Etiqueta: Inteligencia Emocional

Sócrates en la Escuela.

English Version: Socrates at School.

Sólo sé que no sé nada, y al saber que no sé nada, algo sé; porque sé que no sé nada.

Sócrates 470-399 a. C.

A) INTRODUCCIÓN: ¿Por qué aplicar la Mayeútica en nuestra Educación?

En la Biblioteca Clásica Loeb, encontramos, según la traducción de Tredennick (1968), que, originariamente, fue Sócrates (470-399 a.C.) el precursor de la mayéutica, técnica conocida como método socrático; aunque, es importante señalar que se alude al mismo también como mayéutica platónica, dado que Platón, a través de sus diálogos platónicos, transmitió esta manera de conocer y aprender socrática, utilizando, para ello, el personaje de Sócrates (el maestro) en sus debates.

De acuerdo a la traducción de Platón de Tredennick (1968), la mayéutica consiste en una relación entre maestro y discípulo basada en el diálogo, que tiene por objeto alcanzar la verdadera esencia de las cosas. Este diálogo, por su parte, puede establecerse desde una idea errática o ignorada, denominada ironía socrática.

A través del diálogo reiterado se llega al conocimiento de las cosas, ya sea rechazando la ironía propuesta, ya sea alcanzando el conocimiento de lo que se ignoraba. Si bien, esta técnica puede ser considerada en torno al diálogo y debate de alguna idea o concepto, aislada de la ironía. Luego, la mayéutica pretende dar a luz el conocimiento de las cosas desde el conocimiento que ya posee el discípulo.

De acuerdo a Sánchez et al. (2012), el método socrático es muy diferente a la “clase magistral”, constituye una metodología de aprendizaje activo, basada en la metacognición, que focaliza al alumno como protagonista de su propio aprendizaje, fomentando en el discente la creación de una actitud crítica.

Luego, se hace importante definir el término metacognición con objeto de comprender la asociación de este calificativo a la mayéutica. Flavell, en su obra,  lo define como el:

conocimiento o conciencia que uno tiene sobre sus propios procesos y productos cognitivos […] hace referencia, entre otras cosas, a la supervisión activa y la consecuente regulación y orquestación de estos procesos en relación con los objetivos o datos cognitivos sobre los cuales actúan” (Flavell, 1976, p. 232)

Una vez comprendido este concepto, y siguiendo esta línea, Shoenfeld (1992) remarca la importancia del uso de metodologías de enseñanza basadas en la metacognición para mejorar en los alumnos el aprendizaje de las matemáticas. Por su parte, Rigo (2011) defiende la implementación de técnicas metacognitivas en las aulas, subrayando a la mayéutica socrática como técnica de enseñanza-aprendizaje que propicia en el alumno un aprendizaje a partir del autoreconocimiento de su ignorancia en tres fases: momento de construcción, momento de de-construcción y momento de re-construcción. Igualmente, este autor señala que el uso de esta técnica reporta numerosos beneficios en el campo de la investigación y la matemática, lo que se hace necesaria la transferencia de la misma a otras esferas educativas, provocando, así, que las prácticas metacógnitivas que representan la quintaesencia de la mayéutica socrática, tengan una presencia incuestionable en las agendas educativas de distintos países.

No obstante, podemos apreciar que la mayéutica se presenta como una relación entre maestro y discípulo, que a través del diálogo, permite conectar con los conocimientos previos y que, a través de la  de-construcción y re-construcción, el alumno va a adquirir un aprendizaje, a la vez que va a tener conciencia sobre sus propios procesos y productos cognitivos. Son observables en esta técnica los elementos necesarios que han de coincidir para producir un aprendizaje significativo como ha sido abordado anteriormente considerando los postulados de Ausubel, Novak, Gowin y Vigotsky.

Con todo, podemos ampliar la conexión de la mayéutica con los procesos cognitivos de Piaget y la exploración y descubrimiento rememorativo de Bruner, ya que en su conjunto, comprenden, por ejemplo, la base metodológica del Programa de Inteligencia de Harvard.

B) LA MAYEÚTICA EN EL PROYECTO DE INTELIGENCIA DE HARVARD.

El Proyecto de Inteligencia de Harvard  (desde ahora PIH), desarrollado a finales de la década de los setenta, fue concebido, de acuerdo a Mejía et al. (1992), para mejorar las destrezas y habilidades de pensamiento en adolescentes de familias socialmente deprimidas. Para ello, mediante la intervención sistemática, se facilitó el incremento de las habilidades consideradas típicamente constitutivas de la inteligencia.

