Anexo: El control mental del Qi: el comportamiento de la partícula en el campo de Higgs.

Esta entrada es un Anexo del Artículo: Hoy somos…¡Mucho Chí!

¿Deja la luna de existir porque no la miras?

Albert Einstein (proposición de un koen)

Antes de nada, recordar que esta entrada es un Anexo del Artículo “Hoy somos…¡Mucho Chí!”. De esta manera, se recomienda su lectura para una mejor comprensión de la razón de ser de estas dos hipótesis publicadas en el artículo original, aunque no discutidas.

Con ánimo de ir más allá, de conectar la observación de fenómenos físicos con aquellas observaciones de artistas marciales que hacen con respecto al control mental del flujo de energía corporal – dentro de los que me incluyo, con una experiencia desde los 8 años -; se proponen dos hipótesis para la Comunidad Científica.

La primera de ellas descansa sobre esta observación que vengo a apreciar y, dado mi conocimiento en la materia -solo soy una aficionada – desconozco si el planteamiento que propongo es totalmente correcto. Con todo, apoyo cada relación con conocimiento teórico físico.

La segunda de ellas, sin embargo, se nutre de esta primera observación. Más allá de estar acertada o no en la proposición, debido a insuficiencias en mi conocimiento; la intención de la misma es algo más transcendental para el estudio. Posiblemente, y después de todo, descanse en ese conocimiento primigenio de las artes marciales de los monjes Shaolín, que no son sino la emulación de movimientos de animales, perfectamente fluidos y armónicos, no solo utilizados destrezas de lucha; sino por igual, para nuestra salud integral: cuerpo-mente-espíritu.

En adición, importante se hace subrayar esa necesidad de romper la castración en la que educan a la sociedad, para desplazar o desdeñar cualquier proposición creativa o divergente, con comentarios como de la sociedad en el pensamiento divergente y creatividad de los individuos;

H1: “La adquisición de destrezas en el control del Qi posibilita bien la expansión y distribución de energía, bien su concentración, lo que vendría a ser ese comportamiento de la partícula en el campo de Higgs”.

H2: De esta manera, apreciar el comportamiento de leyes y propiedades físicas en nuestro propio organismo, puede proporcionarnos un campo de investigación holístico, en el que microcosmos (humano) y macrocosmos (universo) nos proporcionan un entendimiento más consistente y veraz de aquellos fenómenos físicos y metafísicos que comprende nuestra realidad y que, a su vez, se interconectan.

De detenernos en la física cuántica, y en concreto en una cuestión que Albert Einstein escribió a su amigo Michele Besso expresando su frustración acerca del fotón: “Estos 50 años de consciente reflexión no me han llevado más cerca de la respuesta que la pregunta ¿qué son los cuanta de luz?” (Dalmau-Santamaría, 2013); podemos avanzar desde su formulación aquellos otros hallazgos que, por igual, nos acerca este mismo Doctor, Dalmau-Santamaría:

Para la física clásica, los 2 modelos propuestos sobre la naturaleza de la luz, el ondulatorio, según el cual es la propagación del campo electromagnético, y el corpuscular, según el cual la luz está constituida por fotones, son incompatibles. Sin embargo, para la física moderna, la física cuántica, ambos modelos se pudieron integrar en un modelo coherente descrito a partir del principio de la dualidad onda-partícula (p. 60).

En otras palabras, no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y las ondas como partículas. Es decir, un fotón tiene, por un lado, un comportamiento ondulatorio (onda electromagnética) cuando produce interferencias luminosas, o bien se difracta o se polariza, y por el otro, un comportamiento corpuscular cuando colisiona con otros fotones o con otras partículas (electrones, protones), como ocurre en el efecto fotoeléctrico. Sin embargo, lo más asombroso de este principio es que los fotones se comportan como onda o como partícula según el observador (la conciencia que lo observa) (p. 60).

Cuanto más se ralentizaba la velocidad de una partícula más se condensaba su energía hasta convertirse en una energía supercondensada, que se denominó masa” (p. 59). No obstante, “¿cómo puede el campo de Higgs conferir masa a una partícula? En el campo de Higgs, lo que confiere masa a las partículas elementales son otras partículas, los bosones de Higgs. La existencia del bosón de Higgs (también llamado “partícula de Dios”)” (p. 59).

Algo que nos puede aclarar el comportamiento del electrón es que cuando se “desplaza a través de los bosones de Higgs (campo de Higgs) lo hace con facilidad, por lo que el electrón es casi energía“. De considerar el control mental del Qi, ésto vendría a ser la capacidad de acrecentar la energía y distribuirla por igual – comportamiento ondulatorio/ onda electromagnética“Sin embargo, los muones friccionan más con los bosones, por lo que tienen algo más de masa. Un quark top, por ejemplo, es prácticamente inmovilizado por los bosones de Higgs, por los que su velocidad casi se frena y su energía se convierte en prácticamente masa” (p.59). Éste comportamiento físico vendría a ser el de la concentración de energía, tal, que el foco del cuerpo donde la canalizas se vuelve toda una “maza”.

¿Ha dependido de la conciencia de quien lo observa? Personalmente, considero que ha de ser lo más probable, ya que la proyección mental y energía que comporta, difiere para una proeza de otra. Es decir, si has de focalizarte en fluir con equilibrio, es que proyectas la energía de acuerdo a un comportamiento ondulatorio, como podría ser ejecutar un salto acrobático con potencia suficiente como para romper diversos obstaculos dispuestos en un orden para el cual te concentras. En este sentido, tu campo electromagnético es de un espectro determinado.

Por el contrario, si vas a ser suspendido horizontalmente sobre listones o lanzas, o pretendes romper con la cabeza o mano un bloque, por ejemplo, la concentración de energía ha de ser muy focalizada y mayor.

Se acrece y se concentra en el punto objetivo de tu cuerpo. Posiblemente se aprecie mejor este ejemplo en el golpe seco y fugaz, es un instante en el que liberas la energía cocentrada, de manera que esa liberación es ese “freno” que transfiere la velocidad y energía generada a una partícula, dotándola de “poder”, dotándola de “masa”. Luego, ha debido haber una acelaración y fricción tal, y generar una temperatura tal, que su comportamiento, para ese instante, no comprendería la observación de la conciencia; en tanto liberas la energía, dejas de observar la focalización en un punto para observarte a ti mismo y su fluir con ella. Transformación de masa en energía (luz). Así, ¿ los fotones se comportan como onda o como partícula según el observador (la conciencia que lo observa) ?, ¿deja la luna de existir porque no la miras?

Verónica García-Melero

Sanaj: Presentación | Índice
Esta entrada es un Anexo del Artículo: Hoy somos…¡Mucho Chi!
Para más información y bibliografía, consúltala.

El Método Socrático: síntesis.

Entrada Refrescada. Primera Publicación: 13 de Enero de 2020

III. ESTADO DE LA CUESTIÓN.
III.I. MARCO TEÓRICO SOBRE LA POSIBILIDAD DEL MÉTODO SOCRÁTICO EN LA CIENCIA EMPRESARIAL.
1. Método Socrático: síntesis.

El lujo es pobreza artificial.

Sócrates

La ostentación revela una necesidad banal por aparentar, lo que, incuestionablemente, la conduce a aflorar un vacío. Así, de acuerdo a este pensamiento de Sócrates, recogido en una de sus célebres expresiones – la que inaugura este texto – , se considera la importancia de ser sintéticos.

Si bien, en este otro sentido, el de la brevedad per se, cabría recuperar esa otra vieja frase popular: “lo bueno si breve, dos veces bueno”; que, por igual, utilizaremos más adelante para establecer un axioma; bien se hace necesario subrayar la importancia de esclarecer y comprender qué es el método socrático de una manera sencilla y “buena”, como diría Lao-Tsé. Esto es, sin caer en el adorno, la ostentación y, por supuesto, la persuasión “del habla”. Así, procedemos a acercar el método socrático, sucintamente, como sigue:

Cuestionarnos qué es el método socrático es una ardua labor que ha ocupado el pensamiento de la literatura y filosofía a lo largo de los años. Es así que, centenares de eruditos han intentado mediante sus indagaciones heurísticas hallar el conocimiento sobre este método; sin embargo, no han logrado averiguar qué es  lo que verdaderamente hacía Sócrates (Rossetti, 2011).

El conocimiento que se tiene sobre el método socrático proviene esencialmente de los testimonios de sus discípulos: Platón, Jenofonte, Aristipo y Antístenes; así como de menciones y aportaciones de otros filósofos posteriores, como lo fue Aristóteles, discípulo de Platón (Munn, 2000).

Con ánimo de ser sintéticos, como así abrimos esta cuestión, ofrecemos una aproximación de lo que se entiende por el método socrático. En este sentido, es un método dialéctico que consta de dos fases, una primera fase: deconstructiva, de preparación o negativa, a la que se denomina ironía y; otra segunda fase: constructiva, positiva, de indagación o elenchus, desde la que se guían respuestas desde el razonamiento inductivo hacia una definición o solución universal. Esta definición o solución universal, conducida desde la mayéutica, conlleva el traer a la luz nuestro discernimiento sobre las cosas, es decir,  “parir” nuestro pensamiento (ver Calvo, 1997; Castro, 2012; Rossetti, 2011).

Luego, podemos conjugar este método con la estrategia de empresa, en tanto ésta, de acuerdo a Mintzberg (1973), comprende la reflexión natural y cuestionamiento acerca de los problemas u oportunidades con que se encuentra la empresa en pro de ofrecer soluciones eficientes y eficaces a los mismos; viniendo a ser el pensamiento del verdadero estratega el que nace de la espontaneidad.

Verónica García-Melero

Educación Phi: presentación | Índice General Proyecto Alquimia: indice
Artículos Nutricios Prácticas, orientaciones y sugerencias

(10) Cultura Organizacional: el Te de la innovación (II).

No hay ningún viento favorable para quien no sabe a qué puerto se dirige.

A. Schopenhauer
por Verónica García-Melero

Bibliografía:

Martins, E. and Martins, N. (2002) An organisational culture model to promote creativity and innovation. Special Edition: SA Journal of Industrial Psychology, vol. 28, núm. 4.

OECD (Ed.) Tragsa, G. (Trad.) (2005) Manual de Oslo: Guía para la recogida e Interpretación de datos sobre innovación, 3ª Edición. Paris: OECD, EUROSTAT.

Schumpeter, J. (1939) Business Cycles: A Theoretical, Historical and Statistical Analysis of the Capitalist Process, Vol. 2. New York: McGraw-Hill

Ciencia Infusa: Índice | Presentación
Café Alquimia | t-veo en el OKO

Capítulo 10. Las Cuerdas de Aia.

Bendijo el Rey David a יהוה: “Tuya es, oh יהוה, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh יהוה, es el reino, y tú eres excelso sobre todos”.

1 Corintios 29:11


«Apus Apus, ¿qué te pasa?
¿Qué has venido a hacer?
¿Cómo te paras conmigo?
En mi camiseta, ¿por qué?

Y la cuestión es que no te mueves, (05)
conmigo te quedas, ¿por qué?
Pensaba que eras un águila,
muy chiquita, un bebé.
Pero, Aia, tú eres vencejo,
¿por qué te has parado?, ¿por qué?» (10)

Siempre he tenido el recuerdo
de este inhóspito suceso,
pararse conmigo un "aguilucho"
que resultó ser vencejo.

Y lo extraño, ahora entiendo, (15)
que en hebreo eres Aia;
me ha movido un impulso
a saber cómo es tu raza.

Y eres un ave especial,
un ave que nunca para, (20)
meses pasas volando...
¡no me digas que no eres rara!

Hasta duermes mientras vuelas,
y sin ni siquiera tocar el suelo;
el nido haces con tu saliba (25)
ni para eso tienes freno.

Y vuelas, vuelas alto...
tanto como un avión;
y tu velocidad de crucero:
el doce al cuadro, ¿no? (30)

Aia, ahora que caigo,
siendo un ave tan colosal,
tan enigmática por tu vuelo
y no quererte posar,
me pregunto, ¿por qué, Aia, (35)
conmigo fuiste a parar?

¿Será que de las aves
buscaste en mí protección?,
¿te resultó tranquila mi mirada,
mi sonrisa o fue mi voz? (40)

Porque te hablaba, Aia, mucho,
como a mi gata, corazón;
y te acariciaba la cabeza,
cerrabas los ojos con amor.

¡Qué extraño este suceso! (45)
Pararte conmigo, ¿por qué?
Siendo un ave que no paras,
que siempre te quieres mover...

Hace días, no hace tantos,
volaste en mi pensamiento, (50)
recordé con cariño la anécdota,
ahora quiero escribirte un cuento.

Pero mi cuento no es un cuento
es una colección que no para,
un impulso que me mueve (55)
y hacia el Cielo me jala.

He descubierto una disciplina
mientras me echaba a volar,
me tiré en los brazos de Dios
y Él me vino a encontrar. (60)

Ahora soy yo el vencejo,
y vuelo y vuelo sin cesar,
y cada día más yo quiero
tener a Dios para hablar.

Lo busco, siempre lo encuentro, (65)
siempre me quiere sonreir;
no le gusta verme triste,
y me ha hecho pensar en tí.

Y, ahora que en tí yo pienso
he aprendido en tu "escoger" (70)
que no hay camino que esté marcado
para nuestro vuelo detener.

Estoy segura que esta hazaña,
la de tenerte conmigo en casa,
abrazada a mi camiseta (75)
y enganchándola con tus patas,
me ayudará a volar contigo,
a no pisar siquiera el suelo,
volaré en la Palabra,
¿descifraré algún secreto? (80)

No me importa si revelo
algo elevado o no,
me interesa poner orden
a cómo vuelo, ¡por Dios!

Y el impuso es que me lleva (85)
a cantar, como tú, vencejo;
no sé si el ritmo que cojo
es más o menos bueno.
Pero siento ese ritmo...
y más lo sigo con el tiempo; (90)
en el cantar hay vibración
y en el sonido del verso.

Como esto es lo que somos,
átomos vibrando,
me he dado cuenta que más vibro (95)
si me agito en este canto.

Así es que vuelo arriba,
vuelo como tú, y no paro.
Voy a escribirte una fábula,
no quiero parar ni un rato. (100)

LAS CUERDAS DE AIA


Narrador:

Sentose un anciano en un cerro,
allí veía a las gentes,
ríos que discernían colinas,
lagunas y torrentes.

Sentose, estaba cansado, (105)
ya moverse no podía,
cuatro piedras para su cabeza,
allí se le quedó dormida.

Y tuvo un sueño el anciano,
ermitaño era de una cueva, (110)
encerrado estaba aprendiendo,
quería contar las estrellas.

Llevaba consigo la tradición,
llevaba consigo conocimiento;
el oral que bien se contaban (115)
en el tiempo sus ancestros.

En el sueño se acercaba
un joven vencejo esta vez;
tenía cara afable,
pues le agradaba él. (120)
El vencejo era liviano,
pero fuertes eran sus garras,
empezó una conversación, entonces,
cosa que no fue extraña.

El anciano escuchaba, (125)
quiso el vencejo conversar,
le narró unos secretos
sobre el Cielo estelar.

0. AIN SOF: Sin límites.


Aia:

Hay una Fuerza Suprema,
hay algo antes del Uno, (130)
hay una nada sin límites
raíz es de lo que sumo.

Es transcendente, pues agota
el límite que no es su ser;
no puedo explicar con palabras (135)
la esencia de lo que es.

Es anterior a todas las cosas,
las cosas nacen en Ella;
es infinita, es inmutable;
todo cambia; mas, no Ella. (140)

¡Es esta Fuerza tan grande!
En ella está el poder,
la energía, la frecuencia
y la vibración de tu ser.

Es sonido, es reverberación, (145)
es música orquestada;
hay un canto en su voz
aunque no diga palabra.
Inmutable, así es que es;
todo lo crea, y no cambia. (150)
Claro que ha hecho al hombre
a su imagen y con palabra.

Necesitaba envestirlo
de habilidades, como las de Ella.
Le ha dado todos los poderes, (155)
sobre astros, sobre estrellas.

Así, puede dar órdenes
si alinea su ser
con el propósito de la Fuerza:
solo se halla en el bien. (160)

Raziel, el Anciano de días:

Perdona que te interrrumpa,
esto no puede ser así;
blanco y negro,
claro y oscuro
se necesitan para seguir; (165)
para extraer una enseñanza,
para tu camino "escoger".

Y se escoge si no hay forma,
si no se quiere contener
la huella de tu zapato (170)
que deja en el suelo al correr.

En fin, no sé si me explico,
no sé si me has entendido bien;
la luz se aprecia en la tiniebla,
la oscuridad le da su ser. (175)


Aia:

Comprendo lo que me dices,
ahora entiendeme bien;
una cosa es blanco y negro,
otra cosa es crecer;
y se crece hacia lo blanco, (180)
lo negro es dejarte caer.

¡Qué sí! que el negro es la ayuda
para, del blanco, entender
que lo elevado es potencia
que disipa lo negro de él. (185)


Raziel, el Anciano de días:

¡Ah, vale! Ahora entiendo,
ya sé que quieres decir.
El equilibrio y el crecimiento,
se logran en discernir;
en ser afable en el juicio (190)
y, con la palabra, amable;
necesitarás a la misericordia,
hables lo que hables.


Aia:

Juicio y misericordia necesitas
para alcanzar tal belleza; (195)
la de crecer hacia la Luz
y elevar tu conciencia...

Bien, pero no te envales,
tal vez, con mis secretos
puedas conocer otras dimensiones, (200)
hasta entender qué es el tiempo.

Desde luego que esta Fuerza
anterior a todas las cosas,
es anterior al tiempo,
es inmortalidad toda. (205)

Es inmóvil, quieta está,
alrededor de Di-s se mueve;
es inmutable y no cambia,
hasta a Di-s es que mueve.

Porque la Eternidad está en Di-s, (210)
y, al cosmos, la Eternidad contiene;
el tiempo que está en Cosmos
en el devenir le deviene...
que se realiza el tiempo en el Cosmos,
¡fíjate lo que le deviene! (215)

El devenir deviene en el tiempo,
el tiempo se realiza en el Cosmos,
está en movimiento en la Eternidad,
¿qué va a ser?, ¡el Cosmos!
 
Raziel, el Anciano de días:


Desde luego que es misteriosa
esta Fuerza Colosal,
extraño se me hace lo que dices,
difícil es de explicar...
y de comprender, nada te digo,
anda, cuéntame más... (255)

Te llamaría por tu nombre,
el mio es Raziel,
muy dado soy para los enigmas,
y éste...figúrate,
complejo es que se me hace, (230)
inefable, más bien.


Aia:

Me llamo Aia, Anciano de días,
mucho me queda por decir;
estoy segura de que cuando vuele
tú me podrás seguir. (235)

Al menos, volando hacia el Cielo,
te elevarás desde aquí
y comprenderás dimensiones,
mundos, energías...en fin.
Que mejor es que sigamos, (240)
¿cómo podría seguir?

I. El Lenguaje de las Ramas.


Raziel, el Anciano de días:

¡No te vays por las ramas!
Mejor quédate aquí,
intrigado me has dejado,
Aia, sigue por mí. (245)

Aia:

Cada rama de este árbol
tiene, justo, una raíz.
Raices en número,
son las ramas,
las ramas, el decir. (250)

Y el sonido del viento,
el agitar lo de aquí,
el agitar "lo que hay",
...te lo voy a decir.

Todo lo que te rodea (255)
una ilusión es;
es la copa que desde el cielo
del árbol, tu ves.

Las raíces allá se hallan,
arriba es que están; (260)
como arriba es abajo,
éste es el empezar.

Las raíces son primeras,
ellas son emanación;
por ellas brota la energía (265)
que alcanza esta Creación.
Ellas envían la sabia,
ellas hacen crecer;
hay que querer buscarlas
y alimentarte y beber. (270)

Las ramas son el lenguaje
con que se envía la radiación;
si cada raíz tiene una rama,
en el cálculo hay expresión,
y voz si agitas la rama, (275)
esto es Sefirot.

Tenemos un lenguaje único,
un lenguaje tan especial,
que es número, es matemática,
es verbo, y además, (280)
es expresión con vocales,
es pluralidad.

Depende de lo que busques,
así es que encontrarás;
no hay lenguaje en la Tierra (285)
que te hable esta verdad.

Es el lenguaje de las ramas,
en el Árbol haya su expresión,
estos tres libros que tenemos
son su viva voz. (290)

La de la Fuerza de la que te hablo,
te hablo de tu Resplandor;
eres energía manifiesta,
tu alma es su expresión.

El Espíritu que agita (295)
con el viento estas ramas,
traerán en cada momento
una lección, así Ella habla.

Diez centros de energía
dan forma a este Árbol, (300)
es el Árbol de tu Vida,
¡fíjate de lo que hablo!

Cada uno es que expresa
una cualidad de esta Luz,
de la Luz de la Fuerza, (305)
de la que es infinitud.



Raziel, el Anciano de días:

Me gusta este lenguaje,
quiero saber mucho más;
y que me hables de ese vocablo,
Sefirot...¿por qué está? (310)


Aia:

Si para algo aquí has venido,
has venido para crecer,
hacer evolucionar a tu alma,
eso tienes que hacer.

Pero con la ilusión que nos rodea, (315)
con el apego a las cosas,
se hacen a lo material,
se olvidan de esta cosa.

Nuestro trabajo en este plano,
en este plano existencial, (320)
en forma de materia,
y siendo energía al vibrar,
es recuperar esta esencia
la que está en la afinidad
de la Luz que nos hace (325)
y la Luz por la que se está.

Así, estas Sefirot son centros
de nuestras diez energías principales,
cada uno expresa, en lo figurado,
de Di-s, sus cualidades. (330)

Somos hechos a su imagen,
así es que albergamos
las cualidades de Dí-s todas;
así somos, hermanos.

