Etiqueta: Innovación

La Economía del Aprendizaje de la Educación: hacía un modelo matemático.

La Economía del Aprendizaje de la Educación: hacía un modelo matemático.

“Es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de sus principios”

León Tolstói

1. La situación actual de nuestra Educación.

La Estrategia Europa 2020 es la agenda de crecimiento y empleo de la UE en esta década. Señala “el crecimiento inteligente, sostenible e integrador como manera de superar deficiencias estructurales de la economía europea, mejorar su competitividad y sustentar una economía social de mercado sostenible”. En este sentido, para la consecución de los objetivos de su agenda programática, proporciona una serie de indicadores para cada una de las cinco dimensiones en que se artícula dicha estrategia. A saber, éstas son: (1) Empleo, (2) Investigación y Desarrollo, (3) Cambio Climático y Energía, (4) Educación y (5) Pobreza y Exclusión Social (Comisión Europea (Ed.), 2019).

En materia de Educación, se prevé para 2020: (a) alcanzar una tasa de abandono escolar inferior al 10% y (b) conseguir una formación de estudios superiores en al menos el 40% de la población comprendida entre las edades de 30 y 34 años (Comisión Europea (Ed.), 2019). Sin embargo, de acuerdo al informe “Getting Skills Right:Spain” de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (i.e. OCDE), para el estudio realizado en 2016, “España tiene las tasas más elevadas de abandono escolar de Europa” (OCDE (Ed.), 2017, p. 20), aunque “los esfuerzos para reducir la tasa en marcha, con el Plan de Reforma Nacional 2013 que establece los objetivos para alcanzar los propuestos por la Estrategia Europa 2020” (OCDE (Ed.) 2017, p.20). No obstante la valoración proporcionada por la OCDE para 2016, la estadística que nos acerca el Ministerio de Educación y Formación Profesional de las variables educativas de la Encuesta de Población Activa (i.e. EPA) del Instituto Nacional de Estadística (i.e. INE), nos informa que para 2018, la tasa de abandono solo se redujo en un 0,33 por ciento, alcanzando una tasa porcentual del 17,9, como así informan los Archivos de Europaress Madrid (2019).

Con relación al objetivo en formación en estudios superiores, el informe de la CRUE subraya la necesidad de dismitificar la creencia popular de la sobrecualificación de la población española dentro de este intervalo de edad. En este sentido, el 35% de la población dentro de este intervalo logra el objetivo europeo, a un punto porcentual de la media de la OCDE, y a unos 1o puntos porcentuales de las economías más desarrolladas. Amén de presentarse muy insuficiente el porcentaje de población con estudios avanzados, alcanzando una cifra del 9% frente a la media europea del 21% (Bernanrdo, 2017).

La consideración de los estudios estadísticos nos evidencia una realidad que viene de la mano de la información que nos acerca muy diversos profesionales de la Comunidad Educativa. En este sentido, Zabalza (2000), cerca de dos décadas desde su publicación, nos advertía de un gran reto que debería asumir la enseñanza para la próxima década (la ya pretérita): “Mudar el significado que tradicionalmente se ha dado a la docencia” (p. 461), en tanto “en la realidad nos hallamos inmersos en una cultura escolar claramente centrada en la enseñanza” (p. 459). Siguiendo esta línea, algo más de una década después de las palabras de Zabalza, Ruíz (2012), en su tesis sobre trabajo cooperativo en el área de Economia, explora igualmente la necesidad de cambio; así, en la medida que se focaliza la instrucción práctica en la enseñanza en detrimento del aprendizaje, podemos abstraer que parece costar trabajo desprenderse de la metodología tradicional.

Siguiendo esta línea, Ruiz (2012) subraya la necesidad de formar al docente en estrategias o modelos didácticos aplicados que se adecuen a las exigencias que demanda cada Centro. De esta manera, se posibilita dismitificar el concepto de buena escuela enquistado en el Sistema Educativo, dando paso a la apertura de horizontes en el entendimiento de lo que el aprendizaje es y de los beneficios que reporta la interacción profesor-alumno y la focalización de la instrucción práctica en el discente.

Si bien las estadísticas proporcionadas por la OCDE, el INE y la CRUE nos evidencian unos ratios insuficientes en el logro de los objetivos en materia de Politica Educativa Europea, también podemos contar con la reflexión, no sólo de investigadores de la Comunidad Educativa como hemos podido ejemplificar, sino de otros profesionales circunscritos a aquellas instituciones interrelacionadas con la misma. Siguiendo esta línea, Dominguez y Molina (2012) nos advierten de la necesidad de contar con una población crítica, informada y cualificada, que sea capaz de emprender y gestionar proyectos; Robins (1996) nos recuerda la necesidad de acercar los contenidos y competencias clave en que son instruidas las personas a la realidad empresarial, en tanto el aprendizaje adquirido en los centros ha de perfilar al futuro trabajador y/o emprendedor, En este sentido, Pedro Rascón, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), nos advierte que “el cambio social de nuestra era aún no ha sido trasladado a la escuela (Rius, 2010). Igualmente, Robins (1996) se pronuncia advirtiéndonos de que el grado de competencias y habilidades del perfil del alumno se presenta muy alejado de lo que empresas y organizaciones demandan en sus trabajadores. Recordándonos Domínguez y Molina (2012) la necesidad de una implicación coherente de las autoridades educativas para conseguir una población cualificada, que hasta el momento, se presenta parca en dar a luz a una ciudadanía emprendedora y activa.

Por otra parte, con respecto a la formación del docente, Soroa, Gorostiaga y Balluerka (2016), promueven la necesidad de formación desde distintas vías de manera que comporten una mejora de la calidad y de la cantidad de la información recibida, lo que conduciría a una autopercepción positiva sobre su desempeño eficaz y eficiente en su profesión. Igualmente, Bolívar (2019) se cuestiona como siendo nuestro país uno de los que mayor inversión destina a la formación del profesorado dentro de la UE, sea un país con una Educación considerablemente alejada de la de otros países europeos, de tomar el rasero de rankings y pruebas estandarizadas, como lo son las evaluaciones PISA. Parece que no termina de tangibilizarse la formación en las aulas, ¿qué está pasando?, se pregunta Bolivar (2019).

2. Poner a las personas en el centro: de la necesidad a la obligación.

Por otra parte, y recuperando nuestra más reciente actualidad, las investigaciones de la OCDE se circunscriben a la reflexión de los problemas que vienen ejemplificándose desde la década de los noventa y, en este sentido subrayan la urgente necesidad de adecuar la formación educativa a los perfiles de trabajo que ya esperan a la nueva generación en la nueva Industria 4.0 (OCDE, (Ed.), 2019a).

Siguiendo esta línea, el Foro Económico Mundial y Accenture proporcionan un modelo de colaboración para conseguir alinear los nuevos perfiles laborales con los propósitos educativos. Proponiendo para el marco de las Instituciones Educativas, la necesidad de traer a la realidad la aspiración del aprendizaje a lo largo de la vida (aprender a aprender), tomando en consideración la diversidad y singularidad de las necesidades que presentan los trabajadores actuales (Gen Zers). Por igual, para los Gobiernos Nacionales y Regionales, promueven la necesidad de acelerar el crecimiento económico y el incremento de la prosperidad y bienestar para la ciudadanía a través del aprendizaje a lo largo de la vida (aprender a aprender), considerando como factor clave para su consecución, la cooperación entre los sistemas educativo, de mercado laboral y de bienestar social. Por igual, promocionan la necesidad de construir conductas de liderazgo, tanto en instituciones y organismos publicos (entre ellos Educación), como para el contexto empresarial; las cuales articulan en seis dimensiones objetivo: (1) Inspirar con empatía y visión, (2) Innovar con propósito, (3) Apostar por la empatía, humanidad, confianza y transpariencia, (4) Orquestar recursos humanos en pro de la agilidad y el crecimiento, (5) Colaborar a través del ecosistema y, (6) Abrazar la responsabilidad social. Este dinamismo que se recomienda encarecidamente viene a reflejarse en el “White Paper” que proporciona la OCDE, denominado “Conduciendo a través de la Cuarta Revolución Industrial. Poner a la gente en el Centro” (World Economic Forum, 2019a).

