¿Qué vedo?…¿fiasco y usura?

Boca besada no pierde fortuna, es más, renueva como la luna.

Decamerón, Giovanni Boccacio

REEDITADO 13.04.

Erótico y trágico 
es el Decamerón,
cien cuentos alberga
en su interior;
habla de amores
y de enfermedad,
también habla,
con agudeza,
de la falsa moral.

Esta obra
de Giovanni Boccacio,
por lar circunstancias del momento,
merece el rato.

Esta novela
bien nos puede valer
para recordar "La Humana Comedia"
y su padecer.

Si menciona una peste
como la que vivimos ahora,
también envuelta nos trae
vileza y farfolla.

Que la farfolla
es aquello
que pretende abultar,
lo que en realidad
bien carece
de esa verdad.

Iba yo camino
a mi terraza
cuando, de repente,
recibí un whatsapp.

Era un video,
y no de propaganda,
hablaba una chica
en su desesperanza.

"¡Al banco no vayáis,
no vayáis por Dios!
¿Te suben bien el rédito?
Creedme, ¡no!

Lo que te suben es el tipo,
el que fija el ICO,
aunque, viene ahora lo peor:
te meten el pico...


Como anzuelo para que tragues:
un seguro de vida ingente,
más del cuarto de mis capitales.

He pedido cinco mil euros
y me hacen pagar
doscientos cuarenta al año
en seguro pa'ná.

En cinco años,
de mi capital, más del cuarto.
¡Fíjate, el Gobierno callado
y el Banco un lagarto!

Pues yo no me callo,
así es que difundo por whatsapp
lo que me ha servido el banco:
fiasco, engaño y patraña"
.

Entonces, enseguida
yo me puse a buscar
para redactar una noticia
muy bien elaborá.

Primero busqué,
en lo que tengo conocimiento,
que ni es deber, ni ha de exigirse,
seguro de vida en el documento.

Que, ni el préstamo, ni la hipoteca
son merecedoras
de imponerles seguro de vida,
bien navegan solas.

A continuación yo me puse
también a buscar,
¿cuál es el interés del ICO?,
¿..uno y medio será?

Que, de los primeros deberes que hice,
saber de los créditos y ver sus directrices.
Con lo barato del tipo, ya se llevan cuenta,
dinero emitido en cero o en menos cero cincuenta.

¡Anda!, ¡pero si a la chica ya la han crujido!
¡Le han subido bien el interés!,
¡ya le han clavado el pico
y no para su buenhacer!

Encima clavan otro pico
con un seguro de vida
que ni hace falta,
ni antes existió,
que no está por la garantía,
porque la chica probó
que ya pagaba uno
por seis veces
ese montón.

¡Menudo el fiasco
que la pobre se ha llevado!
¡Otro me llevo yo !
¡Qué lagarto el banco!

¿Pero qué me dices del Gobierno?,
¿qué me dices?, ¡madre mía!
Dice que vigila de cerca
los avales y las garantías.

¿Cómo siendo ésta
su mayor ocupación
deja al banco clavar
el puñal a traición?

¿Es el Gobierno de España
verdadero benefactor?
Perdonen que me cuestione,
a mi me parece que no.

Que la noticia de los avales
y hablar de sus cantidades
es noticia constante;
escurrir, en casualidades,
el bulto de esta farfolla,...
¿va más allá del cinismo
o soy malafollá toda?

Porque, una es de la tierra
de la unión de la Graná,
¿será por eso que os hablo
con esta malafollá?

¿O escribo porque en mi tierra
no nos gusta que, con la tontería,
nos claven el puñal doblado
con tanta avaricia y porquería?

Parece mentira que se promueva
un Plan Marshall en "uve",
que empiece desde cero
y, expandiéndose, llegue a la nube.

Dudo que con este proceder
se consiga mucho avance,
usura en la Banca Comercial
y un Gobierno indignante.

