Loto V. El loto de Sam «la tarotista»: el Perfeccionamiento.

El pueblo utiliza los ojos y las orejas para ver y escuchar al sabio y éste lo trata como un niño.

Fragmento del Epigrama XLIX, Libro II, El Te, del Tao te King, Lao-Tsé

Sam:

Ahora que nos ponemos,
otra vez, a reflexionar
sobre los simbolos que vemos
en la Papisa Real,
hay una cosa que he visto
y no la quisiera pasar;
es sobre geometria sagrada
que encierra el Daat.

Si en Daat es que colocan
a la Sacerdotisa del tarot,
vemos que, como número,
lleva consigo el dos;
también hemos pesado
cómo el uno la hace:
uno y uno que hacen dos,
uno y dos, a sus pies yace.

Mas, también es un cinco,
es su tiara papal,
al sacerdote, al papa,
su opuesto será.

No solo es que sea su opuesto,
implica sus dimensiones:
conocer de los secretos,
del mando, poder y direcciones.

Comprende, así, la conjunción
de lo dual y lo ternario,
vacuidad que el dos vemos
en el tres logra tal grado.

Mas, muchas mas cosas son
las que veo en el arcano,
que cinco elementos son
lo que es Torá a sus manos,
ascender por la escalera arriba
es cuidar el templo anciano.


Maestra Sheng:

Mucho se podría decir
si solo números cogemos,
el trece se ha visto aquí:
el cambio y el amor, veo.

Sería una transformación
la que contempla esta carta,
cuidarte en tu vida lleva
construir el templo que guarda.


Juan:
Pues ahora que esto apreciáis,
también yo podría ver,
que ahora vendría el veintiuno,
¿qué, ésto, podría ser?
¿No es la transformación completa
la que se espera del ser?
Saca, Sam, por favor la carta,
que la vea por encima, ¿a ver?

Así es que, este arcano
viene con una corona,
no se de que hierba será,
pero de laurel pude ser toda.

Sería como el logro completo,
así es que viene en un aro,
o corona para transcender
por la puerta y su arco.

Total, que sería un circulo
y comprende lo completo,
la desnudez lleva en su interior
lleva deshacerte del cuento.

Sería la culminación,
la realización personal,
haber alcanzado la meta,
sentir la felicidad.

Sin embargo, si me cuestiono
por la serie de Fibonacci,
hemos visto el uno y el dos,
el tres, el cinco y ¿qué mas hay?
El trece del amor y cambio,
el veintiuno que lo transciende,
entonces me falta uno,
el que nos suma el trece.



Maestra Sheng:

Aquí si que me sorprende
el conocimiento que aplica el sistema,
no es de extrañar que religión
y palabra en el tarot se lean.

No me parece apropiado
decir que, Cábala, es ésto,
que lo sumen al Árbol de la Vida,
el arcano no es tan viejo.

Pero, a lo que íbamos,
a hilar lo que vemos,
si el ocho es que falta,
a las columnas miremos.

Si éstas son trazadas
a lado y lado, que son dos;
una que queda a la derecha,
la misericordia, Jaquín, Yod.
A la zquierda queda la segunda
que no es otra sino Boaz,
comprende la letra Bet,
y a la justicia representará.

Mas, aquello que la une
a nuestra matemática sagrada
lo encontramos leyendo todos
la palabra sagrada.

En primero de Reyes se lee
lo que es la construcción del templo,
la descripción que se hace de todo,
Hiram Ariff estuvo en ello.
Mas, antes de Hiran Ariff,
vayamos a lo que vamos,
el trazado de cada una
es dieciocho codos de alto.

No es de extrañar aquí
que a los pies tenga una Luna,
si para el arcano, en números,
esa es su fortuna.

Mas, lo importante de la medida
en metros se puede ver,
cada uno de estas columnas,
8,10 en metros es.

No es que solo el ocho veamos,
¿qué hacemos con el 10?,
La justicia es el ocho,
y Yod, ¿no es diez?
Desde luego que todo lo tejen
cuando han dibujado estar cartas,
mas que usarlas en adivinación
cuenta, la Torá, la baraja.

Secretos que encierra la palabra
y la Cábala revela,
mas, prohibido y bien está,
hacer adivinación con ella.

Con todo, sigamos ahora
con la descripción de la palabra,
en Primera de Reyes, siete,
la descripción, así, se haya.
Nos dice que en la decoración
trazaron dos cadenas,
de doscientos metros de largo
y atadas a cada una de ellas.
Las decoran con granadas,
como las que aquí vemos;
importante es la granada
para el Judaísmo, creo.

Pues, la granada contempla,
como símbolo, mucho,
613 granos tiene
de promedio este fruto.
¿Cuántas son las leyes
en el judaismo, si sumo?
613 granos que son,
a la Halajá, todo el zumo.

Por igual, es la granada
de los siete frutos elegidos
que Dios consagra para todos
y cada uno de sus hijos.
Importante es también
considerar en la granada
que es el fruto de la unión
para hermanos y hermanas.



Sam:
¡Qué fascinante es ésto!,
ver en el tarot,
conocimiento sagrado y mucho
para hacer su creación.
Estoy intrigada todavia
por aquello de las cadenas,
dices que doscientos metros
tienen cada una de ellas.

¿Qué crees que representa
éste número concreto?
¿Qué es Jaquín y Boaz,
ahora, a todo esto?



Maestra Sheng:

Diferentes son los métodos
de medir en la Cábala,
uno simple y sencillo
es pesar la palabra.
El hebreo es especial,
no contiene vocales,
mas, cada letra es que pesa
en números y vorticiales.
Comprende las matemáticas
cuantitativas y cualitativas;
Rodín avanzó en ésto,
ahora es una movida.

De representar en números,
cada uno de los doscientos,
la letra hebrea que lo pesa
es la letra Resh, cielo.
En su representar ascentral,
aquel que viene de antaño,
el doscientos, que es Resh,
es cabeza al cuerpo humano.
Así, por cabeza, al contar,
cuando contamos cabezas,
¿qué es lo que contamos, entonces?
Personas, con cada una de ellas.

De esta manera se disponen,
cada una de las cadenas,
hacía adentro del centro,
hacía dentro es que cercan.
Sentido tiene ahora
ver que ésta es su disposición,
como así leemos todos
en 1Reyes 7: 15 -22.

El templo es la casa,
y en esta misma representación
es que simboliza la letra que vemos,
en la Sacerdotisa, su dos.
La letra Bet contempla
el mirar hacia adentro,
no es que se haye fuera ella,
te recuerda tu propio cuerpo.
Así, el templó está
en cada una de las personas,
rodear con cadenas será
transformar tu persona.

Así, una está por otra,
¿qué podría, ésto, ser?
Yod, Jaquín, la misericordia:
el Él establecerá en el ser:
Bet, Boaz, la justicia,
la fortaleza que está en Él.
Este Él del que hablamos
no es otro sino Dios,
pero a lo igual es cultivarlo
con mimo y cariño en el interior.

Éste sería el templo,
cuidar y mimar tu cuerpo,
mas, no solo es carne, entonces,
todo lo que con Resh vemos.
Es cuidar la persona,
y también su mente,
es cuidar el espíritu;
así, todo ésto tiene.

En edificar tu templo,
en tu cuidado está,
entrar por la puerta
del adentro mirar.
Comprende las dos cosas
que lo edifican, Sam y Juan:
ser justos y misericordiosos,
ser fieles a Dios,
así es que alcanzamos
a ser como nos creó.


Sam:

Aún me faltan los nombres,
¿por qué están bautizadas
las columnas que aquí vemos
a cada lado de la entrada?


Maestra Sheng:

De seguir con la Cábala y
con el sentido de su método,
mucho hay en la confrontación
de las columnas que vemos.

Si bien es que esto son,
lo que justo ahora hemos dicho,
son la dualidad de las cosas,
así es que todo vivimos.

Necesitamos de conocer ambas
para poder progresar
el sentido de la justicia,
y desarrollar nuestra bondad.

Más avanzas, más es que creces,
así, al sentido figurado,
doblegarlas es que puedes,
¿cuál será el grado?

Si giramos hacia dentro,
una de las Resh,
la que ha de cesar por otra
para crear el juicio de Él,
siempre encontramos una cosa
¿doscientos y doscientos, qué es?
Si es que suman cuatrocientos
en el inclinarte se ve,
tu avance y tu progreso,
en tu verdad se lee.

Así, dibujan otra letra,
trazado de Tav es,
sería, al griego, la omega;
el aprendizaje en sí es.


Juan:

También es que representa,
si consideramos lo ya dicho,
que el conocimiento lleva con ella,
lleva el pacto divino.

Así, lleva en el centro,
la señal, el pacto,
lleva la verdad con ella
y en su cruz, lo cifrado.

Ésto da para hablar
mucho de Jesucristo,
la cruz simboliza mucho,
de la casa de David vino.
Incluso podemos hablar de patriarcas,
de lo que heredadorn en sus dichos,
aquello que testamentaron
y en apócrifo quedó el dicho.



Sam:

Ahora que lo mencionas,
también sucede con Jesucristo,
Él nos habló de nuestro templo,
en el interior, el Reino vivo.
Lo habló con parábolas,
con su saber judío;
¿Cómo es que es apócrifo
lo que con Tomás nos vino?



Maestra Sheng:

Por igual diríamos de Enoc,
con el nos viene un nuevo Libro,
el Libro de la Vida hereda,
¿quién irá al paraíso?

Es extraño que en el mundo
religiones se edifiquen en otras,
quiten, pongan o renieguen
lo que las palabras forman.

Total, como siempre digo,
se puede hacer el camino,
con el vivir oriental que hacemos,
haciendo nuestro Tao, amigos.
Ni es doctrina, ni religión,
y mucho menos, un dogma,
es conocimiento para la reflexión
y en tu vivir, lo domas.
Mucho hay de Jesucristo
en este mismo camino;
así es que, vino Él
a traer algo distinto.

Por el momento creo que es suficiente
apreciar como el tarot,
compila símbolos y conocimeinto
pero no es para la superación.
Que es un método vetusto,
pero no es tan arcano,
que utilizan para códigos,
y encriptar lo charlado.

Para nada es que sirve
como método espiritual,
si bien nos advierte Dios
de alejarnos del adivinar.

Así, ¿qué hemos hecho?
Hemos aplicado, entre otras cosas,
el sentido común a lo que vemos,
y el símbolo de las cosas.

Mas, siendo su vínculo judío,
la palabra aquí es que vemos,
que veamos la palabra, hijos,
no es significado de credo.

Justo ha llegado la hora,
de alcanzar el almuerzo;
Jaquín y Boaz son dos nombres
que profetizan con su credo;
hablemos de la Pesaj ahora,
y por qué esos nombres del Cielo.
Hablemos de la casa de David,
y del Mesias y de la Verdad, quiero. 344 (7752)


Verónica García-Melero
Loto V. El loto de Sam «la tarotista»: el Perfeccionamiento.