Así, los contenidos de estas intervenciones se enfocaron en las siguientes habilidades: clasificar patrones, razonar inductivamente, razonar deductivamente, desarrollar y usar modelos conceptuales, comprender y modificar la conducta adaptativa.

Las bases metodológicas de este programa se encuentran en la mayéutica, los procesos cognitivos de Piaget y la exploración y descubrimiento rememorativo de Bruner, siendo su objetivo: desarrollar habilidades cognitivas útiles en sí que faciliten la adquisición de otros conocimientos extensibles a situaciones y contextos de la vida personal, familiar y laboral.

Por otra parte, con respecto al informe que emana de la institución que llevó a cabo el proyecto, Harvard University (1983) revela que tanto los estudiantes experimentales como los de control presentaron una mejoría en las puntuaciones de los test a lo largo del año de experimento. Siendo, por otra parte, el progreso del grupo experimental, mayor que el del grupo control en la mayoría de los casos propuestos. Arrojando unas diferencias estadísticamente significativas, lo que hace del proyecto un programa prometedor.

El éxito de este programa ha encontrado cabida en la puesta en práctica del mismo en numerosos países a escala global. De entre uno de sus ensayos, Ramos (2014) estudió a través de su metodología como el PIH influye en el CI, así como las implicaciones en el desarrollo organizativo y profesional de los docentes. El estudio le ocupó cuatro años, concluyendo que:

“la incidencia del PIH en el CI es muy positiva, produciendo mejoras cognitivas en los alumnos, medidas a través del test de inteligencia “g” de Cattell. Con respecto a la organización y desarrollo profesional, influye positivamente en la autonomía de la actividad docente, el compromiso con su práctica pedagógica, así como la autocrítica necesaria para evaluarla constantemente, generando propuestas pedagógicas flexibles, mediante la autorreflexión. La comunicación de esta experiencia influye positivamente, tanto en la comunidad escolar, como en la comunidad local, estimulándoles a participar en proyectos educativos orientados a mejorar la calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje y de la educación” (Ramos, 2014, pp. 1-2)

Por otra parte, Ramos (2014) propone que el aprendizaje activo supone un mayor grado de implicación en el aprendizaje en cuanto conlleva  aparejado una continua búsqueda de respuestas y formulación de hipótesis. Considerando al aprendizaje activo como un proceso interpretativo que permite comprender la realidad, confiriéndole el carácter de  actividad constructiva.

C) LA MAYEÚTICA EN EL MÉTODO HARVARD PARA ESCUELAS DE NEGOCIOS.

Christopher Langdell, desarrolló en 1870 el método de casos más antiguo conocido. De acuerdo a Donham (1922), por aquel año Langdell era el nuevo decano de la Harvard Law School (HLS) y procedió a abordar su clase desde el método socrático debatiendo un caso que sus alumnos posteriormente deberían producir y dar solución. Su éxito fue tal, que en 1920 la escuela de negocios, Harvard Business School (HBS) introdujo en la asignatura de marketing el método del caso en 1920. Posteriormente, se fueron sucediendo otras de sus escuelas.

Donham (1922), en su trabajo, explica que el objetivo principal es que los estudiantes aprendan por sí mismos, a través de procesos de pensamiento independiente, desarrollando la capacidad de usar sus conocimientos y habilidades, construyendo nuevos significados desde aprendizajes anteriores. Ya que, según este autor, los conocimientos sin la capacidad de ponerlos en práctica no son útiles, además de que la habilidad no alentada continuamente por nuevos conocimientos convierte en rutina a cualquier actividad. Algo que, de acuerdo a Ausubel (1976) es definido como aprendizaje mecánico, el otro extremo de un continuo con respecto al aprendizaje significativo. Y es que, para este autor, Ausubel, el aprendizaje significativo ha de observarse no solo como un proceso, sino como un producto. En este sentido, la atribución de significados que se construye con la nueva información es el resultado de la interacción entre subdimisores claros, ya presentes en la estructura cognitiva y la nueva información.