Nuestro trabajo es corregirnos, (335)
es pulir nuestra personalidad;
necesitaremos de experiencias,
necesitaremos caminar,
y saber cómo se camina,
y saber también pisar. (340)



Raziel, el Anciano de días:

Me parece complicado,
difícil es de entender...
¿qué más transita esas ramas?
¿cómo se conectan?, a ver.
¿Hay forma estructurada?, (345)
¿qué las hace ser?,
¿son las energías principales
todo lo que se ve?

II. La Formación.


Aia:

Los centros de energía,
a los que he llamado Sefirot, (350)
se hallan, Raziel, en tu cuerpo,
en toda su extensión.

Y cada centro es que contiene,
por igual, un sistema;
es energía fractal, (355)
ese es el dilema.

Fluye energía de arriba a abajo,
de abajo a arriba, por igual;
así es como tú vibras,
así será la profundidad (360)
que alcances en tus raíces,
que en el Cielo están.
Y fluye de Norte a Sur,
fluye del Sur hasta el Norte,
de Este a Oeste, fluye igual, (365)
y en su inversa, responde.

Tres flujos que son libros
y son enseñanzas también,
si se extienden y se unen,
y se trazan en su ser; (370)
superpuestas se desplazan,
ahora se puede ver
diez puntos que se unen,
32 senderos se leen.

He dibujado una semilla, (375)
y un fruto también,
de sus raíces a la copa
por ahí descienden bien
las 22 inteligencias cósmicas
de todo lo que ves, (380)
de todo lo que se halla,
se calcula y se lee,
de todo lo que se habla;
de la Creación, dan fe.

Así, 22 son la inteligencias, (385)
son el Principio y el Fin
de todo lo que tu contemplas,
del uno al otro confín.

Ahora, para que lo entiendas,
para que lo logres visualizar, (390)
traza de arriba a abajo
una linea recta, para empezar.

Traza dos diagonales,
de Norte a Sur, de Este a Oeste;
traza líneas imaginarias... (395)
¿dime, a ver, qué contiene?


Raziel, el Anciano de días:

Veo un rectángulo en el centro,
y si los uno, también,
un hexágono es que trazo,
y dos triángulos se ven. (400)

Y si los superpongo,
y deslizo, como dijiste,
veo diez nodos, diez uniones,
los centros que me asisten.

¡Qué divertido este trazado! (405)
¡Qué interesante, también!
¿Así es la geometría
de todo lo que se ve?

Por cierto, las energías,
esas inteligencias de las que hablas, (410)
dices que son 22,
¿en el Árbol es que hablan?

Aia:

Hablan en el Árbol,
tu lógica los asignará
a cada uno de los senderos, (415)
fácil es de trazar.

Lo importante es que conozcas
qué son en primer lugar;
son energía siempre
con el tinte de la cualidad. (420)

Una aporta una cosa,
la otra, otra cosa más;
y puedes sumar con ellas,
permutarlas y girar,
tomarlas de sus extremos, (425)
las puedes recortar,
y dividir, si así te hablan,
y las puedes colocar,
leer de derecha a izquierda
y ponerte a serpentear... (430)
depende de tu impulso
así es que las verás.

Más adelante te hablaré de todas,
ahora sólo quédate
que tres de ellas son madres (435)
en el fuego se lee,
también contienen a la madre,
contienen a todo el ser,
y el juicio que se nos hace,
mezcla son de tu crecer. (440)

Estas son importantes,
estas rigen tu ser,
el tronco de tu árbol,
columna vertebral es.

Así es que representan (445)
mucho de lo que es el ser.
Diez Sefirots que son centros
en tus manos es que se ven,
y el camino que tu caminas,
porque caminan tus pies. (450)

Lo importante no es reconocerlas,
no es aprenderlas para codificar
y dar señales como de humo
con este lenguaje colosal,
lo importante es que las descubras (455)
conforme avanzas al caminar;
importante es que contemples
la importancia por la que están.

No necesitas preocuparte
de querer saber sus nombres, (460)
dónde se hallan ellas guardadas,
qué es lo que más esconden.

Lo importante es que contemples
que en el centro de tu ser
se halla cifrada la llave (465)
que te abre a este saber.

III. EL CORAZÓN


Raziel, el Anciano de Días:

Ese saber es enseñanza,
en la Lamed se lee,
una letra con la que termina
la escritura, la que es la Ley. (470)

Así, en la Escritura
ya tenemos que como fin
hay una enseñanza primera,
saber tu ser construir.

Pero este fin tiene un principio, (475)
y el principio es lo dual,
todo aquello que te rodea
que te hará tanto pensar,
y echar un pie tras otro,
y ponerte a tropezar. (480)

Esa letra es la Casa,
es la Bet en donde está,
en como comienza todo,
todo aparece dual.

Dual son las emociones, (485)
siempre tendrás que descubrir
la opuesta de una en otra
para saber bien distinguir
que en lo ternario, en el Centro,
es que se encuentra tu evolución, (490)
es la virtud manifiesta
de toda expresión.

Este centro de cada cosa
para cada cosa es virtud,
es el punto intermedio, (495)
es su rectitud.

Asi el centro es que se une
y usando estas dos letras
encontrarás el Corazón,
donde la sabiduría se sienta. (500)

Raziel, el Anciano de días:

Ahora te comprendo,
entiendo todo mucho mejor.
No he de apresurarme,
querer poner a todo voz;
he de descubrir en mi experiencia (505)
lo que es manifestación
y el impulso que me eleva,
y revelar información.


Aia:

¡Eso mismo! ¡Qué acertado!
Me ha gustado tu reflexión. (510)
Hasta que no sientas el impulso,
hasta que no sientas amor
por conocerte y conocer,
por descubrir tu corazón
es que para nada sirve (515)
Letra, Árbol o Sefirot.

Esto no es aprenderlo,
esto no es recitar,
ni conectar letras con ramas,
ni mucho menos gesticular... (520)
eso para nada sirve,
eso es conocer
conocimiento pretérito
que ensoberbece el ser.

Te perderás en el conocimiento (525)
de lo que ya escrito está
y no darás a tu corazón el intento,
no le darás la oportunidad
de descubrir la sabiduría;
pues, ahí es que está. (530)
En la Vida es que se halla,
esa es su verdad.

De esta manera, cuando alcances
a moverte por amor,
la sabiduría habrá abierto la puerta (535)
que se halla en el corazón.

Descubrirás cosas ocultas,
estas mismas que ya has olvidado,
todos las llevamos en los genes
solo hay que recuperarlo (540)
en el despertar de la conciencia,
en el corazón, mi amado.

IV. יהוה


Raziel, el Anciano de días:

¡Pero, no te vayas! ¿Por qué vuelas?
También quiero conocer
el nombre de Di-s, esa Fuerza; (545)
me confunde, no sé...

Entiendo por Fuerza...un Ser Inifinito,
un Ser eterno, un Ser inmortal,
un Ser que es fuera del tiempo,
incluso fuera de la gravedad. (550)

Lo aprecio, según tú me has dicho,
a un Dios, ¿increado?,
más allá de la Creación lo entiendo,
así, tú, me lo has dibujado.


Aia:

La revelación del Ser Infinito, (555)
la revelación de su Gloria, Raziel,
es una Creación desde la nada
hacia la existencia, eso es.

Siendo la Creación su obra,
estando Ain Sof fuera del tiempo, (560)
no es de extrañar lo inefable
de explicarlo y comprenderlo.

Mas, si quieres que revele
con sus Inteligencias, su nombre,
empieza la Ley diciendo (565)
cómo es. Escucha, hombre:
 «Bereshit Bara Elhim Et»
El Principio y Fin fue creado
con la inteligencia de Él,
como si fuera un teclado. (570)

Ese ET son sus Inteligencias,
son sus Fuerzas Creadoras,
Alef y Tav son dos letras
que simbolizan la Obra toda.

Son las Inteligencias de las que hablo, (575)
y, con ellas, es Ain Sof:
todo lo que manifiesta
desde el principio, su Creación.

Si atiendes a un método
que te revelo, con amor, (580)
es notaricón como se llama,
la lección primera en la Creación.

Quieres penetrar en el Universo,
saber "lo que hay", tú quieres;
yo te asciendo a lo sobrenatural (585)
y el Sod, secreto, aquí tienes.

Más allá de la comparación imaginativa,
más allá de la alegoría,
es el significado oculto
que revela la Divinidad misma. (590)

Este notaricón es un método
al que te moverá un impulso,
impulso que nace en el corazón
y así es como yo descubro
que las iniciales o finales, (595)
me estoy refiriendo a las letras,
juntas forman otra palabra,
algo te llevó a leerlas.

Así, en este principio
tenemos cómo se llama, (600)
Jesucristo así lo nombraba,
así lo nombraba: Abba.

Abba está en el comienzo,
Abba está en el fin,
en el verbo se halla Abba (605)
¿por qué será esto así?

Es lo que Ain Sof creó primero
para poderlo asistir,
lo han traducido como Padre,
¿por qué será esto así? (610)
¿Será porque se ha construido
un mundo patriarcal,
rechazando a su naturaleza,
a la madre que siempre está?

Desde el principio tenemos ET, (615)
desde el principio tenemos Abba,
Abba es Padre-Madre, y es
con Abba como todo acaba.

Seguro en tu camino
encuentras ese Padre-Madre nuestro, (620)
entiendes las palabras originarias
entiendes mejor el texto.

Abba, como así lo llama Jesús,
es la expresión en esta tierra
de la Creación de todas las cosas, (625)
¿será hoy anatema?

Lo dudo, es indudable
e incuestionable lo que te digo,
cuando despiertes del sueño
leerás lo que te digo. (630)

Mas, Abba es un título,
Abba no es un nombre,
es como ser mamá,
cuando Aia es mi nombre.

De esta manera tenemos (635)
que camina el pueblo sin saber
cómo es que se llama Abba,
¿le preguntaremos alguna vez?

Y llegará el momento para esto,
arderá un arbusto a placer, (640)
y no se quemarán sus ramas,
con lenguaje se hará ver.
Alef-Hei-Yud-Hei es el nombre,
dicho es "Eheié";
ésta es la revelación primera, (645)
revelación fue en ese arder.
אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה, Ehyeh Asher Ehyeh, [ehˈje aˈʃer ehˈje]

Más tarde es que transmuta
la Alef por la Yud,
contiene su chispa divina
y expresa su magnitud. (650)

Yud-Hei-Vav-Hei es su nombre,
este nombre es un canal
de la fuerza de Ain Sof al hombre
en esta tierra carnal.

Sin embargo, hay algunas cosas (655)
que te harán tanto dudar...
No te dejes llevar por nada,
¡qué te guíe tu Voluntad!
así apreciarás a Abba
en Yud Hei Vav Hei, escrito está, (660)
es un Dios de amor,
es Uno, por igual.
Se es lo que Se es,
Se Será lo que Será,
será y es, en el amor; (665)
y, también, en integridad.

Yo Soy Quien Yo Soy,
Yo Seré Quien Seré,
es su nombre traducido,
te hablo de Abba, ¿lo ves? (670)
YHVH engloba todo,
Abba así es, es como es,
engloba todos sus atributos
mas, no se pueden contener,
se entienden uno a uno, (675)
así se deja conocer.

V. Los Tres Libros.


Raziel, el Anciano de días:

Entiendo lo que me dices,
aunque tengo una cuestión;
me has hablado de tres libros
para la comunicación, (680)
me refiero a lo que se escribe,
a lo que se calcula también,
y por supuesto a la voz del sonido,
la letra hebrea en su contener.

Esto del Sefirot, creo haberlo entendido, (685)
mas, del lenguaje del que me hablas,
quisieran ahora mis oídos
que les expliques de que se tratan
¿puedes darle más sentido?



Aia:

Creo que no he sido clara, (690)
o mejor, no muy profunda,
bien merecen los tres libros
recorrer su andadura.

Sepher es la forma
con que dibujamos las letras, (695)
con este libro es que tratamos
el espacio, el mundo, el texto de ellas.

El valor númerico, lo que calculamos,
aquello que expresa la guematría,
es el libro que es Sephar (700)
para el número y su valía.

Con Sephar es que pesamos
el valor de la palabra,
lleva fecha y dimensión,
lleva pasar al otro lado. (705)

Así, en la guematría descansa
más que una técnica de comunicación,
es lenguaje de la alegoría,
por igual de la intuición,
y de comparar un texto con otro, (710)
y por igual, la revelación.

Mas, nos queda la voz de que hablaba,
me referí a la comunicación,
Sippur es el Libro que menciona
cómo es la comunicación. (715)

Así Sippur es espíritu,
y, por igual, es el alma,
es el nombre de la letra
y tambíen su pictograma.

Así, las tres divisiones (720)
en las que se gesta la Creación
son los tres Libros de que te hablo
libros de la Formación.
Tres son las divisiones,
Universo, Año y Alma son, (725)
espacio, tiempo y espíritu
eso es lo que son.

VI. Los Nombres.


Raziel, el Anciano de días:

Ha entendido el nombre de Abba,
me gusta llamarlo así,
y deletrear YHVH, Aia, (730)
mi espíritu me mueve aquí.

Sé ahora que es Sippur
llamarlo como se llama,
el nombre de cada letra
al pronunciarlo lleva mi alma.

¿Qué más títulos es que tiene (735)
este Ser Infinito, Aia?
Me gustaría que me explicaras
algo más junto a la palabra.

Aia:

YHVH de los Ejércitos
representa a todas la Sefirot; (740)
siendo centros de energía
es que te escucha Ain Sof;
así es que toma impulso
y pone oído a tu voz.

Elohim Chaim es otro nombre, (745)
Dios Viviente es lo que es,
la fuerza creativa de la vida,
el fundamento de tu ser.
Y es el Rey del Universo,
reina a todos tus centros, (750)
a los energéticos como te dije,
diez son los que cuento.

Es Omnipotente y Todopedoroso,
así es El Shaddai,
fundamento y Dios Viviente (755)
de todo "lo que hay".
Elevado y Exaltado,
Clemente y Misericordioso es,
mora en la eternidad su Nombre
Kadosh, el Santo, Voluntad es. (760)

Así es que separamos
y elevamos la Voluntad,
es la fuerza, el impulso
que en la copa del árbol está.

VII. Los 32 Senderos.


Raziel, el Anciano de días:

De los 32 senderos...creo que me falta algo, (765)
¿hay algo más que me puedas decir?
Son las Inteligencias de las que hablas
y los centros del Árbol que ví.


Aia:

Ya te he hablado que con el cuerpo
todo se puede explicar, (770)
así es que para abajo,
por la médula espinal
descienden 31 nervios
¿el otro dónde está?

La complexión del 32 (775)
está en nuestra cabeza
es un nervio que la rige
y se divide en docena.

Esta enseñanza del cuerpo
se manifiesta en la cabeza, (780)
en los sentidos que tenemos
y en su capacidad y fuerza.

Así, en la cabeza
se nos concentran casi todos:
vista, oído, olfato y gusto, (785)
estos son los que logro.

Importante es la cabeza,
importante es la mente,
mas, los 31 nervios que bajan
y rigen el cuerpo que se siente, (790)
simbolizan el tacto, todo,
y la mente, que es latente.

Así la mente late,
la mente está por el corazón,
por el tacto, por lo que toco, (795)
por aquello que me mueve, amor.

Y siendo todos un conjunto
en su suma uno dan,
si por amor es por lo que se mueven
en este elevar espiritual, (800)
no es de extrañar que simbolizan todo
por lo que YHVH está.

Así si YHVH es Uno,
en hebreo 13 me dá;
Ahabáh (AHBH) que es amor (805)
el mismo peso tendrá.



Así, si lo sumamos,
¿13 y 13 que son?
Son el peso de la palabra,
el valor del Tetragramatón. (810)
אחד + אהבה = יהוה

Raziel, el Anciano de días:

Los nombres de las Sefirot
aún no me los has dicho.
¿Hay algo en la Palabra
para valorar lo que pido?



Porque si no encuentro algo (815)
que refuerce mi fe,
tal vez vería charlatanería,
y me haga dejar de creer.

VIII. LAS CUERDAS DE AIA


Aia:

Yo te ofrezco las cuerdas,
llámalas de Aia, (820)
cuerdas para que hiles
lo que deja mi palabra.

Te harás un collar hilando
cada una de las enseñanzas,
las Sefirots son cuentas, (825)
cuentas para tu garganta.

Pues en la garganta hay mucho,
en la garganta está la voz,
y a la nuez, que bien se mueve,
habrás de poner atención. (830)

Las Sefirot son cuentas,
cuentas para tu collar,
repartidas por tu cuerpo
y en pies y manos están.

Si tus falanges son catorce, (835)
por algo es que están,
así es la mano hebrea,
así es que pesa Yad.

El catorce es la casa
es la casa del Rey, (840)
David que esto vale (דוד / 646),
así es que pesa su Ley.

En las manos, por su trabajo,
en ello hallarás la recompensa,
«sean alabadas sus manos, (845)
alábenlas en las puertas»
.

El catorce es cinco,
en cada mano lo encontrarás;
catorce es uno y cuatro:
el doblegar y el pulgar. (850)

Así con las manos
es que se echan las cuentas,
cinco y cinco a cada lado
los dedos son los que pesan
los centros de energía, (855)
a izquierda y a derecha.

Una te dará Amor,
la otra te dará Fuerza,
"Chasadin" son tus amores,
"Gevurot" son tus fuerzas. (860)

«Mi mano izquierda ha fundado
la Tierra y mi mano derecha
ha extendido los Cielos»;
lee, siempre, bien la letra.

Si en la Creación algo destaca (865)
en esta izquierda y derecha,
es lo masculino y femenino,
es el macho y la hembra.

Es el recibir lo femenino,
es lo masculino el dar, (870)
en este toma y dame
una vasija harás.

Y masculino no es solo macho,
y femenino no es solo hembra,
atiende a sus intenciones, (875)
atiende a la letra.

Derecha es masculina,
así es Chasadin, la que tensa, (880)
la que enamora a Gevurot,
dando, Gevurot, su fuerza.


La alianza en tu dedo,
es el corazón, el amor,
y, no en el anular lo vemos, (885)
es en el Centro, ¡cómo no!

Así, el Centro es todo
en su alcance y extensión;
no limites a las palabras,
eso es Ain Sof. (890)

«La obra de tus dedos»
es también la Creación.
Dicho fue por el Salmista,
dicho fue a viva voz.

Ahora, atiende, Raziel, (895)
a los nombres que te lego,
¡los has leido tantas veces!,
pon atención al texto.

La circuncisión también es...
y también está en la lengua, (900)
es la palabra Milah circuncisión
y hebrea es su letra.

Es la facilidad de la palabra,
es la capacidad de expresión
elocuente, como la abeja, (905)
elocuente, será tu voz.
En tu voz es que habla Abba,
Abba es la graducación,
la nuez es de tu garganta
el buen fruto y revelación. (910)

IX. LAS MANOS.


Raziel, el Anciano de días:

Sigue, Aia, con los nombres,
sigue con su representar,
con los dedos, con las falanges,
con la Palabra, por igual.

Dime qué significan, (915)
dime para qué están.
Ahora mejor entiendo los Centros
y la capacidad del "hablar".

¡Qué interesantes los tres libros!
¿Libros que son de estrellas? (920)
Eso se me hace la raíz
de la palabra que veo en ellas.
Mas, es cuenta, es una perla,
un añadido de mi collar,
y para que collar yo tenga (925)
todas las he de hilar.


Aia:

Eso es, lo has comprendido,
no dilatemos este momento,
con los pulgares yo te trazo
de arriba abajo, Tierra y Cielo.

Así, en tu mano derecha (930)
encuentras coronación,
Kéter se llama la corona,
y Cielo, del Árbol, y raíz son.

La Tierra que está en tu izquierda,
no es mas que esta expresión, (935)
Malkut que es este mundo,
el otro extremo, su dirección.

Hemos trazado el arriba y abajo,
hemos trazado su iniciación,
cuando hayas entendido esto (940)
empezará tu comprensión.

Te hablé de Norte a Sur,
te hablé de este trazado,
la diagonal de la que hablo
centro es de tus manos. (945)

Así, tenemos Amor,
así, a Chesed tenemos,
te hablo de la derecha,Raziel,
y aquí es donde lo vemos.

Y tienes la Fuerza, (950)
tienes el Juicio, igual,
en la izquierda es que tienes
a, como centro, Geburah.

Tus dedos direccionales,
aquellos que todo lo indican, (955)
son los que apuntan hacia el camino
hacia la Gracia que le es Divina.

Así, en la derecha
tienes a Jojmah,
reflejo que es la izquierda, (960)
como Sefirot, Binah.

La otra diagonal de la que hablo,
la que es tu Este y Oeste,
son las direcciones que tomes
camina siempre hacia Oriente. (965)

Son los dedos de las alianzas,
los del compromiso son,
así te comprometes con tu crecimiento
así es que sería tu evolución.

Razón de ser que está en la belleza, (970)
y en conocer tu evolución,
a la derecha tienes Tiferet,
a la izquierda tienes Yesod.

Y la derecha es es Este,
Oeste es tu Yesod; (975)
el fundamento desde lo oscuro
es que revela su evolución.

No me he olvidado de los meñiques,
estos son tu ayuda extra,
los que te ayudarán a subir arriba (980)
por el Árbol de tu ciencia.

¿Has visto cuando ases,
cuando ases cualquier cosa
como los meñiques sujetan
con fuerza más que de sobra? (985)

Así son tus meñiques,
son esa fuerza siniestra
que te ayudan en tu carga
y que bien la doblegan,
la hacen sumisas a tus manos, (990)
a tus manos dan fuerza,
y mueves la carga toda,
de dominio diestro las llenan.

Así, el Árbol de tu Vida
reside en tu perspicacia, (995)
en la sagacidaz con que te muevas,
en tu prudencia, en tu ganancia.

Así, en tu sumisión encuentras
de todas, la mayor fuerza,
tu majestad, tu gloria, Raziel, (1000)
caminan desde Hod, por la izquierda.

Y tu fuerza, te dará dominio,
te traerá el autocontrol,
no es de extrañar que sea activa,
Netsaj, la Victoria de tu amor. (1005)

¿Te estoy hablando claro?
¿Me has entendido Raziel?
Quisiera que no vacilaras,
y que lo sepas tejer.

X. El Ser Diez.

 
Raziel, el Anciano de días:

Claro, claro...lo que se dice, (1010)
podría decir que tal vez
si reflexiono con el tiempo...
pues seguro hallo entender.

Los nombres, que son hebreos,
¿qué quieren decir? (1015)
Seguro están implícitos
en lo que has venido a decir.



Aia:

Así es, así lo he dicho,
nada ha quedado sin decir.
Maljut es la Tierra, Kéter la Corona, (1020)
y aquí empieza el seguir.
Belleza hay en equilibrio,
aquí se echa Tiferet,
y el fundamiento de tu crecimiento
es en Yesod donde lo ves. (1025)

Tus centros, son tu juicio,
tu amor, tu majestad,
claro ha quedado antes,
son Jésed y Gueburáh.
Y...la Victoria de tus meñiques, (1030)
se encuentra en Netsaj,
y la majestuosidad de su fuerza
es que en Hod la encontrarás.

Tu dirección, tu objetivo,
en la sabiduría está, (1035)
te hablo ahora de la palabra
que la pronuncia: Jojmá.

Y el entendimiento, que es su juicio,
que es la siniestra del discernir,
significa entendimiento (1040)
eso Biná quiere decir.

En la dirección, ¿quién te orquesta?
¿Quién te haría seguir?
Abba, que son sus inteligencias,
el verbo de su decir; (1045)
y aquello que significan,
YHVH lo harás en tí.

Pero recuerda que son diez,
ni son nueve, ni son once,
diez es la complexión, (1050)
lo completo de este orden.

Desde el principio te dije
lo inmutable que es Ain Sof,
lo eterno, lo indescifrabel,
lo inefable de su amor. (1055)

Así, las cualidades,
las que Abba tiene,
las mismas de la Creación,
no son entendidas mas que de una en una
esto es el diez, como no. (1060)

No es comprensible entender
lo que antes de nada está,
pues transciende a lo inmanente
y en Ain Sof es que está.
Así, YHVH su nombre, (1065)
a esta tierra, su canal,
es la expresión más cercana
que el hombre podría alcanzar.

No quieras atrapar en tus manos
aquello que transciende tu realidad, (1070)
la realidad que tu contemplas
no comprende esta realidad.

Así, YHVH no se incluye
en estas diez expresiones,
estas expresiones son centros (1075)
centros que a su imagen dispone
para que entiendas cómo crecer
para que, por fin, evoluciones.

Raziel, el Anciano de días:


Pues, sabes Aia, lo que te digo
no resulta tan sinisestro, (1080)
ni tan misterioso, ni tan difícil,
es moverte con el corazón adentro.

No quiero que me digas más nada,
seguro en mi camino encontraré,
que he de escrutar con ellas (1085)
llegar a la esencia de mi ser.

Seguro encuentro en su Palabra,
seguro encuentro revelación,
fe, firmeza y grandeza,
cariño, amor y protección. (1090)

Porque este entendimiento
que se encuentra en el corazón
me traerá la respuesta
al valor de su voz,
al cálculo del que hablas, (1095)
por igual, a su formación.

Importante es la simbología,
importante la conexión,
la rareza con la que habla,
con la que habla mi Dios. (1100)

Me he acostumbrado tanto
a esta expresión incompleta,
que hace a un lado lo femenino,
de la madre que lleva...
que aunque siguiera así llamándo (1105)
a este Ser Infinito,
bien sabe que sé que es Abba,
aunque, yo, Dios, le digo.


¡Qué fácil es entender
que todos somos Israel! (1110)
Israel es liberarnos
es quererlo conocer.

Anterior es a todo lo que he hallado,
en el tiempo se puede ver,
lástima con ocultar tanto (1115)
y complicarlo a más no poder.



Aia:

Seguro vengo en otro sueño
y te hablo de sus Inteligencias,
de las simples y las dobles,
de las madres, de todas ellas. (1120)



Raziel, el Anciano de días:

No, no quiero que aparezcas,
yo las quiero descubrir.
Ya me has dicho qué están en el fuego
y en la madre, y en pesar
el juicio, que es mi mezcla, (1125)
aquí es que están.



Aia:

Y, de la Palabra ¿no te digo nada?,
¿dónde tu puedes hallar
cómo se nombran sus centros,
los que te hacen evolucionar? (1130)

Raziel, el Anciano de días:


Sé que en primero de Corintios
yo los puedo encontrar,
y en Proverbios,
y en Isaías...
y en Éxodo, ¿qué más? (1135)

Ahora prestaré oído,
ahora esucharé mejor,
ahora he abierto los ojos,
los ojos, gracias, a Dios.



Aia:

Me alegra que profundices, (1140)
que tu amor te haga dador
de la voluntad por tu crecimiento
y por tu desarrollo, ¡cómo no!

Pero sí se que me aparezco
en otro sueño, Raziel, (1145)
no podrás evitarme,
estoy segura, lo sé.

Tal vez yo te corrija,
o te haga mejor entender
qué es idolatría, (1150)
y qué no es.

Por el momento, si en tu vida
has encontrado filosofía
que te ha hecho llegar a mí,
seguro no es idolatría. (1155)

Porque aprender cómo eres
y poner, tú, a crecer
la enseñanza y la sabiduría
que te deja tu recorrer,
nada contraviene a la Palabra (1160)
sino lo contrario es que es.

Otra cosa es que malogren
hasta las palabras de la filosofía,
las que están por el crecimiento
y, su virtud, dejan dormida. (1165)

Por esto, seguro vuelvo,
seguro converso otra vez,
y te hablo de la Voluntad, mi vida,
te hablo de ella, Raziel.

Verónica García-Melero


Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

t-veo (22). Stand by (I): Impermanence.

Like a star in the heartbeat.

Juan, mi hijo.
to be continued….
por Verónica García-Melero

Why call this new mindfulness journey “Stand by”?

The reason for this new adventure rests on the metaphysical needs that we have to explore together with those principles that make up Zen Buddhism.

Understanding these principles from exploration and practical exercise – you have to use a lot of imagination, as well as being creative – will lead us to discover what Zen Living is, what Zen Being is.

We are talking about discovering a new lifestyle that transcends what is healthy; it helps to bring out what we all have within us: our potential. Possibly, if you reflect on each of the teachings that are transmitted and you try to put them into practice in your lives, you will be able to flow with events, coming up, being wise.

The potential of the human being rests in his wisdom, and this in his ability to develop his emotional and spiritual intelligence. When we do not lose sight of the fact that wisdom is in the heart, we will surely realize that this is where true intelligence begins. Thinking with the heart transcends our logic, which is rational and a support that restricts cognition.

Deepening our own abilities and skills, uncovering our potential, walking with wisdom and wondering why things are due, what is there … not only will it help us to live happier and more calm, but it is to walk a path that leads us to realization. I am sure that you will appreciate the value of metaphysics, philosophy and Zen Living.

Be water, my friend.

Bruce Lee

Traducción:

¿Por qué llamar “Stand by” a esta nueva travesía por la atención plena (Mindfulness)?

La razón de ser de esta nueva aventura descansa en las necesidades metafísicas que hemos de explorar junto a aquellos principios que conforman el Budismo Zen.

La comprensión de estos principios desde la exploración y el ejercicio práctico – hay que echar mucha imaginación, amén de ser creativos – nos conducirá a descubrir qué es el Vivir Zen, qué es el Ser Zen.

Hablamos de descubrir un nuevo estilo de vida que transciende lo que es saludable; pues ayuda a sacar a flote aquello que todos poseemos dentro de nosotros: nuestro potencial.

Posiblemente, si reflexionáis cada una de las enseñanzas que se transmiten y las procuráis llevar a la práctica en vuestras vidas, logréis fluir con los eventos, viniéndoos arriba, siendo sabios.

El potencial del ser humano descansa en su sabiduría, y ésta en su capacidad de desarrollar sus inteligencias emocional y espiritual. Cuando no perdemos de vista que la sabiduría se halla en el corazón, seguro nos daremos cuenta de que aquí es donde empieza la verdadera inteligencia. Pensar con el corazón transciende nuestra lógica, la cual es racional y un sostén que encorseta la cognición.

Profundizar en nuestras propias habilidades y destrezas, aflorar nuestro potencial, caminar con sabiduría y cuestionándonos a qué se deben las cosas, qué es lo que hay…no solo nos va ayudar a vivir más felices y tranquilos, sino que es caminar un camino que nos conduce a la realización.

Estoy segura de que apreciaréis el valor de la metafísica, de la filosofía y del Vivir Zen.

Sé agua, amigo mío.

Bruce Lee
t-veo en el OKO. Índices: 1ª Temporada | 2ª Temporada
Café Alquimia | Ciencia Infusa

La Sibila y el Filósofo

Todo lo significativo está contenido en un sola palabra: Sammasati.

Sutra 53, Los 53 Sutras de Buda, Siddhartha.

Pitia:

Soy la hija del tiempo,
veritas filia temporis est,
así es que comprendo como nadie
qué es lo que hay que hacer.

Así, soy de aquí y de allá, (05)
de este presente y de otro tiempo,
alcanzo en mi ser comprender
que soy una en el espacio-tiempo.

Me muevo por el espacio,
cuando cierro mis ojos (10)
y atención presto al silencio
de la vacuidad, solo.

Ni tengo sentidos, ni tengo oidos,
tampoco olfateo, no escucho bien;
con mi mente alcanzo el infinito (15)
y a ver lo que no se ve.

Ni adelanto los acontecimientos,
ni los hago manifestar;
mas, en pasado está nuestro presente
y nuestro presente, futuro será. (20)

Y si veo el pasado, que es nuestro presente,
o aquello que está por empezar,
veo que viene un cambio tremendo
la puerta de los hombres abierta está.

Entramos en otra dimensión (25)
de luz que todo lo llena,
eso trae el cambio del tiempo,
del espacio y su teorema.

Trae la nueva dimensión
la verdad de adónde vamos, (30)
trae el espíritu del Padre
lo que siempre fuimos, para lo que estamos.

Trae el cambio profundo
a que se debe la humanidad:
armonizarnos con el propósito (35)
de la fuerza universal.

Filósofo:

Sibila, que te conozco,
y mucho dicen esas tres patas:
conocer tu pasado y tu presente
es la llave que el futuro guarda. (40)

Pero sé que te colocas,
no sólo en esa silla,
gases narcóticos te embriagan,
suben por la grieta arriba.

He preguntado al Sacerdote, (45)
a ese que se haya en la puerta;
te ha dado mi pregunta, Pitia,
ahora espero, yo, tu respuesta.

Y...no me seas ambigua,
no quisiera que mi incomprensión (50)
me dejara rumiando el significado
de aquellas palabras de tu voz.

Antes, Pitia, prefiero un mito,
como los que podría encontrar en Platón;
tanto el de carro alado, como el de la caverna (55)
o el del hermafrodita, la media naranja, ¿no?


Pitia:

Los mitos, querido Filósofo,
mucho ayudan a pensar,
a poner un arte elevado
a lo que se quiere explicar. (60)

Que muchos son la buena intención
de explicar aquello que no se comprende;
son explicaciones alegóricas
que dan sentido a la vida,....a las gentes.


Filósofo:

Me has soltado una retahíla, (65)
parece que la has ensayado;
bien sé yo que eres elegida
bien sé yo como es tu trabajo.

Por eso, no te me enrrolles,
háblame del educador; (70)
otras preguntas también tengo,
pero al Sacerdote...como que no...

No se las he trasmitido, Sibila,
prefiero tu indefensión;
preferiría tu respuesta inmediata, (75)
sin tanto pensar, sin meditación.


Pitia:

Te estás saltando muchas reglas,
¡no sé yo, Filósofo, qué decirte!
Empezaremos una a una...
veremos a ver para qué viniste. (80)


Filósofo:

¿Podría pedirte, Sibila,
que te apartes de esa grieta?
No quisiera que los gases
removieran tu conciencia.

No creo yo que Apolo (85)
te mueva en tus respuestas;
bien me dicen tus palabras
que dicen más de lo que aciertas.

No quiero Oráculo,
no quiero adivinación, (90)
solo quiero, Sibila linda,
escuchar tu contestación.


Pitia:

Entonces, aquí me siento,
junto a tí, más bien.
Ahora, dispara con tu pregunta, (95)
¿sigue siendo la que es recién?...
La que me ha transmitido el Sacerdote,
aquella sobre la Educación.
"¿Qué es aquello que requiere
quien será Educador?"
(100)


Filósofo:

Esa misma, es la pregunta.
Quiero ahora, yo de tu voz,
escuchar una respuesta
que la entienda, por favor.


Pitia:

¿Quién es educador? (105)
¿Será quién deja huella
en tu corazón, como un guía?
¿Será esa su estrella?

Las personas cuando brillan
no necesitan apagar (110)
la luz de quien los rodea
para poder brillar;
aquellos que brillan,
tienen luz propia;
brillan por sí mismos (115)
e iluminan lo que tocan.

Aquellos que tienen luz
son aquellos que dejan huella,
eso es ser educador:
enseñanza y estrella. (120)



Filósofo:

¡No me lo puedo creer Sibila!
¡Madre mía, Pitia, por Dios!
Será mejor que te apartes de la grieta,
¡cuánta sabiduría en tu voz!


¿Podría hacerte otra pregunta? (125)
¿Te atreves a contestarme, mi amor?



Pitia:

Me atrevo si no te pasas,
no te me pongas tan “suavón”,
que ya sabes que soy casta,
casi una virgen soy yo. (130)


Fiósofo:

Pues eso, que eres casi....
y a mi me gusta tu voz,
la inocencia de tus gestos,
y, de tus palabras, tu amor.

Entonces, otra pregunta, (135)
a ver cómo la acabas...
¿crees que vale una imagen
más que las mil palabras?



Pitia:

¡Uff!, es un tostón de pregunta
y muy ambigua es que es, (140)
depende del punto de vista:
más valen palabras,
más vale la imagen,...a ver.

Si pensara en pensadores,
en filósofos, en maestros; (145)
a esto que estamos con educadores...
nos viene, ¡qué ni de cuento!

Si en ellos es que pensara
y de ellos solo pudiera conocer
lo enigmático de su persona, (150)
lo enigmático de su ser;
conociendo palabras de otros
que los tratan de contener,
de ser reporteros de sus palabras,
de sus experiencias y hacer... (155)
Más me valdrían mil palabras,
las palabras de él,
que la imagen que nos ha ofrecido
lo que se cuenta de él.

Te hablaría de Sócrates, por ejemplo, (160)
y de Jesucristo, también;
nos han reportado crónicas,
nos han interpretado su hacer,
nos han construido imágenes...
pero no hemos podido leer (165)
aquel valor de su esencia,
la escritura de su ser.

Mucho hace la hermeneútica,
lo que se quiere comprender,
o lo que se quiere entender cuando se lee... (170)
aunque mucho se deja leer.

Así, preferiría las palabras
para estos dos grandes Señores,
cada uno en su momento,
traspasaron corazones. (175)



Filósofo:

Para la imagen...¿qué me dirías?
Me has dejado intrigado, ¿eh?



Pitia:

Para la imagen, bien hay una cita
para esta sabiduría descifrar:
más vale una imagen que mil palabras, (180)
¡adivina que será!

Muchas veces es que nos cuentan
con palabras lo que ha pasado;
¿o nos cuentan con palabras
aquello que es imaginado (185)
haciéndonos creer con palabras
lo que jamás ha pasado?

Este ardid es astuto,
¡más si se teje en el tiempo!
lleva la mentira raices... (190)
imagen de lo que creemos.

Así, preferiría la experiencia,
aquella que me dejan mis ojos;
a ver visto a ciencia cierta...
así se pillan a los locos. (195)

Que hay locos que bien amasan
y premeditan en su intención,
se organizan con el tiempo...
para apagar alguna voz.

Hay gente que es muy cínica, (200)
cínica por ocultación,
o por hacer mal a las que brillan,
¿apagaron al educador
con mentira bien tejida,
con mucha palabra y voz? (205)

Sabemos qué se dijo de Sócrates,
y qué de Jesucristo, también:
¿los mató la palabra de un loco,
cínico, embustero..?, ¿qué fue?

Fue la palabra quien dio muerte, (210)
quien quiso convencer;
corrompiendo la buena imagen,
¿sería solo por poder?

Filósofo:

Entiendo lo que me dices,
me gusta tu reflexión... (215)
Tengo otra pregunta, Pitia,
¿quieres ponerle tu voz?

O, más que pregunta,
dame un ejemplo
para poner a mi hijo a jugar, (220)
a enseñarle desde chiquito,
a ponerlo a “filosofear”.



Pitia:

Si es chiquitito y él se pregunta
de qué, las cosas, hechas, están;
dale un lego para que construya, (225)
siempre le puedes explicar
que las cosas son pequeñas partículas,
atómos y otras más chiquitas están...

Así es que cuando se juntan,
cuando se ponen a trabajar, (230)
es como pensar con tu lego,
poner piezas a colocar.

¿Has visto que castillo has hecho?
¡Déjate fotografiar!
Que tenga la imagen de ese momento (235)
y las palabras del colocar.

Con este lego coges destreza,
no solo en las manos, como ves;
ahora tienes tu primera respuesta
a la filosofía del ser. (240)

Así es como somos todos,
una pieza cuadrada, otra triangular,
otra que es alargada, y el trapecio, ¿qué más?
También tenemos el cilindro,
y algún cono, ¿y qué más? (245)

Todos tenemos de todo,
lo que hay es que colocar;
mas, se coloca en equilibrio
cuando las vienes a testar.

Así, en la experiencia (250)
de saber para lo que algo está,
es que lo consideras en otro intento,
esto es sabiduría y en la prudencia está.


Filósofo:

¡Qué de filosofía en el Lego!
A Demócrito veo en él, (255)
historia de pensamiento,
y cómo piensa en su historia el ser.

Me gusta ser ese lego,
y esa experiencia en la construcción;
es la prudencia la sabiduría, (260)
el entendimiento, su expresión.



Pitia:

Eso mismo, Filósofo,
contigo es que estoy;
para que algo entendamos
hemos de ponerle voz, (265)
o la experiencia de nuestras manos,
si no, no sería expresión.

El entendimiento requiere verbo,
requiere de alguna acción;
la sabiduría por si sola, (270)
puede ser tan superior,
que tal vez es pensamiento solo...
y sin manifestación.



Filósofo:

Pues...sabes lo que te digo,
qu te veo muy acertada... (275)
Con tanto con lo que se discierne,
en la expresión es que se halla
el entendimiento de esta acción,
de la sabiduría: antesala.

¡Anda, quién me diría (280)
que me llevaría esta conversación!
Temiendo estaba a tu respuesta
y lo ambiguo...¡cómo no!

Pitia:

No Filósofo, no está en mí;
perdona que te interrumpa, (285)
ese “nosce te ipsum” de la puerta
en tí es toda hermosura.

Porque, no son mis contestaciones,
¿será tu dialogo tal vez?
Dos es que se necesitan (290)
para mejor todo entender.



Filósofo:

No sabría que decirte...
pero me quedo con tus palabras,
con las reflexiones que tu me has hecho
con la manera con la que hablas. (295)


Me has enamorado Sibila,
lástima que eres tan blanca,
cercana eres a los dioses,
algo...que no me extraña.


Pitia:

Ven aquí siempre que quieras, (300)
y mi silla apartaré,
y te hablaré con el corazón, querido,
junto a tí me sentaré.

Pero no se lo digas a nadie
por ti he hecho una excepción, (305)
si no fuera la Sibila,
sería tuya, mi amor.


Filósofo:

¿Estás segura de tus palabras?
¿No te lleva la emoción
del gas por esa grieta? (310)
¿Acaso tienes...colocón?



Pitia:

No tengo “colocón”, Filósofo,
pero subidón es que me dan
las palabras que me has dicho
y tu forma de caminar. (315)

Has traspasado lo que se espera,
has sido sinceridad,
y la frescura de tus palabras
me parece tan natural
que quiero que vengas pronto (320)
y me cuestiones lo que tu quieras;
apartaré mi silla a este lado,
quiero que vuelvas en primavera.



Filósofo:

Seguro te traigo flores,
algo que vaya contigo, (325)
si son de agua, serian lotos,
los lotos, Sibila, que son lirios.

Y siendo casi virgen, reina,
esta flor te irá muy bien;
inocencia y pureza junto (330)
a la sabiduría que se lee
en tus ojos, cuando me hablas,
y en el amor de tu fe.

Eres tan linda Sibila,
¡cómo no vendría otra vez! (335)
Haré caso a tus palabras,
un loto te traeré.


Pitia:

Para el próximo día me buscas
esta palabra especial:
Sammasati”, es la palabra, (340)
¿caminarás hasta el final?



Filósofo:

Si no camino hasta tan lejos,
el Te seguro es que alcanza
la fuerza de mi voluntad...
¿tomaré contigo una taza? (345)



Pitia:

En tí está la elección,
en tí está tu camino,
recorre las huellas tuyas,
sigue siempre a tu destino.


Filósofo:

Ya he encontrado un destino, (350)
en primavera ya sé que hacer:
descubrir qué es Sammasati,
y tomar contigo el Te.


Verónica García-Melero

Me he acordado de un chiste que dice:
– ¿Esté San Valentín que vas a hacer?
– ¿En qué cae?
– En domingo.
– Entonces, paella.
Es tan poco romántico…que me encanta.
😉
Feliz San Valentín,
¡Ai!
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es PIE-INDIcES-SHENG-1024x197.jpg
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

El Sueño del Rey.

¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Pedro Calderón de la Barca

Narrador:
 
        Era una tierra sagrada
        que estaba en otro confín;
        un planeta con satélite
        y con agua para vivir.

05      En esta tierra sagrada

        hubo una vez un Rey
        sabio, justo y diligente,
        que utilizó para regir
        el orden de la naturaleza;
10      divina era, así, su ley.
 
        Fue un Rey abundante
        para sus gentes, para vivir,
        para hacer crecer a su pueblo,
        para en la paz seguir
15      perpetuando su ley divina;
        “El Rey está por servir”.
       
        Esta es la realeza del Rey:
        ser noble, estar por servir,
        por seguir la ley divina;
20      pues, Dios es quien lo ordena Rey.
 
        Este Rey noble y sabio
        procedía de un continente
        que se sumergió en las aguas
        por una catástrofe de repente.
 
25      Dejó su tierra originaria
        sepultada en las profundidades,
        muchos murieron enseguida
        otros crearon ciudades.
 
        Casta del Rey que es ungida,
30      elegida por gracia de Dios,
        construyó ciudades por la tierra,
        el sacerdocio también instruyó.
 
        Era una civilización primera,
        gozaba de resplandor,
35      eran uno con el todo,
        eran todo amor.
 
        Este Dios del que te hablo
        es el Altísimo, el Creador,
        mas, era Dios-Diosa,
40      la fuerza de la creación.
 
        Se perdió en el tiempo
        este gran valor:
        tesoro de la divinidad verdadera
        que se halla en la Creación.
 
45      Las civilizaciones fueron creciendo
        y apartaron a las mujeres,
        desterraron la parte Diosa,
        la enmarañaron con sandeces,
        con palabras más bien viles
50      y con intenciones crueles.
       
        Algo paradójico
        fue creciendo con el tiempo,
        siendo Dios-Diosa todo,
        padre-madre, divino-divina;
55      mucha era la feminidad
        que siempre lo describía.
 
        Pues su representación primera
        era el vientre dador,
        era la tierra fecunda,
60      era la formación,
        era el amor de madre,
        era la pasión,
        la compasión y la nobleza
        en todo su esplendor.
 
 
65      ¿Te extraña que por esta tierra
        se hallara siempre esta divinidad,
        este culto y cariño
        de las gentes por su deidad?
 
        No era solo madre,
70      pues, padre era, a la vez,
        la serpiente de las montañas
        y la de los mil nombres, también.
 
        Este Rey del que te hablo
        de la Orden es de Melquisedec,
75      primeros fueron en esta tierra
        para instruirla en bien.
 
        Era la Orden Suprema,
        la Orden del Creador,
        se halla la misma en toda tierra
80      alineando su intención:
        bendecir a toda criatura,
        a toda su formación.
        Y a las que dota de entendimiento
        expresado con la voz,
85      añade la magia del cosmos:
        palabras son letras de formación.
 
        A estos seres, como es el hombre,
        como en nuestra Tierra es Adam Kadmón,
        los ha hecho sus iguales,
90      el regalo excelso de la Creación.
 
        Siempre quiere una cosa
        para que alcances tu esplendor,
        que lo busques y le hables,
        que lo ames como te amó
95      desde el principio en que te hizo,
        desde que Él-Ella te creó.
 
        Mas, con el tiempo se fue perdiendo
        el origen de la creación,
        y el relato que te traigo
100     habla de esta perdición.
 
        No te sulfures ahora
        si piensas en la Evolución.
        Evolucionó la criatura primera,
        gracia fue de la Creación:
105     insuflar el aliento divino
        y la sabiduría en su voz.
 
        Así somos creados,
        también somos evolución,
        ¡y cómo no!...¡ingeniería
110     de otra civilización!
 
        Pero, ¿quita tanta cosa
        la existencia de Dios?
        por supuesto que no la quita,
        hijos somos del Creador.
 
115     No quisiera yo olvidarme
        de la importancia del agua;
        aguas que abajo viven
        copian de arriba su agua.
 
        Agua que es conocimiento
120     guardado y protegido,
        al igual que lo son los peces
        viviendo en este tejido.
       
        Que el estado de la materia
        no es otra cosa que tela:
125     tejido ordenado de partículas y
        mineral vive en ellas.
 
        Mas, no quisiera entretenerme
        con la elocuencia del agua,
        con el conocimiento que comporta
130     y la sabiduría que habla.
 
        Aunque, sí quiero que aprecies
        que en separar las aguas
        está aflorar la tierra
        y todo lo que ella halla.
 
135     Así, representaciones fueron
        para el origen de esta tierra
        hombres que emergen del agua
        y con un bolso de doncella.
        Mas, el bolso y el capirote
140     que luego quisieron copiar
        no es de la civilización siguiente
        que a la tierra vino a amenazar.
 
        Su tecnología era diferente,
        diferentes eran en tamaño,
145     volaban, surcando cielos,
        dioses se hicieron con los años.
        Porque cuando algo desconocemos,
        ¿qué nos puede pasar?
        ¿necesitamos, para la coherencia
150     de las cosas, tangibilizar?
 
        Así, antropomórficos es que se hallan dioses,
        que no eran más que criaturas con naves feroces.
        Eran de otra tierra que vino a colonizar,
        a extraviar la creación primera,
155     a hacerla olvidar.
        A hacerla caer en sueño,
        a sus ojos cerrar…
        Espero que este cuento
        abra tus ojos de par en par.
       
160     Volviendo al cuento que ahora narro,
        no te quisiera liar,
        te hablo de cosas que sucedieron
        con el Rey Baltasar.
 
        Otras de las que te narro,
165     habrás apreciado muy bien,
        que se acaecen con el cambio
        que ya te cuento y el que se lee.
               
 
        Baltasar en su reinado,
        entretanto él fue Rey,
170     fue visitado por otras gentes
        que avanzadas eran en su vivir.
        Se desconoce la procedencia,
        mas, su tecnología dice así:
        ingeniería hicieron con las gentes,
175     a éstas pusieron a servir.
 
        El Rey en su desesperación
        había perdido el sueño;
        estos vecinos que lo visitaron,
        pájaros eran de mal agüero.
       
180     Usaban toda clase de tretas,
        empezaron con la mentira,
        siguieron con toda clase de hechizos…
        lo despojaron de su silla.
 
        Ahora, su gente, distinta,
185     estaba por la discordia,
        cada vez era más cruel,
        cada vez estaba más sorda.
       
        Aún viéndose crueles,
        y viviendo en la pobreza,
190     se habían dividido tanto…
        inhumana era su naturaleza.
 
        El equilibrio del que gozaban
        se fue perdiendo con el tiempo,
        y de los sentidos que tenían,
195     con cinco se quedaron, cielo.
 
        Mas, entretanto no dormía,
        no caía en sueño Baltasar,
        solo dormitaba minutos,
        alguna hora, quizás…
200     Hubo un día que cayó rendido
        y vívido fue su soñar.
 
        Se despertó desconcertado
        no sabía que podía ser.
        Aquellos que lo seguían,
205     aquellos para con los que es fiel,
        no encontraron solución al sueño
        y el pesar fue de él.
 
        Quería que lo iluminaran,
        que le dieran una ilusión,
210     que le transmitieran sentidos
        a los colores de esta voz.
 
        Porque sin diálogo fue su sueño,
        solo recordaba, palabra, una,
        solo recuerdaba vívidamente
215     el adentrarse por la laguna.
 
        Allí se sucedió un camino,
        un camino que es cambiante,
        solo sabe que sentía amor,
        un amor intenso que arde.
 
220     Solo unas pinceladas,
        las que te vengo a narrar,
        se acaecieron por las gentes
        de aquí y de más allá.
 
        Nadie explicó el sueño,
225     algo que fue sabido;
        mas, un día tuvo noticia
        de lo que ahora te digo.
 
        Vino del Sur una señora,
        ésta era florista,
230     aunque vestía con linajes blancos,
        una Reina parecía.
 
        Su gracia en la palabra
        pronto entusiasmó a Baltasar,
        quien le ofreció a la florista
235     venirlo a visitar.

I. LA RECEPCIÓN DE LA FLORISTA.


Rey Baltasar:
 
        Pase florista adentro,
        y no se quede entrepuertas,
        pues, las puertas de mi casa
        bien que se alegran de verla.
 
 
Esther:
 
240     Gracias Rey Baltasar
        por la humildad de su entrada,
        puertas que al recibir abren
      nunca se quedan cerradas.
 
        Mas, aprecio en sus palabras
245     que desconoce mi nombre,
        Esther es que me llaman,
        mi profesión, igual, esconde.
 
 
Rey Baltasar:
 
        ¡Bienvenida a mi casa!
        ¡Estrella de la mañana!
250     O, ¿eres, al mirto que llevas,
        más de luna que de mañana?
 
        Porque… amor verdadero
        también lleva tu nombre.
        Lleva el mirto la misericordia
255     de la estrella que le da nombre.
 
 
Esther:
 
        No sé si será acertado ponerme a dudar,
        ¿cómo sabe qué es mi nombre,
        mas, me viene a llamar
        por la profesión que desarrollo?
260     ¿Sabe usted su verdad?
 
        Porque, siendo sincera,
        tierras he atravesado,
        del Sur vengo a verlo
        siento su significado.
 
265     Siento que ha soñado con flores,
        aunque usted no lo cuenta,
        siento que cambia el agua
        en el camino que sueña.
 
        Mas, si esto que no se dice
270     no es de su agrado,
        tampoco de su interés
        o no es nada acertado…
        Perdone mi atrevimiento,
        quise darle significado.
 
 
Rey Baltasar:
 
275     ¡Qué grande eres florista!
        ¡Cómo me intrigas, Esther!
        Sincero soy diciendo esto
        y que tu nombre fui a saber.
 
        Averigüé su significado
280     y que en el mirto se ve,
        una flor de mi camino
        como las que en tus labios se leen.
 
        El agua, tan misteriosa,
        como la mirada que tienes, reina,
285     la he guardado con recelo,
        mas, tú me la revelas.
 
        ¿Quieres quedarte conmigo?
        ¿Te gustaría almorzar
        y, entretanto, comemos
290     ponernos a hablar
        del sueño y su significado?
        ¿Lo profetizarás?
 
 
Esther:
 
        En esto de quedarme contigo,
        aprecio más que las palabras,
295     porque me has dicho “quedarme”
        ¿o me estoy volviendo insensata?
 
 
Rey Baltasar:
 
        ¿Estás bien, Esther?
        ¿Te estás quedando conmigo?
        Mucho me gusta tu descaro..
300     mucho más tu buen atino.
 
        Si nos dejamos de protocolos
        y vamos, mejor, al turrón,
        ¿cómo quieres que te diga?
        ¿A primera vista, amor?
 
305     Te soñé y no es extraño
        que sienta al verte, pasión;
        el deseo de tenerte
        ¿seré, entonces, traidor?
 
 
Esther:
 
        No me traicionas Baltasar,
310     pues, he sentido lo mismo;
        hasta creo haber soñado
        el mismo sueño contigo.
 
        Sin embargo, las circunstancias,
        más allá, de nosotros, van.
315     ¿Se sublimará la profecía
        en este amor de diván?
 
 
Rey Baltasar:
 
        No sigas hablándome, reina,
        mejor ven, siéntate aquí;
        han dispuesto una mesa acorde,
320     podemos hasta escribir.
 
        Quisiera empezar el sueño,
        ¿te lo narro yo a ti?,
        ¿o mejor vamos partes y
        las significas para mí?
 
 
Esther:
 
325     Rey Baltasar, yo veo acertado
        escuchar su ensoñación,
        apreciar, para su conjunto,
        la fuerza de su voz.
 
        Tal vez al ofrecerle
330     mi visión a su conjunto,
        encontremos algunos símbolos,
        que, a veces, quedan ocultos.
 
        Incluso algún detalle,
        entretanto yo le hablo,
335     puede asaltar su recuerdo,
        esto es muy inspirado…
 
 
Rey Baltasar:
 
        Está bien, Esther,
        entonces, como ordenes.
        Mas, háblame de tú,
340     ya he visto que te atreves.

(09) Cultura Organizacional: el Te de la Innovación (I).

[…] la capacidad de conocer el origen de la antigüedad es el hilo que nos conduce al Tao.

Fragmento del Epigrama XV, Libro de “El Tao”, Tao-Te-King, Lao-Tsé

Cultura Organizacional: el Te de la Innovación (I).

por Verónica García-Melero

Bibliografía

Cameron, K. and Quinn, R. (1999) Diagnosing and changing organizational culture: Based on the competing values framework. Reading: Addison-Wesley.

Lao-Tsé (s.f.) Golden, S. (Tr.) Círculo de Lectores (Ed.) (2014) El Libro del Tao (Tao-Te-King) Barcelona: Círculo de Lectores S.A.

López, M. (2013) La cultura Organizativa como herramienta de gestión interna y de adaptación al entorno. Un estudio de casos múltiple en empresas murcianas. Disponible en: https://digitum.um.es/xmlui/handle/10201/30644

Lengnick-Hall, C. (1992) Innovation and competitive advantage: What we know and what we need to learn. Journal of Management, vol. 18 núm. 2, pp. 399–429.

Moore, J. F. (1993).Predators and Prey: A New Ecology of Competition. Harvard Bussiness Review, 3, 75-86.

Ober, J. (2003). Más allá del empowerment : hacia una empresa de ciudadanos. Harvard Business Review, 81(. 1), 38–43.

Ciencia Infusa: Índice | Presentación
Café Alquimia | t-veo en el OKO

La Parábola de la Receta.

El calzado que se ajusta a una persona, le aprieta a otra; no hay receta para una vida que se adapte a todos los casos.

Carl Gustav Jung

El Recepcionista:

¡No me digáis que no es bueno!
Es un cuento, que cuento no es,
pues es mucho de mi vida,
ese zapatero, soy yo, Miguel.

Estoy seguro que mucho, (05)
mucho hay para hablar
y no solo por este cuento,
sino por toda su verdad.


Maestra Sheng:


Ahora comprendo el porqué
de esa mencionada amistad; (10)
ese anciano del que hablas,
anciano es de mi caminar.

¡Es el maestro de Xía,
alguién a quien conocí,
lo conocí solo de oídas, (15)
su mismo maestro, el de aquí!
El de este cuento, que es tu vida,
y que también yo viví,
no plantando bambú y helecho,
mas, fue para descubrir (20)
la potencia del ser que se halla
cuando en todo te logras pulir.

Os hablo de Lao-Jun, queridos,
es el anciano de este cuento;
Maestro fue de Xía, (25)
y de Miguel, por lo que veo.

También fue mi maestro,
al menos así lo considero;
¡me abrió los ojos a la vida
y a crecer por lo que quiero! (30)

Su sabiduría es tan basta,
es como el Tao del Cielo;
si cuesta creer en su Poder,
con Lao-Jun se hace cierto
cómo te acompaña el Gran Tao (35)
cuando tu Te has descubierto.

No fue un maestro sempiterno,
fue en un tiempo estacionario;
de estos que aparecen en tu vida
y la voltean para el diario; (40)
para tu día a día desde entonces,
desde que aparece en tu camino.
¡Cuánto echo de menos a Lao-Jun,
a sus enseñanzas, a su "vino"!

Porque el "vino" es muy simbólico, (45)
y en Oriente y Occidente
es el secreto que se revela
cuando el "viento" se siente.

Hablo del "viento" del Espíritu,
lo que en Oriente es el Te (50)
junto a la "dama misteriosa",
la energía de la Tierra, también.

En fin, que esto es muy místico,
pero fácil es de entender,
el soplo de Dios es el Espíritu (55)
que insufla tu alma: el Te.
¡Es tanto el camino espiritual
que se sigue para este Te tomarte!
Mejor que cada uno avance por sí,
entonces comprenderá qué es el "Arte". (60)



Hao:

Eso..., que "Real Arte" no es otro
sino, con el Espíritu, moverte.
Nada tiene de bola de cristal,
ni de encanto, ni de hacerte
de rituales, ni de encantos, (65)
ni de hechizos, ni de suerte.

Juan:

Ahora que la mencionas,
en la Palabra escrito está
que la suerte está echada
y de Dios es que vendrá (70)
toda disposición por ella,
¿qué querrá significar?


Ming:

Que la suerte es del Universo,
ahí es donde ella está;
es creación de la Gran Fuente (75)
y no se la puede cambiar.
Por más que se quiera influir
en lo que es influencia astral,
hay una cosa que traspasa
a toda la oscuridad; (80)
y es que en Dios, en la luz,
es que se halla su final.

Así, de Dios es que depende
lo que la suerte logra alcanzar.
Traspasa la energía impura, (85)
la traspasa, ¿por qué será?


Sam:

Porque Dios es como una bombilla
que se enciende en la oscuridad,
con poco es que se alcanza
aclarar lo que apagado está. (90)

Así, si algo en tinieblas
es que se enmaraña,
se lía en la oscuridad,
y la oscuridad bien lo atrapa;
nada puede hacer con la luz (95)
que todo lo traspasa;
esa luz está en tu gesto,
en tu espíritu, en tu alma.


Dishi:


¡Qué interesante este hilo
para ponernos a tejer (100)
la telaraña del destino
de la araña que no se ve!

¿Es el mundo una ilusión
y lo que se nos teje
más que una maya? (105)
¿O es la ilusión transcender,
como el que alcanza el Nirvana?


Relojera:

Desde luego que en Oriente
encontraremos por ilusión
la Maya de lo que nos rodea (110)
y del Nirvana, su perfección.

Mas, en el sufrimiento liberado
es que se halla la vacuidad:
el comprender que en los extremos
siempre tenemos que calibrar (115)
para alcanzar la virtud, la potencia,
para no dejarnor dominar;
para hacernos uno con la Fuente,
para nuestro ritmo no doblegar,
al infortunio de la vida (120)
y a lo que hay que masticar.

El Recepcionista:

¡Dejaos de tanta charla!
¡Vamos ahora a almorzar!
Que hablabais de algún vino...
pues tomad éste para catar, (125)
es un vino muy exquisito;
seguro estoy, os va a encantar.

Aquí he traído todo,
los platos os serviré
con la guarnición de estas peras, (130)
y el confit que aquí véis.

He dejao otro plato
terminándose en el horno,
mas valen dos medianos
que uno grande y solo (135)
para degustar exquisiteces
mientras conversamos un poco.


Ming:

¡Qué buena pinta tiene!
¿De qués es el confit, Miguel?
Diría que es ave por el aspecto, (140)
¿es pato o es cisne lo que se ve?


Hao:

¿Cisne?...Yo diría ganso,
pero tampoco se logra ver
en los cortes que has preparado;
dinos, ¿qué es, Miguel? (145)


El Recepcionista:

Es pato lo que hay en el plato,
es un confit que preparé
con todo el tiempo que requiere
y con toda la grasa también.

He horneado las peras (150)
con su jugo, como véis,
y llevan un toque caramelizado
con el vino que aquí tenéis.

El contraste está exquisito,
y con el vino, todo un placer. (155)
Placeres tienen los platos
y con quien te pones a comer.
¡No me digáis que no merecemos,
para este almuerzo, este placer!


Relojera:

¡Claro que lo merece! (160)
¡Por supuesto, Miguel!
La boca se me hace agua,
quiero probar ese placer
de pato con toda su esencia,
la que el confit logra tener. (165)


Maestra Sheng:

Hablando de recetas,
¡qué curiosa es con pera!
con naranja es que se me hace
esa famosa receta;
la del pato a la naranja, (170)
en confit, así se recuerda.



Juan:

¡Las recetas dicen tanto
cuando las pones a hacer!,
ya os comenté de mi bisabuela:
en el amor está su placer. (175)

Así es que todo sale,
sale siempre exquisito;
tal vez no seas tan diestro
pero es la suerte de su destino.


Dishi:

Veo la luz en el planto, (180)
veo la luz del amor;
el guiso perfecto siempre,
perfecto, siempre, su sabor.


Sam:

Y el olor...son como feromonas,
¡lo que da de sí cocinar (185)
con cariño por lo que se hace
y con el amor de para quien será!

Igual son tus alpargatas,
esas de bambú, Miguel;
la suerte que ellas tuvieron (190)
en tu espíritu se ve:
luchaste por seguir adelante,
te reinventaste en tu camino,
pusiste todo tu amor,
y la Luz así es que quiso (195)
que lograras en tu esfuerzo
una magnifica superación:
pisar con bambú, entonces,
caminar con tu pasión.


Hao:

Esas alpargatas, ¡sí que llegaron lejos! (200)
¡Gustaron en tantos rincones,
han gustado tanto tiempo!,
que hizo Miguel una patente
y por eso, es que aquí tenemos
a un zapatero de pueblo (205)
que se retiró, buscando calma...

Mas, si la tempestad hizo mucho
y acabó con esta plaza...
Miguel renovó con su patente
la ilusión del que traspasa (210)
la entrada de esta villa:
colgadas hay alpargatas.

Hay unas alpargatas
como símbolo del caminar,
como símbolo del premio (215)
que la resiliencia logra alcanzar.
Esas mismas alpargatas,
con lo que son su patente,
logran mantener este Motel,
aunque no venga la gente. (220)


Juan:

¡No me puedo creer!
¡Todavía no lo he leído!
¿Es él, Maestra Sheng,
el zapatero de mi Libro?

Porque...si Lao-Jun es entonces (225)
el maestro suyo, y el suyo, que es mío;
los cuentos que hay de Lao-Jun,
¿qué clase de cuentos son, cariño?


Maestra Sheng:

¿Te los has leído todos?
¿Te los has leído, Juan? (230)


Juan:

No, solo el título y algunos sueltos...
intrigado me acabas de dejar.


Maestra Sheng:

Entonces, mejor tú los lees,
mejor sorpréndete
con la sincronicidad de los eventos (235)
y con lo que nos traiga el Te.


Sam:

Nos quedamos antes pendientes
con el Miyu, el de la Casa;
creo que era Esmeralda,
y una enseñanza guardaba. (240)


Ming:

Y también estamos pendientes
de continuar con la cerveza,
con la Señora que la hace,
con la sibila de la puerta.


Hao:

Y si nos ponemos... (245)
todavía es que esperamos
a la Pesaj, al hablar del pan,
del vino, la miel...¿de qué hablamos?


Dishi:

Oye, esa doctrina mística,
la cabalísta, ¿no es?, (250)
mucho tiene guardado otro libro,
quiero poderlo leer.


Hao:

Eso, ¿por qué no leer
la perspectiva que Sheng ha dejado?,
seguro que para hablar tenemos, (255)
¡lluvia cae!, ¡tormenta a ratos!


Relojera:

Oye, pues yo me quedo
hasta mañana también.
Depende de como amanezca el día,
así es que podremos hacer. (260)


Ming:

A mí se me apetece
salir a caminar,
a visitar las ruinas
y la plaza...todo el lugar.


El Recepcionista:

Me parece una buena idea, (265)
será más que fenomenal.
Pero ahora, al turrón vayamos,
que el almuerzo hay que tomar.


Relojera:

Miguel, estoy encantanda
con las parábolas que nos has contado, (270)
me gustaría que nos deleitaras
con otra tuya y para este plato.
LA PARÁBOLA DE LA RECETA

El Recepcionista:
 
 Entonces, mientras sirvo...
 uno siempre puede hablar,
 y os hablaré con la receta (275)
 de lo que es singularidad.

 «Cada persona es singular,
 cada persona es única,
 posee unas habilidades,
 un crecimiento, una conducta,(280)
 una manera de ver las cosas,
 una experiencia para tejer,
 para interpretar el mundo que vive,
 para vivir y ser con él.

 Cada persona es única, (285)
 cada persona es singular,
 y las cualidades que posee
 es que la hace especial.

 No es destacar en algo,
 no está en esa capacidad (290)
 que se ha desarrollado con el tiempo,
 está más en su caminar.

 Si os hablara de músicos,
 muchos los hay diestros,
 mas, es el feeling que te transmiten (295)
 y lo personal de su instrumento,
 el sentimiento que dibujan,
 la música y su verso.

 Eso es lo singular,
 eso diferencia a unos de otros, (300)
 porque buenos son los buenos
 y cada bueno, es uno solo.

 Igual es la receta,
 con ella nos explicamos,
 para cocinar el mismo plato (305)
 todos tenemos en las manos
 los mismos ingredientes,
 incluso los mismos pasos.

 Mas, la carne que yo he guisado,
 sabrá distinta si tú la haces; (310)
 aunque lleve los mismos ingredientes,
 eso es sabido y lo sabes.

 No sabe igual mi sopa,
 que la sopa de tu mamá,
 ni la de tu mamá que la de tu abuela, (315)
 eso es la singularidad.

 Así en el corazón,
 que es el cajón de la experiencia,
 de nuestro sufrimiento y pasión,
 de nuestro crecimiento y grandeza, (320)
 de nuestro ímpetu, de nuestro esfuerzo,
 de nuestro amor y gentileza;
 es donde se halla el centro
 de la singularidad, de la conciencia.

 Porque nos mueve más el corazón,(325)
 nos mueve más que la cabeza;
 es el centro de nuestro ánimo,
 centro es de nuestra fuerza.

 Hemos condicionado nuestra conducta,
 hemos condicionado nuestra respuesta (330)
 a aquello que hemos vivido
 y repetido hasta la creencia.

 Esta singularidad 
 que se halla en el corazón
 es el punto central (335)
 como el del agujero negro, ¿no?

 Aquello que te hace único,
 aquello que te hace especial,
 es como una densidad infinita
 que no logra explicar (340)
 porqué no sabe igual tu plato
 que el que yo he guisado igual.

 No hay una física que explique
 el porqué de esta singularidad,
 la misma densidad del agujero negro (345)
 es esa manera especial 
 con la que has cocinado tu plato,
 o la sopa de tu mamá.

 Y si miramos con lupa
 el corazón, la densidad, (350)
 en el guiso de tu madre
 se ve que siempre crecerá
 esa nostalgia y amor vividos
 de toda una vida en el yantar.

 ¡Qué exquisito ese guiso (355)
 que tanto te gusta saborear!
 Ese guiso que hace tu madre
 y has probado en tanto bar.

 Mas, como el de tu madre ninguno sabe,
 ¡sabe tan rico, tan especial! (360)
 Es el corazón del plato
 y en el amor es que está.

 De la misma manera es si pensamos
 en la singularidad gravitacional.

 El espacio-tiempo para todos el mismo, (365)
 los mismos ingredientes para cocinar,
 pero esa atracción que te supera 
 ese sabor tan gravitacional
 que dibuja la curva de tu sonrisa
 con solo ponerte el plato a mirar...(370)
 ¿Por qué has dibujado una curvatura
 con tus labios, solo al mirar,
 atraido por su aroma...?
 ¿Es por que lo ha guisado mamá?

 Somos física cuántica, (375)
 hasta al ponernos al guisar,
 en cómo hacemos las cosas
 en nuestra receta está.

 Y esa receta lleva una vida,
 una manera de caminar, (380)
 de apreciar, de valorar las cosas,
 y sobre todo, de amar.

 Con el cariño de la receta
 es que se logra explicar
 lo singular que somos todos: (385)
 todo el mundo es especial».



Parábola dedicada con mucho amor a mi madre.

Con amor, a mi madre.
cocinera de mi casa 
y también profesional,
que guisa como ninguna (390)
y bien que sabe aprovechar
cada cosa de que dispone,
ella sabe economizar.

Pone amor en su cocina,
y en casa, mucho más; (395)
¡qué rico te sabe todo!
¡qué bien huele, mamá!

Nostalgia cuando no los como,
cuando los como: felicidad.
¡Qué bien me sabe tu comida!,
como tú, ¡es especial! (400)

Las patatas en ajopollo,
con huevo y almendra "tostá",
serán humildes y económicas,
para mi cumple...¡guísamelas!

Que no quiero carne en salsa, (405)
ni tanta sofistificación,
esas patatas son un guiso
que lleva en tu sangre: tradición.

Y lo ignoraba de pequeña,
pero lo apreciaba en tu voz, (410)
en la risa que a tí te daba
cuando hacía esta elección.

¡Qué rico te sale este guiso!
Sencillo me gusta más,
no hace falta el marisco, (415)
ni que le pongas calamar.

-"¿Con huevo y almendra, Vero?"
Con eso solo, mamá.
Así te sale muy rico,
¡con todo tu amor, mamá! (420)

Verónica García-Melero

Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

¿Cuál es la realidad de nuestras aulas?

Entrada Refrescada. Primera Publicación: 11 de Enero de 2020

II. JUSTIFICACIÓN.
2. ¿Cuál es la realidad de nuestras aulas?

Nunca he permitido que la escuela entorpeciese mi educación.

Mark Twain

En la medida que se prioriza la focalización de la instrucción práctica en la enseñanza en detrimento del aprendizaje, podemos abstraer que parece costar trabajo desprenderse de la metodología tradicional (ver Monereo y Monte, 2001 y Quinquer, 1997;  Rius, 2010, Zabalza, 2000).

En este sentido,  Quinquer (1997), subraya la necesidad de formar al personal docente en estrategias o modelos didácticos aplicados que se adecuen a las exigencias que demanda cada Centro. De esta manera, se posibilita desmitificar el concepto de buena escuela enquistado en el Sistema Educativo, dando paso a la apertura de horizontes en el entendimiento de lo que el aprendizaje es y de los beneficios que reporta la interacción entre profesor-alumno y la focalización de la instrucción práctica en el discente (ver Bruer, 1995, citado por Ruíz, XXXX; Dumont, Istance y Benavides (Ed.) 2010).

Con relación a orientar la práctica en el discente, atender la diversidad y contar con conocimiento sobre las sintomatologías que presenta el alumnado con necesidades especiales, se hace necesario reflexionar sobre la información que al respecto proveen estudios centrados en esta materia. En este sentido, con objeto de hacer observable en qué medida nuestra escuela requiere de formación y medidas para la atención a la diversidad y, con ello, favorecer la inclusión, consideramos acercar el estudio realizado por Soroa, Gorostiaga y Balluerka (2016). Desde su investigación en 108 centros, con una muestra compuesta por 1278 docentes, logran sacar a luz el conocimiento que, sobre la sintomatología e intervención educativa en niños con TDAH, los maestros tienen. Desde su estudio analizan la instrucción recibida por el profesorado en educación formal, no formal e informal en la materia, así como el conocimiento auto-percibido sobre TDAH y la auto-eficacia percibida para ser docente de niños que presentan este trastorno; llegando a la conclusión de que el conocimiento que poseen los docentes sobre el mismo oscila entre un nivel bajo y moderado.

Desde este estudio, estas investigadoras promueven la necesidad de formar al docente en distintas vías que comporten una mejora de la calidad y de la cantidad de la información recibida, lo que conduciría a una autopercepción positiva sobre su desempeño eficaz y eficiente en su profesión (Soroa, Gorostiaga y Balluerka, 2016). No obstante, cabe preguntarse si la formación que reciben los profesores es luego puesta en práctica. En este sentido, Bolívar (2019) se cuestiona como siendo nuestro país uno de los que mayor inversión hace en formación del profesorado dentro de la UE, sea un país con una Educación considerablemente alejada de la de otros países, de tomar el rasero de rankings y pruebas objetivas estandarizadas, como lo son las evaluaciones PISA. Luego, ¿qué de aquello en lo que se instruye al docente es verdaderamente llevado a la práctica? Como dijo Platón: «El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara, pero no siembra».

Con ánimo de detenernos en la opinión publica de profesionales y expertos en educación, consideramos el artículo periodístico de Rius (2010). Desde él, este periodista nos acerca las opiniones de distintos profesionales relacionados con el contexto educativo, de entre ellas, destacamos la de Valentín Martínez-Otero, psicólogo, pedagogo y profesor en la facultad de Educación de la Universidad Complutense, quien afirma que «Muchos alumnos, aun sin ser plenamente conscientes, se desmotivan por falta de estímulos suficientes en el aula; en las programaciones no siempre se tienen en cuenta sus intereses, y el proceso educativo sigue más centrado en la enseñanza y el profesorado que en el aprendizaje y en el alumnado».

En relación a esta resistencia al cambio, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (i.e. OCDE), desde su informe de 2010, “La Naturaleza del Aprendizaje: Investigación Científica para inspirar la Práctica Docente” promueve la necesidad de transformación de las Instituciones Educativas, facilitando pautas a incardinar en la concreción curricular de los Centros y de la que es responsable el profesor. En este sentido, Dumont, Istance y Benavides (Ed.) (2010) compilan los avances científicos más destacados, reconstruyendo los principios que garantizan un buen ejercicio de la práctica docente, acorde con la sociedad y con el sistema económico en el que vivimos. Igualmente, promueven los beneficios que, una práctica educativa perfilada de acuerdo a los mismos, garantiza: dotar de significación al aprendizaje, favorecer el desarrollo cognitivo y emocional, favorecer la construcción de lazos emocionales, favorecer la socialización e inclusión, desarrollar la autonomía del aprendizaje, favorecer el conocimiento y consciencia del medio ambiente, desarrollar el sentido crítico, favorecer el reconocimiento de la heterogeneidad del grupo, entre otros. Con relación a este conocimiento: ¿es posible discernir un método didáctico que consiga aunar todos estos principios para la buena praxis?

Considerando adicionalmente las Recomendaciones que, para la praxis docente, promueve la LOMCE (2013) con ánimo de hacer alcanzables los objetivos y propósitos de nuestra Educación, cabe preguntarnos: ¿está el profesor motivado con su trabajo?, ¿le motiva lo que hace?, ¿tiene verdadera vocación como profesor?, ¿qué promueve en el aula de lo que se recomienda institucionalmente?, ¿qué promueve en el aula de lo que recomienda la Comunidad Científica?

Estas cuestiones nos ayudan a profundizar en el porqué de las cosas, en su esencia. Las cuales se aprecian muy útiles para indagar más allá de la naturaleza que, en apariencia, nos acercan diversas aportaciones al respecto de la realidad de las aulas y de los pasillos de los Institutos. 

Verónica García-Melero

Educación Phi: presentación | Índice General | Proyecto Alquimia: indice
Artículos Nutricios | Prácticas, orientaciones y sugerencias

La disonancia entre el avance científico y la realidad de nuestro Sistema Educativo.

Entrada Refrescada. Primera Publicación: 10 de Enero de 2020

II. JUSTIFICACIÓN.
1. La disonancia entre el avance científico y la realidad de nuestro Sistema Educativo.

Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.

Albert Einstein

Existe una diferencia formal y profunda entre los modelos pedagógicos que, en esencia, dilucida nuestra Comunidad Educativa para el progreso y mejora de nuestra educación, y aquellos otros modelos que, en existencia, prevalecen en el aula. En este sentido, existe una disonancia entre lo que las recomendaciones y orientaciones del grueso de nuestra actual legislación y Comunidad Científica proponen para la mejora de la calidad de nuestra educación y aquello que verdaderamente cobra vida en las aulas.

Una afirmación que puede ser acercada desde diferentes perspectivas, así:

  1. de considerar el reflejo de la calidad de la educación en la ciudadanía: el Informe de la UNESCO, visto como la fuerza de empuje de los propósitos educativos de la educación mundial, direcciona la intención educativa hacia la autonomía del aprendizaje, hacia el aprender a aprender, intensificando el sentido de la responsabilidad y de la solidaridad (Delors et al., 1996). Sin embargo, nuestro sistema educativo es parco en dar a luz una ciudadanía emprendedora y activa, en este sentido, Domínguez y Molina (2012) advierten de la necesidad de contar con una población crítica, informada y cualificada, que sea capaz de emprender proyectos y gestionarlos; lo que requiere de una implicación coherente de las autoridades educativas.

Por otra parte, en relación al perfil del trabajador que demanda el mercado laboral, Robins (1996) recuerda la necesidad de acercar los contenidos y competencias clave en que son instruidas las personas a la realidad empresarial. Como subraya este autor, y no pudiendo olvidar en última instancia que el aprendizaje adquirido en los centros ha de perfilar al futuro trabajador y/o emprendedor, el grado de competencias y habilidades del perfil del alumno se presenta muy alejado de lo que empresas y organizaciones demandan en sus trabajadores. 

Siguiendo esta línea, la implicación coherente de las instituciones educativas con los propósitos educativos en los que ha de instruir al futuro trabajor y en los que ha de acomodar su acción, difiere de lo que se espera desde la normatividad y recomendación institucional, así como de lo que dilucida la ciencia; como considera Pedro Rascón, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), «el cambio social de nuestra era aún no ha sido trasladado a la escuela» (Rius, 2010).

  • de considerar las orientaciones metodológicas para la mejora de la acción docente: desde la propuesta normativa de la Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre, sobre las Competencias (desde ahora Recomendación Europea), la cual direcciona la actual Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa en España (LOMCE, 2013), son: la cooperación y el trabajo en pares las propuestas metodológicas que recomiendan, pues satisfacen los objetivos que pretenden las siete competencias clave que dilucidan y proponen.

Adicionalmente, con objeto de orientar la acción docente hacia la eficacia y eficiencia que se espera conseguir en el sistema educativo, las propias instituciones políticas proporcionan a la acción docente la llave con la que abrir la puerta al logro. Así es que, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (desde ahora OCDE) proporciona desde su Informe: “La Naturaleza del Aprendizaje: Utilizando la investigación para inspirar la práctica docente” los principios en torno a los que ha de gravitar el ejercicio de la enseñanza-aprendizaje. A saber: a) los estudiantes son el centro,  b) las emociones son integradoras del aprendizaje , c) la educación ha de construir conexiones interdisciplinares u horizontales, d) se ha de alentar y fortalecer los contactos entre estudiantes y facultativos, e) se ha desarrollar la reciprocidad y la cooperación entre los estudiantes, f) se ha de utilizar técnicas de aprendizaje activo, g) se ha de proveer retroalimentación con prontitud, h) se ha de enfatizar la temporalización de las tareas, i) se han de propiciar altas expectativas,  j) se han de respetar diversos talentos y formas de aprendizaje (Dumont, Istance y Benavides (Ed.) 2010).

Considerado esta dimensión, la de hacer observable el fiel reflejo, o no, de los propósitos educativos en la acción docente, podemos apreciar cerca de una década después de este hallazgo, como Zabalza (2000), en su artículo “Estrategias didácticas orientadas al aprendizaje”, con objeto de orientar la práctica docente, sistematiza las metodologías más apropiadas en las que ha de apuntar la acción desde el aula. En este sentido, subraya que «en la realidad nos hallamos inmersos en una cultura escolar claramente centrada en la enseñanza» (p. 459), destacando que «Resulta, por tanto, muy conveniente remover un poco las aguas de lo convencional para abrir el paso a otras posibilidades» (p.459) e insistiendo en que «un gran reto que la enseñanza deberá asumir en la próxima década. Mudar el significado que tradicionalmente se ha dado a la docencia» (Zabalza, 2000, p. 461). 

Esta propuesta de Zabalda (2000), en tanto seis años después la Recomendación del Parlamento direcciona los propósitos educativos para Europa en ese sentido, puede ser apreciada como una precognición. Sin embargo, el reto que este autor dilucida con respecto a la acción docente en una década vista desde la publicación de su artículo, esto es: trasladar el foco de atención al alumno, centralizando la acción docente en su aprendizaje, ha terminado convirtiéndose en una “piedra filosofal”. Al igual que ésta, esta transmutación es algo ansiado y beneficioso, aunque muy difícil de conseguir.

Verónica García-Melero

P.D.: Se aconseja la lectura del ensayo: “El Cuarto Nivel de Concreción Curricular”, para ampliar información científica en este sentido.

Educación Phi: presentación | Índice General | Proyecto Alquimia: indice
Artículos Nutricios | Prácticas, orientaciones y sugerencias

Introducción.

Entrada Refrescada. Primera Publicación: 9 de Enero de 2020

I. PRELIMINARES.
2. Introducción.


«Te advierto, quienquiera que fueres tú, que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses».

Inscripción del “adyton” del Templo de Apolo, lugar del templo donde se hallaba la pitonisa conocedora del Oráculo de Delfos.

En la actual villa de Delfos, al pie del monte Parnaso, Grecia, se halla el Templo de Apolo; el cual alberga en su interior el santuario de Delfos, más conocido como Oráculo de Delfos (Wikipedia, Oráculo de Delfos, 2019). Era en este recinto donde se encontraba la pitonisa, sentada sobre un trípode de madera de laurel, cuyas tres patas simbolizaban el pasado, el presente y el futuro. Tres patas que, desde la simbología que representan, la sibila transmitía al consultante a través de una de sus enseñanzas: «Sin aceptar el pasado, sin conocer el presente, ningún futuro puede construirse» (Martínez y Prade, 2014).

Era la sibila, escogida por lo sacerdotes, la encargada de transmitir el mensaje de los dioses. En este sentido, era una pitonisa que recibía instrucción desde pequeña y cuya elección se basaba en las cualidades especiales que presentaba. Un hecho que la conducía a vivir rodeada de pureza física, psíquica y espiritual. Es así que sus capacidades, junto a su virtuosidad, la erigían como el ser más cercano a las deidades, capaz de interpretar el conocimiento que le era delegado por mandato divino a través del Oráculo. Con todo, en el consultante era necesaria la autoexploración, mirar hacia dentro, ya que solo quien puede entrar dentro de sí mismo puede comprender el mensaje que la sibila transmite. Esta es la esencia de una de las inscripciones del Templo de Apolo: «nosce te ipsum (conócete a ti mismo)» (Martínez y Prade, 2014).

Acercar el Oráculo de Delfos, su sibila y sus enseñanzas, así como las inscripciones del Templo, comportan una representación simbólica que puede fácilmente ser aproximada a nuestro panorama educativo. En este sentido, y con ánimo de discernir el conocimiento que transmite este símil que presentamos, es como nace la intención de este nuevo método didáctico y esta buena práctica para la investigación-acción,  el “Experimento Alquimia”, (i.e. EA).                         

Luego, es aflorando la intención de lo que se pretende como podemos apreciar las relaciones de semejanza que se presentan por analogía con la literatura expuesta. A tenor de esta premisa, en primer lugar vamos a hacer reflexionar a la Comunidad Educativa sobre su pasado, presente y futuro desde el prisma de las propuestas que, para la mejora de la calidad educativa, promueven tanto la Comunidad Científica, como el grueso de Recomendaciones y Directrices del Ente Político. En este sentido, se pretende hacer observable qué, de aquello que promueve la ciencia y política, cobra vida en las aulas; sirviendo, la investigación que se propone, de vehículo para identificar necesidades y/o deficiencias en los procesos educativos y de formación del profesorado. Lo que en palabras de la sibila sería: «Sin aceptar el pasado, sin conocer el presente, ningún futuro puede construirse» (Martínez y Prade, 2014).

Igual de importante se presenta la analogía con la enseñanza «nosce te ipsum» de la entrada al Templo de Apolo. Ésta es la esencia del pensamiento socrático, cuyo método descansa en las técnicas de la proposición de una idea ignorada o error y la mayéutica (Castro, 2012). Luego, desde esta esencia, la de la búsqueda al interior, vamos a bucear en las aguas en las que se hallan sumergidos los problemas de la Educación para, desde su transmutación en la doctrina de la Estrategia Empresarial, discernir un método didáctico óptimo y equitativo. En este sentido, consideramos la mayéutica como dinamizante del proceso de dilucidación de escenarios posibles y, dentro de estos, los que se presentan eficaces, eficientes y equitativos socialmente.

De esta manera, y en consonancia con el rol de la sibila, esto es, una figura visionaria que permite integrar la percepción de nuestro pasado y nuestro presente en pro de dilucidar maneras con las que acercar la visión futura a nuestro alcance, nace la necesidad de trasladar a la gestión educativa herramientas y/o metodologías propias de la Dirección Estratégica Empresarial, desde el prisma del pensamiento filosófico socrático, en concreto la Mayéutica. Esto es, el cuestionamiento reiterado de las cosas hasta “parir” el conocimiento de las mismas (Castro, 2012; García, 2006; Ross, 2003).

Esta idea madre es la quintaesencia de este trabajo, su éter, esto es, la sustancia que ocupa todo el experimento y, a su vez, lo dota de vida, de sentido, de luz. Una idea madre que, de extrapolarla con los siete principios del hermetismo, dada su propiedad totalizadora o unificadora, atiende al primer axioma, el del mentalismo (ver VV.AA. 1908). De acuerdo a esta premisa, cada una de las acciones de investigación e intervención que se proponen carecen de sentido de no concebirse como elementos de un conjunto totalizador.

En este sentido, si bien el éter, como quinto elemento en sí, es la quintaesencia de la Alquimia, bien merece destacarse que uno de los propósitos de la misma es expresar una ciencia en términos de otra, para, así, lograr vencer las vicisitudes, males u obstáculos que encuentra al amparo de su propia ciencia. Esta transformación de aspectos negativos en aspectos positivos, es lo que en términos de hermetismo se denomina “transmutación” (VV.AA., 1908). Como diría Hermes Trimegisto, el tres veces grande: «Mediante la Alquimia transmutaré lo negativo en positivo y de esa manera venceré».

Verónica García-Melero

Educación Phi: presentación | Índice General | Proyecto Alquimia: indice
Artículos Nutricios | Prácticas, orientaciones y sugerencias

Tema, Título y Resumen.

Entrada Refrescada. Primera Publicación: 9 de Enero de 2020.

I. PRELIMINARES.
1. Tema, Título y Resumen.

Solo sé que no sé nada, y al saber que no sé nada, algo sé, que no sé nada.

Sócrates (499 – 470 a.C.)

Tema: Mayéutica, Estrategia Empresarial, Innovación y Escuela Inclusiva.

  • Título: Aplicación del método socrático en la Ciencia de Empresa para dilucidar respuestas óptimas y equitativas a problemas de inclusión social y productividad del proceso.
  • Subtítulo: Dilucidación y diseño de una “Metodología Didáctica para una Escuela Inclusiva y Productiva” y de un “Prototipo de Verificación y Control de la Acción Educativa y de la Formativa del Profesorado” (modelo estadístico-matemático).
  • Resumen: La aplicación del método socrático en la Estrategia Empresarial posibilita el desarrollo de la espontaneidad de la mente del estratega (Mintzberg, 1973), así como hallar, desde el cuestionamiento reiterado propio de la Mayéutica, un conocimiento profundo de las limitaciones de los sistemas (Goldratt, 1984). Su aplicación práctica en el análisis del Sistema Educativo, posibilita la consecución de soluciones óptimas y equitativas orientadas a la promoción de nuevas metodologías y herramientas didácticas y administrativas.
  • Palabras Clave: mayéutica, estrategia, TDA/TDAH, metodología didáctica, gamificación quizz, innovación

  • Title: Application of the Socratic method in Business Science to elucidate optimal and equitable responses to problems of social inclusion and process productivity.
  • Subtitle: Elucidation and design of a “Didactic Methodology for an Inclusive and Productive School” and of a “Prototype for Verification and Control of Educational Action and Teacher Training” (statistical-mathematical model) .
  • Abstract: The application of the Socratic method in the Strategy Science allows the development of the spontaneity of the strategist’s mind (Mintzberg, 1973), as well as finding, from the repeated questioning of the maieutic, a deep knowledge of the systems limitations (Goldratt, 1984). Its practical application in the analysis of the Educational System makes possible the achievement of optimal and equitable solutions oriented to the promotion of new methodologies and didactic and administrative tools.
  • Key Words: maieutic, strategy, ADD / ADHD, didactic methodology, quizz gamification, innovation

Con amor, a todos los niños y niñas, con la ilusión de que crezcan en una Educación Inclusiva, jugando y aprendiendo con profesores motivados y enamorados de su profesión.

Verónica García-Melero
Gracias a Dios, por iluminar mi pensamiento; a mi hijo, por su verdadero amor; a mi padre, por su inspiración.
Educación Phi: presentación | Índice General | Proyecto Alquimia: indice
Artículos Nutricios | Prácticas, orientaciones y sugerencias

Educación Phi: índice.

El alma se perfecciona por medio del conocimiento y la virtud.

Santo Tomás de Aquino

Comprendiendo la Educación PHI: fundamentos

La Economía del Aprendizaje de la Educación: hacia un modelo matemático.

Contenidos del Artículo:

1. La situación actual de nuestra Educación. 2. Poner a las personas en el centro: de la necesidad a la obligación. 3. Antecedentes de la Economía del Aprendizaje: hacia dónde caminar. 4. Hacia un modelo de innovación social y tecnológica: enfoque filosófico para una nueva epistemología. 5. Hacia la proposición de un modelo matemático para la valoración de la buena práctica educativa: ¿Cómo valorar la Economía del Aprendizaje de la Educación? Una aproximación axiomática. 6. Entendiendo la Economía del Aprendizaje desde su aproximación matemática y económica.

Reflexión sobre la “visión” ecléctica de Economía Aplicada en Educación PHI: influencias.

: Contenidos del Artículo
  1. Introducción. 2. Un ejemplo de virtud económica. 3. Una “visión” ecléctica. 4. La visión ecléctica de la Educación Phi: influencias.

PRÓXIMAMENTE: ¿Por qué una visión ecléctica de Economía Aplicada nos ayuda a desarrollar la Economía del Aprendizaje en la Educación? Comprendiendo su idoneidad desde el marco teórico científico y político.

¿Cómo optimizar la docencia en el área de Economía? La idoneidad del Aprendizaje Activo.

: Contenidos del Artículo

0. Resumen. 1. Introducción. 2. Identidad Curicular del Área de Economía en Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato. 3. Aportaciones desde el conocimiento teórico y empírico proporcionado por las Ciencias de la Educación: el Marco Teórico Científico. 4. Intención de la publicación y agradecimientos. 5. Bibliografía.

Proyecto Alquimia: presentación.

Proyecto Alquimia: índice.

Entradas en construcción.

por Verónica García-Melero

Presentación | Artículos Nutricios | Proyecto ALQUIMIA |
| Prácticas, orientaciones y sugerencias |

Educación PHI

Educación Phi: Introducción a su fundamentación teórica.

“Se amorfo, no te establezcas de ninguna forma. Sé como el agua. Si viertes agua en una copa, ésta se convierte en la copa. Si viertes agua en una tetera, ésta se convierte en una tetera. Sé agua, amigo mio”

Bruce Lee

Si nos preguntamos, ¿qué es la Educación PHI?, posiblemente encontremos la respuesta procurando definir el objetivo que persigue la misma.

Mi hijo, mayo 2017 (6 meses).

De esta manera, la intención de la Educación Positiva Holística e Inclusiva (Educación PHI) es la de lograr la unicidad de la acción pedagógica. Ésta viene a ser una acción integrada, uniforme, sistematizada y conjunta de distintas pedagogías, la cual permite la Economía del Aprendizaje de acuerdo a los desafios de la Industria 4.0., desde la base teórica, la metodología y la práctica que la cohesionan y dotan de existencia como nuevo modelo pedagógico. Entendiendo por Economía del Aprendizaje: un servicio educativo rentabilizado, de alto valor añadido, en el que la formación del alumno y la especialización de los profesionales sirven de impulso para la eficiencia del proceso educativo y el crecimiento y mejora continua de la educación actual: positiva e inclusiva, así como de la economía en la que se desenvuelve.

De considerar un primer vector que nos guíe como justificación fundamental para esta propuesta, podemos atender al preámbulo de la LOMCE (2013) y, así, abstraer cuál es el verdadero propósito educativo que se promueve para alumnos, docentes y Centros:

«La actividad de los centros docentes recae, en última instancia, en el profesorado que en ellos trabaja. Conseguir que todos los jóvenes desarrollen al máximo sus capacidades, en un marco de calidad y equidad, convertir los logros generales en logros concretos, adaptar el currículo y la acción educativa a las circunstancias específicas en que los centros se desenvuelven, conseguir que los padres y las madres se impliquen en la educación de sus hijos, no es posible sin un profesorado comprometido con su tarea».

En este sentido, el profesor puede ser visto como un Atlas sobre el que recae el peso de la Educación. Si bien no carga en sus hombros a esa gran piedra que simboliza al mundo — como el personaje mítico —, bien carga alegóricamente al mundo desde la transcendencia que supone para la economía, y su desarrollo social y sostenible, la calidad de su educación vista desde el reflejo de la misma en la competencia de la ciudadania y, por extensión, del reflejo de éste en la competitividad de la nación.

Esta carga que soporta nuestro “maestro Atlas” puede ser vista como cinco grandes piedras: la políitica educativa y sus recomendaciones, la legislación educativa y sus currículos, los planes de Centro y su filosofía, la cesta de metodologías y, finalmente, el estilo de enseñanza, su quintaesencia para la educación.

Siguiendo esta línea, es fundamental subrayar cómo  la filosofía de centro puede condicionar el uso de unas metodologías u otras y, por extensión, el estilo de enseñanza del profesor. En cierta medida, filosofía, metodología y práctica son los tres pilares sobre los que descansa una pedagogía y, de manera generalizada, comprenden el enfoque desde el que arrojar más o menos luz sobre el aprendizaje cognitivo, emocional y espiritual del alumno.

Con relación a esta argumentación, se requiere de un modelo pedagógico que permita  mantener un equilibrio en la carga, de manera tal que el “maestro Atlas” no haya de estar haciendo malabares y, en ello, terminen cayéndosele las piedras. En este sentido: ¿cúal es el mejor? En realidad, no hay método peor o mejor, sino métodos que se adecuan mejor o peor a determinados estudiantes, a determinadas metodologías, a determinados conocimientos, para el desarrollo de unas u otras habilidades y dentro de unas circunstancias u otras.

Esta casualística es apreciable desde muy diversos prismas; en este sentido, si consideráramos algo tan simple como el desplazarse de manera autónoma, podríamos observar que para unos caminos nos vendría mejor un calzado que otro. De esta manera, para una carrera en una pista de atletismo, nos vendrán mejor unas zapatillas de running; para subir por la montaña, unas botas de trekking; para caminar por la nieve, unas botas adecuadas para la misma y el ski; y para chapotear en la lluvia, unas botas de agua. ¿Qué queremos defender desde esta reflexión? No es otra cosa sino la necesidad de adaptación y flexibilidad a cada circunstancia.

Siguiendo esta línea, entendiendo el método de enseñanza y aprendizaje como un camino, podríamos reflejar esta flexibilidad y capacidad de adaptación en el pensamiento filosófico que por antonomasia enmarca el taoismo: “Elige el no camino como camino” (Lao-Tsé).

Novice Monks Thailand ,Buddhist Temple,Novice Monk Depicting a Religious Faith in a Temple in Thailand.

Igualmente, podemos hacerlo palpable desde la importancia del elemento “agua” dentro de la filosofía oriental; ésta no solo explica el mundo y su creación, la vida, el devenir y el fluir de los ciclos, sino tambien explica cómo desde su suavidad se logra conquistar la dureza de la roca, en tanto la erosiona y vence; y como su maleabilidad y su estado físico la hace perfectamente adaptable al recipiente que la contiene, la hace perfectamente flexible. “Se amorfo, no te establezcas de ninguna forma. Sé como el agua. Si viertes agua en una copa, ésta se convierte en la copa. Si viertes agua en una tetera, ésta se convierte en una tetera. Sé agua, amigo mio” (Bruce Lee).

La transcendencia del pensamiento oriental, su filosofía y modus operandi en la instrucción práctica, han sido experiencias que, desde los ocho años, han venido a construir la conciencia que, de las cosas, tengo. En este sentido, y siendo sucinta a la enseñanza-aprendizaje, la instrucción práctica sobre la que descansa la filosofía y el arte marcial kung-fu Shaolín, se inicia con 18 estancias (posiciones) desde las que se configuran los diferentes estilos de lucha. El perfeccionamiento en las mismas requiere de la repetición (metodología tradicional), aunque son necesarias para la autopercepción del alumno en la destreza con respecto a cada una de ellas, confrontarlas en diferentes contextos (metodología social/constructivista). Es desde todo este aprendizaje y experiencia, soportada en la disciplina y autorregulación de la conducta (inteligencia emocional y espiritual), como se alcanza el conocimiento personal del estilo que mejor perfila las habilidades personales que cada alumno presenta. En este sentido, alcanzado este conocimiento, se procede a la elección libre del estilo en el que perfeccionarse (metodología romántica).

Como podemos apreciar, para alcanzar la maestría que profesa la propia etimología de la palabra kung-fu, se requiere de la instrucción práctica y su evaluación desde diversas metodologías de enseñanza-aprendizaje: todas son válidas, igual de importantes y necesarias. Es por esto que ha de elegirse el no camino como camino.

Alcanzado este punto nos cuestionamos ¿cómo hacer para integrar diversas metodologías y roles en profesor y alumno para así proporcionar un camino hacia el autoaprendizaje?, ¿cómo es ese camino hacia el autoaprendizaje?, ¿qué elementos se presentan críticos en ese camino?, ¿cúal es la metodología que permite trabajar con todas estas perspectivas pedagógicas?, ¿cómo podríamos evaluarlas desde diversos enfoques o métodos?, ¿cómo podríamos organizar todo el proceso educativo para que filosofía, metodología y práctica puedan concebirse como un todo?, ¿cúal es el horizonte hacia el que se ha de apuntar?, ¿qué podríamos hacer para sistematizar el proceso?, ¿podríamos tangibilizarlo desde la aplicación práctica de modelos matemáticos y económicos que nos ayuden a construir mapas de nuestro territorio?

La solución a todas estas preguntas y otras que devienen en el proceso de investigación, la encontramos en la aplicación de la Ciencia de Empresa, la Economía y la Teoría de la Unicidad o Ley de Akenatón.

En este sentido, la Ciencia de Empresa, desde la Dirección Estratégica, el Marketing Estratégico y la Economía de Empresa, nos porporciona herramientas con las que: estudiar el sistema educativo (mercado); aflorar los perfiles de estudiantes (clientes), así como de los docentes (proveedores); diseñar estrategias de enseñanza-aprendizaje (adecuar oferta y demanda) dentro de cada metodología (cesta de bienes) para adecuarlas a la intención del aprendizaje en habilidades, destrezas y valores (producto); seleccionar una mejor manera para acometer cada una de ellas (marketing estratégico) a la vez que procurar intensificar la puesta en práctica de las mismas (estrategia y planificación empresarial).

Sin embargo, toda esta proposición se presenta insuficiente de no considerar unos criterios económicos en los que apoyarla. En este sentido, se requiere de adecuar el proceso hacia la eficiencia, eficacia y productividad, lo que comprende la consideración del Óptimo paretiano en la persecución de la opción más eficaz y eficiente dentro de cada intención educativa. La búsqueda de la sinergia en la adecuación entre enseñanza-aprendizaje, para reconducirla en la economía de alcance , y desde aquí a la Economía de Aprendizaje.

En este proceso económico y de planificación, afloran la necesidad de sistematización, planificación y control, lo que arrojaría un modelo matemático-estadístico y otro matemático desde los que conseguir Curvas de Aprendizaje y de Experiencia. Estos modelos nos permiten medir el nivel de productividad, eficacia y eficiencia de la acción educativa; una gran labor que descansa en la metodología y práctica propias de la unicidad de la acción pedagógica que se pretende.

Por su parte, la necesidad de planificación de la acción educativa requiere de una metodología que se perciba de manera compacta, como un todo y, que a su vez, ayude en la formación del docente en la misma, proporcionando una estrategia de acción docente determinada que defina las necesidades/roles críticos en cada intervención educativa.

Esta integración de pedagogías y metodologías de manera organizada, compacta y uniforme nos la proporciona la coreografía desde el prisma de la dirección estratégica. En este sentido, no solo se sistematizan las distintas intervenciones educativas, sino que han de integrarse dentro de un plan global de acción, que comporte la acción conjunta de institución, docentes y discentes y, a su vez, sea retroalimentado para la reorientación y rediseño de objetivos. Luego, se hace necesaria la programación por objetivos y la adecuación de oferta y demanda para dotar de consistencia a un modelo matemático que sirva de meta o guia en la valoración de la acción educativa en aprendizaje y experiencia.

Sin embargo, todo este proceso no tendría sentido alguno si no se soportara sobre una solida base científica que lograra alcanzar el conocimiento de: cómo es ese camino hacia el aprendizaje autónomo, cómo es ese camino hacia la planificación de la acción educativa, cúales son sus elementos críticos, cómo se interrelacionan los mismos, cómo se alcanza el conocimiento de los mismos.

En este sentido, alcanzar el conocimiento de la interrelación de elementos que propicia la unicidad o sentido holístico del método pedagógico que se pretende, ha sido posible desde la aplicación de la Teoría de la Unicidad o Ley de Akenatón. Desde ella, se consiguen interrelacionar los elementos desde diferentes triagulaciones que, alcanzando su validación desde la reflexión teórica soportada en el conocimiento empírico que la respalda, nos conduce a posicionarla como una teoría educativa perfectamente alcanzable y desde la que alcanzar una Economía del Aprendizaje a través del método y práctica que la dotan de existencia.

No obstante lo anterior, desde el análisis epistemológico que nos brinda la Teoría de la Unicidad en pro de dilucidar el modus operandi de la metodología (coregrafía), en la respuesta al porqué, alcanzamos el conocimiento de las dimensiones filosófica, sociológica y antropológica desde la que eregir la base teórica que soporta la metodología.

En este sentido, la fundamentación filosófica, sociológica y antropológica de la propuesta educativa, que descansa sobre la dialéctica del pensamiento filosófico – método socrático – y la otredad y alteridad – Ricouer – , es la que posibilita el logro de la intención educativa a través de su metodología. Presentándose, en este sentido, como el eje vertebrador de la propuesta: obtener una unicidad en la acción pedagógica que posibilite una educación positiva, orientada al bienestar y socialización; así como inclusiva, que permita el reconocimiento de los demás y sirva de motor para la construcción de la tolerancia y empatía del alumno y, por ende, posibilite el desarrollo de su inteligencia emocional y espiritual. Lo que en su conjunto configura el gran valor añadido que se consigue con la pedagogía que se pretende.

Con todo, el estudio epistemológico hacia la gnosis del aprendizaje autónomo, nos ha devuelto una base teórica en el aprendizaje soportada por los postulados de Vigotsky, Maslow, J. Bruner, D. Ausubel, R. Sternberg; Piaget y Feuerstein, todos ellos pertenecientes a la pedagogía enmarcada dentro de la Escuela del Desarrollo Integral. Adicionalmente, también se han considerado las aportaciones de Gowin y Novak, orientadas en el aprendizaje significativo, así como la de Skinner, enmarcada dentro de la Tecnología Educativa; la de Ignacio de Loyola, enmarcada dentro de la Pedagogía Tradicional; la de Dewey, Decroly y Cousinet, enmarcadas dentro de la Escuela Nueva; y, finalmente, la de San Agustín, de marcado carácter dialógico, humanista, social y emocional – muy asmilada a la Escuela de Desarrollo Integral – aunque convergente en algunas de las proposiciones metodológicas y roles de la Escuela Nueva, igualmente.

Abstraída la intención de su Fundamentación Teórica, desde el índice se procurará una organización para el entendimiento de esta “unicidad de la acción pedagógica”. Para la que recordamos que es una acción integrada, uniforme, sistematizada y conjunta de distintas pedagogías, la cual permite la Economía del Aprendizaje de acuerdo a los desafios de la Industria 4.0., desde la base teórica, la metodología y la práctica que la cohesionan y dotan de existencia como nuevo modelo pedagógico.

Por igual, será un índice que logre esquematizar y contener diversos proyectos educativos que permiten, desde su ejecución práctica, un buen entendimiento de esta “unicidad de la acción pedagógica”.

En adición, se sumarán propuestas prácticas para considerar esa adecuación de contenidos y metodologías para con los estándares de aprendizaje y en consonancia con aquellas proposiciones ideales que dilucida y promueve las Comunidades Educativa y Científica.

Espero que os gusten y os animen las apreciaciones, observaciones, análisis y proposiciones que esperan publicarse desde este espacio. Encantada estoy de abrir este contenido dentro de este Proyecto Abierto de Recursos de Aprendizaje y entusiasmada con que muchos de vosotros los apreciéis y consideréis tanto para vuestra labor educativa y/o docente como de investigación y empresarial. Espero, por igual, que sea la antesala de un futuro trabajo como Consultor Estratégico en Educación y Coaching. ¡A ver que me depara mi futuro! Por el momento, disfrutaré mi presente…y ahora me toca desarrollar y organizar.

Con amor, a todos aquellos que os entusiasmáis con negocioonline.net.

Con amor, a mi hijo, mamá.

Verónica García-Melero

Índice: Educación PHI

Capítulo 9. El Secreto del Pozo de Jas Veshalom.

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Jeremías 33:3

Cuando pensamos en un pozo
el agua se nos viene a la mente,
en la profundidad del agujero
también está la corriente.

Es un agua que se renueva, (05)
es un agua que fresca está,
parece que está estancada,
mas, esa no es su realidad.

Porque aquella que arriba brota
y contiene su construcción; (10)
ha sido lo artificioso,
pero no es su creación.

Que el pozo, con un agujero,
ahí es que alcanza su existencia;
y el discurrir de su agua (15)
y el brotar, toda su esencia.

