Estereotipos (II): heurística como atajo mental desde la perspectiva psicológica.

English Version: Stereoptypes (II): Heuristics as a shortcout from the psychological perspective.

– Creíamos que había tocino y no había ni bolsas dónde colgarlo. ¿Qué es lo que te estoy diciendo?

Mi abuela María Teresa y sus «koen».

La intención de esta entrada no es sino la de acercar la perspectiva psicológica del «Estereotipo». Si bien en el artículo en el que consideramos la recomendación del libro: «Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas«, nos enfocamos en aquellas explicaciones que neurociencia, biología, psicología, entre otras, nos ofrecen al respecto de «curiosidades» que atienden a esta naturaleza estereotipada; bien se aprecia que el conocimiento al respecto de qué es concretamente un estereotipo nos puede resultar muy interesante.

Atender a la perspectiva psicológica no es sino apreciar porqué nos dejamos llevar por una idea preconcebida. En este sentido, un estereotipo es un atajo mental a los procesos mentales activos; de manera tal que recurre al ahorro de pensamiento, es por eso que «nos dejamos llevar».

Este atajo mental no es sino una heurística como es concebido dicho término en psicología. Con todo, siguiendo esta valoración, se hace preciso detenernos en definir de manera generalizada el concepto de «Heurística» para alcanzar una mejor comprensión de la perspectiva pesicológica al respecto. En concreto, su definición atiende a los términos «hallar» y «descubrir». No obstante, podemos apreciar dos significados asimilados, aunque diferentes, considerando sus acepciones: un sustantivo o un adjetivo.

De esta manera, heurística como sustantivo se refiere a aquellas ciencias, artes o disciplinas del descubrimiento; encaminadas, por consiguiente, en la aplicación de un método científico.

Abstraida la intención del sustantivo para el término heurística, nos permite a continuación diferenciar su concepto del que nos posibilita su acepción como adjetivo. En este sentido por «heurística» se entiende aquellos procedimientos, estrategias, esquematizaciones, silogismos, leyes o conclusiones sobre el conocimiento que se pretende hallar o descubrir de cualquier cosa.

Alcanzado el conocimiento de lo que la «heurística» es, procedamos a delimitarlo en el campo de la psicología. Así, la heurística en psicología se relaciona con la creatividad, en concreto se ha postulado considerarla como «aquella regla sencilla y eficiente para orientar la toma de decisiones y para explicar en un plano práctico cómo las personas llegan a un juicio o solucionan un problema».

¿Por qué considerar una heurística como un atajo mental? Una conducta usual humana es la de ahorrar o reservar recursos mentales cuando se nos presenta un problema complejo o asimilamos eslabones de información perdida, apreciamos una información incompleta. Así es que una heurística puede considerarse como un atajo a los procesos mentales activos.

Con frecuencia, una heurística procede de un razonamiento por analogía, en sí implica que el aprendizaje que lleva aparejado y que se contrapone dentro de un contexto asimilado ha sido significativo, ya que posibilita integrarlo dentro de contextualizaciones afines, aunque diferentes.

Descansa, no obstante, sobre una representación esquemática mental con claridad. Procurar representar tal esquematización a través de mapas y/o esquematizaciones nos posibilita subrayar como significativo al conocimiento que, de algo, se tiene. Este viene a ser el postulado de Gowin, quien ha venido a desarrollar técnicas heurísticas para razonamientos, como el de «V», así como ha promovido la utilización de mapas mentales.

Sin embargo, recurrir a razonamientos por analogía nos puede conducir a errores sistemáticos en la toma de decisiones o el desarrollo de juicios, ¿por qué? Porque ese aprendizaje anclado que sobre algo tenemos y al que recurrimos para establecer analogías o juicios es erróneo. Luego, lo repetiremos sempiternamente en tanto no se corrija.

Con todo, esta observación se presenta un tanto controvertida para el hallazgo por descubrimiento de las cosas que pretenden muy diversas disciplinas, especialmente en un contexto educativo. No hay que olvidar que cada conocimiento nuevo que se transmite se enfoca en la intención de procurar aprendizajes significativos y, precisamente, el uso de heurísticas (estrategias, esquematizaciones, leyes, razonamientos, procesos) es el que posibilita el desarrollo del pensamiento lateral, amén de potenciar el desarrollo de competencias linguísticas y el razonamiento matemático. Esto es, aflora nuestra creatividad, nuestro pensamiento abstracto, nos ayuda a establecer analogías y a ser capaces de reconstruir el aprendizaje de manera esquematizada y para con diferentes contextos; lo que estriba en un aprendizaje significativo.

De hecho, de acuerdo a los currículos nacional y autómicos de ESO y Bachillerato en España, el uso de heurísticas es un «obligación» como así nos acerca su literatura.

Ahora, abstraido el conocimiento que al respecto de heurística nos proporciona la psicología, lo vamos a contemplar desde el rasero del estereotipo que ésta misma nos acerca.

En este sentido, cuando juzgamos a un individuo basándonos en una descripción estereotípica de un grupo al cual pertenece atendemos a un juicio preestablecido. Sucede que el uso del estereotipo puede resultar en un error ya que el individuo puede ser poco representativo del estereotipo.

¿Qué podríamos decir? De disponer de estadísticas al respecto de estereotipos, dichos estereotipos puede gozar de validez y ser correctos, lo que no quita que la heurística sea imperfecta. Desafortunadamente, a penas contamos con estadísticas al respecto de estereotipos; con todo, el libro que nos acercan Allan y Barbara Pease consigue esclarecer, desde el método «heurístico», realidades estadísticas que nos arrojan diversas áreas de conocimiento al respecto de muy diversos estereotipos. Otra razón por la que se considera muy interesante su lectura.

No obstante, y volviendo al estereotipo y su estadística validada de manera natural y social, consideramos el error. Es muy probable que al generar estereotipos, desde la aprecicación de un fenómeno concreto, contemos con posibles errores puntuales. Lo importante, en este sentido, es que hemos alcanzado a categorizar como estereotipo un fenómeno concreto en tanto quedan sobradamente compensados los errores en su observación por la frecuencia del acierto, presentándose considerablemente mayor ésta última.

Por igual, muchos estereotipos son obtenidos desde el ahorro de recursos mentales en pro de acelerar la toma de decisiones; no basándose, por consiguiente, en razonamientos o conocimientos sólidos. ¿Cuál es el problema que presentan? Especialmente es de carácter ético y moral, resulta crítico obedecer a estereotipos cuando éstos pueden poner en peligro la integridad física, mental o económica del individuo que está en juego. ¿Se ha dado cuenta de lo enfermizo que puede llegar a ser estereotipar a alquien o algo sin conocimiento y sólo por que sí, porque en el fondo le molesta esa «superioridad» o «ventaja» que aprecia en otra persona, física o jurídica, y que no solastra? Porque no nos olvidemos, a las empresas (personalidad jurídica) también las esterotipan. Y a las cosas también.

Ahora mismo me estoy acordando de Bogas Shop, una tienda multiservicio y bazar de la Avenida del Paseo Marítimo en Adra, ciudad donde vivo. Es una tienda espectacular, preciosa, de las pocas bien decoradas y organizadas con las que cuenta el municipio. Además, es enorme, como la Pampa. Es fácil apreciar ese toque «pijillo» en las cosas que a todos nos gusta, simplemente porque se asimila a la perfección: «Los sentidos se deleitan en aquellas cosas que presentan las proporciones perfectas» (Santo Tomás de Aquino).

Con todo, se me ha venido a la cabeza la última vez que fui a por tabaco, estaban agotando existencias. ¿Es posible que alguna persona con malicia haya hecho un esfuerzo por ralentizar o denegar la habilitación para la venta de tabaco en este local porque «como es tan pijo y tan grande no lo va a necesitar»?, ¿o ha sido simplemente fruto del azar que, de repente, tras años dispensando tabaco ahora se haya considerado su..inhabilitación para tal fin? La verdad es que lo desconozco, el gerente tampoco conocía con certeza cual era la causa de este nuevo problema, pero debía afrontarlo. Y eso hacía, agotar sus existencias.

A tobacco stop.

En especial, es una tienda que, gracias a la venta de tabaco que hace desde sus inicios, por ejemplo, puede valerse de vender alguna otra cosa más que hace falta. Posiblemente hablemos de productos impulso, pero ¿quién no gusta de tomarse una cervecita fresquita y unas patatas fritas, o unas gominolas, cuando viene cansado de la faena y ha ido, en un principio, a por cigarrillos? Esta tierra es muy de «campo» y, también, de «la mar», que ese impulso bien conocido es entre todos nosotros. O, al menos, como hija y nieta de hosteleros es algo que puedo asegurar desde mi conocimiento. Claro que en este caso hostelero es inverso, de venir por el impulso a por la cervecita, también se apetece el cigarrito para acompañar. Así, este estereotipo último, el de hacer ver a la tienda de «tan pija que no necesita vender», de presentarse como detonante (hablamos desde la hipótesis)…¿no le parece a usted que está poniendo en juego la capacidad económica de la tienda y de sus trabajadores? Pregúntese: ¿hay alguna tienda que se monte para no vender?, ¿usted planta sus semillas para que no crezcan?, ¿hace de comer para después tirarlo todo a la basura?

Personalmente, espero que el Ayuntamiento de Adra revise esta situación con esta tienda o le eche una mano y le ayude, si está en su capacidad y poder; que son muchas las personas a las que le viene divinamente que Bogas Shop también dispense tabaco, entre otras cosas.

En mi caso concreto, la conocí valiéndome de su servicio para recoger paquetes de mensajería en nombre de terceros. Un servicio que muchos desconocen y puede ser de gran utilidad, especialmente si le inquieta el no poder salir de casa si espera una entrega o, simplemente, está trabajando. No obstante, yendo a por tabaco es como me he enterado de este actual problema. Espero que todo le vaya bien a estos vecinos y que haya desaparecido este contratiempo que tanto les preocupa.

Hablando de estereotipos, España ha sido categorizada como «el país de la envidia». Figúrese usted que en nuestro país, cuando algo es buenísimo, excelente, extraordinario..es «envidiable». ¿Es Bogas Shop envidiable? Según este estereotipo, ¡SÍ! Es una tienda que, para toda aquella persona ajena a Adra, cualquier no residente, puede dejar en su mente la estela de desarollo, tecnología, modernización, actualidad y organización. Todo un ejemplo. Claro que los ejemplos como éste también valen su dinero. Es probable que cuente con una mayor inversión e, igualmente, endeudamiento. ¿Se han parado a pensar lo que le puede costar a Bogas Shop abrir las puertas?

Soy una aférrima defensora de lo español y del lugar dónde me halle. He vivido por muy diversos lugares de nuestra geografía y en el extranjero también, y percibo en mí ese sentimiento de unión y cooperación con las gentes de sus lugares. Algo que me parece deplorable es que los lugareños de muchas zonas geográficas del planeta, en lugar de apoyarse los unos a los otros; hagan lo indecible para menoscabar al vecino emprendedor: malhablar, difamar, opacar, inventar y, por supuesto, no consumir o comprar. ¿Cree qué así puede impulsarse el comercio de cualquier municipio?, ¿no cree que todos podemos vivir ayudándonos mutuamente?

Simplemente, busquen precios competitivos ustedes los comerciantes, lo demás debería ser el apoyo social del lugar. Es fácil. Pero también es fácil ver caer pequeños negocios porque no reciben el apoyo de su vecindad. Es más, si echan de menos algunos artículos en su municipio, bien podría el ayuntamiento promover tormentas de ideas para gozar con el conocimiento de lo que gusta a sus gentes y extrapolarlo a sus empresarios y emprendedores. Procuren, también, ser competitivos en sus negocios, no se quieran quedar con el Santo y con la limosna -el estereotipo de las tiendas de pequeños municipios-. Ustedes, los comerciantes, los mercantiles, posiciónense en querer vender a precios justos y todo, si camina de una manera «bondadosa y bella», es muy probable que llegue a buen puerto.

No hay riqueza más grande para un lugar que el que cuente con la cooperación de su población. Ésto crea un efecto expansivo social y económico sin precedentes. Hace crecer las ciudades, no sólo en número, sino en diversidad cultural y social. Llenándose de riqueza que se refleja en sus comercios, servicios y viviendas. Y en el buen gusto. Llenándose de abundancia, llenándose de bienestar. Porque, recuerde, a todos nos gusta «tirar pa’lante«. Pero más nos fascina hacerlo holgadamente y con la sonrisa en la cara. Sonría a su vecinx, es gratis y una bendición para el alma. Si es comerciante, también recuerde esta sabiduría oriental: «Quien no sabe sonreir, no debe abrir tienda». Por todo esto, siempre sonría, ésto lo predispone a una actitud positiva.

¡Un fuerte abrazo a todxs mis lectorxs y seguidorxs!

Atentamente,

Verónica García-Melero

Bibliografía

Beuchot, Mauricio (1999). Heurística y hermenéutica. Ciudad de México: UNAM.

Moustakas, Clark (1990). Heuristic Research: Design, Methodology and Applications. Sage Publications.

McLeod, S. (2015). Stereotypes. Simply Psychology. Recuperado de: https://www.simplypsychology.org/katz-braly.html

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «heurística». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa.