misterio de Dios,
                        en letra, número y grado?
15 (424)                     ¿Cómo te diría yo?...
                        La cábala, ¿cuál es su hallazgo?,
                        ¿es por inspiración de Dios
                        revelar lo no hallado?
                        Claro está que es leer
20 (429)                       con un arte elevado
                        los designios de Dios;
                        llámalo: profetizado.
 
                        Porque, desde luego que la Torá,
                        con la inspiración del cielo,
25 (434)                     letras jeroglíficas de misterio,
                        para el sentido verdadero,
                        es el propósito de este arte,
                        interpretarlo, de nuevo,
                        el contenido de la Torah;
30 (439)                   esa es la cábala, según veo.
 
                        Y, ¿quién puede revelar
                        esos secretos del cielo?,
                        ¿quién puede desvelar
                        su sentido verdadero?
 
35 (444)                ¿A quién revela el Santo,
                        bendito sea, los misterios supremos
                        de su nombre santo?
 
                        Puede entenderse bien,
                        aquí mismo, entendamos
40 (449)                   en el Zohar III, 78b,
                        interpretemos, leamos:
                        Bienaventurados son los justos:
                        de ayer, hoy, los esperados;
                        deséelos en su gloria,
45 (454)                bendito sea, el Santo,
                        para revelarles misterios supremos,
                        misterios de su nombre santo.
                        No los revela a ángeles,
                        tampoco a ningún santo.
 
50 (459)                   Esto viene a leerse,
                        así es que interpretamos
                        que el hombre está por encima
                        de estrellas, ángeles, astros.
                        Es un comensal que el Santo hizo
55 (464)                   para sentarlo en su mesa,
                        a su imagen y semejanza lo hizo,
                        esa: su mayor grandeza.
                        Así, puede conversar con el hombre
                        como un igual, su destino;
60                    mas, no confunda el humano
                        quién es el Santo: ¡Sea, el Santo, bendito!
 
                        Mas, como un igual,
                        no es igual,
                        solo es: parecido.
65                    Así, en la humildad está
                        este hermoso destino.
                        De ello nos habló Jacob,
                        Isaac también lo hizo,
                        Primero lo hizo Abraham,
70                    y Moisés, también lo hizo.
                        No sería Patriarca Salomón,
                        aunque en Proverbios quedó dicho:
                        corona de hermosura sobrevendrá
                        a la humildad, su destino.
 
75                    Curiosamente, también está,
                        escritura es del Taoísmo,
                        hermosura sobrevendrá,
                        lo que a corona, al Tao, su nido.
                        Aves lo sobrevolarán,
80                    otras lo querrán por cobijo.
                        Hará que se arrimen a él,
                        castas diversas…
                        estudiosos y ricos.
                        ¿Le querrán la corona arrebatar?
85                    ¡Es algo tan excepcional y distinto!
                        Pues, celebridades, las hay a miles,
                        políticos, doctos, eruditos…
                        ¿Y que me dices de acaudalados?
                        ¡Millones hay de ricos!
90                    Mas, ninguno logra alcanzar
                        lo que el virtuoso en su camino.
 
                        De esta corona de grandeza,
                        la mayor de las hermosuras,
                        el Rey Salomón dijo de ella:
95                    más que oro y plata, más se avalúa.
           
                        El sabio no requerirá buscar
                        de nadie, a nadie en su camino,
                        mas, de su Tao éste hizo Te,
                        virtuoso es su destino.
 
100                   Precisamente es la humildad,
                        alejarse del apego,
                        del tumulto, la celebridad;
                        éstos avivan el ego.
 
                        ¿Cómo, cabalista, iba a ser,
105                   quien busca la fama, el apego,
                        la celebridad envuelta de fe
                        por la abundancia del dinero?
                        ¿No es el dinero un falso dios,
                        un falso dios que tanto engaña?,
110                   a tantos, los conduce a la muerte;
                        a otros tantos, le es guadaña;
                        a otros, le es corrupción;
                        a otros, por una bolsa los traga;
                        a otros, le es condición:
115                   inseguridad envuelta de mucha patraña.
           
                        ¿Querrá Dios que nos falte?
                        ¡para vivir, nos hizo,
                        y en abundancia!
                        Ponlo, a Él, primero,
120                   ¿faltárate algo?,
                        ninguna ganancia.
 
                        Mas, ¡qué pocos lo que, esto, creen!
 
                        Y por más bolsa que tengan…
                        su propia bolsa, los traga;
125                   pues, la hermosura del sabio,
                        el dinero no paga.
           
 
                        ¡Qué decir del Rey David!,
                        de David, el Rey ungido,
                        padre del Rey Salomón;
130                   ¿leísteis sus Salmos? Cantando lo dijo.
                        También cantando nos enseñó,
                        a entonar un nuevo sentido,
                        a la Torá, a las buenas nuevas,
                        de nuestra salvación, nuestro sino.
 
135                   Mas, ¿cómo cantar a Dios
                        y qué cantar, por qué y cuándo?
                        ¿Cómo?, ¿qué se yo?...
                        Que tú, que si yo,
                        que si cuándo….
140                   ¿Cuándo y cómo cantar?,
                        ¿requeriré en mi canto
                        primero saber por qué,
                        para qué es que yo canto?
 
                        De esta manera simple,
145                   ¿necesitará la Tierra
                        conocer la gloria del Padre,
                        conocer su letra hebrea?
 
                        Así es que te traigo hoy
                        la vivificación de algo escrito.
150                   Sólo con ello quiero yo
                        resucitar lo ya dicho.
                        Tal vez, al poner voz,
                        hallemos algo de sentido
                        o, ¿por qué no?, mejor guardar
155                   y entender lo que es bendito.
 
                        Siempre caigo en recordarte:
                        yo creo en Jesucristo.
 
                        Al igual que hizo Él,
                        para buscar a Dios,
160                   se hace preciso
                        estudiar linderos de antaño:
                        Judeocristianos, Judíos.
                        No quiere decir que sean todos,
                        pero ¿qué, ahora, son?
165                   ¿serán, ahora, precisos?

Verónica García-Melero
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

t-veo (15). La Primera Cena: el desarrollo sostenible.

Cada vez que la Ciencia abre una puerta, Dios está detrás.

Albert Einstein
Recordando el día de Pi por mi abuela María, quien falleció un 14 de marzo, mismo día y mes en que nació Albert Einstein.
Salta hasta el t-veo 20 para seguir la cronología de eventos.
La Primera Cena: la Tormenta Perfecta.
T-veo (15). La Primera Cena: el desarrollo sostenible.
….
t-veo en el OKO. Índices: 1ª Temporada | 2ª Temporada
Café Alquimia | Ciencia Infusa

….la Voluntad.

Debes vaciarte de aquello de lo que estás lleno, para que puedas ser llenado de aquello de lo que estás vacío.

San Agustín de Hipona (354 – 430)
Loto IV. El loto de Dishi “el músico”: La Voluntad.

supereminente scientiae charitatem Christi

San Agustín de Hipona (354 – 430)
Verónica García-Melero
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

….el Liderazgo.

Se abren puertas y ventanas, y su utilidad para la casa reside en el vacío. Así, obtenemos provecho de lo que es y sobre todo obtenemos una utilidad de lo que no es.

Epigrama XI, Tao-te-King, Libro del Tao, Lao-Tsé.
Loto IV. EL loto de Dishi “el músico”: El Liderazgo.
Verónica García-Melero
Sigue caminando….
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |