La Serpiente de Samay.

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 3:14-15 Reina Valera (RVR 1960)

Narrador:
 
        Andaba por el camino
        Samay, concentrado,
        abstraido en su pensamiento
        cuando pasó por el lado
05      de un encantador de serpientes
        que se encontraba sentado.
 
        Fue el sonido de su flauta
        el que, a Samay, hizo voltear
        la cabeza y fijara la vista
10      como la serpiente del lugar.
       
        Agua venía buscando,
        serpiente y cesto..y tropezó
        con el hombre que la encantaba,
        con un clavo es que se dió...
15      ¿Qué hago con mi vida?,
        dígame, ¿qué hago yo?
 
 
Samay:
       
 
        Ahora no podré caminar seguido
        cada día y cada estación.
        Este clavo que he pisado,
20      ¿será una maldición?
        Estaba pensando en un cambio
        y bien me lo ha traído, ¡Dios!
 
 
 
Adir:
 
        No se sulfure caminante,
        deje que le eche un vistazo,
25      fuerza le veo en el pie,
        deje que le eche una mano.
 
        Tal vez, por la impresión,
        se haya salido de tiesto,
        no ponga las tinajas antes
30      del olivo, en lo desierto;
        que puede que no haya agua...
        nisiquiera para beber...
        ¿Crecerá el olivo, entonces,
        para la tinaja tener?
 
35      Pues..es solo un rasguño,
        eso se le pasa enseguida;
        caminará los días todos,
        y todas las horas del día.
 
        Con todo, para que se recupere,
40      para que coja mucha fuerza,
        aquí le brindo yo mi casa,
        pase a la puerta de mi tienda.
 
        Siempre guardo yo mi puerta
        con el sonido de mi flauta;
45      Baruj se llama mi serpiente
        y como ve, a ella le encanta.
 
Samay:
 
        Le estoy muy agradecido,
        mas, quisiera saber su nombre.
        Samay es como me llaman,
50      „aquel que escucha“, mi nombre.
 
Adir:
        Pues para esta conjunción
        seguro dejamos huella...
        Adir es el nombre que tengo.
        Amor, y su escucha: la puerta.
 
55      Me ha dicho, Samay, que venía...
        buscando un cambio en su dicha;
        ¿es un cambio de fortuna, entonces,
        o es un cambio en su vida?
 
Samay:
 
        ¡Qué atento ha sido a la palabra!
60      Mejor, tomaré esta silla.
        Auguro que hablaremos tendido...
        se me hace usted a una sibila.
       
        Aprecio una mirada franca,
        tiene una amplia sonrisa;
65      y la elocuencia de sus palabras...
        parecen ser, ahora, mi dicha.
 
 
Adir:
 
        Me alegra su apreciación,
        parece ser que le encaja el nombre;
        atiende a las palabras, amigo,
70      y observa aquello que no se esconde.
 
        Ahora, considerando su cambio
-    y antes de explicarme el qué -
        echemos un vistazo a mi serpiente.
        Baruj es que sabe mucho, ¡eh!
 
75      ¿Ha visto como relaja su cabeza?,
        ¿ha visto que sinuosa es?...
        Baruj es la vacuidad de su esencia,
        no es buena, ni mala; es.

        Es una serpiente domesticada
80      con la música del corazón;
        según la veo yo bailando
        así me inspira su canción.
 
        Mas, Baruj era una serpiente salvaje,
        que entró un día en mi habitación;
85      la tomé del palo y ésta lo quiso:
        se enroscó hacia arriba, se lo quedó.
 
        Viendo que simpaticé a mi niña,
        ¡cómo la iba a dejar yo!
        Al día siguiente soné mi flauta
90      y cayó del cielo su bendición.
 
        Le apasiona escuchar mis notas,
        sobre todo Do, Re, Mi y Sol.
        Estas cuatro notas le encantan
        a Baruj; ahora, mi amor.
 
 
Samay:
 
95      Me gusta su nombre hebreo,
        personifica la bendición...
        Mas, si temurá es lo que hacemos
        en castellano, que es más plural...
        ¿Es, en su permutación, una bruja,
100     la serpiente bella del lugar?
 
 
Adir:
 
        No, Samay, ella es hebrea,
        no es castellana, para empezar;
        tampoco, la serpiente es mala,
        la serpiente da mucho para hablar.

Samay:
 
105     Desde luego que ha sido personificada
        con la maldad, con la tentación;
        también representa el engaño,
        la mentira y la transgresión.

