El Libro de Sheng Laoshi: presentación.

El que sabe caminar no deja huellas; […] Éste es un secreto importante.

Fragmento Epigrama XXVII, EL libro del Tao, Tao Te King, Lao-Tsé.

El Tao engendra el uno, el uno engendra el dos, el dos engendra el tres y el tres engendra todo lo que hay en el mundo. […] Ésta es mi máxima.

Fragmento Epigrama XLII, El Libro del Te, Tao Te King. Lao-Tsé.

La versión primitiva de la palabra “Te” muestra un cruce de caminos con un ojo en su centro, al igual que “Tao”, pero con el dibujo de un corazón añadido. Su sentido exacto es “virtud” (en el sentido original del latín, es decir, la claridad inherente o innata de una cosa, no en el sentido de la moral), “poder” o “potencia”.

Expresa la medida de la fuerza interna de una persona. Al valor simbólico del ojo que discierne el camino se añade el del corazón, que en la cultura china es la sede de la mente y la inteligencia, de la voluntad y el coraje, además de las emociones y pasiones. El conocimiento del “Tao” otorga el “Te”, el poder de hacer las cosas.

(Comentario Intoductorio al Libro del Te, colección de Epigramas XXXVIII al LXXXI del Tao Te King de lao-Tsé)

El Libro de Sheng Laoshi.

“El Libro de Sheng Laoshi” es un libro singular que contiene una intención crucial: apreciar cómo las vivencias o experiencias que se acaecen a lo largo del camino (nuestra vida) – y desde la reflexión y mirada atenta de las mismas -, nos revelan enseñanzas personales e instraferibles que, progresivamente, nos hacen crecer y evolucionar en espiritualidad e inteligencia emocional y cognición; esto es, nos hacen personas más sabias.

En partícular, las vivencias y experiencias de esta obra no son sino huellas, lotos, que van dejando a su paso los diferentes personajes que se encuentran en el camino y, en algunas ocasiones, en las iniciaciones en cada uno de los libros con que se interconecta el camino principal. Claro que, como podrás apreciar, el calado de la vivencia es la reflexión sobre el conocimiento de cualquier concepto, así como su enseñanza; luego, la sabiduría que éste atesora cuando se observa de cerca y desde diversos prismas.

Fundamental es la intención ética y moral de la obra. En este sentido, dado el vínculo de la apreciación práctica de las mismas – ética y moral – con el dogma, creencia o doctrina religiosos, así como la observación de los mismos en aquella realidad que nos envuelve a todos; circunstancial y necesario se presenta la visión crítica de aquellos valores e intenciones que promocionan y sobre los que se erige todo un crisol de culturas milenarias.

Así, como podrá observarse, necesario se hace aflorar aquel lenguaje arcaico que concentra y sintetiza una significación muy plural, aunque compartida y común, por entre todas aquellas culturas, religiones y filosofías que ha ido creando el ser humano a lo largo de la historia. Hablaríamos de la perspectiva cosmogónica, de esa búsqueda de nuestros orígenes, así como de nosotros mismos, que no encuentra soporte y significación sino en el lenguaje de símbolos; esa simbología compartida que se reafirma en el sincretismo. Esto es, en la armonización de corrientes de pensamiento y fes, entre otros, que pueden presentarse opuestos o, incluso, no mostrar una sustancial coherencia.

Claro que, una profunda observación, podría conducirnos a una conexión mucho más férrea de lo que se ha venido a apreciar hasta el momento y en apariencia. ¿Qué será ese destapar el velo?, ¿es verdaderamente ocultismo aquel conocimiento que simplemente han preservado oculto?, ¿por qué habrá sido esto así?, ¿qué es verdaderamente la alquimia?, ¿cuál es su propósito espiritual?, ¿estará en el crecimiento espiritual el crecimiento de nuestras inteligencias emocional y cognitiva?, ¿estará en el desarrollo espiritual la evolución de nuestra especie?, ¿seremos más inteligentes entre nosotros mismos y con nuestros recursos si apreciamos la transcendencia de nuestras conductas tanto para con el otro como para con nosotros mismos?, ¿será el desarrollo espiritual del ser el camino hacia la consecución de la Noosfera?, ¿será regulando nuestras conductas como crecemos?, ¿será necesaria observar la transcendencia de todas aquellas circunstancias, medios y/o valores sociales que nos rodean para poder valorar objetivamente su compromiso con nuestro verdadero crecimiento?, ¿serán necesarios, tanto diversos prismas como diversos escenarios, para apreciar nuestra vida y a nosotros mismos interactuando con ella? Porque, ¿qué es la filosofía?, ¿acaso no es la vida?

Así, el Libro de Sheng Laoshi es el Libro de “la Maestra Vida”, es un libro que se abre a la observación de nuestro alrededor, nos sumerge también en la transcendencia de las culturas y fes, cuestiona su intención y, por igual, bucea en su conocimiento. Siempre, con la intención de hacer pensar y reflexionar sobre aquel concepto que aborda. Esto es un ejercicio práctico que nos hace conectar con aquello que conocemos, con lo que conocemos de manera intuitiva y, por supuesto, se abre al propio cuestionamiento per se.

Este libro no ha de apreciarse como una verdad sin más, sino como un libro que se abre a que descubras tu verdad. Porque, importante se hace subrayar que en esta vida todos tenemos un mapa del territorio, todos apreciamos el territorio y lo caminamos de acuerdo a nuestro mapa. Eso es lo que sabemos de explorar el territorio. Así, de presentarse este libro como un nuevo camino para apreciar el territorio, ya tendríamos – al menos – dos mapas. De esta manera, ir caminando por El Camino de los 13 lotos nos ayudará a reflexionar y meditar, a valorar y considerar nuestras conductas y acontecimientos y, por ende, nos abrirá una puerta al nosce te ipsum. Es decir, al conocernos a nosotros mismos.