El pozo, que tiene agua,
y con su "chimenea" se levanta,
ha requerido en tal destino
del esfuerzo de esta garganta. (20)

Así, si reflexionaramos
en aquello por lo que el pozo está,
veremos que en ahondar la tierra,
y en traspasar lo superficial,
es que se halla el agua del pozo: (25)
un subterréneo manantial.

¿Estará el pozo para la vida?
¿Para qué es que el pozo está?
¿Estaba oculto porque quería
y se ha dejado encontrar?, (30)
¿o estaba oculto porque podía
y lo has querido encontrar?

Si de la formación del pozo te hablara,
¿qué te podría contar?
Antes del pozo sabemos una cosa, (35)
y es que viene el agua, ¿verdad?

Porque si lo buscas y está oculto,
en su vibración se verá
cómo agita tu guía de palo
con su energía, que abajo está. (40)
¿Habrá brotado su energía
cuando te ha visto pasar
sediento por hallar agua,
por quererla encontrar?
 
Igual que el palo del zahorí, (45)
es la vara de tu disciplina;
ha sido moverte con ella,
has encendido tu chispa divina.

Igual es la sabiduría
que en el agua está; (50)
está en la formación de su nombre,
solo tiene que vibrar.

Men inicial es que nos abre
a la matriz terrenal;
a aquello que ya se ha hallado (55)
y fácil podrás encontrar.

Encontrarás respuestas a tus preguntas,
antes tendrás que preguntar;
ya estás cavando tu pozo
¿qué has venido a encontrar? (60)

Que si con agua es que hablamos,
en la chispa es que está
aquello que nos conecta
con lo que es transcendental.

Esa chispa es la Yud, (65)
la letra del agua intermedia,
lleva los atributos todos
de la Gran y Elevada Conciencia.

Lleva la Gracia de Dios,
todo esto la Yud halla; (70)
la esencia de la creación
que tu chispa, tu Yud, guarda.
La concentración de luz es infinita
todo esto tu Yud guarda,
es como la semilla del árbol, (75)
esa es su guirnalda.

Pues, cuando buscabas tus respuestas,
antes te pusisite a preguntar,
te fundiste con el agua entonces
y has alcanzado su verdad. (80)

¿Estará en tu disposición
el querer este agua hallar?
Te has movido a por el agua,
te has preguntado qué será.
¿Cómo será mi agua?, (85)
¿qué es lo que me esperará?,
¿cada vez tiene más fuerza?,
¿cada vez preguntas más?

Y ahora te has encontrado
con el agua que es Celestial: (90)
es la Men que se halla cerrada,
es la Mem escrita al final;
no sabemos dónde Dios se halla,
pero sí su corriente alcanzar.

¡Qué magnifica es esta letra (95)
cuando se logra encontrar!
¿Se ha dejado encontrarse
porque la has ido a buscar?

¿Requerirá de tu esfuerzo seguido?
¿De tu persistencia, requerirá? (100)
Dios se hace el encontradizo
cuando le empiezas a agradar.
Y se le agrada cuando se le quiere
y se le quiere siempre encontrar;
la perseverancia de tu insistencia (105)
le ha venido a enamorar.

El Pozo de Jash Veshalom


Y ha bajado Dios del Cielo
y te ha venido a hablar,
a explicarte lo que para tí quiere,
y cómo poderlo alcanzar. (110)

Santo Bendito Sea:

Este agua que está en tu suelo,
que está en tu caminar,
la has encontrado y entonces viene,
has salido de tu lugar.

Te ha llevado un impulso: (115)
el querer a Dios encontrar.
Bet y Aleph, junto a este agua,
es "viene el agua", y la verás;
porque has salido de tu tierra
movido por la voluntad. (120)


Zahorí:

¿Y si no me moviera el agua?,
¿si me moviera el aprender
a cómo usar mi varita
y la disciplina también?


Santo Bendito Sea:

Entonces si tu intención (125)
es que se halla en tu nobleza,
no buscando recibir,
solo buscar en tu torpeza,
es que te he dicho, Hijo, "VEN",
esa es mi chispa y salir de tu tierra. (130)

Ahora, ya sabes que viene el agua,
ya sientes quererla encontrar;
más esfuerzo es que necesitas,
necesitas también inclinar
el rostro sobre el agujero (135)
y descubrir su verdad.

Tu cabeza ahora no piensa,
ahora siente esa realidad;
traspasa tu pensamiento
y en el entendimiento es que está. (140)

Y se discierne con el corazón,
con poner tu voluntad;
no es cuestión de conocer tanto
es cuestión de la sabiduría hallar.

¿Te has inclinado sobre el agujero (145)
que sentias en tus pies?
Si has reflexionado qué es esto,
ahora el pozo tu ves.

Mas, ¡sois tan arrogantes!
¡queréis tanto conocer! (150)
Que habéis dejado correr el agua
por quererla toda contener.

No habéis visto el regalo divino,
el que se halla en el corazón,
en la voluntad de cada gesto (155)
y en confirmar esta intención.

Porque os ha movido el conocimiento,
quererlo todo contrastar,
querer aprender lo que ya es pretérito,
y eso no es sabiduría, ¡que va! (160)

Zahorí:

Jas Veshalom son tantas cosas,
ahora estaría en la comunicación;
he contactado Contigo por cariño,
por moverme solo el amor.

Mas, me ha abrumado tanto, (165)
me confunde el exterior,
que he querido aprender lo ya escrito
y entonces el Santo se me ocultó.


Santo Bendito Sea:

Mas, ahora quiere que descubras
cómo volverme a encontrar. (170)
Te he dejado letras en tu camino
para unirlas, y dejarlas marchar.

Ahora ya sabes que después de "VEN"
y de este pozo de sabiduría hallar,
y de no querer atesorar lo pretérito (175)
es que por un "ARCO" has de pasar.

Ese arco es un puente,
es saber equilibrar,
el sentido del amor y la justica,
y en la belleza es que está. (180)


Zahorí:

Entonces, sabido esto,
mi varita, como palo será,
la clavaré bien el suelo
para ayudarme a levantar.


Santo Bendito Sea:

Has unido en tu intención ahora, (185)
has unido tu masculinidad;
tu hombría, tu don dador;
y el querer tanto atesorar.

Esta columna que has bajado,
este canal que trazado, has; (190)
te deja desolado entonces:
"vino el agua", su significar.

No percibes como al principio
el agua de esta verdad;
te has inclinado sobre tu agujero, (195)
como con espada lo has ido a clavar.

Lo has hecho movido por el impulso
de querer ese agua encontrar,
en parte hay bondad en el gesto;
mas ese ímpetu ¿por qué es que está? (200)

Está por buscar, a tu juicio,
lo que crees que es tu verdad;
has alcanzado el "zumbido del agua",
y te ha vuelto a enamorar.


Zahorí:

No quiero atesorarlo ahora, (205)
solo quiero saber que está;
que estará siempre que lo necesite,
así mi agua voy a encontrar.

Santo Bendito Sea:

Ahora crees que así se logra,
esta es ahora tu Tav. (210)
La has hallado a tus ojos solo,
¿qué es lo que pasará?

Con Tav ahora tenemos
"viniste agua", y se va.
Tampoco está en tu juicio (215)
querer las cosas enjuiciar.

Ahora te has hecho humilde,
otra chispa te ha hecho cambiar;
esa chispa de Dios, Aleph,
en "ven agua" es que está. (220)

Está en el suplicar las cosas
que se quieren encontrar,
con la creencia de que se logran;
mas, movidos por la bondad.

Así, cuando la bondad te mueve, (225)
¡fíjate que has ido a encontrar!,
"agua a tope" es que contiene
la Tet oculta de tu bondad.

Ahora eres vasija repleta,
luz alcanzas en tu interior; (230)
oculta se halla la belleza,
oculto se halla el resplandor.

Ahora has alcanzado sabiduría,
ahora aprecias el resplandor,
como un guía inefable, (235)
mas, no como tu aspiración.

Apreciarás que en el resplandor de otros
también alcanzas tu luz;
mas, no ha de moverte el conomiento
sino el corazón y la virtud. (240)

Si has entendido esto,
y has salido de tu casa,
si dejamos la chispa a un lado,
¿qué es lo que más tu guardas?


Zahorí:

Guardo el ser "inocente", (245)
el no caminar con malicia,
no querer ascender y traspasar
a nadie por la codicia.


Santo Bendito Sea:

Esta es la Verdad que se halla en todos oculta,
Jesús os dijo de andar como niños; (250)
¿por qué verá tal hermosura?

Pues, para alcanzar el Reino,
como niños habéis de andar;
en moveros en la inocencia
es como podréis revelar (255)
dónde me hallo escondido,
dónde está la Mem final.

Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Mateo 6: 17-18

Zahorí:

Dígame algo que a mi me aclare
qué puedo en este pozo hallar
con el agua de su Sabiduría, Santo, (260)
con el agua, ¿qué más habrá?


Santo Bendito Sea:

Todo aquel que me atesoraba
quiso su experiencia revelar;
pues a mi es que me encanta
que animen a otros en este buscar. (265)

Porque es tanto lo que se gana,
es tanta la felicidad,
que no hay nada como el buscarme
y dar sentido a tu avanzar.

Este conocimiento de todos, (270)
esta experiencia revelada,
es un pozo de sabiduría,
mas, con mucho tradición mezclada.

Para que aprecies la cizaña
y la separes de mi trigo, (275)
ya te he dicho que en la humildad
es donde se halla mi destino.

Asi, si por mi es que ayunas,
a nadie es que se lo digas,
lava tu rostro, pulcra tu vista; (280)
erguido, recto, así me caminas.

Entonces, si has de guardar secreta
esta intención en tu corazón,
porque yo avaluo tu cabeza,
tu corazón y tu intención, (285)
¿cómo es que lo cuentas,
cómo es que te enmudeces,
te agachas para llamar la atención,
o hasta colgajos te prendes?

Eso es tradición, (290)
de la que enmaraña la palabra;
a sabiendas de lo que está escrito
añaden, tachan o cambian.

Eso es Jas Veshalom,
eso no es querer comunicarte, (295)
eso es una mala interpretación
y mucho, de Mí, alejarte.


Zahorí:

Entonces, ¿con qué me quedo
cuando te busco en la Palabra?


Santo Bendito Sea:

Eso mismo, Zahorí, (300)
búscame en mi Palabra.
Siendo yo el canal a ella
te revelaré en tu hazaña
el sentido oculto del texto,
lo apreciarás mientras avanzas. (305)

Así, no será reinterpretación alguna,
es la simpleza de la palabra,
la interpretación mística y alegórica
de tu día a día y de la Palabra.

¡No añadas nada al Texto! (310)
¡No quieras Mi Palabra cambiar
por tradiciones que emborronan
la esencia de su verdad!


Zahorí:

Entonces, Santo Bendito,
¿qué es la Kábbalah en sí? (315)
Con tanto como hay escrito
me cuesta a mí decidir.

Santo Bendito Sea:

La Kabbalah es querer buscarme,
buscarme en mi Palabra,
en el corazón siempre llevarme (320)
y la Formación contemplarla.


Contemplarla es considerarla,
accesorio su conocimiento será,
no te preocupes por saber todo,
ya dije escrito cómo será. (325)

Pues, si a mí es que te mueve
la intención de tu nobleza,
humilde es tu corazón,
y grande es tu belleza,
te revelaré cosas ocultas (330)
que no has conocido antes,
creo que Jeremías dejó escrito esto,
en 33:3 y se sabe.


Deja de preocuparte
por querer todo conocer; (335)
preocúpate por ser honesto,
verdadero y fiel:
integrar tu don dador,
y el receptor, también;
se masculino y femenino (340)
en todo tu quehacer;
y humilde, así te quiero,
y que me quieras querer.

Ahora, que me conoces,
a mí me gusta que me digan (345)
cómo es que me ven
aquellos que más me miman.


Zahorí:

Santo Bendito, si así tu quieres,
y no te ofendes en mi atrevimiento,
no te imagino con barbas y chanclas, (350)
yo te imagino cantando y riendo.

Hasta me atrevería a decirte
que eres súper buena gente. ¡Total!
¡Lo que yo he de reirme,
la felicidad que me das! (355)

Eres el mejor amigo
que yo podría encontrar.
Y te quiero mucho, Santo Bendito,
siempre me ayudas y me ayudarás.


Santo Bendito Sea:

¡Zahorí, cómo me agradas! (360)
¡Me encantas!, ¡la verdad!
Eres sencillo y muy simpático,
humilde y sabes amar.
Dices las cosas espontáneas,
me gusta tu naturalidad. (365)
Y la verdad de cómo eres,
de saberte abrazar.

Zahorí eres mi hijo,
¡cómo no te iba a amar!
¡cómo no iba a velar por tí, (370)
por tu cuidado y seguridad!

Ahora me llevarás contigo,
a tu sombra yo estaré,
en la mano es que te llevo,
y tu escudo seré. (375)

¡Levántate Zahorí!,
por mí, ¡levántate!
Quiero verte caminar seguro,
lleno de amor y de fe.

Siempre sé humilde, (380)
así es que te quiero ver;
sonríe por el día futuro
porque allí yo estaré.

¡Ah!, ¡qué no se me olvide!,
¡que te quiero mucho Zahorí! (385)
Recuerda que todo te doy,
todo me lo diste tú a mí.

Pues, me has puesto primero,
eso en tí he encontrado,
muchos dicen que así me ponen, (390)
mas, buscan más en su agrado:
el placer de su vanidad
y el no esperar de mi mano.

Por eso a tí, Zahorí,
te daré mi gran regalo, (395)
la corona de mi Sabiduría.
Yo te corono, mi amado.


Zahorí:

Algunas pruebas son muy duras,
no sé si las aguantaré.
A veces quiero que me lleves, (400)
quiero morirme, también.


Santo Bendito Sea:

Sé muy bien lo que te pasa,
busca en tu reflexionar
que hay una enseñanza muy grande
y Yo es que estoy detrás. (405)

Por eso, no desistas,
ten fe y guárdame,
que sabrás dilucidar la respuesta,
sabrás"tomar tu Te".

Y cuando menos te lo esperes, (410)
allí, Yo estaré;
eres como la niña de mis ojos;
y Yo te celo, te libraré.

El Universo estará todo contigo,
por tí, Yo, lo moveré. (415)
Kairós, el momento perfecto,
de mí, te dará fe.

Ahora, quiero que sonrías,
que contemples tu felicidad,
y la paz de tu hermosura, (420)
y la paz de tu caminar.

Avanza, Zahorí, avanza,
y no me mires atrás;
"en Azul" es que me encuentras,
el "¡Sul!" de la felicidad. (425)

Verónica García-Melero
El Pozo de Jas Veshalom, apuntes personales: Temura junto a un proceso anagramático basado en Jas Veshalom.
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |

(III) Hoy somos….¡TE!

El que posee el Te en abundancia es como un recién nacido, los insectos venenosos no le pican, las fieras no le atacan, las aves de rapiña no caen sobre él.

Fragmento del Epigrama LV, Libro de “EL Te”, Tao-Te-King, Lao-Tsé

(III) Hoy somos….¡TE!

A. INTRODUCCIÓN.

¿Has caido alguna vez en la cuenta de la capacidad de una bombilla para iluminar cualquier habitación de una casa? De estar completamente a oscuras y tropezando con todo, pasas a identificar con perfecta claridad cada elemento que se encuentra en su interior, una vez has encendido la luz.

Esa luz de esa habitación es asimilada a esa claridad que encontramos en nuestra mente y nos ayuda a discernir soluciones, dilucidar respuestas o el entramado de cualquier asunto; es la luz de nuestro esclarecimiento interior. Desde luego que, constantemente, podemos apreciar que se nos ha iluminado el pensamiento, que hemos alcanzado el entendimiento de las cosas.

Esta luz, si nos observamos, es una luz que alcanzamos cuando reflexionamos, cuando estamos serenos, cuando hayamos paz. Probablemente, de ser la solución a un problema, rápidamente el entusiasmo recorra nuestro cuerpo y nos encienda de felicidad.

Esta viene a ser la experiencia de nuestra iluminación intelectual, de ponerte un ejemplo, y seguro es algo cotidiano o, al menos, habitual en tu vida. En este sentido es como podemos entender qué es la iluminación.

Para empezar, en su acepción más habitual significa “adquisición de entendimiento”. Con todo, podemos abstraer su significado como concepto filosófico y religioso; pues, después de todo, apuntan en la misma dirección.

Son dos palabras alemanas las que denotan y distinguen a la iluminación intelectual y espiritual. Así, la “iluminación intelectual” entendida como el esclarecimiento interior, poner en claro o llegar al fondo de un asunto, se denomina Aufklärung. (Wikipedia, 2021).

Por su parte, el término Erleuchtung es aquel que denota a la “iluminación espiritual”, siendo ésta la experiencia de lo divino, reconocida en su manifestación. Una manifestación que comprende la experiencia del sentido de unión con Dios o con el Universo (depende de la fe, doctrina o filosofía) y, por igual, la experiencia de un sentimiento de paz, amor y felicidad excelsos (Wikipedia, 2021).

Desde luego que en este sentido, el de la “Iluminación espiritual”, la via para alcanzarla se presenta muy plural. Con todo, ya sea la perspectiva de las religiones abrahámicas, ya sea una filosofía o religión oriental – por ejemplo – todas convergen en la persona virtuosa y en un camino (manera de ser, de hacer las cosas, de vivir y relacionarse con los demás) movido por el amor, la bondad, la verdad, la humildad, el sentido de la justicia y orden -por ser breve -. Si bien, aquella iluminación espiritual que contempla la vía religiosa, la que es conectada a una religión, profesa por igual el desarrollo de la fe, la esperanza y la caridad como virtudes “sobrenaturales” o teologales (Echegoyen, s.f.).

Esta fe, esperanza y caridad que son definidas como “virtudes  “sobrenaturales” o teologales: tienen como objetivo Dios mismo y perfeccionan la disposición humana dirigida al orden sobrenatural: fe (creer en Dios y en su palabra revelada), esperanza (confiar en la gracia de Dios para la realización de nuestra felicidad en la vida eterna)  y caridad (amar a Dios sobre todas las cosas y a los demás como a nosotros mismos por amor de Dios). Son infundidas en nosotros por Dios” (Echegoyen, s.f.).

Siguiendo esta línea, por igual son contempladas en la filosofía taoísta y en todas aquellas doctrinas y religiones que nacen o tienen raíz en estas enseñanzas. Así, de considerar la obra madre de todas ellas, el Tao-Te-King de Lao-Tsé: por fe entenderíamos la confianza en el Tao; por esperanza, la no intervención en el flujo de las cosas y espera en la resolución armónica que proviene del Tao; y, en la caridad, el dar y otorgar en abundancia, no solo a aquel que por igual te da y otorga, sino a aquel que no lo merece, por igual (ver Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014).

De considerar la intención de este artículo, procurar un entendimiento profundo de la «iluminación intelectual» y de la «iluminación espiritual», nos conduce a un estudio que traspase esas primeras nociones que ofrece wikipedia y que suelen ser desdeñadas como aportaciones entretanto no se subrayan con un consistente argumento. Así, necesario se presenta bucear en la primera definición y procurar un conocimiento más esclarecedor con respecto a aquellos medios para alcanzarla y objetos para su consecución y logro, y que dan sentido a su esencia y existencia.

En este sentido podemos cuestionarnos: (a) ¿existe un vínculo entre la iluminación espiritual y la motivación de la conducta humana?, (b) ¿convergen en dicho vínculo, de haberlo, alguna filosofía o doctrina ancestral y algún propósito que sirva de vector para construir alguna teoría de la motivación humana?, (c) ¿este propósito que sirve de vector para construir una teoría de la motivación humana nos ayuda a dilucidar el bien último que persigue el hombre en su realización y logro de su plenitud?, (d) ¿qué características presenta el ser humano que ha alcanzado tal grado de realización?

A.1) RESUMEN.

Siendo diverso y plural el conocimiento que gravita en torno a la temática de la iluminación intelectual y la iluminación espiritual, desde el presente artículo se pretende aflorar – del pensamiento, doctrinas y/o religiones orientales de raíces Taoístas – qué es aquello de “el Te” en el Taoísmo y cómo está relacionado con la iluminación intelectual y espiritual en tanto es concebido como «el desarrollo de la potencia del ser» (ver Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014). Un concepto totalmente asimilado a la «realización del potencial humano» que considera Kurt Goldstein para entender la esencia de la autorrealización (Modell, 1993). A su vez, desde el entendimiento de este concepto podemos apreciar la transferencia que ocurre entre la filosofía taoísta, madre de doctrinas y religiones orientales, y la psicología evolutiva – entre otras – que nos logra explicar toda una Teoría de la Motivación Humana, como es la de Abraham Maslow. De esta manera, podemos apreciar cómo están relacionadas la iluminación intelectual y la espiritual con la autorrealización del ser.

B. LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL Y LA AUTORREALIZACIÓN SEGÚN KURT GOLDSTEIN.

Siguiendo la línea de interrogantes propuesta, la cual nos permitirá profundizar en el conocimiento de aquello que denominamos «iluminación intelectual» e «iluminación espiritual», nos aventuramos a contestar esa primera pregunta: «¿existe un vínculo entre la iluminación espiritual y la motivación de la conducta humana?»

En este sentido, indagar en el sentido de aquellas necesidades que mueven al individuo en su autosatisfacción, alcanzamos una coherente conexión de las mismas con la propia «iluminación espiritual». De acuerdo a Modell (1993) y VV.AA. (2008), Kurt Goldsein nos introdujo originariamente el concepto de autorrealización para hacer alusión a la «realización del potencial humano». En este sentido, hablamos de la expresión de la propia creatividad, la búsqueda de la iluminación espiritual, la búsqueda del conocimiento y el deseo de darle a la sociedad. Todos estos no son sino ejemplos de autorrealización. Es más, de acuerdo a este teórico organísmico «la tendencia a realizarse a sí mismo tanto como sea posible es el impulso básico…el impulso de autorrealización es la motivación verdadera» (Modell, 1993, p. 44).

