Capítulo 3. El Secreto del Árbol de la Vida.

Un árbol enorme crece de un tierno retoño.

Lao-Tsé

Lee esta enseñanza
                        que te acerco con atención,
                        presta oído a lo que habla,
                        izquierdo y derecho, los dos.
 
05                    Lo que el Árbol de la Vida,
                        hijo, dice en palabra,
                        en su boca, dominio,
                        y en tu siniestra atención,
                        procurará tu riqueza,
10                    tu crecimiento vivo,
                        si al caminar no tropieza
                        tu diestra atención.
 
                        Así, nos hemos acercado hablando,
                        escuchando la palabra, poniendo atención:
15                    a Mercurio, si nos hemos dominado,
                        empieza mirando diestro y al interior.
 
                        Este comienzo con el que empezamos,
                        primera raíz, del Árbol es,
                        empieza mirando hacia dentro,                     
20                    diestro se mira, recto tu hacer.
 
                       
 
 
                        Empieza en mirarte hacia dentro,
                        y derecha es que mira la diestra:
                        ¡inclínate sin hacer un dogma,
                        y la Sabiduría estará en tu puerta!
                       
25                    Así, te haces de lo eterno,
                        el conocimiento primero se haya en tu ser;
                        criba y aparta la cizaña del trigo,      
                        como tu ojo derecho, así es tu crecer:
                        cuida la niña de tus ojos,
30                    cuida cómo miras, por tu bien,
                        cuando miramos felices y justos
                        se avanza en paz y muy…muy bien.
 
                        Entenderás entonces qué es lo segundo,
                        aquello que siempre encontrarás,
35                    será una sucesión de causas,
                        que, a tus efectos, teje la realidad.
 
                        Esta tela que ha sido puesta
                        para que la pises siempre a tus pies,
                        es la tela de tu mañana,
40                    también, así, de tu guerra es.
 
                        Mas, en tu guerra, solo hay batalla
                        si te esfuerzas por progresar,
                        así, en el segundo paso empieza
                        caminar arriba, hacia el buen afán.
 
45                    Justo empiezas a ver esto,
                        justo acabas de sembrar,
                        el simiente que al tiempo será cosecha,
                        y a la puerta de tu tienda: tu cosechar.
 
                        ¡Qué no hay puerta que guarde
50                    el simiente, como ninguna,
                        qué hayas empezado a cantar
                        y sepas plantar con la Luna!
 
                        Ahora, en tu simiente está
                        hacer que crezca al Sol y bien rebrote,
55                    que mezcle su crecimiento en luz,
                        huela tu naríz diestra su escote.
 
                        Que el escote es aquello que primero asoma,
                        así lo hace la sabiduría del entendimiento;
                        así, habrás apreciado la primera cosa,
60                    crecer en el espíritu es fluir con el viento.
 
                        De esta manera, en tu pecho está
                        tú buen corazón por las cosas,
                        tu fuerza y tu voluntad.
                       
                        Mas, no olvidemos lo que nos trajo a ésto,
65                    la sabiduría que está en tu entendimiento,
                        si en tu mirar adentro, en tu puerta está
                        crecer en el espíritu y volar como el viento.
 
                        Empieza así en tu criba
                        separar del trigo, la cizaña, en año;
70                    si una flor veo, veo el clavel;
                        y se veo especia, lo que huelo es clavo.
 
                        Pues el clavel es revoltoso
                        y crecer, ha crecido con el viento;
                        sencillo en apariencia es,
75                    hermoso está, cuando está abierto.
 
                        Entonces, de esta flor, su belleza
                        se hace, a la especia, como el clavo:
                        oloroso y pequeño, en tu mano, es,
                        el persuadir de su aroma: su aliado.
 
80                    ¿Qué podría ser ésto?, ¿qué te quiero decir?
                        De la especia que está en tu mano,               
                        de la flor, que al abrirse es clavo…
                        ¿qué oculta este significado?
                       
                        En mirarnos adentro está la puerta,
85                    la misma que nos conduce al arco;
                        en éste trazo encontrás entonces
                        el traspasar, lo cuadriculado.
                        Si ser amoldados a normas es
                        ser diestros con los preceptos,
90                    cuando los has anclado en tu ser
                        entonces, de verás, se es diestro.
                        Entonces comprenderás con simpleza
                        la puerta de la que se habla:
                        doblega tu fe en Él,
95                    siempre Dios será quien habla,
                        empieza en tu humildad tu hacer,
                        misericordia y justicia la hallan.
                        Otro doblegar no está en los codos,
                        en aprender tomo tras tomo,
100                  a mucho de los que creen esto,
                        todo su afán se ha vuelto plomo.
 
                        Se alejan de la verdadera esencia,
                        la humildad: la que mueve el espíritu;
                        entonces, hace, la soberbia, de ellos
105                  verdaderos estúpidos y con ímpetu.
 
                        ¿Qué de virtuoso tiene
                        recitar como conocimiento
                        las partes que forman las manos,
                        los astros que tienen sus dedos,
110                  los verbos y las acciones,
                        las palabras que le son clave,
                        las notas de sus canciones,
                        el salmo de lo que sabe,
                        los centros que forman el ser,
115                  los trazados que de él salen,
                        las letras que son camino,
                        la metáfora oculta y lo que cabe,
                        las letras y sus símbolos,
                        las letras y su pictografía,
120                  las letras y sus permutaciones,
                        la más antigua caligrafía,
                        las letras y sus colores,
                        las letras y gematría,
                        las letras y sus aromas,
125                  las letras pesadas en guematría,
                        los senderos que suben y bajan,
                        los senderos que dividen al ser,
                        los trazados geométricos que trazan,
                        los arcanos del tarot en él,…
130                  de qué sirven todas estas cosas
                        si nada elevas tu ser,
                        las utilizas para crear códigos,
                        crear apariencia de saber?
 
                        Esto no es sabiduría
135                  que, en el Espíritu, se alcanza;
                        primero, muévete en lo primero,
                        y en lo primero es que se halla.
                       
                        Ahora, si me preguntas,
                        ¿qué es esto que llamas primero?
140                  Lo primero, si es el uno,
                        en la Unidad con Dios se halla.
                        ¿Qué nos pide Padre-Madre,
                        que nos pide ET que hagamos?
                        ¡Qué lo amemos sobre todas las cosas!
145                  ¿Qué es lo difícil de este mandato!
 
                        Pues en amarlo es que está,
                        por igual, amarte a ti mismo,
                        en este empezar entonces
                        es que empieza tu camino.
 
150                  Y quiriéndote, entonces, quieres
                        verdaderamente al otro,
                        Ésta es la virtud cierta
                        y la que lo halla todo.

 
                          Entonces, si ya hemos visto
155                  rebrotar a lo que plantamos,
                        nuestro amor y voluntad sincera
                        empieza entonces en nuestra manos.
                        Abrámoslas, entonces,
                        para aquello por lo que están,
160                  en la belleza que en ti ve el Cielo,
                        su recibir es que empezará.
 
                        Cuando se recibe la bendición del cielo,
                        con la shefa la vida se recibirá,
                        si en números es que lo medimos,
165                  el ocho y el díez la vida harán.
 
                        El diez, más allá de la mano abierta,
                        extiende su brazo y su mano,
                        para recoger la bendición del cielo,
                        y la recoge, entonces, por su trabajo.

170                  Ésta es la fortuna entonces
                        que hayas en tu buen afán;
                        empieza en la sabiduría primero,
                        en la humildad es que está.
                       
                        Y cuando avanzas por el Árbol,
175                  así avanzas en tu camino;
                        si la bendición del cielo recibes,
                        ¿cuál será ahora el destino?
 
                        Atesora la luz que recibes,
                        agradece su bendición,
180                  dones regalados del cielo,
                        Secretos que te vela Dios.
 
                        Tu escuchar que sea siniestro,
                        ¿qué podría esto ser?
                        Si ya sabes que te has hecho recto
185                  es volver a cribar en tu fe:
                        aquello que vas encontrando
                        y que está por oscurecer.
                        Que subir por el Árbol de la Vida
                        no requiere de esfuerzos de estudio,
190                  no requiere que te empeñes en conocer,
                        pues conocerás mucha cosa de brujos.
 
                        Pero, entretanto es que subes
                        con la nobleza del alma,
                        la justicia de tu atención, entonces,
195                  sabrá guardar la verdadera palabra.

Verás cómo entonces ves
                        que aquello que llaman Real Arte
                        no es más que obra de un quehacer
                        que está para, de Dios, apartarte.
 
200                  Que la sabiduría es primera
                        y anterior a todas las cosas,
                        es la inteligencia primera
                        y sabe hallar si reflexiona.
 
                        Y como reflexionas en la naturaleza
205                  del primer entendimiento,
                        entre que reflexionas y piensas
                        así es que hallas conocimiento.
 
                        Entonces en este paso está
                        velar por la verdad de la palabra,
210                  ¿en qué podrías tu Mercurio hallar?
                        en tu dominio, entonces, es que se halla.
                       
                        De esta manera avanzas
                        por el Árbol de la Vida,
                        el conocimiento es el primigenio
215                  y así es que se halla, mi vida.
 
                        No está en buscarlo a adrede,
                        está, entonces, en buscar a Dios,
                        está en elevar tu Espíritu,
                        así es, entonces, su formación.
 
220                  Ahora, todo tu plomo,
                        en oro es que se volvió,
                        la cabeza de tu persona
                        así es que se iluminó.
 
                        Halló entonces la vida,
225                  halló entonces el sol,
                        halló sabiduría, entonces,
                        así, entonces, la paz halló.
 
                        Ha descendido por el Árbol, todo,
                        la misericordia toda de Dios,
230                  te ha llenado de su grandeza,
                        abundancia trae esta bendición.
 
                        Y, como esto no es todo,
                        ¿qué nos quedaría para culminar?
                        Que por tu boca hable vida,
235                  agua abundante en el paladar.
 
                        Sed no tendrás, mi vida,
                        tu vida estará por elevar
otras consciencias, como la tuya,
                        en hacer esto la Gracia tendrás.
 
240                  Y, la Gracia, ¿en qué puede hallarse?,
                        ¿en qué se iba a hallar, Juan?
 
                        En haber encontrado, del Padre,
                        haber encontrado la verdad;
                        en saberla, de manera divina,
245                  conocer sus secretos: hacerlos llegar. (819)


Verónica García-Melero
Presentación | El Camino de los 13 lotos | El Libro de la Voluntad |
| El Libro de los Cuentos | El Tao de Sheng |