        Este símbolo vivo,
110     es que la hace serpiente;
        mas, fue su sagacidad
        la que la hizo desobediente.

        Ahora viendo como baila
        al son de la música Baruj,
115     aprecio como se tranforma su rebeldía
        en obediencia a tu luz.
       
        Curiosa es la domesticación
        en los animales salvajes;
        en tu serpiente veo el mimo
120     y la música que le haces.

Adir:
 
        Desde luego que no es justo
        hablar solo de este aspecto;
        tanto en cristianismo, como en judaísmo,
        la serpiente es más que eso.
 
125     A pesar de navegar
        como opositora en el tiempo,
        justicia hay que hacerle,
        recordemos aquel templo.
 
        Que mandado fue, entonces,
130     a Aarón y Moisés,
        dejar su vara de mando,
        dejarla al suelo caer,
        convertirse en gran serpiente,
        y a las de los magos „beber“.
135     En este extraordinario gesto
        tragó, bebió a sus serpientes;
        tragó la sabiduría de Dios
        a la de los magos videntes.
 

Por igual sucede
140     en el arbusto ardiente,
        otra transformación en ella,
        ¿por qué la serpiente?
 
        Aunque, para ser certero,
        aquello que llevaba en la mano,
145     fue echado al suelo,
        en culebra se volvió el palo.
       
        Que la mano con vara,
        cetro es de poder,
        es la protección divina
150     como en el mar el pez.
 
        Y el pez, en este dualismo...
        pesa igual que la culebra
        el Salvador, el Mesías;
        la misma gematría expresan.

155     Y si recordamos, también,
        cuando el pueblo elegido
-    aún teniendo para comer -,
        comer lo divino servido,
        malhablaba del Dios del Cielo,
160     humillaban a Moises;
        serpientes vinieron primero
        para hacerles entender
        la grandeza del Dios del Cielo,
        la del pueblo de Israel.
 
165     Mas, igual que fue un castigo,
        en su estaca, y de bronce, fue bendición;
        de mirar al estandarte metálico,
        la serpiente traería la curación.

Samay:
 
        Y si nos ponemos cristianos,
170     recordemos a San Miguel;
        el Arcángel de los ejercitos
        de todos los ángeles de Él.
        Espada en el Espíritu porta,
        con gracia la agita Miguel;
175     ¿quién como Dios?, su nombre,
        pisa a la serpiente, su pie.
        Aqui la serpiente transciende
        la oposición al Padre,
        y la mentira, también;
180     ha hecho la serpiente dadora
        a Miguel, héroe; y a la luz, ver.
 
        ¡Vencer a la transgresión!
        ¿Qué es aquello que Miguel expresa?
        Fuerza que lleva su pie
185     como un clavo, el ego (אגו)en letra.
       
        ¿Es también la serpiente,
        es también transgresión,
        vivir inflando nuestro ego,
        alejarnos del Creador?
 

Adir:
 
190     La serpiente y el dragón
        aquí es que se pueden ver.
        ¿No llega la estrella de la mañana
        cabalgándolo bajo sus pies?
 
        La Virgen María es estrella,
195     estrella es el Cristo, también,
        es el lucero de la mañana,
        en Apocalipsis lo dice muy bien.
 
        Es una imagen simbólica,
        muy de Oriente es que es;
200     mas, por igual lo es en Occidente,
        en la tierra de „Natanael“.
 
        Y como has dicho antes,
        también es que se puede ver,
        vencer a la Serpiente,
205     encadenarla y pisarla el pie.
 
        ¿Sería el pie, en pictografía,
        el camello que porta el agua?
        Dos jorobas lleva éste
        y su abundancia la guardan.
210     Lleva el conocimiento, entonces
        de la casa de Isarael,
        y toda la casa es todos
        los que moran con Él.
        Camina entonces el camello,
215     entonces es que pisa el pie,
        bajando shefa consigo:
        abundancia para cada ser.
       
        Esta abundancia es cadena,
        y en el Espíritu se ve;
220     es la Espada de la palabra
        y la luz de „Natanael“.
        Así, la luz, que es abundancia,
        es derramar las aguas en él:
        en el opositor a la luz divina
225     y a la gracia de Israel.
 
        ¿Acaso las cosas se destruyen?
        ¿No se transforma la materia?
        Igual sucede en el Cielo
        cuando baja a la Tierra.
 
230     Con lo que, tenemos al dragón
        simbolizando al animal de lucha;
        devorador y guardián es,
        muerte y nacimiento lo escuchan.
 
        Y en la muerte y el nacimiento
235     siempre hemos de traspasar
        aquella muerte física,
        ésta es superficial.
 
        Muerte y nacimiento vienen
        siempre juntos y de la mano,
240     es la polaridad de las cosas,
        y la vacuidad: su cambio.
 
        ¿Necesitará entonces la luz
        de la oscuridad para brillar?
        Así es que, se aprecia el bien
245     con la experiencia del mal.
 
        ¿Necesitará entonces el mal
        ser totalmente erradicado?
        ¿Cómo nos quedaríamos, ahora,
        para subir a otro grado?
 
250     Así es que, la alquimia
        de la naturaleza y toda obra,
        transmuta lo negativo en positivo,
        extrae lo bueno, todo transforma.
 
        Y la luz cuando baja,
255     ésta hace de cadena,
        sujeta el mal entonces
        y deja bajar la grandeza.
 
        Y entretanto esto se acaece,
        se acaece que la Serpiente
260     ha sido la prueba guardiana
        para cuando la luz es su héroe.

Y, aquí, en la serpiente,
        ¿qué también podemos ver?
        ¿Ves, Samay, la sabiduría
265     y también el poder,
        como el de la Gran Serpiente
        que se tragó, por Israel,
        a las serpientes de los magos
        que nada son como la de Él?
 
270     ¿Podemos apreciar, entonces,
        la dualidad de la Serpiente?
 
        Cuando es la de la Fuerza Superior, Abba,
        su poder es inigualable;
        pues, es la Madre de la Tierra,
275     y ésta es infranqueable.
 
        Es la Serpiente, entonces,
        Señora de las Montañas,
        es la sabiduría primera
        es, de la Tierra, su entraña.
 
280     Así, representa el poder,
        la nobleza también la llama,
        la llama la autoridad entonces
        y la grandeza del alma.
 
 
Samay:
 
        Me has recordado a un alquimista
285     que por mi camino encontré,
        me citó una célebre frase
        a ver si la recuerdo bien.
 
        „Mediante la alquimia transmutaré
        lo negativo en positivo,
290     y de esa manera triunfaré“.
 
        ¿Es una frase de Occidente,
        o es de Oriente, también?
        La polaridad y el ritmo se aprecian
        en el Taijitu que les da ser.
 
295     ¿No se transforma la materia,
        no se transforma la energía,
        no es la polaridad, entonces,
        la que las mantiene vivas?
        ¿No requiere la mejor opción
300     de la experiencia de su pasado?
        ¿Requiere la luz de oscuridad
        para darle significado?
        ¿Requiere el crecimiento del ser
        de la experiencia de cada cosa?
305     Tiempo ha sido de tinieblas,
        ¿serán a la luz, ahora, su sombra?
       
        Que la materia oscura, en su física,
        no es tan compleja, créeme;
        por dentro es la luz viva,
310     que al transformarse se ve.
 
        Y somos energía todos,
        en positivo hay que vibrar,
        Si no se ha educado en esto,
        ¿se tendrá que empezar ya?

Adir:
 
315     Esto siempre aprecio yo
        cuando pienso en el Dios vivo,
        es misericordia y amor,
        también es justicia y olvido.
        Porque es perdonador,
320     siempre pone la otra mejilla,
        espera en la transgresión
        que el tiempo le dé su valía.
 
        ¿No vendría el Cielo a la Tierra,
        primero con la intención de ver
325     transformar a las personas
        en la conciencia de su Ser?
 
        Porque si esto no ha sucedido,
        justo no sería en Él,
        barrer la faz de la Tierra
330     sin la educación que hay en Él.
 
        Por esto, siempre he pensado
        en aquel pergamino pequeño,
        ¿llevará la Parusía consigo?
        Antes está de todo el sueño.
 
335     Pues el sueño de San Juan,
        ¿fue de éste o de Magdalena?,
        ¡tanto hay para contar
        cuando se estudia de un tema!
 
        Mas, dejemos las Revelaciones
340     En boca de San Juan, apostol;
        el pergamino de lo que sueña
        es con lo que me emociono.
 
 
Samay:
 
        ¡Pues, sí que tiene lógica!
        ¿Por qué no podría ser?
345     A la vez coincide
        con el Mashiah de Israel.
 
        Hasta coincide con la visita,
        la de Maytreya..¿la frugal?;
        ¿también con el Cóndor y el Águila,
350     y la de alguna profecía más?
 
