Diario: Quiero ser santa.

Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

Palabras de Jesús en Juan 8:7 (RVR, 1960)
Diario: 19 de Septiembre de 2020
Quiero ser Santa.

Hola a todos y a todas!

Quiero ser fiel a esa idea de dejar alguna que otra nota en mi diario “personal”; así que, ¿por qué no hablar de este tema que me ha recordado tantas cosas?

Una de ellas ha sido “La bola de Cristal” y la “Bruja Avería”; desde luego que, un programa totalmente fuera de su tiempo y del que vivimos hoy. Pocos son los programas que con sagacidad y agudeza traspasan esa crítica encorsetada a la que nuestro estado de democracia deja espacio.

Otra de las cosas que me ha recordado es la “apariencia”. Recientemente había recordado una entrada sobre la disonancia cognitiva y el estado de flow, con lo que he visto una tremenda conexión con la letra de la canción que más abajo os dejo.

Si habéis leído esta entrada de la que hablo, habréis apreciado como el ser humano es un ser de apariencia que, por preservar su statu quo o sus creencias y elecciones, es capaz de crear todo un escenario para salvar sus muebles. Es decir, puede ser algo que te encanta, pero no lo puedes soportar…así que te inventas cualquier cosa para salir airoso de que te encanta pero te lo niegas.

También este aparentar es fácil de apreciar en la doble moral y esa máscara cosida que llevan algunas personas, que son pura apariencia. En este sentido, cabría preguntarse muchas cosas, pero ya que está tan orientada la deseabilidad política del sistema – en su esfera social – en la inclusión y la tolerancia, ¿sería necesaria para la inclusión social aceptar y respetar la diversidad en las gentes: “la otredad”?, ¿empieza la verdadera diversidad en ser uno mismo y aceptar lo diferente?, ¿será necesaria la inclusión para construir una moral de verdaderos valores?, ¿será importante el sentido de la integridad de la persona para sentirse bien?, ¿el bienestar conducirá a una sociedad más justa y tolerante?, ¿el bienestar conducirá a una sociedad más emocionalmente inteligente y viceversa?, ¿estará en la inclusión social un verdadero camino al respeto de los derechos humanos de la persona?, ¿respetar los derechos humanos de las personas nos hará más emocionalmente inteligentes?, ¿será importante la inteligencia emocional para avanzar como sociedad?

Bueno..volviendo al tema, no me digáis que no es un temazo para reflexionar sobre la doble moral y la hipocresía… Otro día hablaré de Alaska, mi artista española favorita, toda una genia.

“Quiero ser santa”, Alaska y Dinarama.

Quiero ser carbonizada,
azotada y flagelada;
levitar por las mañanas
y en el cuerpo tener llagas
Quiero estar acongojada,
alucinada y extasiada;
tener estigmas en las manos,
en los pies y en el costado.

Quiero ser santa.
Quiero ser beata.
Quiero ser santa.
Quiero ser beata.

Quiero estar martirizada
y vivir enclaustrada.
Quiero ser santificada,
viajar a Roma y ver al Papa.
Quiero que cuando me muera
mi cuerpo quede incorrupto.

Que todos los que me vean
queden muertos…del susto.

Quiero ser santa
Quiero ser beata
Quiero ser santa
Quiero ser beata

Si me leen Alaska y Mario…aquí os dejo un fuerte abrazo, que me encantáis.

Total, que el tema se llama “Quiero ser santa”..y yo quiero ser de verdad; así que, camino por enmedio.

Verónica García-Melero

Diario: 19 de Septiembre de 2020.
Quiero ser Santa.
Léeme mucho…. | Diario | Idiosincrasia | Mi-Tao