Por igual, el Foro Económico Mundial nos provee cómo mirar al liderazgo a través de una nuevas lentes, para ello provee, igualmente, seis dimensiones para el ejercicio del liderazgo en sí, estos son: (1) responsabilidad y rendición de cuentas, (2) sistemas de liderazgo, (3) tecnología de liderazgo, (4) liderazgo emprendedor, (5) liderazgo adaptativo y (6) formar sociedades (World Economic Forum, 2019a).

En adición, desde el “White Paper” “Estrategias para la Nueva Economía. Habilidades como moneda para el mercado laboral”, el Foro Económico Mundial en colaboración con Towers Watson (2019b) nos advierte de la ineficiencia del mercado laboral, en tanto se aleja la adecuación de los perfiles de los trabajadores a las necesidades que va presentando la industria, presentándose el modelo actual rígido y desfasado. En este sentido, se promociona una necesidad urgente en cualificar en habilidades digitales y humanas y sociales a la población. Los modelos actuales, en los que se ha ido adecuando la formación de la población – aquellos orientados a la adquisición de conocimientos – se presentan lineales, requiriendo la formación del estudiante del reconocimiento y comprensión de sus pasiones y motivaciones, en adición de las destrezas y habilidades sociales y humanas.

Podemos apreciar, en síntesis, una problemática en la consecución de los objetivos europeos para nuestra Educación que gravita en torno a la organización, planificación y adecuación, no solo de metodologías de enseñanza-aprendizaje a los perfiles que presentan los alumnos, sino de la alineación de las habilidades conseguidas con las mismas a las exigencias del nuevo mercado laboral emergente, y de la urgente necesidad de poner a las personas en el centro desde el desarrollo y transformación de las claves del nuevo liderazgo.

Estas recomendaciones son el presupuesto en el que redireccionar la política educativa europea, que como expresa nuestra Estrategia Europa 2020, se diseñan como medio para alcanzar el crecimiento inteligente, sostenible e integrador como manera de superar deficiencias estructurales de la economía, así como para mejorar la competitividad y proveer un medio con el que sustentar una economía social de mercado sostenible (Comisión Europea (Ed.), 2019).

3. Antecedentes de la Economía del Aprendizaje: hacia donde caminar.

Este crecimiento inteligente y sostenible es lo que en los Foros Económicos celebrados desde la década de los noventa se promueve como Economía del Aprendizaje. En este sentido, Grobart (2003), advierte que para «la comprensión del actual proceso de globalización, se encuentra el reconocimiento de la innovación y del conocimiento como factores primordiales en la competitividad sistémica y la capacidad del desarrollo a nivel de comunidades integracionistas, naciones, sectores, territorios, empresas, colectividades y hasta de los individuos» (p. 44). Igualmente, subraya que «las transformaciones en el proceso innovativo a lo largo de las últimas décadas apuntan en la dirección de que estas pasan a depender cada vez más de procesos interactivos de naturaleza explicitamente social» (p.45). En este sentido, el Foro Económico Mundial (2019a), subraya, por igual, la urgente necesidad de desplazar el foco de atención en formación, organización, administración, liderazgo y sistemas, a través de la interacción explicitamente social, centrándolo en poner a la gente en el centro. Para ello se requiere de la redirección de empresas, sindicatos, insitituciones gubernamentales y educación en este sentido, valiéndose como primer presupuesto orientador de la necesidad de cambio y transformación en el liderazgo social.

Actualmente, estudios organizados en torno a la Economía del Aprendizaje, como patrón de medida del grado de innovación y socialización de instituciones educativas, nos evidencian la necesidad de impulsar un debate sobre el término innovación para dotarlo de un contenido más amplio. En este sentido, la innovación y las categorías económicas y sociales relacionadas con ésta, han estado en el centro de las discusiones políticas sobre el futuro de la economía y sociedad europeas.

En conclusión, estos antecedentes nos proporcionan una situación crítica en nuestra actual Educación (OCDE, (Ed.) 2016, Archivos Eurapapress Madirid, 2019), que, sujetandose a la agenda programática de la Estrategia Europa 2020, en pro de alcanzar el crecimiento inteligente, sostenible e integrador como manera de superar deficiencias estructurales de la economía, así como para mejorar la competitividad y proveer un medio con el que sustentar una economía social de mercado sostenible, la propia dinámica política para dicha agenda es expresada en términos de Economía del Aprendizaje. En este sentido, Grobart (2003), desde su artículo “Innovación, competitividad, globalización: Políticas de la OCDE y de América Latina en los años noventa”, nos advierte que «las transformaciones en el proceso innovativo a lo largo de las últimas décadas apuntan en la dirección de que estas pasan a depender cada vez más de procesos interactivos de naturaleza explicitamente social» (p.45) como ha ido acercando el Foro Económico Mundial durante las mismas.

En este sentido, estas orientaciones vuelven a ser alineadas hacia la consecución de dicha Economía de Aprendizaje, como respuesta a la necesidad de resideño en lo roles de liderazgo, adecuación de los mismos a los perfiles del estudiante, trabajador y ciudadano, de considerar la cooperación que e espera de Insituciones Educativas, Gubernamentales y de Bienestar Social (OCDE, (Ed.) 2019a, 2019b).

Por su parte, de considerar el diálogo que se viene considerando para con respecto a la Economía del Aprendizaje, Nussbaumer y Moulert (2005) desde su artículo “La Región Social. Mas allá de la dinámica territorial de la economía del aprendizaje”, promueven la necesidad de impulsar el debate sobre el término innovación con objeto de dotarlo de un contenido más amplio y ahondar en su significado con vistas al desarrollo local y regional. Por igual, subrayan como«la innovación y las categorías sociales relacionadas con ésta, han estado en el centro de las discusiones políticas sobre el futuro de la economía y sociedades europeas»(p.96).

Por igual, estos autores nos acercan una visión reduccionista del desarrollo en los modelos de innovación territorial. Para ello nos delimitan el concepto de Modelo de Innovación Territorial (ie. MIT), nombre genérico de los modelos de innovación regional en los cuales juegan un papel significativo las diferentes dinámicas institucionales locales. De acuerdo a Moluert y Sekia (2003), citados por Nussbaumer y Moulert (2005): «Estos modelos comparten un amplio número de conceptos clave que han sido usados en economías regionales o diferentes análisis económicos durante mucho tiempo, o han sido tomados de otras disciplinas, especialmente de las ciencias sociales» (p.99).

Estos autores nos advierten del apego que, a las dinámicas institucionales, estos modelos mantienen. En este sentido, dichos modelos subrayan la importancia instrumental de las instituciones para la reestruccturación económica y para la mejora de la competitividad de regiones y municipios, presentando una debilidad en torno a la mejora y modernización de las dimensiones no económicas o sectores económicos locales; no impulsados por la economía de mercado, salvo que presenten una posibilidad para contribuir al desarrollo competitivo de la localidad.

No obstante, a pesar del apego que presentan estos modelos a las dinámicas institucionales, «los MIT se mantienen fieles a la ontología económica basada en las leyes de mercado y una visión del desarrollo puramente tecnológia» (Nussbaumer y Moulert, 2005, p. 101).

Siguiendo esta línea, y con ánimo de construir la ontología del desarrollo comunitario, se considera como concepto central al término “social”, esto es: la innovación social. En este sentido, y de acuerdo a la literatura sobre MIT, dicha innovación social se presenta subordinada a la innovación tecnológica, direccionándose a la mejora de la competitividad directamente (Nussbaumer y Moulert, 2005, p. 103).

Alcanzado este conocimiento, la proposición de estos mismos autores para con respecto a una nueva teoría de capital y de la innovación que se ajuste a la lógica del desarrollo comunitario como la defendida en su artículo, promociona una teoría que se sustente sobre: (a) la inclusión de la tensión existente entre los intereses provados, colectivos y públicos y la existente entre la satisfacción de las necesidades individuales y las colectivas; (b) la inclusión de varios tipos de capital existentes correspondientes a las esferas diversas de existencia de la humanidad: natural, biológica, sociocultural, etcétera; (c) el apoyo a distintas actividades humanas de reproducción dentro de cada una de estas esferas: producción de bienes y servicios, consumo, distribución (económica), gobierno, gobernanza, política, comunicación y creación artístico-cultural (Nusssbaumer y Moulert, 2005, pp. 111-112).