Por otra parte, Donham (1922) subraya que para alentar la actividad, el profesor actúa de guía y catalizador, propiciando el diálogo y debate, permitiendo que los estudiantes descubran las ideas significativas por sí mismos, siempre dentro de un marco lógico. En este sentido, la teoría de los modelos mentales de Johnson-Laird viene a complementar la que postula Ausubel. De acuerdo a Johnson-Laird (1983), los modelos mentales son aquellas representaciones que dotan de poder predictivo y explicativo a los individuos, dado que se caracterizan por su funcionalidad. De no poseer estar cualidades los modelos mentales, es muy difícil que se atribuya significado al contenido. Razón por la cual, un aprendizaje será tanto más significativo cuanto mayor sea la capacidad de los individuos de generar modelos mentales relacionados con la materia objeto de estudio. Por lo que la información o contenido ofrecido ha de ser considerado sustancial de manera que favorezca la construcción de dichos modelos mentales, algo que requiere de la significatividad lógica.

En resumen, podemos concluir que la mayéutica, además de ayudar a construir modelos mentales funcionales dotados de poder predictivo y explicativo que ayudan a la construcción de aprendizajes significativos; como metodología activa, involucra un proceso interpretativo que permite comprender la realidad, confiriéndole el carácter de  actividad constructiva. Igualmente, favorece la relación interpersonal entre maestro y discípulo, así como con el grupo, lo que permite una mayor socialización, además de conferir el efecto catalizador que procura la emoción en el aprendizaje. Sin olvidar que esta metodología metacognitiva ayuda a desarrollar la reflexión, el pensamiento deductivo e inductivo, la solución de problemas, el planteamiento de hipótesis, entre otros,  lo que deriva en una mayor actividad cerebral, que como ha sido probado, procura su mayor desarrollo y favorece la inteligencia.

NOTA FINAL:

Este artículo es un fragmento del Marco Teórico de mi Trabajo Fin de Máster del Profesorado, finalizado en Junio de 2018 por la Universidad Isabel I. Su esencia es la mayeútica, con lo que, por igual, hace un guiño a Platón. En concreto, la introducción y reflexión primera es la frase del azucarillo de la foto de más abajo. Un azucarillo que guardé de un café en una de esas veces que subía a ver a mi padre al Hospital San Cecilio cuando le amputaron su segunda pierna (hospital en el que también yo nací). Él siempre me animó a ir más allá, a que desatara mi capacidad, a que me puliera. Y, en fin, también el hacer el camino es algo muy emocional. Mi padre se despidió sin poder caminar, y yo he caminado intentando ir más allá gracias a su inspiración y con la canción que me dedicó en mi 35 cumpleaños, 24 de marzo de 2013.

Recordándolo hoy, y sintiendo que siempre es mi inspiración para pensar, trabajar y llegar más allá, dejo este pequeño artículo sobre la mayeútica con el deseo de que también inspire a otras personas en la educación, especialemente a aquellos profesionales que apuestan por una Educación Inclusiva y Positiva de verdad.

Con amor, a mi padre.

Verónica García-Melero

Bibliografía:

Ausubel, D. (1976). Psicología educativa. Un punto de vista cognoscitivo. México: Ed. Trillas.

Ausubel, D., Novak, J. y Hanesian, H. (1983). Psicología educativa: un punto de vista cognoscitivo. México: Trillas

Ausubel, D. (2002). Adquisición y retención del conocimiento. Una perspectiva cognitiva. Barcelona: Paidós.

Donham, W. (1922). Business Teaching by the Case System. The American Economic Review, 12, 53–65.

Flavell, J. (1976). Metacognitive aspects of problema solving. En L.B. Resnik (Ed.), The nature of intelligence (pp. 231-235). Hillsdade, N.J.: Lawrance Erlbaum Associates.

Gowin, D. (1981). Educating. New York: Cornell University Press

Harvard University (1983). Proyecto Inteligencia. Informe final. Ministerio para el desarrollo de la Inteligencia Humana, Venezuela.

Johnson-Laird, P. (1983). Mental Models. Toward a cognitive science of language, inference and consciousness, Cambridge: Harvard University Press

Kurfiss, J. (1988). Critical thinking:theory, research, practice and posibilities. Washington, Association for the studiy of higher education. Asheeric Higher Education, 2.

Megía M. et al. (1992). El proyecto de Inteligencia de Harvard. Madrid: CEPE

Pérez, M. (marzo, 2013). Comunicación y oratoria con programaión neurolingüística e inteligencia emocional. Conferencia llevada a cabo en la universidad de Navarra. Navarra.