        Mas, si nos dejamos de profecias,
        de religiones y mitos,
        fácil es apreciar
        que nos necesitamos distintos.
 
355     Y como energía es que somos,
        y abierta está la puerta estelar,
        la puerta de los hombres fue abierta
        y con un cambio radical....
        ¿Si pienso en astrología entonces,
360     por qué no iba a ser verdad?
 
        Hasta la observación científica
        nos acerca esta verdad,
        grandes cambios en el Cielo
        por alguna razón están.
 
365     Un satélite se nos viene,
        se nos queda a visitar;
        también es azul la otra luna
        y algo que habrá más...
 
Adir:
 
        ¿No será tiempo entonces
370     de ponernos a reflexionar
        si somos inteligentes con nosotros,
        con los recursos, con nuestra heredad?
 
        Que nuestra heredad es la Tierra,
        ¿has visto cómo está ya?
375     ¿Estará en nosotros, entonces,
        mirar por ella para avanzar?
 
        ¿Se mirará siendo empáticos,
        sabiendo caminar
        con los zapatos de los que sufren
380     y nada ganan en su afán?
 
        ¿Se mirará siendo tolerantes,
        sabiendo caminar,
        reconociendo las diferencias
        y dejando vivir en paz?
 
385     ¿Se mirará siendo inteligentes,
        sabiendo caminar,
        respetando el medio ambiente
        y procurando la paz?
 
        ¿Se mirará siendo mejorados,
390     sabiendo caminar,
        con el reconocimiento de los errores
        con la sabiduría de su afán?
 
Samay:
 
        Desde luego que en esta reflexión
        bien es que se aprecia el cambio,
395     importante se hace ahora,
        se hace ahora necesario.
 
        E importante se hace
        Reconocer lo que somos,
        somos energía manifiesta
400     que lo magnetiza todo.
 
        Cada vez hay más conocimiento
        sobre que somos energía.
        Somos la luz del mundo
        ¿habrá que dejarla encendida?

        

Adir:
 
405     Desde luego que somos luz,
        y si la mantenemos encendida:
        iluminamos a las personas,
        nos iluminamos la vida.
 
        Veo en reconocer que somos luz,
410     que somos energía manifiesta,
        subir por el camino virtuoso,
        por igual, elevar la conciencia.
 
        ¿Estará nuestra inteligencia,
        nuestra mayor cognición,
415     en saber ser justos
        y pensar con el corazón?
 
        Desde luego que el corazón
        es el anfitrión de la Gran Madre,
        es el portador de la luz,
420     donde la Serpiente se hace.
 
        Porque reside dormida abajo,
        en el sacro es que se enrosca,
        esperando elevar la conciencia
        cuando el corazón la emociona.
 
425     Y el corazón, a la Serpiente,
        es la casa de la sabiduría,
        la puerta en su ascensión requiere
        del hígado regenerador de vida.
 
        ¿Qué es esto si te preguntas?
430     ¡Pues qué podría ser!
        Las mayores emociones nacen
        en el centro de nuestro ser.
 
        ¿Y no son nuestras emociones dadoras
        de la sabiduría que nos deja la vida?
435     ¿Se aprecia en esta reflexión, entonces,
        que la serpiente es sabiduría?
 
 
Samay:
 
        Desde luego que la serpiente,
        y, también, el dragón
        me recuerdan al Ouróboros;
440     del infinito, su formación.
 
        Veo el cambio en la serpiente,
        veo el cambio en el dragón,
        mas siempre se muerden la cola;
        sempiternos del cambio son.
 
445     Mas, es un símbolo alquímico,
        ¿de unos tres mil años atrás?
        ¿Será el inconsciente colectivo
        el que lo hace trazar?

Adir:
 
        Más allá del Ouróboros
450     es la serpiente emplumada
        adorada por toltecas,
        aztecas, olmecas y mayas.
 
        Más allá del Ouróboros
        está su expresión,
455     unas veces es serpiente,
        otras veces es dragón.
 
        Más allá del Ouróboros
        es el libro de los Cambios.
        El dragón nace en la serpiente
460     y así es que es mágico.
 
        Más allá del Ouróboros
        está la connotación trazada   
        de la geografía donde aparece
        la serpiente alada.
 
465     En Oriente es benévolo,
        en Occidente, ¿es así?
        Mucho dragón europeo
        es maligno y así
        es que se reviven culturas
470     para apreciar lo de aquí:
 
        Que el Ouróboros es una serpiente
        que siempre muerde su cola,
        o un dragón, por igual,
        ésta es toda su orma.
 
475     Como dijimos antes...el dragón en Occidente
        es un animal de lucha,
        devorador y guardián es
        muerte y nacimiento lo escuchan.
 
        Así, en el cambio,
480     lo que es regeneración,
        el Orden Universal se hace
        reside en la transmutación.
 
 
Samay:
 
        Umm..si hablara de héroes,
        del dragón te diría:
485     es la prueba que lo hace ser
        es la hazaña de su valía.
 
        Es un símbolo de poder,
        es la más grande sabiduría,
        el misticismo lo hace dador
490     de la más grande filosofía.
 
        Es la personificación del cielo,
        los ojos de la vigilancia
        que protegen a quien pide ayuda,
        ¡fíjate en su ganancia!
 
495     Es el cielo y la tierra,
        el origen y el principio,
        el poder espiritual primero
        y todo lo que el quiso.
 
        Es el arriba y abajo,
500     el conocimiento y la fuerza,
        salud y buena suerte,
        vida y naturaleza.

Adir:
 
        Es asombroso
        como también se puede ver
505     ese símbolo doble
        que en la serpiente se lee.
 
        Primer rayo de luz
        es del Divino Misterio,
        en revestirse de nueva piel
510     es que esto aprecio.
 
        Mas, también es sombra,
        y, también, oscuridad.
        Con su cara humilde,
        mordiendo el polvo,
515     con su sinuoso avanzar,
        es que representa la sabiduría
        de quien se propone curar
        el alma, en su desarrollo
        y, así, regenerar
520     todo su cuerpo y mente,
        empieza en lo terrenal.

 
Samay:
 
        El fuego de la pasión
        también simboliza a la serpiente,
        en el sacro se halla enroscada
525     por la médula espinal se siente.
        Así, en su viaje,
        regenerando la oscuridad del cuerpo,
        encuentra el animal de su alma
        su piel cambia en su progreso.
530     ¿Podríamos decir entonces
        que hay una conexión especial
        entre los centros energéticos
        de nuestro cuerpo carnal
        con aquellos que tu serpiente,
535     la que es espiritual,
        repara, cura y regenera,
        mirando en tu oscuridad?
 
        Muy importante es que se hacen
        las pulsiones de vida,
540     también las tenemos de muerte,
        éstas son su camisa.
        Así, no cambias tu camisa
        entretanto no logras mirar
        a tu líbido introvertida
545     y la dejas fertilizar.
 
        Así, la serpiente es cambio,
        es regeneración,
        es sabiduría primera,
        es emanación.

550     Y cambiar la piel es mudarte,
        tus formas y conductas, reparar;
        es elevarte hacia arriba;
        se consigue buscando tu paz.

 
Adir:

        ¡Qué diestro has sido
555     para expresar este conocimiento!
        Buscando tus pulsiones de vida,
        así se halla su entendimiento.
 
        Entonces, si nos detenemos,
        en qué sería Universal.
560     Universal es el Orden
        y en lo divino está.
        ¿No todo lo que nos rodea
        está conectado a la perfección?
        El ciclo de la vida
565     nos profesa esta afirmación.

        Estrellas, cuerpos celestes,
        energías..su formación,
        atienden a un Orden perfecto
        y eso perfecto es Dios.
 
570     De esta manera,
        nuestra serpiente
        buena y mala es,
        alberga dos energías
        que se complementan más bien.

575     La oscuridad hace ver la luz,
        siempre que quieras encenderla.
        En reparar nuestra conducta está
        dejar la luz pasar por la puerta.
 
580     Y la puerta has de abrirla
        reflexionando en tu conciencia,
        qué es aquello que te hace feliz
        qué es lo que te desconcierta.
 
        Otra vuelta hemos dado
585     a la inteligencia emocional:
        en regular nuestra conducta,
        en querernos escuchar,
        es que avanzamos arriba
        por el camino espiritual.

590     Nisiquiera hemos de apreciar esto,
        solo lo dejamos estar;
        mas, hemos de querere renovarnos
        si es que queremos avanzar.

No estamos aquí para sanar nuestras enfermedades, sino para que nuestras enfermedades nos sanen.

Carl Gustav Jung

Samay:
 
        ¡Sí que hemos dicho cosas
595     para poder avanzar!
        Estaba planteándome un cambio,
        un cambio muy personal;
        y curioso es que Baruj, tu niña,
        se ha venido a posar,
600     a mis pies, mientras hablamos,
        ahora he podido apreciar
        que si no me cambio a mi mismo,
        ¡qué es lo que voy a cambiar!
        Empieza en nosotros el cambio
605     Si algo se quiere cambiar.
       