4. Hacía un nuevo modelo de innovación social y tecnológica: enfoque filosófico para una nueva epistemología.

En adición a la argumentación anterior, este artículo propuesto sobre la dinámica de la Economía del Aprendizaje, promueve, para el desarrollo de la comunidad, un análisis que se vincule a otras investigaciones, de manera que se logre la consideración de las necesidades existenciales de la población. Luego, en este sentido, promueven una revisión profunda de la posición epistemológica de las ciencias sociales, advirtiéndo de la necesidad de indagar, desde una perspectiva filosófica, las implicaciones de una epistemología de tipo existencial. Promoviendo, desde sus presupuestos, integrar la tensión existente entre la objetivación científica y los conflictos y demandas existenciales.

Esta tensión, por su parte, se presenta en torno a la necesidad de tomar consciencia que presenta la objetivización científica en torno a su posición en el proceso social y de adquisición de conocimiento por la ciudadanía – no olvidar quienes son los lectores de sus artículos -. De esta manera, la ontología del trabajo de estos autores ofrece un primer paso en esta dirección (p. 125). En este sentido, «formular una alternativa basada en una ontología diferente, requiere una reflexión multidimensional sobre los fundamentos mismos del desarrollo territorial» (Nusssbaumer y Moulert, 2005, p. 96)

Esto vendría a ser, empezar por transmitir innovación y tecnología últimos de una manera tal que logre la adquisición de su conocimiento por la población. En tanto mejor informada es una población en innovación y tecnología, mayor es su desarrollo económico y social; una proposición que se considera axiomática.

Por otra parte, y en adición a la propuesta de adecuación a la población de divulgación científica, la promoción de una nueva perspectiva filosófica que logre alcanzar las necesidades existenciales de la población, parece presentarse una necesidad hoy día, 2019, como así promueven las recomendaciones de diversos White Papers de la OCDE.

En este sentido, la perspectiva filosófica que se promueve gira en torno al reconocimiento del momento histórico que vivimos, un momento que atiende a la eclosión de la Cuarta Revolución Industrial y lleva aparejada consigo un avance tecnológico sin precedentes. Adecuar esta tecnología a la sociedad exige de “poner a la gente en el centro”, exige de nuevas fórmulas de liderazgo, nuevas adecuaciones curriculares en educación a las necesidades del nuevo mercado laboral, exige de nuevas visiones para la educación y formación de la ciudadanía – que las encaminen en la autonomís del aprendizaje, el aprender a aprender de manera permanente -, exige de la cooperación entre instituciones gubernamentales, educativas, de regulación de derechos socales y laborales, de empresas y, por supuesto, de aquellas otras orientadas en el bienestar social (OCDE, (Ed.) 2019a, 2019b).

Luego, en tanto existe esta necesidad actual de ajuste en pro de la adecuación de los sistemas sociales a los nuevos procesos tecnológicos y de innovación, existe la necesidad de adecuar desde una nueva perspectiva filosófica, el hallagzo de una nueva epistemología que integre, desde una visión holística, la innovación social y la innovación tecnológica; no subyugando la primera a la segunda, sino alcanzando una integración de ambas desde la perspectiva de la cooperación, como así promueve (OCDE, (Ed.), 2019a).

En este sentido, empezar por el reconocimiento del momento histórico, de los nuevos patrones cognitivos y de conducta de la nueva Generación, así como de las necesidades que ya afloran desde el mercado laboral, parece presentarse crucial para conseguir alinear las necesidades existenciales de la sociedad actual con el marco político, económico y social en el que han de desarrollarse.

Siguiendo esta línea, la observancia de la transgeneracionalidad, esto es, del reconocimiento de las peculiaridades que presenta el momento histórico, social y tecnológico actual, se concibe como un segundo paso. Sirviendo como fundamentación filosófica en la que soportar una nueva epistemología, la otredad y la alteridad, así como el diálogo filosófico.

Son dos perspectivas filosóficas desde las que reconducir la observancia de las necesidades existenciales de la sociedad de hoy, así como sus propósitos para su bienestar. Algo que, se considera, se alcanza desde el desarrollo de la empatía y de valores éticos y morales que promuevan la solidaridad y la tolerancia; así como de una visión crítica y reflexiva de la sociedad para con su ecosistema.

5. Hacía la proposición de un modelo matemático para la valoración de la buena práctica educativa: ¿cómo valorar la Economía del Aprendizaje de la Educación? Una aproximación axiomática.

Alcanzada la reflexión y orientaciones filosóficas para la construcción de un nuevo marco epistemológico desde el que diseñar nociones que sirvan de soporte al aspecto social, antropológico y filosófico para la proposición de un nuevo enfoque de las innovaciones social y tecnológica, se hace preciso acercar las consideraciones que, en relación a las proposiciones de valoración, promueven investigaciones recientes.

Siguiendo esta línea, «las pequeñas y medianas innovaciones son las que dan fuerza, vigor y dinamismo a un sistema local o regional de innovación que esté incardinado en una sociedad y disfrute de un alto grado de aceptación por parte del público». En este sentido con objeto de identificar las mismas, así como ponerlas en valor, se requiere investigar los espacios civiles de innovación social que generan buenas prácticas, como así nos advierte Echevarría (2008) desde su análisis de “El manual de Oslo y la innovación social”.

Luego, podemos apreciar que se requieren de modelos con los que poner valor a las buenas prácticas que se acaecen en espacios civiles; como lo son las aulas de nuestra Educación. Como acabamos de señalar, son las innovaciones pequeñas o medianas las que promueven ese dinamismo a un sistema local o regional. En este sentido, se exige de la promoción de técnicas y modelos matemáticos que permitan tomar medidas eficientes y eficaces de la innovación social y tecnológica dentro de estos contextos.

Una proposición que exige, por igual, de una nueva ontología de lo que se entiende y valora en innovación tecnológica en educación (Nusssbaumer y Moulert, 2005). Siguiendo esta línea cabe preguntarnos: ¿tiene sentido valorar la innovación tecnológica del aula desde la consecución del logro de cursos en formación del profesorado si luego no es aplicada tal formación en el aula? En este sentido, cabe recuperar el cuestionamiento de Bolívar (2019), cómo España siendo uno de los países que más presupuesto destina a la formación del profesorado, no termina de hacer observable dicha formación en las aulas. Por igual, cabe recuperar la propuesta de Cabero (XXX): promocionar investigaciones que saquen a la luz el grado de innovación de nuestra Educación, qué de aquello que se promueve es llevado a cabo en el aula. Luego, de acuerdo a estas reflexiones ¿será fundamental y necesario considerar la valoración del uso de la innovación en el aula, así como la satisfacción del alumno para con la misma?, ¿será fundamental y necesario considerar la valoración de la percepción de alumnos y profesores de aquello que se hace en el aula?, ¿será fundamental y necesario considerar la valoración de las preferencias metodológicas de los alumnos?

Estas cuestiones comprenden la esencia de un “estudio de mercado”, con lo que aplicar el márketing estratégico en nuestras aulas en pro de la consecución de modelos matemáticos que nos devuelvan curvas de aprendizaje y experiencia, como así son utilizadas en empresas, parece una propuesta inteligente con la que comenzar a dar otro sentido a nuestra educación. Es altamente probable que ganemos todos en reconocimiento social y tecnológico, que consigamos un efecto económico expansivo en el “output” de nuestra educación, para con los recursos humanos y tecnológicos comprometidos. Es altamente probable, por igual, que logremos mejorar la eficacia y eficiencia de nuestros procesos administrativos y organizacionales. Luego, sería entonces cuando podríamos hablar de orientar innovación social e innovación tecnológica en el desarrollo económico social, económico y sostenible, esto es: la mejora continua propia y característica de una Economía de Aprendizaje, al menos desde la perspectiva estrictamente matemática.

Algo es sostenible si continua en su proceso de mejora hacia un infinito, de no ser así, nos limitaríamos a economías de escala y de alcance, en las que encontramos puntos de “saturación”; aquellos en los que inversión marginal se equipara al coste marginal y limitan las respuestas en productividad, eficiencia y eficacia de los sistemas hasta determinados límites, fronteras, presupuestos, compromisos de recursos, etcétera.

Para que entiendan bien lo que se pretende acercar, considere el siguiente ejemplo:

Usted dispone de un terreno que destina a una plantación concreta. Se ha decidido a mejorar su productividad desde el rasero del tiempo, ya que le urge terminar con la labor por condicionantes climáticos que se preven. De esta manera, considera la contratación de bastantes trabajadores. En este sentido, existe un número de trabajadores tal, que es óptimo; ya que a partir del mismo, unos trabajadores empiezan a entorpecer a otros, en tanto no disponen de espacio suficiente para moverse. Ésto sería haber alcanzado esa “saturación”, haber alcanzado en este sistema igualar nuestro ingreso marginal a nuestro coste marginal.

Sin embargo, si nuestro campo fuera infinito en proporciones, no lograríamos alcanzar esa saturación, esto es, dispondrían de espacio infinito con lo que cabría la humanidad en el campo. Aquí es cuando hablamos de que algo brinda la oportunidad de ser sostenible, brinda la oportunidad de mejora contiua.

No obstante, hablar de mejora continua y sostenibilidad requiere que, aunque el campo se infinito, la experiencia de los trabajadores, la ubicación de los mismos, el uso de unas herramientas por otras, la disposición de los surcos de la tierra de una manera por otra, etcétera; nos devuelva un efecto expansivo económico. Esto es, que la reiteración en el proceso, desde la experiencia, nos ofrezca maneras con las que hacer las cosas cada vez más productivas. Es por esto que “según siembras, así recoges” (Aristóteles), luego si cada vez mejoro mi técnica y conocimiento sobre las cosas, sabré que abonos utilizar y en qué cantiades, cómo tratar mejor mi siembra, a qué profundidad enterrar mis semillas, con qué cantidad de agua regar y con qué frecuencia, a qué distancia unas de otras mis plantas crecen más fuertes y vivas, qué me conviene mejor en su disposición al tutorarlas (¿será la parrilla o no?, etcétera).

Bien, pues este ejemplo es perfectamente extensible a nuestra Educación si sencillamente empezamos por valorar: frecuencia y uso de metodologías, adecuación de percepción sobre lo hecho en clase por alumno y profesor, reconocimiento de las preferencias de los estudiantes, así como de la satisfacción con las metodologías empleadas.

En este sentido, considerando una extensa bibliografía sobre innovación metodológica en intervención educativa, podemos abstraer aquellas formas de trabajar que fácilmente son identificadas desde cada una de las variables diseñadas, en tanto presenta, cada una de ellas, características únicas con las que valorar las observaciones.

Introducir los items observados en un modelo matemático resulta una apuesta innovadora, útil, eficaz y eficiente, con la que ayudar a desarrollar nuestra Economía del Aprendizaje en Educación. ¿Cómo valorar, graduar y planificar la acción educativa?

6. Entendiendo la Economía del Aprendizaje desde su aproximación matemática y económica.

La funcionalidad de un MIT ha de ser vista desde una perspectiva holística, integradora ( Nusssbaumer y Moulert, 2005 ). En este sentido, el holismo nos ofrece una visión totalizadora de las partes de un sistema, que transciende al mero agregado de las mismas. De esta manera, postula que tanto los sistemas como aquellas propiedades que éstos presentan han de ser analizados en su conjunto y no solo a través de sus partes (Wikipedia, 2019)

El holismo, por su parte, guarda una estrecha relación con la sinergia y ésta, a su vez, con la economía de escala y el aprendizaje por insight. Es así como podemos reforzar la intención de dirigir el análisis matemático por este paradigma.

No obstante, para comprender la expresión económica y matemática de la Economía del Aprendizaje, así como la manera de adecuarla a la Educación, se hace necesaria la exposición de la economía de escala y de la economía de elcance.

Siguiendo esta línea, la economía de escala se produce cuando el incremento en el output es más que proporcional al incremento unitario adicional de los inputs (Polieconomics (Ed.), 2019a). Luego, podemos apreciar el transfondo filosófico aristotélico del holismo, así como de la sinergia, la teoría de la Gestalt y la Teoría de la Unicidad: “el todo es mayor que la suma de las partes” (ver Wikipedia, 2019)

No obstante, de circunscribirnos a esta primera aproximación económica, nos detendríamos exclusivamente en la mayor capacitación de habilidades y competencias de nuestros estudiantes para un coste educativo análogo al actual. Obviamente atiende a cambios metodológicos y organizacionales. Con todo, esta aproximación es limitada, con lo que, dado el carácter de productividad que se alcanza en la repetición del trabajo, ésta nos conduciría a la “economía de alcance” (Polieconomics, (Ed.), 2019b). Ésta comprende el acceso a cada vez mayor número de recursos (metodologías a ofrecer) en tanto más se especializan docentes, discentes e instituciones.

Sin embargo, si el discernimiento reiterado nos ha conducido al prisma de la búsqueda de la sinergia económica y de la economía de alcance, el cuestionamiento en pro del aumento de eficiencia continua que proporciona la experiencia de todos los sujetos involucrados en el proceso educativo nos ha conducido a la “Economía del Aprendizaje”.

En este sentido, el aumento del aprendizaje ayuda a minimizar los costes, vistos estos como: aumentar la eficiencia (mejores rendimientos académicos/satisfacción del discente/satisfacción del docente, por ejemplo) al reducir interferencias en el proceso educativo (mejora de la gestión del tiempo en la práctica metodológica, por ejemplo); I+D y sinergias que afloran desde el desenvolvimiento de dicho proceso; mejora de la gestión que ayuda a coordinar y equilibrar las diferentes funciones y acelerando el proceso educativo (Polieconomics, (Ed.), 2019c).

De esta manera, la sistematización que proporciona un modelo estadístico-matemático con respecto a la información histórica sobre la productividad de los alumnos nos devuelve una curva de aprendizaje con el que analizarlo. De considerar el aprendizaje de toda la Institución Educativa, así como de sus procesos, hemos de valernos de la sistematización de la información de los mismos a través de una curva de experiencia (Polieconomics, (Ed.), 2019c).

En este sentido, un modelo matemático de planificación de la producción/acción educativa, en consideración a los objetivos de estudio propuestos anteriormente: frecuencia y uso de metodologías, adecuación de percepción sobre lo hecho en clase por alumno y profesor, reconocimiento de las preferencias de los estudiantes, así como de la satisfacción con las metodologías empleadas; nos sirve de vehículo para tal fin.

Con todo, se presenta como una orientación primera, la consecución de un modelo estadístico-matemático desde el que abstraer la dinámica de las valoraciones de los objetivos que se proponen. Éste proporcionaría una información primera, a partir de la cual ensayar el modelo matemático para las curvas de experiencia y aprendizaje.

Con amor a mi hijo, mamá.

Verónica García-Melero

Índice: Educación PHI

Bibliografía

Se subirá próximamente y se revisará más detenidamente la redacción.

Reflexión sobre la “visión” ecléctica de Economía Aplicada en Educación PHI.

Reflexión sobre la “visión” ecléctica de Economía Aplicada en Educación PHI.

Jamás se descubrirá nada si nos consideramos satisfechos con las cosas descubiertas.

Séneca

1. Introducción.

«Jamás se descubrirá nada si nos consideramos satisfechos con las cosas descubiertas». Esta memorable reflexión de Séneca nos acerca nuestro presente más inmediato; un presente que no deja de ser el pasado de otro momento y, por igual, el futuro de otro. Solo hemos de sucumbir al paso del tiempo para apreciarlo.

Desde luego que las transformaciones a las que nos obedecemos como seres evolucionados que viven en sociedad no pueden escapar del medio en el que vivimos. De esta manera, cuando analizamos nuestro entorno y todo aquel entramado de relaciones y entes que lo hacen ser y lo dotan de existencia para ser y existir nosotros en él, no podemos apartar la vista y negar esa obviedad: la insatisfacción que nos causa la percepción de nuestra propia incomplitud como seres humanos y como sociedad. Esto es, el conocimiento consciente que alcanzamos sobre nuestra necesidad de mejora y/o transformación; pues, sabemos que podemos mejorar tanto nosotros mismos como el medio y sociedad en que vivimos ya que hay algo que no va del todo bien.

Siguiendo esta línea, ¿será esta la raiz de la mejora continua, del desarrollo personal y del desarrollo sustentable?, ¿será esta la raíz del sentido de la vida?, ¿será esta la razón por la que somos y existimos en sociedad: un ciclo sempiterno de evolución y aprendizaje en pro de nuestra propia satisfacción y bienestar?, ¿podrá ser el bienestar definido de manera univoca o requerirá de un proceso evolutivo infinito y, a la vez, individual?, ¿requerirá nuestra evolución del conocimiento y escucha atenta de nuestra historia?, ¿se repetirán acontecimientos históricos en nuestras nueva historia?, ¿requerirá la percepción de nuestra realidad de plurales puntos de vista?

Personalmente, y abrazando la subjetividad a la que me debo como individuo – aunque desde el rasero de la mayor objetividad posible – , concibo la percepción y el conocimiento que, de las cosas, puedo alcanzar, como un agregado no limitante de conocimientos. Ya sea para mi desarrollo personal, ya sea para el entendimiento de aquellas disciplinas que me apasionan y en las que me he formado de manera más o menos formal, he sentido la necesidad de conocer y explorar diversos puntos de vista y, a la vez, ser crítica con los mismos. Cuando he procurado ser crítica, he podido apreciar que, en gran extensión, todos ellos albergan algo de verdad.

Es decir, no he alcanzado a conocer doctrina o ideología que me parezcan completas y merecedoras de abrazarlas como la única verdad; sin embargo, sí he podido apreciar que bien pueden ser un continuo de conocimientos que se agregan accesoriamente y nos proporcionan un mejor entendimiento del principio por el que están, bien nos permiten sacar a la superficie aquellos puntos de inflexión en los que divergen y, a la vez, se complementan.

Esto vendría a ser como una relación dicótomica de posturas que alcanza su cénit en el entendimiento de aquellos nexos que, a la vez que los distancia, los cohesiona. Es ese concepto ternario que tan presente está en casi toda nuestra naturaleza: existen extremos, siendo su virtud un punto intermedio. Tal vez ese punto intermedio que permite agotar el límite dentro del cual se define la existencia y esencia de un ente que a la vez se relaciona en posición a otro, igualmente definido, sea el punto de transcendencia de esa relación dicotómica, sea la virtud.

2. Un Ejemplo de Virtud Económica.

Abstrayendo esta idea y atendiendo al campo de la economía – para posteriormente aplicarla –, podemos apreciar como se relacionan, por ejemplo, el libertarismo y la teoría económica de economía positiva o descriptiva propia de la escuela austriaca. En este sentido, se define como ese punto intermedio al que me refiero: el «austrolibertarismo».

En la medida que el libertarismo es una teroría de ética normativa encaminada a la proposición de normas para la conviencia política y de objetivos sociales entre los que podemos encontrar propuestas de economía normativa – esto es, objetivos beneficiosos alcanzables desde la propia actividad económica como vehículo –, estamos hablando de una economía que realiza jucios de valor moral sobre la casualidad de los fenómonos económicos que comprende dicha propuesta normativa. En este punto nos hemos escindido del principio de la escuela austriaca que, como teoría de economía positiva, indaga esa causalidad de fenómenos económicos, aunque sin realizar juicios de valor moral sobre los mismos [1],[2],[3].

Hablamos, consecuentemente, de adecuar una planificación, unas pautas, para lograr la consecución de determinados fines sobre la base de principios éticos o morales, apoyándose en herramientas de análisis económico descriptivo propios de la escuela austriaca [2],[3]. Así es que a este sistema de economía normativa sustentado en la economía positiva de la escuela austriaca se le llama «austrolibertarismo».

Siguiendo con esta reflexión y ejemplo, en la economía positiva o descriptiva no puedo dejar de apreciar la importancia de considerarla como un conjunto de tesis y teorías que me ayudan a interpretar sucesos, hechos y relaciones de los agentes y/o elementos que los integran y, a la vez, no puedo evitar apreciar la importancia de su propia normativización. Pues, de no ejecutarla y llevarla a la práxis con una intención y objetivo que nos permita dilucidar juicios de valor moral, es que no puedo apreciar su verdadero alcance. Por igual, incompleto se presentaría un presupuesto de acciones si no está encaminado, en primera instancia, en la consecución de algún valor teórico que se propone; y en segunda instancia, si no se instrumentaliza – al menos en parte –, con herramientas propias de aquel objetivo a valorar y dentro de la teoría en la que se incardina.

3. Una “visión” ecléctica.

De profundizar en la dicotomia que presentan escuelas ortodoxas con respecto a la escuela austriaca, seguro afloramos ese punto intermedio en el que, irremediablemente, se conectan. Siguiendo esta línea, el keynesiasnismo y el monetarismo son escuelas de pensamiento económico categorizadas como ortodoxas. Decimos categorizadas puesto que la categoría comporta jerarquización en la clasificación [4] y parece ser en Economía que entre tanto no haya adoptado un método empírico matemático o estadístico la teoría o pensamiento que se acerca, éste no es un fiel dador de la ciencia económica y su método científico.

De esta manera, siendo el pensamiento económico ortodoxo el que se alinea con la adopción de métodos empíricos, matemáticos y estadísticos centrados en la inducción para construir y probar teorías [5], es el que perfila esa definición normativa a la que se quiere hacer obedecer a la Economía.

Solo este punto de vista ortodoxo, de ser ortodoxo, ya se aleja de la originaria definición de Economía. En este sentido, por el concepto de Economía se entienden las normas de la casa [6]. Luego, más atiende su definición a la planificación propia de la Economía Normativa, como hemos visto anteriormente [1],[2],[3]. De seguir con la evolución del concepto de Economía, atendemos a la asignación y reparto de recursos escasos, y susceptibles de usos alternativos, destinados a satisfacer necesidades humanas y de los agentes involucrados en tal asignación y reparto [7]. En este sentido, no hemos de olvidarnos de su fin: «satisfacer necesidades».

Luego, siendo la satisfacción de las necesidades la que vectoriza el proceso participativo y de intercambio al que se debe la Economía, no podemos evitar centrarnos en los individuos, también en su conjunto y entes que los cohesionan y hacen partícipes y, por supuesto, en lo social que es esta ciencia.

Así, de seguir reflexionando, fácil es apreciar que, de dilucidar una teoría sujeta a métodos empíricos centrados en la inducción para su verificación, prueba y control, esta teoría previamente ha sido un presupuesto preanalítico de observaciones que nos ha llevado a esta proposición matemática [8]. De esta manera, tenemos lo que Schumpeter llamaría, una «visión» [8].

Antes de poner las tinajas, hay que poner los olivos.

Refrán Español

Ahora, cuando estamos «plantando los olivos», ¿hemos apreciado todos los elementos posibles que se interrelacionan en el fenómeno que queremos estudiar y analizar? Desde luego que no podemos negar que aquello que hemos creido que engloba todo lo sustancial y fundamental para observar y analizar un fenómeno concreto, más tarde será debatido o reciclado por otra nueva visión que lo amplifica, mejora o niega. Basta con echar un vistazo a la evolución de nuestro propio pensamiento económico para validar esta aseveración como axioma.

Es más, de ponernos ortodoxos, el propio Keynes nos acerca la falta de sentido común que apreció en el pensamiento económico precedente a su postulado económico [9]. Luego, descansa en la metafísica general del cambio a que nos obedecemos y a esa observación de «lo que hay» para, desde el sentido común, desde la observación del individuo, y con la intención de alcanzar el conocimiento de aquel fenómeno que se estudia; lograr el entendimiento de que no es completa la perspectiva ortodoxa de la economía y, a su vez, es insuficiente sin un presupuesto preanalítico.

Desde luego que el cambio como sociedad y como individuos se presenta como una constante a lo largo de nuestra historia. En este sentido, la perspectiva de la filosofía oriental Zen nos devuelve la «impermanencia», un concepto que logra explicar que todo ser vivo, toda acción, todo fenómeno, tienen una naturaleza fugaz y transitoria. Es más, hasta nuestros pensamientos y sentimientos, incluso nuestros estados de conciencia, están sometidos a esta ley inexorable. Aspirar a que algo perdure, un ser o una emoción, es causa de sufrimiento. [10]

Fácil es apreciar aquí ese cambio de conciencia que nos ofrece la nueva visión de Keynes en su momento, una visión que descansa en agudizar el ingenio y, sobre todo, en un sentido común más depurado; propio de la observación atenta y de traspasar aquello que se ofrece como «realidad» – la intención por antonomasia del Pensamiento Zen – [10]. Igual sucede con Shumpeter, quien desde inicios del siglo XX profetizó, desde su desenvolvimiento económico, lo transcendente que sería la innovación y cómo sería clave para reconducir una nueva manera con la que acometer el futuro inmediato, dado el acabamiento a que se obedece el capitalismo [11].