Ramos, M. (2014). Influencia del Proyecto Inteligencia Harvard en el desarrollo cognitivo de los alumnos de educación primaria. Implicaciones en el desarrollo organizativo y profesional en el segundo y tercer ciclo de educación primaria. Avances en supervisión educativa,  22. Recuperado de: https://avances.adide.org/index.php/ase/article/download/48/…/ase_22_25_ramos.pdf

Rigo, M. (2011). La Mayéutica y su aplicación a un cuestionario dirigido a docentes. En Educación Matemática XV (pp. 523-532), Ciudad Real, España:SEIEM, Universidad de Castilla-La Mancha.

Sánchez et al. (2012). Metodología de aprendizaje activo a través de la mayéutica platónica. Departamento de Metafísica y Corrientes Actuales de la Filosofía, ética y Filosofía Política. Universidad de Sevilla.

Shoenfeld, A. (1992). Learning to think mathematecally: Problem solving, metacognition, and sense-making in mathematics. En D. A. Grows (Ed.), Handbook of research on mathematics teaching and learning (pp. 334-370). New York: Mc Millan

Vigotsky, L.S. (1987). Pensamento e linguagem. São Paulo: Martins Fontes.

VV.AA. (2017a). Ud2: Procesos de aprendizaje. Universidad Isabel I. Apuntes de Aprendizaje y desarrollo de la personalidad.

El Regalo de Navidad.

Quien movió la montaña lo hizo piedra a piedra.

Confucio

A pocos días del día de Navidad, en el que todos los niños del mundo se levantan entusiasmados para abrir sus regalos, nuestros cuatro protagonistas aún no habían escrito sus cartas a Papá Noel.

Así es que, conociendo más adelante a los cuatro niños que dan vida a esta fantástica historia, comprenderemos que se darán las circunstancias precisas, en el momento perfecto, para que Papa Noel deje, a cada uno de ellos, un regalo idéntico. Un regalo idéntico, de iguales proporciones y funciones, aunque muy especial y diferente para cada niño.

¿Cuál es el valor que damos a las cosas?, ¿dependerá de nuestra actitud?, ¿dependerá de nuestras circunstancias personales?, ¿dependerá de nuestra conciencia?… ¿De qué dependerá el valor que damos a las cosas?, ¿será el valor de la cosa en sí o será el valor que asignamos al beneficio que nos proporciona?, ¿será así, entonces, que nos satisfacen las cosas o añadimos valor en tanto éstas son buenas y bondadosas para algún propósito?

Este regalo idéntico que deja Papá Noel a estos cuatro niños no es otro sino el que te está contando esta historia. Permitidme, no obstante, que me presente:

Primero conoceremos a Marcos, un niño de 12 años que vive en el centro de la ciudad con su madre y sus dos hermanos. Su madre quedó viuda tras un accidente automovilístico con un camión. Así, tuvo que criar a sus 3 hijos sola.

Marcos era el menor de los tres, de hecho, aún no había nacido cuando su padre murió. Desde muy paqueño sintió rechazo por su madre, que no podía dedicarle demasiado tiempo por el trabajo que los mantenía a los cuatro; además de excesivas horas extra para poder vivir medianamente «bien».

Nunca había sido un niño agradecido por lo que tenía, su visión de la vida era que él tenia que ir a la escuela – cosa que no le agradaba demasiado- y aguantar a sus hermanos. Éstos, 10 y 7 años mayores que él, ya no estaban en edad escolar,sino que trabajaban en la misma fábrica que lo hacía su madre; claro que sin volcarse de la misma manera en su afán.

Ellos, al contrario de su madre, no trabajaban horas extra y, en lo que a su generosidad respecta, más bien eran tacaños y egoistas. Su contribución en las labores de la casa, así como del mantenimiento de la misma, era casi nula. Se guardaban para sí casi todo su sueldo y, generalmente, lo mal administraban y gastaban en caprichos personales y ocio. No siendo, por igual, nada generosos y considerados con su hermano pequeño y su madre. Así es que la mamá de Marcos tenía que hacer un esfuerzo extra para llevar su casa adelante.

Marcos, a pesar de sus tempranos doce años, apreciaba la desconsideración y desprecio por parte de sus hermanos. Por igual, pensaba que su madre, al no poder pasar tiempo con él, no le quería. Asi es que, Marcos se sentía solo, no tenía demasiados amigos; pero, a los pocos que tenía,los trataba como si fuera la última vez que los fuera a ver. Los quería como a hermanos y siempre se preocupaba de que tuvieran lo mismo o más que él. Por poco que tuviera Marcos, estaba dispuesto siempre a compartir y amar.