        Con lo que,..¿cómo, Adir, te diría?
        Baruj ha sido una bendición,
        es la serpiente de Samay, ahora,
        he encontrado su iluminación.
 
610     ¿Habré de conocer mis pasiones,
        habré de ponerles mi voz?
        ¿Habré de perseguir mis sueños,
        habré de darles valor?
        ¿Habré de conocerme a mi mismo?
615     ¿Habré de escuchar mi interior?
        ¿Habré de cambiarme a mi mismo
        para cambiar algo el exterior?
 
        Así, si todos nos escuchamos,
        y a lo que oimos, ponemos voz,
620     de ponernos en los zapatos de otros,
        ya es un paso en la evolución.

        Pues, aquí empezaría el reconocimiento,
        la diferencia, la aprobación,
        el saber ponernos en los zapatos
625     de otras personas: la comprensión.

        También es un paso hacia delante,
        un paso en la tolerancia es,
        en ser inteligentes con las personas
        y en el corazón se ve.
 
630     De ser esto algún centro,
        o si quisiera un loto en flor,
        diría que es mi primer centro,
        en rojo intenso, la compasión.
        El amor y la escucha activa,
635     como ha sucedido entre nosostros dos,
        me ha traido una enseñanza:
        la misericordia es el mayor perdón.
 
        Porque, si arrastramos aquello
        que nos ha hecho daño,
640     tampoco logramos avanzar,
        la ira se nos ha atravasado.
 
        Díficil es el camino
        que se presenta a nuestros pies,
        si solo vemos maldad...
645     ¡hay que transmutarla en bien!
 
        Y, Baruj, aquí enroscada,
        me ha enseñado esa lección,
        la serpiente son ambas:
        oscuridad e iluminación.

650     Si no me muevo,
        si no me observo,
        si no aprecio mi interior,
        no habrá dinamismo
        para apreciar la perfección
655     de la sabiduría que se encuentra
        dormida en mi interior.

        Es la regeneración psíquica,
        es revestirme de otra voz,
        una conciencia aclarada,
670     hacia la paz camina en su emoción.

        Esta paz interna,
        símbolo del tiempo es,
        requiere el ciclo de la vida
        y la transformación del ser.

675     Así, requiere tiempo,
        requiere escucha
        y comprensión,
        requiere la madurez del alma
        que empieza en el corazón.

680     Y ya hemos dicho que el corazón
        es anfitrión de la sabiduría,
        apreciar las enseñanzas de todo
        aquello que nos trae la vida,
        bien nos devuelve la inmortalidad
685     de la eternidad en su silla.

        Así, descansa en el hueso sacro
        el poder de nuestra energía:
        vibrar con fuerza y pasión,
        vibrar positivos y con alegría,
690     está en escuchar el interior
        y extraer su sabiduría.
 
        ¿Qué más podría decirte?
        Igual es para la Tierra, esto.
        Entre todos es que hacemos
700     todo su cuerpo magnético.

        Así, si queremos vida,
        ¿habremos de mirar
        con buenos ojos a nuestra Tierra
        para hacer subir su pan?
705     ¿Habremos de cuidar, entonces,
        como tratamos lo que nos rodea?
        ¿Habremos de ser inteligentes
        con el medio y su materia?

        Que materia es todo ser vivo,
710     toda alma viviente que vive en él,
        si con nuestras manos lo destruimos
        ¿qué podríamos esperar de Él?
 
Adir:

        ¡Qué acertado lo que dices!
        ¡Especialmente en estos tiempos!
715    Por terminar con profecías
        y lo que se ha dado por cierto...
        aún cuando suceden estas cosas,
        Jesús nos recordó esto:
        „Aún cuando veáis estas cosas,
720     todavía no es el fin“.

        Así es que creo en la Parusía,
        ¿estará ya por venir?
        Porque si no elevamos la conciencia
        para apreciar la necesidad de cambio,
725     el cambio de la Tierra que vemos
        se volverá un telediario.
 
        ¿Habremos de pensar todos
        en el futuro de otras generaciones?
        En la intergeneracionalidad hay mucho...
730     y si se le aprecia: mil bendiciones.

Verónica García-Melero
El Libro de los Cuentos: La Serpiente de Samay.

Así como una serpiente muda su piel, hemos de despojarnos del pasado una y otra vez.

Buda
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |