Etiqueta: banca tradicional

decoding

Decodificando el nuevo Sistema Bancario

“Money is what money does”. – F.A. Walker –

Es de vértigo el cambio tan profundo al que está siendo sometido nuestro tradicional sistema bancario. No solo en servicios y productos, sino en la adecuación de los mismos a los perfiles del consumidor, basándose el negocio en el P2P y el uso masivo de datos o Big Data, el Internet de las Cosas o IdC y nuevas fórmulas y escenarios que permiten alinear la Tecnología Financiera o FinTech a la realidad de la Industria 4.0. que les da vida.

Ya no estamos en esos años en los que hacíamos una larga cola para hacer un depósito, ahora pueden ser gestionados por el cajero automático. Pero tampoco acudimos a hacer una transferencia, ahora es posible gestionarla cómodamente desde una app en el móvil, e incluso hacer pequeños pagos con lo que denominan wallet.

Analizar la situación actual de la banca tradicional, los desafíos con los que se encuentra, el impacto que sobre el actual modelo propician los nuevos proveedores emergentes, ponerle “nombre” a estos proveedores, así como a escenarios alternativos en oferta e intermediación y, finalmente, considerar las estrategias empresariales previstas para la supervivencia de esta banca, tal cual la conocemos; parecen unos cuestiones muy interesantes desde las que abordar un estudio del actual panorama que presenta nuestro sistema bancario.

1. ¿Cuál es el principal reto al que se enfrenta la banca tradicional?

La puesta en marcha del proceso de transformación digital es el principal reto al que se enfrenta la banca tradicional, para así, adecuar tanto los servicios y productos financieros, como la forma de interactuar con ellos, a los nuevos hábitos cambiantes de los consumidores y del nuevo entorno competitivo (Cuesta, Ruesta, Tuesta y Urbiola, 2015).

En relación a los planes de acción que se preven para el futuro de la banca, Fernández de Lis (2017) concluye su análisis sobre asimetrías regulatorias proporcionando las características que han de dirimir la estrategia de la banca tradicional para, con ello, evolucionar de acorde a la nueva era digital. Con lo que la banca ha de plantearse el reto de considerar a los clientes los principales beneficiarios de la disrupción digital, procurando que sean el centro de gravedad en torno al que gravite el modelo de negocio. Remarcando que, solo aquellos bancos que se adapten al nuevo entorno sobrevivirán a las presiones de crecimiento, rentabilidad y regularización. En este sentido, para Fernández de Lis (2017) es la tecnología la que acelera la transformación de la sociedad en su conjunto, no solo la de la industria y de los negocios.

2. ¿Cúal es el Impacto que los nuevos competidores podrán tener sobre la banca internacional?

En el análisis sobre asimetrías regulatorías que porporciona el estudio de Fernández de Lis (2017) encontramos la propuesta de una serie de escenarios que pueden predicarse como el impacto que provocan los nuevos competidores sobre la banca internacional. De acuerdo a dichos escenarios, el autor nos alcanza las siguientes valoraciones:

  • La banca tradicional queda desplazada hacia negocios muy poco rentables, estandarizados, y siriviendo productos muy simples, con lo que el número de bancos supervivientes será muy limitado.

  • Existe necesidad de añadir nuevos actores en los servicios de alto valor para poder desarrollar hacia un óptimo la simple provisión de infraestructura.

  • La banca ha de considerar el rol suministrador de productos y servicios financieros que se conecta a terceros (plataformas), quienes lo comercializan y estrechan el vínculo de relaciones con los clientes finales.

Por otra parte, y siguiendo con Fernánde de Lis (2017), con objeto de reducir las asimetrías regulatorias entre bancos y otros proveedores no bancarios, se requiere de la limitación de las implicaciones de la regularización prudencial (salvo para negocios no-core). Igualmente, es necesario completar vacíos normativos, haciendo hincapié en los nuevos servicios; sin olvidarnos de los sandboxes regulatorios. Estos últimos comprenden la normatización para crear un entorno seguro de experimentación para bancos y nuevos proveedores, la cúal ha de proporcionar flexibilidad, tanto en la regulación como en la supervisión; además de ofrecer garantías ad hoc para controlar posibles riesgos.

En consideración al estudio de González-Páramo (2017), nos advierte de la incorporación de nuevos Players en la cadena de valor de los productos y servicios financieros. Subraya a los Fintechs, los cuales no tienen legados y cargas regulatorias; y a los Millenials, los cuales perciben como cool. En este sentido, y de acuerdo al estudio de Nava et al., citado en Cuesta et al. (2017), el segmento de población más joven estadounidense ha utilizado los servicios de banca digital en un 70% en el último año, en contraste con el 40% que representa dicha actividad en la población adulta.

Por otra parte, y en relación a los Fintchs, nuevas starups, Cuesta el al. (2017) nos advierten que han ido irrumpiendo en el sector financiero ofreciendo servicios especializados, como en: pagos, créditos, cambios de divisas, entre otros; ésto, por una parte, desagrega la cadena de valor de los bancos y, por otra parte, produce una auténtica disrupción, ya que ofrece modelos de negocios profundamente redefinidos, como lo son las bitcoins o las plataformas de crowdfounfing. Estos modelos de negocio se caracterizan por una alta flexibilidad y agilidad para incorporar cambios y adaptación al cliente y entorno, además de contar con una estructura de costes reducida.

diagon alley3Igualmente, cabe señalar como González-Páramo (2017) nos hace reflexionar acerca del potencial de participación en el sector bancario de cuatro grandes compañias acuñadas bajo el acrónimo: GAFAs, éstas son: Google, Facebook, Amazon y Apple. Las cuales podrían aprovechar sus actuales capacidades para ganar cuota de mercado.

Finalmente, Cuesta et al. (2017), en relación al impacto que sobre la banca tradicional provocan los nuevos competidores, nos vienen a decir que ya son observables los primeros cambios, en cuanto hay mayor número de servicios a través de los nuevos canales e, igualmente, de la red de oficinas. En este sentido, ya es posible hablar del inicio de una relación comercial basada en la experiencia comercial, de nuevos formatos de oficinas orientados a las ventas, de un rediseño en los puestos de trabajo que abogue: tanto por la incorporación de habilidades técnicas en el diseño y comercialización de nuevos productos, como por la agilización de procesos, la toma de decisiones y la retroalimentación. En adición, ya se está considerando la manera de añadir valor en cada una de las partes de la cadena de valor y, también, en incorporar nuevas métricas alineadas entre la forma de trabajo y nuevos procesos.

3. ¿Qué alternativas se consideran como respuesta a los movimientos de los nuevos competidores?

De acuerdo a Cuesta et al. (2015), el nuevo reto al que se enfrenta la banca tradicional requiere de un proceso de transformación digital que articulan en tres etapas. Ofreciendo cada una de las mismas un proceso gradual de adaptación que comporta alternativas de respuesta ante las amenazas del nuevo entorno.

Siguiendo esta línea, la primera etapa comporta el desarrollo de nuevos canales y productos en consonancia con la proliferación del uso de internet y telefonía, ya que el consumidor actualmente se encuentra con un amplio catálogo donde elegir. De acuerdo a esta premisa, el foco del canal de distribución ha de colocarse sobre los smartphones y dispositivos móviles, como medios para posicionarse en el nuevo entorno competitivo a través del desarrollo de nuevos productos digitales enfocados en los pagos a minoristas. De entre ellos pordemos destacar: las carteras digitales (wallets), soluciones de pago por proximidad (NFC) o aplicaciones P2P para transferir dinero entre particulares.

La segunda etapa considerada por Cuesta et al. (2015) es la de adaptación de la infraestructura tecnológica; lo que requiere de una transformación en pro de dotar a la plataforma tecnológica de mayor flexibilidad y capacidad de integración de nuevas tecnologías, así como de procurar agilidad para el desarrollo de nuevos productos. En este sentido, estos autores remarcan que son muchas las entidades que se plantean la adaptacion de tecnologías cloud computing, las cuales optimizan el uso de recursos de internet, maximiza la eficiencia del parque tecnológico a través de la descentralización de datos y consige flexibilizar el proceso productivo. En adición, también nos acercan la necesidad que tiene la banca de automatizar procesos más avanzados y eficientes enfocados en el front office, esto es: aquellos basados en los gustos del cliente que permiten customizar el servicio de acuerdo a su perfil de una manera totalmente automatizada.

La tercera y última etapa que diferencian Cuesta et al. (2017) es la de posicionamiento estratégico, la cual ha de dirimirse desde el ángulo de la rentabilización de la incorporación del proceso de transformación, adoptando estrategias digitales que supongan un profundo cambio organizacional.

Esto requiere de un cambio cultural, el cúal puede venir de la mano de la colaboración mutua con los Fintechs o incluso la adquisición de los mismos por la industria financiera. Sin olvidar el desarrollo de softare de vanguardia que adopte metodologías ágiles y se centre en la inteligencia artificial.

González-Páramo (2017), por su parte, nos analiza los factores sobre los que descansa la transformación digital del sector financiero, a saber: la tecnología y gestión de datos. Ambos, podemos encontrarlos vertebrando:

a) La interconectividad o tecnología móvil.

b) Internet de las cosas o Big Data.

c) Infraestructuras tecnológicas: Cloud/Blockchain.

d) Automitización e Inteligencia Artificial.

Todos ellos, por igual, condicionan las nuevas alternativas que se barajan como respuesta a los nuevos competidores. Los cuales son cruciales para satisfacer las nuevas necesidades y demandas de los clientes. Clientes con predilección a la conexión en cualquier momento, a la experiencia digital que ofrece la customización de servicios automatizados, junto a la interacción con múltiples dispositivos y aplicaciones.

Verónica García-Melero

Agradecimientos:

Esta entrada está basada en la proposición de una actividad de la asignatura de Complementos de la Didáctica de la Economía y Economía de la Empresa del Máster de Formación del Profesorado en Educación Secundaria Obligatoria, Formación Profesional e Idiomas de la Universidad Isabel I de Castilla (2018). La bibliografía que a continuación se detalla fue proporcionada por el profesor titular de dicha asignatura para su resolución. Bibliografia y actividad que han resultado muy representativas para la compresión de la actual “nueva banca” desde su desarrollo práctico. Muchas gracias.

Bibliografía:

Cuesta, C., Ruesta, M., Tuesta, D. y Urbiola, P. (2015). Economía Digital. LA Transformación digital de la banca. Observatorio Economía Digital. BBVA Research [Versión DX Reader]. Recuperado de: https://aula.ui1.es/mod/assign/view.php?id=366662

Fernández de Lis, S. (2017). Hacia un terreno equitativo en el ecosistema financiero digital. Taller CLAR-FELABAN. BBVA Research [Versión DV Reader]. Recuperado de: https://aula.ui1.es/mod/assign/view.php?id=366662

González-Páramo, J. (2017). El futuro de la banca española y europea. BBVA Buscando Oportunidades. [Versión DX Reader]. Recuperado de: https://aula.ui1.es/mod/assign/view.php?id=366662

 

Share