Ahora conoceremos a Molly, una niña de 13 años que vive también en el centro de la ciudad, a un par de manzanas del edificio donde vive Marcos. Ella vive con su padre y su madre, sin ningún hermano.

Molly es una adolescente que ha tenido una infancia holgada, repleta de bienes y lujos, nunca ha vivido carencias materiales. Su padre es un gran doctor y su madre una abogada de prestigio, de manera que sus necesidades materiales, dados sus ingresos, han estado sobradamente cubiertas.

Sin embargo, esta ausencia de carencias en su vida ha forjado un carácter ambicioso, ávaro y egoísta, totalmente desconsiderado hacia personas que no han vivido tal holgadamente y, en la mayor parte de los casos, no parece mostrar empatía para con los demás. Esto es, no parece saber ponerse en los zapatos de los demás.

Molly es una adolescente que generalmente no siente compasión hacia otras personas indefensas, más débiles de espítiru o que, simplemente, son humilladas u oprimidas por otras de carácter arrogante y deshumanizado como es el de la misma Molly. En realidad, ella es una de estas chicas que desmerece con celeridad a los demás, especialmente si muestran alegría en sus relaciones sociales o, en un plano académico, muestran una especial capacidad o talento. Su personalidad, agria, la ha conducido a no llevarse bien con casi ningún niño de su edad…ni con nadie. Desprecia a las personas necesitadas, nunca muestra el más mínimo afecto; ni siquiera hacia sus padres, a los que siempre pide más, más y más; y ellos, en ese intento de acercarse a su hija, terminan cediendo a sus caprichos.

En tercer lugar tenemos el honor de conocer a Sheryl,una pequeña muchachita de 11 años que vive con sus hermanos, primos, tíos, abuelos y padres, en una casa de campo en las afueras de la ciudad, casi al lado del pueblecito vecino.

Sheryl es una niña esperanzada con las oportunidades que pueda brindarle la vida. Vive en esta esperanza e ilusión ya que su familia nunca le ha dado el valor que merece. Es una niña a la que no se le dan bien muchas cosas: no es capaz de sacar a las ovejas, ni recolectar patatas,entre otras muchas tareas a las que intentan someterla diariamente; sin embargo, es fantástica en otras tareas que ahora descubriremos. Con todo, ni que decir tiene del interés de su familia en su educación: jamás ha mostrado el más mínimo. De hecho, Sheryl jamás asistió al colegio.

Sheryl, desde los ocho años, empezó a darse cuenta de que los niños de la ciudad sí sabían leer y escribir; además de advertir otras muchas cosas. Apreciando lo bonito que era leer y escribir, como hacían los niños de la ciudad, decidió aprender por su cuenta. De esta manera, para los nueve años sabía leer y ecribir casi a la perfección. En adición, todo lo relacionado con el arte se le había dado muy bien, incluso había logrado aprender a tocar la guitarra de manera autodidacta.

Con todo, no ha interpretado canciones más que en su intimidad, nunca lo ha hecho fuera de su habitación; lo que no quita que sueñe con marcharse algún día y sorprender al mundo con sus talentos ocultos.

El cuarto niño de esta historia, Mika, es un simpático y adorable adolescente que vive en la misma ciudad que Marcos y Molly. Van juntos al cole, de hecho, es compañero de Molly, no solo de clase, sino de pupitres. Mika es de esos niños que, dada su empatía y gentileza, con facilidad se adapta a cualquiera de sus compañeros. Es más, podríamos aventurarnos a decir que es un joven adolescente muy observador y, por igual, sabio para su edad. No necesita de añadidos por parte de adulto alguno para apreciar qué hacer y cómo en cada una de las situaciones que se le presentan en su día a día. Especialmente con su compañera, una chica díficil de tratar y de acceder.

Los padres de Mika tienen unas personalidades muy diferentes. Podríamos decir que son como un Yin y Yang…o algo así. Su padre es algo serio, reservado, con un humor algo apagado; lo que no quita que comparta mucho tiempo con su hijo. Entre alguna de las cosas que comparten, están su interés común por los animales; en ocasiones pasan tardes completas viendo documentales. También está la crianza de aves, tienen todo un repertorio de canarios, agapornis y cacatuas.

Su madre, por el contrario, tiene un carácter alegre y simpático, desde luego que es muy risueña y juguetona. A cualquier cosa que llame la atención a Mika, ella se apunta. Al igual que su padre, también comparte con su hijo algunas de sus aficiones, especialmente las relacionadas con deportes y música. Mika es todo un artista marcial a esta corta edad y, por igual, lo es tocando la guitarra y haciendo algunos pinitos musicales…

Con todo, estas aficiones no se quedan aqui, transcienden la escritura y, extrañamente, las labores sociales. Ambos suelen hacer trabajos sociales en las comunidades destinadas a tal fin en su localidad. Desde ayudar en comedores sociales, animar en pequeñas fiestas en geriátricos…hasta echar una mano a las cuidadoras de ancianos y personas con necesidades especiales. Es una labor que les da mucha felicidad y con la que divierten y se divierten mucho.

Esta crianza de Mika: rodeado de afecto, momentos compartidos con sus padres, salpicado de apreciación por la naturaleza, la música… el propio cuidado personal y físico y la ayuda desinteresada a los demás; a hecho de él un adolescente muy querido y estimado por todo aquel que lo conoce. Incluso es de las pocas personas a quienes Marcos y Molly escuchan o prestan algo de atención.

Curiosamente, también conoció a Sheryl en el supermercado donde coinciden en numerosas ocasiones… En concreto, apalabraron entre ellos acudir al supermercado los viernes por la tarde, sobre las seis. La cuestión es que es el tiempo programado que en casa de Sheryl destinan para la compra de la semana y, ya que Mika es claro con sus padres, les comentó al respecto del caso de su amiga.

De esta manera, cuando se ven en el super, Mika deja progresivamente material a Sheryl para su enseñanza. Es más, esa pasión por la guitarra la comparten hasta el punto de quedar frecuentemente en la ladera del río, cerca de la casa de ella. Desde luego que los padres de Mika lo acercan y más tarde lo recogen. Ni que decir tiene que los padres de Sheryl son más excépticos y, además, tampoco muestran un especial interés por ayudar a sus hijos en el desarrollo de las actividades que tanto les fascinan. Más bien, además del desinterés que muestran ambos padres, su madre suele transmitir palabras de desánimo a sus hijos; otras veces, los ridiculiza o abate si los ve entusiasmados con sus cosas.

Desde luego que resultan ser bastante tóxicos, claro que han lavado mucho su imagen y el pueblo los reconoce como unos papás muy dedicados al trabajo duro… En fin, claro está que son de aquellas personas que ofrecen una imagen muy pulida y cuidada de cara a la galería…¿quién se iba a imaginar que su despreocupación y maledicencia era tal?

Hablando de Mika, no podemos quedarnos solo aquí para ayudarnos a conocer aquello que une a nuestros cuatro protagonistas. Así es que he dejado a Mika para el final. Él viene a ser como una piedra angular en las relaciones personales que se establecen entre todos. Curiosamente, vive en el mismo edificio que Marcos. Así es que, dada su proximidad en edad, han sido tantas las veces que han coincidido en el portal, recreo del edificio, parque y cercanías, que, con el tiempo, han terminado por hacerse amigos.

Al menos, Mika es uno de esos vecinos especiales con que gusta pasar el rato, tener una conversación simpática y, en fin, sentirse escuchado. Esta manera de ser de Mika ha terminado por calar hondo a Marcos; con lo que, de sentirse solo, termina recordando a su vecino en sus reflexiones y pensamientos. Desde luego que, con mucha simpleza, Mika sabe llegar al corazón de las personas – te hace sentir que importas- y, no era menos, también llegó al de nuestro joven Marcos.

Alcanzado este punto, os podéis hacer una idea de las relaciones de estos cuatro niños; no es que sean compartidas, pero sí tienen un nexo en común: Mika. Ahora, si me permitís, procedo a vivificaros los diálogos que tuve con cada uno de los cuatro protagonistas. Si os preguntáis cuándo sucedió.. desde luego que la razón de ser que me trae aquí no es otra sino la Navidad; de hecho, os lo advertí al principio.

Así, en esta Navidad tan señalada, curiosamente, ninguno de los cuatros niños dejó una carta escrita a Papa Noel. Las razones fueron muy diversas como podréis apreciar en nuestras conversaciones. Aún así, todos comparten, además de este detalle, otro muy especial en adición: Papa Noel me trajo a cada uno de ellos como «El regalo de Navidad». Un regalo muy especial para hacer pensar, reflexionar y, desde luego, dejar una enseñanza transcendental en sus vidas.

¿Creéis que también será posible dejar una enseñanza en vuestros corazones? Bien, pues aventurémonos a descubrirlo.

El día de Navidad.

En el río.

El día de Reyes.

Cada piedra que encontramos en nuestro camino ha de ayudarnos a crecer. No hay piedra que nos encontremos en el camino que no pueda ser aprovechada para nuestro propio crecimiento. Además…¿dónde se forja al buen marinero?, ¿será en la tormenta, en el agua brava?

Abrazar la tormenta es ser resilientes y tener esperanza en que, como todo, siempre termina por encontrarse, después de cualquier contratiempo, la calma. Los acontecimientos de nuestra vida, por igual, se acaecen con un ritmo. Luego, no perdamos de vista el ritmo de los acontecimientos…seguro que tienen un propósito para la vida de cada uno de nosotros.

Desde luego que, apreciar la oportunidad que brinda la cooperación, la ayuda y colaboración de los demás -no solo para tangibilizar proyectos, si no para apreciar el valor de las cosas -, es uno de los grandes regalos que nos ofrece la amistad. Valoremos la amistad, desde luego que para tener verdaderos amigos, ser un verdadero amigo ha de empezar en nosotros.

Con el deseo de que tengan un día de Reyes ¡ESTUPENDO!, aquí dejamos esta bonita fábula.

Escrito por Berta María Rivas García y Verónica García-Melero

P.D.: El año pasado, por estas fechas, se acercó al blog un ensayo de calado económico muy interesante que, para la Epifanía del Señor, comenzaba con la reflexión de una breve parábola. Este año, ¡qué mejor que acercar una bonita reflexión con una fábula! Como así avancé hace unas semanas, podemos considerar lograda la intención. Especialmente, por Berta, mi sobrina, una prometedora escritora, haga lo que haga; son muy diversas las disciplinas en las que se maneja como el agua. Toda una crack. Espero que se anime a hacer alguna cosita más conmigo, por el momento este «Regalo de Navidad», aunque ha sido escrito por ambas y con aportaciones originales de las dos, por igual; incuestionablemente ha sido una idea original de ella y me parece «una genialidad».

El camino de los 13 lotos.

La flor que florece en la adversidad es la más rara y bella de todas.

Buda

El relato que te acerco hoy, hijo, espero que lo atesores con amor. Haz de él una estrella que, en tu corazón, lata siempre. Una estrella que ayude a guiarte, que siempre viva en tí y en tu día a día. Una estrella que te ilumine, que te alumbre en tus discernimientos y, por supuesto, sea una llama que avive cada uno de tus gestos. Porque como siempre te diré, a las personas se las conoce por sus hechos, no por sus palabras. Observa siempre ésto y te hará sabio; pues, con poco, serás hábil para desentrañar su verdadera esencia. Sabrás distinguir el bien y el mal. Por esto, ¡abre los ojos!,¡lávalos con el conocimiento y la sabiduría práctica de la vida! Esto te dará una seguridad plena: la observación.

Es por esto por lo que has de considerar tres cosas siempre. La primera de ellas sería el apreciar tus juicios para tí mismo, esto es: «el silencio». La segunda cosa sería sobre cómo apreciar tus juicios. Así, para la apreciación de los mismos, recuerda siempre esta sabiduría: «La puerta es a la sonrisa, lo que el espejo a los ojos». Fácilmente comprenderás que cuando una persona pronuncia una verdadera sonrisa, por igual sonrien sus ojos. De no ser así, será algo fingido; por lo tanto, apreciarás que «las cosas fingidas, como flores marchitas, caen; puesto que ninguna simulación puede durar largo tiempo» – ésto mismo dijo Marco Tulio Cicerón-. Y, finalmente, considera «el recogimiento»: la humildad en tus actos, juicios y observaciones.

Sinograma de la palabra «dào», conocida como Tao, traducida literalmente como «camino».

Te estoy hablando de flores, ¿has visto qué de belleza encierra una flor?,

¿serán las flores perfectas?, ¿atienden a alguna proporción?,

¿será su proporción divina, como divino es su Creador?

Aprecio la creación en una rosa y también la evolución,

ésta es nuestra conciencia, también nuestra aspiración. ___________________5

Sabido es que representa a Cristo, a su despertar, a su amor.

También representa su misericordia, su fe incondicional, su dolor.

La rosa es especial en el Cristianismo, en otras culturas, lo es otra flor.

¿Será tan válida como la rosa una flor de otro color?,

¿será posible simbolizar la conciencia, la sabiduría, la transformación, __10

en un loto como el de Buda, el que a su paso deja con amor?

Porque cuando Buda pasa, pasa y deja una lección,

y la lección en la estela de perfume envuelta,

envuelta de ritmo y acordes, como una canción.

Buda nos acerca enseñanzas, siempre lo hizo con devoción, _______________15

por igual nos las acercó Cristo, envueltas en parábolas para la razón.

También es sabido que afligía a Cristo, y mucho, en su pasión,

hablar del conocimiento que nos transmitía,

Él nos enseña y, sin embargo, ¿quién aprecia su proporción?

Porque la medida de Cristo es justa, verdadera y vive en el amor, _________20

por igual ha sido transmitido por Buda, conducirnos a la paz interior.

Me gustaría que cerraras los ojos y que meditaras en la felicidad.

Ciérralos fuertemente, así será fácil dejarte llevar,

y ahora, ábrelos mirando adentro, ¿qué te dice tu corazón?

¿Has visto qué bienestar contemplas, apreciando el amor? ________________25

¿Ves como un abrazo, un apretón de manos, o un simple achuchón;

también contar contigo, contar también con tu opinión;

por igual decir te quiero, apreciar tu presencia, tu razón;

e incluso reconocer tus méritos, tus logros, sacrificios, superación;

son aquellas cosas que la felicidad te ha mostrado desde tu interior? _____30

¿Se me han olvidado cosas?, ¡pues claro que sí, hijo!, ¿acaso soy Dios?

Pero en su camino inspirado, muy cerca de contemplarlo estoy,

después de todo, espero la muerte y que junto a Él me lleve con bendición.

Pero también, esperando la muerte, vivo mi vida con mucho amor;

desconozco el día que llegue, así es que te dejo mi valoración, ____________ 35

para que siempre la lleves contigo, la tengas presente, mi corazón.

¿Cómo podría, cariño mío, estar presente siempre, si ya soy mayor?

A veces me pongo a hacer cálculos, para cuando tu cuarenta,

¿cuántos tendré yo?

Entonces, caigo en la cuenta que tal vez chochee, ¡qué se yo!, ___________ 40

porque vivir quiero hacerlo bastante, quiero estar junto a tí, mi amor.

Quiero verte crecer contento, crecer viviendo con admiración,

todas esas cosas importantes, que se las lleva el viento, de un volón.

Porque el tiempo es siempre el presente, es deshacerte de excesos,

de tanto pasado, que no es sino depresión. _______________________________45

Y por igual, si te obstinas con el futuro, la ansiedad te subirá la tensión.

Apreciar el momento de hoy, agradecerlo, abrazarlo con devoción.

¿Te has dado cuenta del regalo?, presente se llama al día de hoy.

Tal vez te estés preguntando, ¿por qué en el camino, trece lotos, hay?

Y, ¿por qué no hay simplemente rosas, si de rosas, el camino de en medio, es?

Simplemente porque para abrir la rosa de nuestra conciencia,

para alcanzar nuestra paz,

es necesario apreciar grandes enseñanzas, desde las que poder reflexionar.

Posiblemente me quede corta,

tan solo son enseñanzas que te ayudan a pensar, ________________________ 55

a reflexionar en tu día a día, a apreciar la bondad.

Pero las aprecio singulares para el cambio, para la transformación personal,

para meditar en nuestra vida, para ayudarnos a despertar.

A abrir los ojos a la vida vívida,

a la vida serena, sosegada, llena de paz. ___________________________________ 60

Necesitarás conocerte a ti mismo, para dejar de dormitar.

Necesitarás de mucha más sabiduría que la vida (Sheng) te deje al pasar.

No hay nada como la experiencia propia,

pero ¿y tener experiencias apreciando como llegar a tu paz?

Me refiero a estar sereno, seguro, confiado, _______________________________ 65

lleno de esplendor, viviendo en paz.

Doblegando cualquier contratiempo,

manteniéndo la calma, sintiéndote confiado,

fluyendo como el mar.

Y, ahora, si me permites, ha llegado el tiempo de… ________________________ 70

contarte los trece relatos; los trece, el camino harán,

y, así, los trece lotos, a tus pies, quedarán.

Como siempre, Juan; como siempre, cariño, con amor, mamá.

Flor de loto morada.