Que, tranparencia, no la hayo,
en ninguna de sus "aclaraciones",
con todo, sigamos con ICO
y todas sus intenciones.

También, para documentarme,
yo me puse a buscar,
¿cuál es el tejido de España?
¿su tejido empresarial?

Y me sorprendió, en gran medida,
lo que me encontré al buscar,
cada una de las cifras...
me dejaron helá...

El archivo que encontré
fue de dos mil diecinueve,
revisé el anterior,
y la tendencia lo puede.

En España, para ese año, son tres millones
trescientos sesenta y tres mil
ciento y noventa y siete anotados.
Anotados como empresas,
ahora viene el buen trago:
el ochenta y dos por ciento
tienen dos, uno o ningún empleado.

El cuatro con siete por ciento
es pequeña y mediana empresa,
con veinte empleados o más;
éste, el tamaño que pesa.

La verdad, poco será el bulto
que transciende a la pyme,
solo el uno con seis por ciento,
en el tejido, no es simple.

Que simple es,
para la tela de España,
el 98,4%,
figúrate, ¡na de nada!

Si cae el pequeño empresario,
tu casa y la del vecino,
también quien vive a tu lado,
¡figúrate el sacrificio!

Sacrificio que hunde a España
en la tristeza y miseria,
la que nos trae este hecatombe:
¿muerte es y más pobreza?

¿Cómo es posible que se abra
el primer tramo del ICO,
con veinte mil millones iniciales
en la inyección, el pico,
cediendo para el tejido simple,
- el 98, 4% digo yo,
si no, el 82,9% con dos, uno o no -
..se abra inyectando,
y con mucho fiasco y patraña,
solo la mitad de la inyección?
¿cómo se organiza esta castaña?

Porque, irrisorio es poner a casi todos,
tan solo, del todo, la mitad;
la otra mitad, que ya ha sido abierta,
¿cómo se organiza, para quién va?

Porque, entretanto ese dinero
es para los ciudadanos,
y de nosotros proviene
el poder soberano;
queremos todos los españoles,
europeos ciudadanos,
saber cómo se reparte la tarta,
cómo es el trozo y para qué mano.

Para hacerse noticia,
bastantes días han pasao,
¡qué no se suba el tipo
al repartir el bacalao!
¡qué no se añada seguro,
que ya lo ha calao...
la gente que al banco a ido
a por su miga de troceao!

Aquí abajo dejo,
a mis intenciones,
pantallazo.
Fue el dos de abril
lo que dejé preparao.

Que, si quiero bibi,
pues...ya sabré yo...
donde buscar mi leche;
mala no la quiero, no.

Hoy me ha traido aquí
La Humana Comedia,
la de Bocaccio, del siglo catorce,
toda una leyenda.

Otro día, me pregunto,
¿me traerá la de Dante?
La Divina, digo,
¿habrá más tunante?

La Humana habla de erotismo
y también de tragedia;
te sirvo vino de tu fiasco,
y me guardo las tetas.

Verónica García-Melero

Un beso

Link al archivo del Directorio Central de Empresas (DIRCE): tejido empresarial español a 1 de enero de 2019.

Curiosidad:

El fiasco es una botella de cristal, redondeada, cubierta por una canasta. Era habitual su consumo entre terratenientes (campesinos con tierras) y Papas. Su vino, de excelente calidad, se preservaba en esta cualidad asegurándose el cierre con un sellado.

No obstante, el gusto por la botella y su vino, hizo proliferar el comercio de la misma, aunque no sellada, ya que no contaba con el beneplácito de tal calidad: era un fraude, un fiasco.

Este es el origen del «desengaño» semántico de esta palabra: fiasco.

Actualmente, el Chianti es uno de los más codiciados en el comercio. Con todo, si eres español, es muy probable que lo asocies a botellas de vino dulce o vino Málaga. Al menos, así es como las recordamos, no solo en la mente, si no en la estantería también de mi casa; fruto de una tradición familiar hostelera que comenzó por los años sesenta.