Porque, solo conociéndonos a nosotros mismos es como logramos conectar con esa chispa de luz que todos tenemos, para lograr hacerla crecer en nosotros. Solo es en nuestra luz donde alcanzamos la verdad de las cosas, el porqué están, para qué están y así es que podemos tener un sentido crítico más sabio y empático para con los demás y todo aquello que nos es cotidiano.

Hablaríamos, consecuentemente, de una puerta que se abre para el crecimiento y el autodescubrimiento personales y, por extensión, para ayudar en la evolución de la sociedad. ¿No empieza el cambio en nosotros para poder cambiar algo del alrededor?

Ahora, con respecto a la estructura del libro, se presenta importante dar algunas breves instrucciones y/o recomendaciones.

Te recomiendo seguir “El Camino de los 13 lotos”. Una vez dentro, se sucederán las iniciaciones en cada uno de los libros: El Libro de los Cuentos, El Libro de la Voluntad y El Tao de Sheng. Alcanzadas éstas, la lectura de esos libros se presenta a tu libre albedrío. Esto es, puedes esperar a que se acaezca una vuelta a muchos de sus escritos o puedes leerlos a placer. Lo que se espera es alguna que otra sorpresa…eso también.

De esta manera, tenemos un libro central, “El Camino de los 13 lotos”, que interconecta cada uno de los tres libros siguientes y de acuerdo a un orden especial. De esta manera, tenemos un libro dentro de otro libro, dentro de otro libro…que a la vez, se interconectan y cruzan. Tenemos, entonces, un camino que se teje a nuestros pies. Un camino en el que tendrás que hacer alguna que otra parada; al menos, para reflexionar.

Te invito a hacer tu Camino,
puedes conocer éste, también;
mas, las huellas de tu destino
podrás caminarlas con él.

No te apresures en el camino, (05)
reflexiónalo, más bien;
así, siéntate en un banco
toma aíre y, aquí, ven;
porque encontrás soluciones,
te hará pensar, también; (10)
unas veces te parecerá extraño
otras...como magia, más bien.

Que la magia de Dios es una
y en su inspiración se lee,
es la respuesta inefable (15)
y, en la circunstancia, también,
se halla el momento perfecto
de las palabras que lees.

¿Es la alquimia un arte extraño?
Aquí lo apreciarás bien. (20)
Pues, de oculto no hay nada,
aquí muchos son los que leen.
Los que prestan oído diestro,
los que miran su ser,
encontrarán la magia que hablo (25)
y día tras día, también:
transmutar lo negativo en positivo,
así es que se puede crecer.
Seguro hace que observes
las huellas que en tu camino des. (30)

Será una aventura preciosa,
aún no sé cuánto durará.
Mas, entre avanzamos y avanzamos
mucho se revelará,
especialemente de tí mismo, (35)
siempre te hará pensar.

Cuestiona cada cosa que dice,
aquí empieza el pensar;
tal vez, compartas la enseñanza,
tal vez, la debatas, por igual. (40)

Recuerda que importante se hace
- importante para avanzar -
la mejora continua de las cosas,
cosa que está en dialogar.
Puede ser un diálogo interno, (45)
puedes con otros dialogar,
pero de lo que no cabe duda
es de que te hará pensar.

Recuerda sentarte en un banco
después de una caminata lograr; (50)
los pies dejan mejor huella
si también reciben su descansar.

Que más firme es que se camina,
más firme y más erguido,
si se ha descansado lo suficiente (55)
y en el descanso se ha conseguido
apreciar que en la parada está
una gran enseñanza:
pensar porqué duelen los pies,
pensar para qué se para. (60)

Si la prenda, ofrenda es,
aquí empieza el sacrificio:
mirar adentro para caminar,
echar el pie de seguido;
doblegarte en tu humildad, (65)
así tu prenda has conseguido.
Así tu prenda es banco,
y está en la reflexión,
necesitarás sentarte siempre
para aprender la lección. (70)

Y estas paradas son piedras,
son obstáculos de tu camino;
unas veces circunstancias,
otras, problemas vividos.
Mas, si logras extraer lo positivo (75)
de aquello que ves como mal,
abrás descansado lo suficiente
y más erguido caminarás.

Más aprecias lo que te digo,
más tu Camino seguirás; (80)
y aquello que como Te digo
saborearlo también sabrás.

Aquí te dejo la primera taza,
aquí te la dejo para probar:
¿has descifrado la enseñanza (85)
de la importancia del descansar?

Toma otra taza ahora,
ahora lee el Panegírico,
en la dedicatoria de este libro está
la intención de este libro. (90)
Está también el porqué
y también está el cómo,
no sé cómo de grueso será,
no sé cómo será su lomo.
Si de algo segura estoy (95)
es que acabo de empezarlo, sólo.

Y quiero caminar contigo,
quiero ir a tu lado;
no podré estar siempre,
así, te dejo trazado (100)
aquel que quiero que contemples,
es un camino iluminado.
Al menos, tiene tu luz,
y tiene la luz de mi cariño;
recuerda la importancia que tiene (105)
caminar como cuando se es niño:
inocente y confiado,
siempre lleno de vigor,
depositando confianza en todo...
y de todo, siempre, revelarás su valor. (110)

La verdad es un camino
que en tu corazón se halla;
sé sabio, hijo mío,
vayas a donde vayas.
Que la sabiduría es la puerta (115)
que abre el corazón;
la verdadera inteligencia
nace en la emoción.
Y más aprecias tus emociones,
más sabrás discernir (120)
lo que te conviene o no, cariño,
y, tu camino, podrás seguir.

Verónica García-Melero


Empieza aquí….