En este sentido, atendiendo a la impermanencia de nuestra propia evolución, la ontología, la observación atenta y la nueva conciencia serán las que nos permitan dilucidar aquellos elementos que se interrelacionan en el fenómeno o proceso objeto de estudio; ofreciendo, consecuentemente, una nueva epistemología, un nuevo conocimiento sobre el que edificar métodos del conocimiento humano, de su naturaleza, de nuestra naturaleza y del humano en sociedad, por ser breves.

4. La visión ecléctica en la Educación Phi: influencias.

De esta manera, el no querer acogerse a una doctrina o idiosincrasia en particular, no es una mera visión ecléctica, sino que nos permite profundizar más extensiblemente en «lo que hay» para, así, alcanzar conocimientos más profundos, diversos, dispares, consistentes, diferentes, divergentes…– a saber cómo pueden ser cuando terminan siendo teorizados desde el estudio análitico –, todo estará en función de la integración y profundidad a que se prestan las interrelaciones de las variables y/o teorías objeto de estudio desde la propia epistemología.

Con todo, importante se hace definir el eclepticismo para esclarecer el entendimiento de esta visión y enfoque. En este sentido la Encyclopædia Britannica (1768) nos define el Eclecticismo como «un enfoque conceptual que no se sostiene rígidamente a un paradigma o un conjunto de supuestos, sino que se basa en múltiples teorías, estilos, ideas para obtener información complementaria de un tema, o aplica diferentes teorías en casos particulares» [12].

Si bien la etimología del término «eclecticismo» nos devuelve un vocablo griego, eklegein, que significa «escoger», bien es un significado que condiciona el sentido de la escuela filosófica que se caracteriza por no sujetarse a paradigmas ni axiomas determinados [12].

Hablamos, consecuentemente, de escoger puntos de vista, ideas, valoraciones, tesis, teorías, intenciones…de otras escuelas conforme a criterios determinados [12]. De esta manera, en la expresión de la visión ecléctica que se pretende acercar para la dilucidación de aquellas interrelaciones que nos brinda un estudio epistemológico desde la Teoría de la Unicidad, fácil es ver que aquellos criterios a utilizar se presentan accesorios y vinculados al objeto a analizar. Desde luego que se enfocan con ánimo de conseguir innovación social y, por supuesto, organizacional y tecnológica (valga en esta dimensión la consecución de TAC).

Claro que, importante se hace subrayar el marcado carácter filósofico de la economía propia de la escuela austriaca, un pensamiento que desde su individualismo metodológico [1] nos ayuda a subrayar la importancia de abstraer el mismo, no solo para la validez del presupuesto ontológico sobre el que descansa el fenómeno a estudiar desde esta perspectiva ecléctica; sino para subrayar, por igual, la consistencia y utilización ya experimentada de esta misma intención en las ciencias sociales: la del enfoque filosófico y centrado en el individuo[1].

No cabe duda de que esta combinación de ideas filosóficas termina produciendo sistemas filosóficos originales [12]. Algo que nos corrobora y, a la vez, inspira, el Jet-Kune-Do desarrollado por Bruce Lee. En este sentido, el Jet-Kune-Do es una filosofía que «favorece la forma, sin forma, de modo que asume todas las formas», de esta manera podemos apreciar el Jet-Kune-Do como una filosofía que «no tiene estilo, puede adaptarse a todos los estilos». ¿Cuál es el resultado? Utilizar todos los caminos y no estar limitado por ninguno, por lo tanto, utilizar todas las técnicas o medios que sirven a su fin [13].

«El gran error es anticipar el resultado del encuentro […] Deja que la naturaleza siga su curso, y tus herramientas golpearán en el momento exacto», Bruce Lee.

Es fácilmente identificable la perspectiva ecléctica, no solo del estilo de lucha que promueve, sino de la propia filosofía en la que descansa. Así es que el «Jet-Kune-Do evita lo superficial, penetra en lo complejo, entra en el corazón de las cosas y señala los factores clave» [13]. Éste es el ideal de la perspectiva ecléctica que se propone para aplicarla desde un enfoque de calado económico, aunque con objetivo y fines de tintes educativos.

No olvidar que la educación y el coaching no solo son propios de instituciones educativas, sino de organizaciones, entidades y empresas, por igual. Luego, los sujetos a los que se destina este trabajo, no solo serán pupilos, sino profesionales tanto de la educación como de otros sectores empresariales. Desde luego que la intención es plural, no solo desarrollar esa perspectiva holística pedagógica de calado económico enfocado en la productividad, sino englobar en ella aquellos sujetos susceptibles de ser destinatarios de los objetivos y fines que se persiguen en una Educación que permita el Desarrollo Personal.

Si considera que es impropio o imposible, yo le diría las mismas palabras de Bruce Lee: «El gran error es anticipar el resultado del encuentro […] Deja que la naturaleza siga su curso, y tus herramientas golpearán en el momento exacto». En adición, es importante señalar que el «Jet-Kune-Do no golpea a ciegas. No toma caminos sinuosos. Sigue una línea recta hacia el objetivo. La simplicidad es la distancia más corta entre dos puntos »[13].

De esta manera, el Jet-Kune-Do descansa en la simplicidad de las cosas. Es el ser uno; es realidad en «sí mismo». Siendo este «sí mismo», es tener libertad en su sentido primario, sin estar limitada por dependencias, confinamientos, parcializaciones, complejidades.

Otro día habrá para hablar de la intención holística de este modelo pedagógico, su relación con la sinergia – no solo desde el punto de vista económico – y el entendimiento de la importancia del enfoque de la escuela austriaca y su método. Éstos nos ayudarán a abstraer el sentido vectorial y direccional que proporcionan a la epistemología de aquellos fenómenos estudiados y que cohesionan este modelo educativo que se espera ir construyendo y acercando.

Por el momento, hoy hemos podido reflexionar sobre la visión ecléctica de una economía aplicada en Educación que nos ayudará a optimizar respuestas y soluciones a problemas educativos y organizacionales, siendo la Economía del Aprendizaje su esencia, esto es: la productividad y la mejora continua. ¿Estará nuestro bienestar en el desarrollo personal, en la mejora continua de aquellos procesos, métodos y fenómenos que nos interrelacionan como sujetos? Definitivamente, yo creo que sí.

Recuerda la siguiente máxima para sintetizar en pocas palabras esa visión ecléctica de economía aplicada en la Educación PHI:

La Educación PHI te hace elegir el no camino como camino y tomar el Te: ser agua y poderoso.

Verónica García-Melero

Índice: Educación PHI

Bibliografía

[1] Boettke, P., Coyne, C. (s.f.) The Oxford handbook of Asutrian economics. Oxford

[2] Ebeling,R. (2004) Austrian Economics and the Political Economy of Freedom. Recuperado de: www.libertarianism.org/publications/essays/austrian-economics-political-economy-freedom

[3] Wayback M. (2016) Austrian Economics is not Libertarianism. Recuperado de: www.altarandthrone.com

[4] Google. Categoría. Recuperado de: https://www.google.com/search?client=firefox-b-d&q=categor%C3%ADa

[5] Etimologias.echile.net (2021). Economía. Recuperado de: http://etimologias.dechile.net/?economi.a

[6] White, L. (2003). The Methodology of the Austrian School Economists. Ludwig von Mises

[7] Samuelson, P. (s.f.) Economics. New York: McGraw-Hill.

[8]Schumpeter, J. (1954) Historia del análisis económico, vol 2. p.54. Nueva York: McGraw-Hill Obra consultada y comentada en Vegara Carrió, J.M. (2019). Historia del Pensamiento Económico. Un panorama Plural. Madrid: Pirámide.

[9] Skidelsky,R. (2011). John Maynard Keynes. Obra consultada y comentada en Vegara Carrió, J.M. (2019). Historia del Pensamiento Económico. Un panorama Plural. Madrid: Pirámide.

[10] García-Melero, V. (Ed.) (2017) El Libro de Sheng Laoshi. Guía Básica de Filosofía China: Principales Escuelas de Pensamiento y Artes Marciales. Limburg an der Lahn: PediaPress GmbH

[11] Schumpeter, J. (1911). Teoría del desenvolvimiento económico. Nueva York: McGraw-Hill. Obra consultada y comentada en Vegara Carrió, J.M. (2019). Historia del Pensamiento Económico. Un panorama Plural. Madrid: Pirámide.

[12] Wikipedia (Ed.) (2021). Eclecticismo. Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Eclecticismo

[13] Lee, B., Franguas, P. (Tr.) (1990) El Tao del Jet Kune Do. Madrid: EYRAS.

t-veo (21). La Primera Cena: Llueve a 108 (Parte 1ª)

El mundo me da vergüenza, y no puedo soñar que existe este reloj y no tiene ningún relojero.

Voltaire

EL t-veo de hoy es el inicio de cómo organizar una lluvia de ideas…De esta manera, otra parte más se espera publicar junto a la proposición de una interesante y simpática lluvia de ideas.


Algunos temas, como la tolerancia – crucial en Voltaire-, la anomía, la resiliencia o la libertad de pensamiento y discusión, los elementos que integrarían nuestro bienestar y, por supuesto, aquellos límites de la autoridad sobre el individuo – fundamento de la obra “sobre la Libertad” de John Stuart Mill -se presentan más que suficientes para abordar la importancia de una sencilla aplicación informática sobre “La Tormenta de Ideas”.

Si bien en empresa aún supone un obstáculo el pensamiento libre y contribución a mejoras y sugerencias por parte de los empleados -algunas veces buscados por su caligrafía por sus superiores, de quienes termina cayéndoles un chaparrón por su…intolerancia e intransigibilidad a la opinión de terceros -, bien se presenta necesario y primario, para conseguir esa contribución tolerante y cooperativa de la población, reflexionar sobre estos topicos y cómo es que explican nuestra sociedad, los moldes que ésta crea y cómo nos vienen a afectar tanto en nuestro crecimiento personal, como en nuestro crecimiento como sociedad y, por extensión, económico -por simplificar-.


Obviamente, este tema será un tema a tratar próximamente, una vez se organice la sección “Kitchen” y “Sanaj”, sobre escritura científica y ensayos de diferentes temáticas.


Hoy, desde la plural visión de nuestros personajes, hemos terminado por el derrotero de la importancia de la app, así como de elaborar – de manera esquemática – una simple idea para fomentar la tolerancia, el reconocimiento, la cooperación y la creatividad. Sería una aplicación fácil, de desarrollarse, que ayudaría a entrenar en creatividad tanto en empresa como en instituciones educativas.

¿Se imagina una app que permite hacer tormentas de ideas entre diferentes grupos del mismo nivel?, ¿y entre diferentes niveles, a la vez?, ¿y entre diferentes colegios?…En fin, abrirnos a la creatividad y al fomento del entrenamiento en esta habilidad es uno de los propósitos del marco educativo de la Unión Europea, así como de la internacional – valga tomar el Informe Delors de 1996 para subrayar esto -.

Luego, movernos hacia maneras fáciles con las que conseguir la cooperación, bien puede ejemplificarse desde la experiencia educativa reglada. No menos importante sería el pensar en aplicaciones de índole gubernamental abiertas a la participación ciudadana desde una simple web, por poner un ejemplo. Pero, ¿se imaginan una tormenta de ideas provincial, regional o nacional?, ¿sería probable alcanzar a festejar un día con la creatividad y esta práctica? La verdad es que por idear otras maneras de ver el mundo, que no quede desde este blog.


RECORDAD SIEMPRE, LA IMPORTANCIA DE EMPODERAR.

Así, es bueno recordarnos, a título personal, algo que nos empodere.
De esta manera, quisiera recordar ese azucarillo que subí y que, con amabilidad, un camarero me puso en mi café. En este sentido, creo que he de salir mucho más, porque el “Boli” que encabeza “La Comanda” también es un regalo de un camarero que recuerdo y conozco desde mis visitas furtivas a mis revisiones al traumatólogo, cuando era niña – una que se ha dado muchos porrazos saltando y con la bicicleta – y que me ha regalado recientemente.


Finalmente, siendo este apartado tan personal y anecdótico, quisiera recordar que Adra siempre será ese punto de apoyo, a lo Arquímedes, que utilice para tangibilizar proposiciones, entre otros. Desde luego que me mueve mi hijo, mi abderitano favorito. Y, por igual, también encuentro motivación en aquellas personas cariñosas que he ido conociendo en los últimos años. En todas las ciudades nos encontramos una gran diversidad y pluralidad de personas; bueno es, desde el rasero de la otredad, respetar y reconocer a todas y; por supuesto, sintonizar libremente con aquellas que muestran afinidad con nosotros. Pues, eso, a mi me gusta atesorar aquellas con las que sintonizo; y siempre las encuentro.


Recordar siempre que “la verdad es hija del tiempo”. Así que, hemos de encontrar entre todos a ese “relojero” de Voltaire; falta hace en estos momentos de crisis.


Con amor, a mi hijo, mamá.



t-veo en el OKO. Índices: 1ª Temporada | 2ª Temporada
Café Alquimia | Ciencia Infusa

Diario: ¡Más tormentas de ideas!

«La creatividad es la inteligencia divirtiéndose»

Albert Einstein
Diario: 21 de Diciembre de 2020
¡Más tormenta de ideas!

Estando reorganizando las entradas del t-veo en el OKO, concretamente el capítulo 9 – “Melero: tecnología espiritual….” -, he caído en la cuenta de la importancia de aquella idea que se quiere transmitir.

Si bien en este capítulo la tecnología utilizada y diseñada puede apreciarse algo fantástica, bien atiende a ciertos sentidos extrasensoriales y/o intuitivos que, después de todo, suponen hoy día todo un reto para la ciencia. Es decir, suponen el reto para la construcción de un nuevo paradigma científico que logre abordar y rediseñar algunos conceptos físicos ya preestablecidos y que descanse en una nueva epistemología. Esto es, se cuestiona la comunidad la necesidad de transcender el campo de la experiencia de nuestra física hasta abarcar nuestra metafísica y así reconsiderar y volver a plantear principios, fundamentos, extensión y métodos del conocimiento humano.

En este sentido, en el campo de la medicina ha habido un avance paradójico; pues, revelar que somos luz – que somos “biofotones”- nos lleva a una vuelta atrás: a una medicina tradicional china – ya milenaria – que se fundamenta en el concepto de Qi (energía, luz) y en todo el campo de canales energéticos de nuestro cuerpo. ¿Influirá nuestro estado físico y mental en nuestra consciencia?, ¿y, viceversa? Parece ser que sí. Y, no hablar del efecto placebo; esto es, la capacidad de recuperarnos de enfermedades desde el apercibimiento para la mejoría de nuestra salud que nos brinda la ilusión de una medicina totalmente inocua (placebo) a la que somos inducidos a ingestar. ¿Podemos ser entrenados mentalmente para recuperarnos de enfermedades? Parece ser que sí.

Aún así, volviendo a ese efecto “simbiosis” comentado en el capítulo 9 del t-veo, su esencia descansa en la frecuencia de uso. Esto es, en la información histórica que guarda el programa desde la interactuación con el mismo.

En este sentido, y alejándonos de esa fantasía propia del t-veo, hay técnicas estadísticas que posibilitan – desde la optimización de la organización y objetivos para la que se diseñan sus variables y estudios- aflorar el grado de correlación y consistencia – entre otros – de determinadas variables para, así, conseguir extrapolar esta información y conseguir modelos econométricos, matemáticos o ayudar al desarrollo de aplicaciones prácticas desde la interpretación de la información que arrojan.

Un gran avance para cualquier empresa u organización es poder contar con aplicaciones personalizadas que logren optimizar la respuesta para los problemas y/o manejos de información concreta que se le presentan en su rutina. Hablaríamos de la importancia de crear Sistemas de Información Empresariales. Una amplia puerta que se abre para la investigación y desarrollo, así como la ingeniería informática y consultoría de empresa – entre otros -.

Si bien estamos acostumbrados a interactuar con frecuencia con aplicaciones y para cualquier ámbito – apps de videojuegos, lecturas, pagos/transferencias bancarias, gestión de compras… – bien suponen, tanto las aplicaciones sueltas como el conocimiento de los datos de la empresa/organización, todo un reto como Sistema que logre compilar todo el Big Data de la organización y logre transformar las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en verdadera Tecnología para el Aprendizaje y el Conocimiento (TAC). Esto es, construir un Internet de las Cosas (IdC), así como lograr crear verdaderos entornos de aprendizaje desde los recursos informáticos y aplicaciones de que se dispone y desde la propia retroalimentación que procuran; amoldándose a las necesidades específicas y especiales de la empresa, organización y/o institución. Claro que, ni que decir tiene, procurar crear espacios físicos para el desarrollo de TAC….es toda una maravilla.

Una gran apuesta sería ésta para la educación, tanto formal, no formal como informal. Otra puerta que se abriría al interiorismo, decoración, mobiliario, electrodomésticos… en fín: si se reciclan rutinas, se recicla todo lo que la acompaña.

Ejercicio práctico: Elige alguna cosa que tengas al alcance, concéntrate en ella y procúrale un uso alternativo. Imagínate incluso una nueva situación en la que pudieras utlizarla. Como por ejemplo, atrancar con una pinza la cinta corredera de la persiana cuando ésta ha dado de sí y se te viene toda abajo (idea de mi hermana Rosa).
Los ejercicios de desarrollo de creatividad llevan consigo la focalización y concentración (usuales en Mindfulness y proclives de ser utilizados con alumnos que presentan TDA/TDAH) y son extraordinarios para el desarrollo del pensamiento lateral, para pensar fuera de la caja.

Por ejemplo, imaginaos una nueva zona denominada “salón tecnolúdico” y adaptada en diferentes versiones en función de las etapas escolares (tres: infantil, primaria y secundaria). Una zona amplia que permita la intervención de dos o más aulas y procure el trabajo cooperativo, así como crear desafios por grupos. Contando con enseres para el desarrollo de actividades manuales, así como monitores y o pantallas táctiles que permitan interactuar con la tecnología, que posibiliten la práctica de muy plurales aplicaciones y ayuden a transformar los resultados conseguidos en datos estadísticos sobre el avance y/o progreso del grupo y/o alumno; que faciliten la puntuación por panel y cooperativa, por igual. Incluso supondría un desafío para el sistema de evaluación del alumno y del profesorado, además de ir creciendo de la mano de las nuevas generaciones – muy diferentes a las nuestras- .

En este sentido, la intergeneracionalidad es algo que ha de perpetuarse en nuestro día a día, desde su ejercicio. ¿De qué sirve enumerar las virtudes cardinales de Santo Tomás de Aquino como síntoma de conocimiento de las mismas si luego no las ponemos en práctica? Pues, esto es igual, ¿de qué sirve hablar de nuevos métodos de evaluación, de nuevas tecnologías, de la importancia de crear TAC, de educar en TIC…si luego no se logran desde su ejercicio práctico?, ¿habrán de avanzar juntos en formación, profesores y alumnos? Pues, una apuesta así, que procure transformar la educación hacia el crecimiento humano y de sus recursos es una apuesta que procura una economía del aprendizaje y, por extensión, abre la puerta al rediseño de todo aquello que la rodea. Luego, no es ilusorio apreciar una idea que fácilmente puede ser tangibilizada y, a la vez, procura crecimiento social y económico desde su puesta en práctica.

¿Qué tenemos? Nuevos vectores hacía donde movernos, nuevos espacios físicos, nuevos conceptos, nuevas aplicaciones, nuevas fórmulas para la evaluación, para la retroalimentación de la información que proporcionan,… Esto es, nueva información que ayuda a rediseñar el currículo y, por extensión, reorientar la educación hacia el verdadero valor añadido con que ha de contar el estudiante: ser un futuro trabajador formado y competente para con el mercado laboral que le espera. Esto es, más conexión con el mundo que rodea al estudiante y más posibilidades y espacios desde los que experimentar el alcance y transcendencia de aquello que se les enseña. ¿Aprenderán significativamente desde la práctica, la metodología lúdica y el sentido crítico? Claro que sí, corazones, y con mucho sentido; pues, aprendizaje con sentido lo llaman otros autores.

Transmitir una idea, alejándote de la insufrible crítica a que nos ha venido enseñando a propiciar el sistema, ya es un gran paso. Esto es, que no me importe el chaparrón que me pueda caer por transmitir esta idea. Porque amedrentar el espíritu diciendo que eso no sirve para nada o seguro que ya está hecho o inventado, …desde luego que alentar y motivar no motiva; mas, castrar la creatividad y apagar el ánimo, desde luego que sí…- y me estoy quedando corta con su alcance -.

Así, contar con una educación que empodere a sus estudiantes, los motive, considere sus preferencias en el aprendizaje y promueva el desarrollo del pensamiento crítico, la creatividad, el pensamiento abstracto…desde luego que eclosionará en futuros trabajadores creativos, motivados, emprendedores y resueltos – como poco -. Luego, en vez de desmerecer e inutilizar la creativad, hay que reforzarla y empoderarla.

¡Más tormentas de ideas!

Otro día reflexionaré sobre la historia de la educación, su transformación, así como las necesidades de que adolece actualmente. Desde luego que, hoy día, abanderarse de las palabras inclusión cuando se castra la opción de la educación concertada para nuestros hijos, ya se está alejando el término de aquella verdad que viene a representar: incluir a toda la diversidad. No debemos perder de vista que la diversidad empieza en la cultura, la cultura nace de los dogmas y los dogmas condicionan las creencias de las personas – como poco- . Entonces, no se puede castrar la creencia de persona alguna entretanto nuestro derecho constitucional es redactado para velar por la libertad de creencia y de expresión, entre otros.

Desde luego que profundizar en el verdadero sentido de la actual Ley Celaá consigue sacar a flote ese problema sempiterno que termina por sacudir a la educación: politizar la escuela con la intención política de turno y no enfocarse la misma en el verdadero crecimiento y desarrollo del ser humano y su sociedad. Algo que empezaría en la libertad, en la libertad de elección.

Recordad siempre que éste es el diario del blog; su tono es personal y, obviamente, con la intención de dejar plasmadas ideas que ayudan a la construcción y entendimiento de mi pensamiento y cosmovisión. Poco a poco es que se construyen las cosas. Poco a poco es que crecen.

Gracias a todos y todas por seguir ahí, a pesar de estar ocupándome un tiempo la reorganización del blog.

Un beso

Verónica García-Melero

DIario: 21 de Diciembre de 2020
¡Más tormentas de ideas!
Léeme mucho…. | Diario | Idiosincrasia | Mi-Tao

(01). Pepillo Grillo: un puesto emergente para el crecimiento empresarial.

Todo éxito tiene lugar fuera de la zona de confort.

Michael John Bobak
MUNDO DESCONOCIDO: Nacemos Genios y nos vuelven estúpidos.
por Verónica García-Melero

Bibliografía:

Land G. & Jarman B. (1992). Pull Future: The Power of Vision and Purpose. The Futurist.July-August, 1992. Recuperado el 17 de Marzo de 2020 de: https://www.questia.com/read/1G1-12751233/future-pull-the-power-of-vision-and-purpose

Lieberman, Nina J. (1965). Alegría y pensamiento divergente: una investigación de su relación a nivel de jardín de infantes. El diario de la psicología genética, 107, 219-224.

Megias J. (5, Enero, 2012). ¿Por qué necesitas a un Pepillo Grillo en tu oficina?. Javiermegias.com. Recuperado el 16 de Marzo de 2020 de: https://javiermegias.com/blog/2012/01/descripcion-de-puesto-de-pepito-grillo-una-figura-clave/

Pinto, Susanne K. (1998). Los efectos del estado de ánimo positivo y negativo sobre rendimiento de pensamiento divergente. Creatividad Research Journal, Vol. 11, Nº 2,

Ciencia Infusa: Índice | Presentación
Café Alquimia | t-veo en el OKO