Como podemos apreciar, la tendencia a realizarnos a nosotros mismos es un impulso básico, es aquella verdadera motivación que logra la realización de todo nuestro potencial como seres humanos. En una primera aproximación, podemos apreciar que este potencial presenta diversas metas, como por ejemplo: la expresión de nuestra creatividad u originalidad, el deseo de dar a la sociedad y la propia iluminación espiritual, vista como la experiencia de un sentimiento de felicidad, gozo y paz excelsos y alcanzados desde aquel camino espiritual que, por antonomasia, es virtuoso, como ahora veremos. Con todo, son otros estudios al respecto los que amplifican y procuran un mejor entendimiento de la autorrealización y, por igual, los revisaremos.

C. CONVERGENCIA DEL TAOÍSMO Y DEL PENSAMIENTO DE KURT GOLDSTEIN EN EL DESARROLLO DEL POTENCIAL DEL SER COMO ILUMINACIÓN ESPIRITUAL O AUTORREALIZACIÓN.

Acabamos de establecer un vínculo entre la iluminación espiritual y la autorrealización, este no es otro sino la «realización del potencial humano». De esta manera, y siguiendo nuestro esquema interrogatorio, cabría cuestionarnos: «¿convergen en la realización del potencial humano alguna filosofía o doctrina ancestral y algún propósito que sirva de vector para construir alguna teoría de la motivación humana?»

En primer lugar, resulta conveniente subrayar que esta «realización del potencial humano» estudiada por Goldstein es precursora de la teoría de Abraham Maslow. De abordar su trabajo, entendemos que la autorrealización es el climax de dicho potencial, es el punto álgido de la satisfacción de las necesidades de las personas; algo que puede apreciarse desde la experiencia sensible junto a aquellos rasgos de personalidad y patrones de conducta que manifiesta la persona autorrealizada (ver Modell, 1993; VV.AA. 2008). Con todo, procuraremos un estudio y comprensión de su Teoría más adelante.

Siguiendo la intención de esta cuestión, si hemos podido dilucidar que esa «realización del potencial humano» es el vector que direcciona la «Teoría de la Motivación Humana» de Abraham Maslow; ahora cabría apreciar cómo la filosofía taoísta converge en dicha motivación verdadera para alcanzar el desarrollo del ser, para alcanzar dicho potencial; lo que denomina Te”.

En este sentido, y por ser breve, la simple recuperación de la apertura del libro de «El Te», dentro de la obra «Tao-Te-King» de Lao-Tsé, nos proporciona un esclarecedor entendimiento del mismo. De esta manera, esta introducción nos dice así:

«La versión primitiva de la palabra “Te” muestra un cruce de caminos con un ojo en su centro, al igual que “Tao”, pero con el dibujo de un corazón añadido. Su sentido exacto es “virtud”, “poder” o “potencia“».(Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014, p.51)

Aquí cabría señalar que la propia introducción nos advierte que por el concepto de “virtud” ha de entenderse el sentido original del latín, esto es, «la calidad inherente o innata de una cosa», no en el sentido de la moral. (Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014, p.51).

Por igual continua diciendo: «Expresa la medida de la fuerza innata de una persona. Al valor simbólico del ojo que discierne el camino se añade el del corazón, que en la cultura china es la sede de la mente y la inteligencia, de la voluntad y el coraje, además de las emociones y pasiones». De esta manera, «El conocimiento del “Tao” otorga el “Te”, el poder de hacer las cosas» (Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014, p. 51).

De acuerdo a esta exposición y al conocimiento y experiencia personal con esta filosofía y con las artes marciales que se erigen sobre dicho pensamiento, Kung-Fu de Monjes Shaolín, podría discernir que tanto la regulación de nuestra conducta, como el autocontrol y dominio de nuestro cuerpo – que parecen fruto de nuestro razocinio, de nuestra mente – son en realidad la consecuencia y el fruto que se consigue en la perseverancia y en la persistencia, en nuestra fuerza, en nuestra resiliencia; siendo todas ellas consecuencia de la autodisciplina que nace en nuestra voluntad.

La verdadera disciplina no es impuesta. Solo puede venir del interior de nosotros mismos.

Dalai Lama

Así es que el error y la persistencia y perseverancia que acompañan al coraje y a la voluntad por superarte en el entrenamiento personal – por ejemplo – son los que nacen en la emoción, en el corazón y, consecuentemente, son los que permiten el desarrollo de nuestra potencia. Aquí es donde nace la verdadera focalización o atención plena, cuando logramos un entusiasmo tal, fruto de nuestra emoción, que logramos fluir como el agua. «Be water, my friend», diría Bruce Lee, amante de la filosofía taoísta como nos revela su propio «Jet Kune Do Tao», focalizado en la voluntad y en la simplicidad.

De una manera análoga sucede con el acceso al conocimiento. En este sentido, no es hasta que descubres dentro de tí mismo aquello que en apariencia te trasmite el conocimiento sobre cualquier asunto, materia o tópico, hasta que no alcanzas el entendimiento de que la sabiduría es la que logra alcanzar la sagacidad con que discernir cualquier asunto, tópico o problema. Esta potencia o poder de hacer las cosas que es definido “Te” y encuentra imagen en la sabiduría es la consecuencia del camino, “Tao”; esto es, es haber alcanzado la capacidad de discernir el “camino correcto” y “tomarlo” (ver Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014).

«Se toma el Te en el camino», esto es: se alcanza el corazón (entendimiento y unión con el Tao) en el cruce (ojo – discernimiento y clarividencia) del camino (manera de ser, hacer las cosas, aquello que nace y es fruto de tu amor y voluntad) gracias a aquello que proviene de tus manos (tu esfuerzo y dedicación movidos por el espíritu de lucha y superación – mano que sale del camino -) (ver Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014). Siguiendo esta línea, fácil se pueden apreciar enseñanzas relacionadas con el discernimiento del Tao de entre sus practicantes; en Bruce Lee podemos encontrar en su Jet Kune Do.

Luego, muchas son las caídas y los errores que nos conducen a nuestro “Te” dentro de un camino virtuoso. No es de extrañar una máxima que empuja en el coraje, la valentía, la resiliencia y la imperturbabilidad en pro del descubrimiento de tu sabiduría y de tu propio perfeccionamiento o potencia:

Si te caes siete veces, ¡levántate ocho!

Proverbio Chino

Aquí, “ocho” hace alusión, entre otras interpretaciones, al óctuple sendero, a haber caminado todo el camino, esto es: la iluminación espiritual e intelectual que, como vemos, nace y es fruto de una manera de ser y vivir humilde, desapegada y focalizada en la voluntad, bondad, la misericordia , el coraje, la resiliencia y la autodisciplina – por ser breve – (ver Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014).

Con todo, la perspectiva del trabajo de Bruce Lee en su Jet Kune Do nos puede resultar esclarecedora para comprender tanto este Óctuple sendero, como aquella iluminación intelectual y espiritual a la que se conduce al ser a lo largo de su Tao (camino). En otra ocasión se procederá a escudriñar y esquematizar las enseñanzas más fundamentales para alcanzar una comprensión aceptable de su obra y propósito.

En resumen, no solo esta primera definición de Goldstein sobre «la autorrealización» es precursora de las investigaciones y teoría de Abraham Maslow sobre la motivación humana, sino que es la esencia del objeto hacia el que conduce el Tao o Dao (camino) que lega el conocimiento filosófico taoísta de Lao-Tsé, esto es: el Te como desarrollo de la potencia del ser (Golden (Tr.) Lao Tsé, 2014, p.51).

D. LA AUTORREALIZACIÓN COMO BIEN ÚLTIMO Y LOGRO DEL SER HUMANO SEGÚN LA TEORÍA DE LA MOTIVACIÓN HUMANA DE ABRAHAM MASLOW.

Por igual, indagar en la verdadera esencia y existencia de esta “iluminación espiritual” nos conduce a que, fruto de aquellas capacidades y habilidades que se van desarrollando y puliendo desde y en nuestra conducta y nos conducen a ser personas honestas, bondadosas, misericordiosas, leales, verdaderas, justas, fuertes, resilientes, entre otras, – muy orientadas en la inteligencia emocional – es donde entendemos la “autorrealización” del ser, visto desde el conocimiento que nos lega la “Teoría de la motivación humana” de Abraham Maslow.

En este sentido, profundizar en esta teoría tan extendida en el campo de las Ciencias Empresariales y Económicas (la conocí en segundo curso de mi titulación, gracias a nuestra profesora, Mercedes, de la Universidad de Sevilla) nos conducirá a conocer aquellas fases motivacionales focalizadas que se concatenan en la evolución y desarrollo del ser y están supeditadas a la consecución de logros y satisfacción de necesidades; siendo su meta última la autorrealización. Algo que, desde milenios atrás, nos viene a definir la visión aristotélica en su “Magna Moralia” tanto de la felicidad, como del bien supremo del hombre que logra tal felicidad (ver Aristóteles s.f., Rodríguez (Tr.), 2020; Russell, 1946, Gómez de la Serna y Dorta (Tr.) 2010).

De esta manera, profundizar en el conocimiento que nos transmite Abraham Maslow y, por igual, el conocimiento filosófico accidental que nos lega Aristóteles – contraponiéndolo con Pitágoras, Sócrates y Platón-, nos devuelve una basta conexión entre esas necesidades o bienes en el hombre que conforman su vector de movimiento en la consecución de su felicidad, (ver Aristóteles s.f., Rodríguez (Tr.), 2020; Russell, 1946, Gómez de la Serna y Dorta (Tr.) 2010 ) o de su autorrealización (Boeree , 2003, Gautier, (Tr.); Maslow, 1943, Modell, 1993; VV.AA. 2008)

Siguiendo esta línea, para comprender cómo es que nos dirigimos a la autorrealización como logro último y climax de nuestra existencia y sentido de la vida, se hace necesario abstraer el conocimiento que nos lega Abraham Maslow en su Teoría. Posiblemente, un breve repaso a la misma nos haga entender con claridad qué es eso de la “Motivación Humana” y cómo es que está vinculada a la autorrealización como climax.

En este sentido, y considerando el papel de la Ciencia de Empresa y Economía, una breve definición de la economía, en sí, nos puede servir de referencia para abstraer la importancia de esta Teoría en este campo. Siguiendo esta linea podríamos decir que la economía es aquella ciencia encargada de asignar y repartir recursos disponibles y escasos para satisfacer las necesidades humanas.

Solo considerando el vínculo con la satisfacción de las necesidades es como se nos presentó esta Teoría en clase, concretamente fue considerando la reflexión sobre nuestras propias necesidades y nuestra satisfacción. Así, nuestra profesora, Mercedes, nos expuso la conocida Pirámide de Maslow y nos hizo reflexionar sobre cúal cremos que eran aquellas necesidades que nos orientaban en nuestra motivación para la conquista y logro, así como dónde creíamos que nos encontrabamos dentro de esta pirámide.

Con todo, importante se hace abstraer el concepto de la pirámide y el objeto de aquella Teoría de la Motivación que la hace ser. En este sentido, la Teoría de Abraham Maslow parte del concepto de la motivación, siendo ésta una conducta mantenida en el tiempo y movida por la consecución de un logro que nace en un deseo, anhelo o necesidad. De esta manera, Maslow (1943) observa y clasifica que aquellas necesidades que mueven al individio desde su propio impulso y motivación en la consecución o logro de las mismas pueden ser graduadas desde las más básicas, fisiológicas, hasta las más elevadas, las de autorrealización; considerando para ello cinco niveles de agrupación piramidales que permiten, desde la visualización, abstraer el conocimiento de qué es aquello que motiva el comportamiento humano según sus necesidades.

Podemos decir, entonces, que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (primarias, base de la pirámide), los seres humanos deserrollan necesidades y deseos cada vez más elevados (subsiguientes necesidades ascendentes: secundarias y terciarias) (Boree, 2003; Maslow, 1943).

Con todo, es importante considerar que esta pirámide no son sino eslabones que categorizan las necesidades y, a su vez, las concatenan, unas con las otras, en la ascensión, el desarrollo motivacional de la persona. Dichas necesidades se presentan graduadas desde las más básicas o fisiológicas, las de seguridad, las de afiliación, las de reconocimiento, hasta alcanzar las de autorrealización. En este sentido Maslow nos advierte que no necesariamente para ascender en esta graduación han habido de ser completamente satisfechas todas, aunque sí en cierto grado (Boeree, 2003; Maslow, 1943).

En la cúspide de la PIramide de Maslow se encuentran recogidas aquellas necesidades o anhelos que comportan el impulso a la autorrealización del individuo. En este sentido, podríamos decir que la autorrealización, de acuerdo a Maslow (1943) es la “motivación de crecimiento“, la “necesidad de ser“. Es la necesidad psicológica más elevada del ser humano, se halla en la cima de las jerarquías, y es a través de su satisfacción que se encuentra una justificación o un sentido válido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad. Se llega a ésta cuando todos los niveles anteriores han sido alcanzados y completados, o al menos, hasta cierto punto.

Desde luego que los rasgos de personalidad son cruciales para la motivación en tal autorrealización. Con todo, Maslow describe en su Teoría aquellas conductas que desciben el comportamiento de las personas autorrealizadas y, por igual, cuáles son las emociones y sentimientos que se logran en tal cénit y que, a su vez, permiten reconocer tal autorrealización.

De concentrarnos en la autorrealización, que es el tema que nos ocupa, y abstrayendo el conocimiento que nos transmite Abraham Maslow desde su Teoría, podríamos decir que:

cuando vemos que contamos con nuestras necesidades fisiológicas cubiertas, especialmente la salud; por igual, contamos con aquellos medios que nos garantizan seguridad; gozas de relaciones de afecto o, más aún, has comprendido que el amor es desinteresado y es algo que te mueve en todas tus relaciones; has alcanzado tu propio autorreconocimiento y/o el reconocimiento social desde tu humildad y es algo que te hace feliz; además de contar con la confianza, el respeto de aquellas personas que te conocen y cierto grado de éxito personal y de acuerdo a tu manera de ver el éxito (es tan variable como la percepción personal de la felicidad); probablemente estés en esa fase donde te refuerzas en tus valores, moralidad y, probablemente, traspasas los convencionalismos; siendo independiente de la cultura dominante, reconociendo que tienes falta de prejuicios con estas cosas y que eres espontáneo e, incluso, desinteresado y desprendido. Es probable que te centres en los problemas y los enfrentes en virtud de tus soluciones y fruto de tu propia visión personal.

En este sentido, estamos hablando de una persona autorrealizada según los patrones de conducta y rasgos de personalidad que enumera Abraham Maslow (ver Boeree, 1993; Maslow, 1943).

E. REFLEXIONES.

Muy importante es considerar en este proceso de ascensión de necesidades la perspectiva espiritual de aquellas personas que sienten fascinación por la vida recogida e independiente. De hecho, uno de los rasgos que caracterizan esta autorrealización es la necesidad de privacidad, junto al sentimiento de comodidad en tal situación (Boeree, 1993; Maslow, 1943). Luego, transcender el apego social, no quiere decir que no se goce del sentimiento de afiliación -fundamental para el aprendizaje y desarrollo del ser-, sino que traspasa en su necesidad de independencia y soledad, aquella creencia social de una aparente “autoexclusión” del individuo. Importante es subrayar esto de considerar la vida recogida e independiente de, tanto Monjes Shaolín, como eclesiásticos religiosos cristianos. Si bien gozan del sentimiento de afiliación y pertenencia a un grupo, bien sus conductas y habilidades – especialmente en lo que a Monjes Shaolín se refiere – requieren de la vida contemplativa y soledad, por igual. De hecho, como podemos apreciar en esta pirámide, es una necesidad elevada que mueve al individuo en su consecución, la de alcanzar esa felicidad que, por igual, está en la independencia, en la felicidad de estar a solas con uno mismo.

Fácil es de entender, en este sentido, esa vieja sabiduría que nos afirma que solo las personas que se sienten en paz, saben estar y ser felices consigo mismas y en su soledad. Crucial es apreciar esta paz y felicidad. Algo que como hemos ido analizando, conforman esa experiencia de la iluminación espiritual: el sentimiento de gozo, amor, paz y felicidad excelsos.

Como reflexión, el camino espiritual hace mucho para ayudarnos a transcender ese “éxito” que encorseta la sociedad, muchas veces, en lujos artificiales y apariencias que no terminan de hacer felices a las personas. Es importante definir qué es el éxito para cada persona. De acuerdo al conocimiento personal que tengo de la filosofía Taoísta, el éxito es cada paso del camino, el camino, todo aquello que recorres es el éxito. Algo completamente enfocado en el desarrollo de la potencia del ser; esto es: su crecimiento personal. Así, definir y entender cuál es nuestro éxito personal nos ayudará a evolucionar en el desarrollo de nuestras necesidades.

Cuando nos aferramos al “reconocimiento social” o “posición social” hemos de reflexionar si es algo que descansa en nuestra humildad. Es muy frecuente apreciar que, a pesar del reconocimiento o posición social, parece ser que falta algo, y ese algo es desapegarte del ego que acompaña a esta búsqueda de reconocimiento y posición, desempolvarte de esa vanidad que le deviene y moverte más en subrayar tus verdaderos valores personales, aquellos que te hacen único y hacen fuerte tu personalidad. En este sentido estaríamos hablando del “autorreconocimiento” (ver Maslow, 1943).

Estaríamos hablando de reforzarte en el sentido de la honestidad, de la verdad, de tu singularidad, de tu sentido de la justicia y de orden, entre otros ( ver Maslow, 1943). De esta manera, es fácil abstraer que si las personas se amoldan a convencionalismos, a apariencias o a una doble moral que los impide ser ellos mismos, difícil se les presenta la autorrealización; puesto que impide el gozo de aquella verdadera felicidad que descansa en ser honestos y verdaderos consigo mismos, por ser breves (ver Maslow, 1943).

La autenticidad empieza en el corazón.

Brian D’Angelo

Finalmente, para una mejor comprensión de la autorrealización, enumeramos aquellos sentimientos de satisfacción plena y felicidad que apreciamos en la persona autorrealizada. De acuerdo a Maslow (1943), reconocemos ese sentimiento feliz en: la verdad, la bondad, la belleza, la unidad, la integridad y transcendencia de opuestos, la vitalidad, la singularidad, la perfección y necesidad, la realización, la justicia y orden, la simplicidad, la riqueza ambiental, la fortaleza, el sentido lúdico, la autosuficiencia y búsqueda de lo significativo.

En este sentido, fácil es ver que si con tus conductas y manera de ser te alejas de la bondad, de la integridad personal, de la moralidad, de la unidad, de la honestidad, de la justicia, de la verdad…mucho camino te falta por recorrer para alcanzar a ser una persona satisfecha y, consecuentemente, feliz.

La felicidad comprende aquellos sentimientos que descansan, después de todo, en los hábitos que se logran desde la práctica de nuestra conducta movida por aquellas virtudes que comprenden tal sentido de la justicia y orden, de la verdad, de la bondad, de la vitalidad, de la fortaleza… De esta manera, de profundizar más aún en el análisis, apreciaríamos que se asimilan a las mismas virtudes cardinales que señala Santo Tomás de Aquino.

Estas virtudes morales son aquellas que guian a la personas movidas por su desarrollo espiritual y conducentes a su propia iluminación; asimiladas y compartidas por el Taoísmo, una filosofía que nutre a una basta cultura, doctrinas y religiones orientales.

Si nos preguntamos por cuáles son estas virtudes, no son otras sino: la prudencia , la justicia, la fortaleza y la templanza.

Otro día continuaremos con la experiencia de la felicidad en la autorrealización, profundizando en el propio concepto de la propia felicidad. Por igual, nos ayudará a entender esa perspectiva moral de la felicidad que salpica el pensamiento filosófico y transciende el individuo para considerarla como meta o logro social.

Por igual, indagaremos en aquel punto de inflexión entre la iluminación espiritual y la intelectual que parece apreciarse tanto en las doctrinas y religiones occidentales – abrahámicas -, como orientales de esencia taoísta. Aquel punto de inflexión que no es sino la luz… ¿Habremos de abstraer qué es simbólicamente la luz?

Té Chai. Recordad que se “toma el Te en el camino”.

Con cariño, un besazo y una tacita de Te a mis Ai.

Verónica García-Melero

Sanaj: Presentación | Índice

Bibliografía

Aristóteles (s.f.) Martínez, T. Y Rodríguez, L. (Tr.) (2020) Poética y la Magna Moralia. La Biblioteca Clásica Gredos. Barcelona: RBA Libros S.A.

Boree, G. (2003) Gautier, R. (Tr.) Teóricos de la Personalidad. Recuperado de: https://tuvntana.files.wordpress.com/2015/06/teoricos-de-la-personalidad-george-boeree.pdf

Echegoyen, J. (s.f.) Historia de la Filosofía Volumen 2: Filosofía Medieval y Moderna. Madrid: Edumen.

Lao-Tsé (s.f.) Golden, S. (Tr.) Círculo de Lectores (Ed.) (2014) El Libro del Tao (Tao-Te-King) Barcelona: Círculo de Lectores S.A.

Maslow, A. (1943) Amazon Digital Services LLC (Ed.) (2019). A Theory of Human Motivation. US: Amazon Digital Services LLC – KDP Print.

Modell, A. (1996) The Private Self. UK: Harvard University Press.

Russell, B. (1946), Gómez de la Serna, J. y Dorta, A. (Tr.) (2010) Historia de la Filosofía Occidental Tomo I (History of Western Philosophy). Barcelona: Austral.

VV.AA. (2008) Filosofía y Ciudadanía I. Madrid: Santillana.