Categoría: Psicología

La Reflexión de la Luz: hoc lumen est.

«La Virtud elevada lo es sin parecerlo, por ello tiene Virtud. La Virtud baja se aferra a la apariencia, por lo que no tiene Virtud»

Epigrama XXXVIII, Tao Te King, Lao-Tsé

REVISADO

¿Podría abstraer el conocimiento de que como polvo de estrellas que soy, provengo de la luz, soy luz y hacia la luz es donde voy? o, ¿podría aventurarme a ir más allá y afirmar que soy luz, biológicamente, y, atendiendo al carácter intrínseco de esta naturaleza inherente que le es propia, necesito de luz del Sol para procesarla en mi interior y crecer, como lo hace una planta?, ¿podría aventurarme a decir que soy «fotosintética» y no haberme excedido en ello? Si no, si concibiera esta luz como aquella que manifiesta mi conciencia, mi «luz existencial», ¿podría decir que biológicamente soy luz y es la luz de mi conciencia la que condiciona el bienestar de mi desarrollo?, ¿está la luz relacionada con mi esencia, con la esencia de mi ser?

En este sentido, ¿soy luz?, ¿necesito de la luz solar para ayudar a crecer a la luz de mi conciencia?, ¿necesito de la luz solar para crecer, como la hace mi bambú?, ¿hacia arriba, ahondando sus raíces, siempre buscando el Sol? Es más, antes de seguir por este derrotero de cuestionamientos reiterados, ¿no debería reiterarme a cuestiones en otra dirección?, ¿se habrán cuestionado nuestros ancestros, desde su remota existencia, la importancia y aquello que nos une al Sol?, ¿por qué ha sido el Sol venerado, como un dios?, ¿por qué el Sol se presenta como un símbolo sobre el que edificar un sincretismo que auna las creencias de muy divesas civilizaciones?

Y si decidiera seguir otro derrotero, ¿por qué es tan importante el Sol?, ¿por qué es tan importante su luz para los procesos químicos y hormonales de nuestro organismo?, ¿por qué la luz del Sol condiciona nuestro estado mental y físico?, ¿por qué es posible que en períodos de mayor luz, como la primavera y el verano, estemos más enérgicos y vivos?, ¿más alegres?, ¿con más ganas de socializar, reunirnos, salir, bajar a la playa, tomar el sol, organizar barbacoas, moragas, comidas ocasionales fuera, pasear…?, ¿se debe a que hace mejor tiempo, hace más calor, hay una mayor radiación por nuestra proximidad a él que termina elevando la temperatura y es esto lo que nos condiciona a alterar nuestros hábitos: que hace más sol?

ascensionY si considero que es más sabio considerar el Sol desde la dimensión física, entonces ¿sería importante alcanzar el conocimiento de la física de la luz? En este sentido, ya que por física atiendo al conocimiento de la física natural, la observada como causa-efecto en la naturaleza, ¿tendría sentido retrotaerme al conocimiento epistemológico del concepto de la luz, diferenciar qué es luz de lo que no lo es?, ¿se presenta la luz como algo dual?, ¿atiende la luz a una dimensión polar que la define, esto es, ésta existe de haber tinieblas, de haber un concepto totalmente opuesto:la oscuridad? Es más, ¿el conocimiento que, sobre su polaridad, se tiene, ha sido reflexionado primero desde un alcance metafísico?, ¿habrá sido la metafísica de la luz y la conciencia la que nos ha permito dar a luz el entendimiento de lo que la física de la luz es?

¿Y si existe alguna relación entre nuestro crecimiento biológico, físico y mental, condicionado por el Sol?, ¿se debería en parte a lo que ingerimos?, ¿mayor es la relación directa de biomoléculas fotovoltáicas en el alimento, mayor es la luz que ingerimos?, ¿mayor es la luz que ingerimos, mayor es nuestro bienestar físico?, ¿mayor es nuestro bienestar físico, mayor es nuestra predisposición a una actitud positiva?, ¿una actitud positiva nos condiciona en una conducta constructiva, en un pensamiento positivo, empoderador?, o, ¿será que meditar sobre la luz, la luz de nuestra conciencia, nos conduce a una actitud positiva?, ¿es así que podemos entonces edificar valores positivos y sabios sobre los que construir nuestra personalidad?, ¿o será que la luz la encontramos en todo, y es desde ese todo desde el que podemos evolucionar en bienestar? De esta manera, somos luz y necesitamos de la luz para iluminar nuestro organismo y nuestra conciencia.

Si hasta el momento, toda esta dialéctica de cuestiones se presenta ramificada, antes de irnos por las ramas e instalarnos en la copa, procuremos caminar cada una de ellas en dirección hacia la raíz que las ha traido a su existencia. Descendamos por el tronco, no obstante, y alcancemos un conocimiento al respecto de la luz, desde diversas perspectivas, al menos, aquellas que nos cuestionamos. Posiblemente, desde el conocimiento que al respecto refuta a día de hoy la ciencia, podamos firmemente subrayar aquellas palabras de Jesús el Cristo: «sois la luz del mundo». ¿Será esto cierto?

Bien, con esta reflexión se considera haber hecho alguna que otra apreciación no observada hasta el momento. Seguro que alguno de los profesionales que siguen el blog logra dilucidarla o le sirve de nueva perspectiva. Como suele decirse, a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Por igual, con esta reflexión, redactada y guardada como borrador en verano de este año, se considera dejar en stand-by las aportaciones que se han ido haciendo para con diferentes áreas de conocimiento y contextos. La verdad es que como cualquier persona, gusta del reconocimiento abierto y sincero, por los demás, de las contribuciones que se hacen. Esto sería la «Otredad». Es fácil apreciar que, en lo que a mi respecta, cada aportación que se ha hecho, desde la investigación, comprende la citación de referencias cuando en las mismas se apoyan , para no ir más lejos.

Este blog personal permanecerá en stand-by para con respecto a nuevas investigaciones que se hagan. No obstante, se publicarán próximamente diversos trabajos ya realizados en el campo de la psicología cognoscitiva y evolutiva, filosofía, ciencia de empresa, pedagogía y didáctica, entre otras.

Con respecto a aquellas personas que me siguen con cariño, considero importante decirles que iré poquito a poco publicando el libro de Sheng Laoshi y, por igual, los t-veos del Café Alquimia. Éstos vienen a ser la quintaesencia de este blog.

Muchas gracias por vuestra atención, cariño y respeto.

Y, como cualquier blogger o youtuber, siempre se cuenta con haters, es síntoma de que algo está «MUY BIEN» 😉

Después de todo, son personas que les encanta lo que para sí desprecian. En realidad no es sino una disonancia cognitiva: «me encanta, no lo puedo soportar…y me lo invento». Porque si no es así, ¿qué haces entrando al blog?

Con todo, invito a todos aquellos youtubers, bloggers, investigadores, media managers..etc., que se abren paso en internet, que recuerden -igual que una misma- la máxima del marketing y NOS EMPODEREMOS:

¡QUÉ HABLEN, BIEN O MAL, PERO QUE HABLEN!

Un abrazo a todas aquellas personas que se unen a la experiencia  negocioonline.net.

¡UBUNTU, UBUNTU!

Verónica García-Melero

Bibliografía

Existen numerosas aportaciones hoy día al respecto de todas las preguntas que se han planteado en esta reflexión. Con respecto a la medicina dejo unas pocas para que ustedes hagan sus averiguaciones si les resulta de interés:

https://books.google.es/books?id=StitDwAAQBAJ&pg=PT236&lpg=PT236&dq=somos+luz+medicina&source=bl&ots=K2i0xzUT-n&sig=ACfU3U20Rck0OSFgfTvpwt2hwVXVDhbv3w&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwjIurfz_bXmAhWS3eAKHVD2AzsQ6AEwBnoECAkQAQ#v=onepage&q=somos%20luz%20medicina&f=false

https://www.ciber-bbn.es/noticias/luz-aplicada-a-la-salud-y-la-medicina-en-la-ranm

https://www.facebook.com/ceciliagarcia.mujermedicina/posts/somos-luz/468867917029376/

También investiguen en Centros de Inteligencia, como el de la OCDE. Existe información muy valiosa al respecto.

Ubuntu y Otredad. Un recordatorio a su importancia.

«… al Rey, la hacienda y la vida se ha de dar, pero el Honor es patrimonio del Alma, y el Alma solo es de Dios».

Pedro Calderón de la Barca

Trata a los demás como te gustaría que te trataran a tí.

Regla de Oro de la Ética.

En mayo de este año, concretamente el 25, publiqué una entrada sobre Ubuntu y Otredad, la cual vuelvo a pegar a continuación de esta pequeña introducción.

Estos dos términos, de calado antropológico, social y psicológico fundamentalmente, gravitan en torno a la empatía. La misma que promueve la UNESCO como base para los cuatro pilares en los que ha de edificarse la Educación: saber hacer, saber ser, saber vivir con los demás y saber aprender a aprender. Por igual, esta empatía es en la que nos conduce hoy nuestra legislación y recomendaciones politicas nacionales e internacionales para con respecto a las intenciones económicas y sociales que propicien y favorezcan el desarrollo social y económico sostenible.

«Saber ponerse en los zapatos de los demás», reconocer a los demás, las diferencias, no son sino la esencia de la tolerancia. Siendo ésta la bandera del Informe Delors de la UNESCO para los propósitos educativos mundiales de nuestra población, los mismos que han de salpicar centros de trabajo, administraciones, organismos y un largo etcétera; aunque, fundamentalmente, nuestros hogares. ¿Podrá su hijo ser tolerante si usted no lo es?, ¿será su hijo empático si usted no lo es? Tomemos ahora un tono más riguroso: ¿si usted acosa, castiga o maltrata a cualquier persona que presente diferencias para con respecto a sus creencias, será su hijo como usted? La verdad es que esta es la esencia del bullying, del acoso físisco y psicológico que muchos niños propician a otros, desde esa figura de «torito». Como podemos ver, si usted hace bullying, es probable que su hijo también termine siguiendo su camino. Por igual sería extensible a la figura del profesor, si un profesor se posicionara en la figura del acoso, ¿terminaría educando al alumno en el mismo? Desde luego que son preguntas hipotéticas para reflexionar, ¡ni qué decir tiene!

Como podemos apreciar, estos propósitos mundiales sobre derechos humanos preservados desde el clima de la tolerancia son de alcance fundamental de acuerdo a derecho constitucional; esto es: son derechos de cualquier persona a ser un ciudadano libre; libre de que nadie venga a poner en entredicho su libertad de expresión, su conciencia, su personalidad, su intimidad, su integridad física y moral.

El acoso, escolar y no escolar, es una falta muy grave y contraviene demasiados derechos fundamentales de los que hemos de disfrutar todos. Desde luego que hay Cuerpos de Seguridad Ciudadana, como lo son la Guardia Civil y la Policia, a quienes se pueden acudir por auxilio. No obstante, se presenta complejo recibir instantáneamente ese auxilio de nuestros Guardias Civiles y Policias en cualquier momento que nos encontramos. Luego, ¿no está en nosotros preservar la seguridad ciudadana?, ¿no está en nosotros respetar a los demás?, ¿no está en nosotros la tolerancia? Jesús se sentó en la mesa con Judas, de él podemos aprender la tolerancia. Una apreciación muy habitual al hablar de tolerancia, por cierto.

«El honor es mi divisa» (Lema de la Guardia Civil, contenido en el artículo 1 de la «Cartilla del Guardia Civil», Duque de Ahumada, 1845)
Agentes de la Academia de la Guardia Civil de Baeza entregan al pontífice el sombrero símbolo del instituto armado español en la Plaza de España en Roma, día de la Inmaculada Concepción (La Razón (Ed.), 8 Diciembre, 2019).

Bien, hoy, para no ir más lejos, he dejado en mi nombre un link que nos lleva a un tema de Placebo, Pure Morning. Es interesante desde dos prismas, siendo uno de ellos la letra en sí. Ésta viene a simbolizar la importancia de estar rodeados de personas queridas, de amigos, de personas que nos aprecian. Son aquellos que evitan la verdadera caida. Una alegoría preciosa el milagro de caminar en la pared.

La otra enseñanza, por su parte, nos la transmite el propio cantante. Con un look afeminado, ya explotado por otros cantantes, como Prince, ¿quien no lo ha visto a Prince con mono ceñido y tacones de aguja? En fin, me parece muy simbólico para apreciar las diferencias. Porque, la verdad, ¿le importa a alguien lo que haga este cantante en otro contexto?, ¿es importante para cualquiera las preferencias que tenga? Es más, si no te gusta, pues no lo mires, no lo escuches.

No sé, sinceramente, no logro yo entender lo que me pueda a mi importar lo que hace o deja de hacer el vecino. Es más, es algo que jamás me he cuestionado, ni hago, ni me importa. Yo soy de esas personas que deja a las demás a su libre albedrío. Si algo no me interesa, sigo mi camino, sin más.

Claro que generalemente el maltrato y acoso gratuito a las personas viene de la mano de algo que seguramente no necesito decir qué es. Posiblemente si invito a todo el mundo que me lee a vivir su vida feliz y dejar de competir por lo que hace, tiene o deja de tener el otro, seguro disfruta su vida. ¿No es triste desperdiciar la vida preocupándonos de la de los demás? Jesucristo, en Mateo 7:2, por ejemplo, nos advierte de que no juzguemos, si no queremos ser juzgados. Y, que de acuerdo a la medida con que medimos, así seremos medidos. Es, como podrán apreciar, una enseñanza ancestral que por igual nos la trae el budismo en sus doce leyes del karma y, en esencia, nos viene a decir que recibimos lo que damos. Luego, no hemos de preocuparnos de lo que recibimos de los demás, sino de lo que nosotros damos. Por esto es que insite Jesús en que devolvamos la otra mejilla.

También es enseñanza filosófica de una esquina a la otra del planeta. En fin, si nos encontramos con nuestro karma, lo único que podemos es alegrarnos si somos honestos y honorables en la conducta. Sinceramente, si fuera instantáneo, lo agradecería; y de sentir alguien algún pavor, entonces que empezara por mí, si esto fuera posible.

A continuación dejo esta reflexión epistemológica sobre Ububtu y Otredad, así como su conexión con la Educación Inclusiva, aquella que ha de promocionarse en nuestra Educación y, por extensión, asimilarse a aquella impartida en nuestros hogares.

«El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen» — Rabindranath Tagore

El año pasado, estando formándome en un Máster Universitaro y en vísperas de mis exámenes, mi hijo, con solo 16 meses, me dijo: ¡Ubuntu!, ¡Ubuntu! Inmediatamente me pregunté, «¿esto es una palabra de verdad…que mi niño se lo inventa mucho?» La cuestión es que me dejo llevar por sus gestos, anécdotas y palabras espontáneas, son mi fuente de inspiración junto a los recuerdos de mi padre. En fin, que me resultó una palabra extraña, con lo que busqué en internet alguna pista sobre su remota existencia. Pues, para mi sorpresa, curiosamente ¡sí existe! y es más, encierra toda una filosofía de vida, es una filosofía africana y es «mucho más que una palabra» como bien dice el artículo primero que encontré.

Una vez que logré comprender el significado de la misma, me emocionó tremendamente, era un momento en el que necesitaba ánimo y parece que vino como caída del cielo. Fue una serendipia total, necesitaba un algo que me motivara y subiera el ánimo y allí estaba mi niño como siempre, ahora con su Ubuntu para mamá.

miniño

Si os preguntáis que es Ubuntu, lo más ilustrativo que encuentro para su definición sería el recuerdo que tengo de una pequeña anécdota que leí al respecto, la de aquel primer artículo. De acuerdo a la misma, un antropólogo, en una tribu africana, propuso a los niños una pequeña carrera. Para premiar el logro de aquel que alcanzara en primer lugar la meta, colocó en el destino final de dicha carrera, un árbol, dos cestas con frutas frescas. Para la sorpresa del antropólogo, cuando dió la señal de salida, todos los niños empezaron a correr cogidos de las manos, logrando alcanzar el árbol entre todos y rodeándolo. Acto seguido, empezaron con entusiasmo a disfrutar de su merecido premio. El antropólogo se acercó y preguntó a aquel chico que destacaba por sus dotes en la carrera porqué no había corrido el sólo, hubiera sido muy probable que hubiera ganado la carrera, disfrutaría de las cestas de frutas sólo para él. A esta proposición respondió el chico: ¿cómo voy a ser feliz si no lo son los demás? ¡Ubuntu!, ¡Ubuntu!

Con ánimo de acercar una definición más concreta, es una palabra que proviene de las lenguas zulú y xhosa, vienen a comportar un concepto tradicional africano en tanto comprende una regla ética enfocada en la lealtad de las personas y las relaciones entre las mismas. Una definición más extensa y profunda nos la acerca Desmond Tutú:

«Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos».

Otras definiciones de ubuntu podrían ser:

  • «Humanidad hacia otras personas«
  • «Si todos ganan, tú ganas«
  • «Eramos porque nosotros somos«
  • «Una persona se hace humana a través de las otras personas«
  • «Una persona es persona en razón de las otras personas«
  • «Yo soy lo que soy en función de lo que todas las personas somos«
  • «La creencia es un enlace universal de compartir que conecta a toda la humanidad
  • Humildad
  • Empatía
  • Yo soy porque nosotros somos, y dado que somos, entonces yo soy;
  • Nosotros somos por tanto soy, y dado que soy, entonces somos.

(ver Wikipedia, Ubuntu (filosofía), 2019).

Este concepto viene, más que a ser definido como empatía, a simbolizar lo que la empatía es. Este concepto, en tanto comprende el reconocimiento de nuestra persona por los demás para llegar a ser, esto es: soy persona porque los demás me reconocen como tal, es el principio de la «Otredad». Siendo la «Otredad» una noción habitual en filosofía, sociología y antropología.

De acuerdo a Pérez y Merino (2013), la otredad consiste en el «reconocimiento del Otro como un individuo diferente, que no forma parte de la comunidad propia«. En este sentido, reconocer la existencia de un Otro comprende, intrínsecamente, que la propia persona asuma su identidad, para, desde la diferencia, construir la riqueza social y el crecimiento de las personas.

Estos autores nos explican que el reconocimiento de un Otro implica la existencia de algo que no es propio, luego, no forma parte de la existencia individual de cada uno, razón de ser por la que esta noción se construye a través de distintos mecanismos psicológicos y sociales.

Socialmente es un concepto que se erige desde la alteridad y la oposición, en este sentido el Otro es aquello que no somos, no seremos, e incluso, no queremos ser. No obstante, hay que considerar la perspectiva de cada individuo, como subrayan Pérez y Merino (2013), para los occidentales el Otro será el oriental y viceversa, para el oriental, el Otro será el occidental.

Analizarnos a nosotros mismos a través de la mirada del otro es un estudio en el que se ocupó Jean Paul Sartre (1905-1980). En su trabajo utilizó este término para representar este objeto, llegando a la conclusión de que la Otredad constituye el día a día de las personas, experimentándose a través de la empatía, el rechazo, la tolerancia y la simpatía (ver Pérez y Merino, 2013).

Como podemos apreciar, el reconocimiento de nosotros mismos nace en el reconocimiento de nuestra persona por los demás, es un concepto estrechamente vinculado con Ubuntu. Aunque, si bien la Otredad comporta la diferencia, la diversidad y la riqueza social, bien Ubuntu es un término más aproximado a una manera de ser y hacer las cosas que confiere el significado a la empatía, viniendo a constituir una regla ética dentro de una cultura.

La Otredad es algo «palpable» en dicha empatía, aunque también lo es en el rechazo, la tolerancia y la simpatía. Estas diferencias que se construyen a través de distintos mecanismos sociales y psicológicos y dotan a las sociedades de riqueza, en tanto se reconoce la singularidad de cada individuo, no son sino un vehículo conductor de la Educación Inclusiva. Siendo su motor, como hemos observado, la inteligencia emocional. Pues son las regulaciones de la conducta, las gestiones de las emociones, el desarrollo de la empatía y la tolerancia, la escucha activa, entre otros, los que posibilitan el desarrollo de la inteligencia emocional de la persona (ver Goleman, 1996) y, con ello, el social y cognitivo (ver Vigotsky, 1987) – de tomar en consideración al constructivismo como base teórica del aprendizaje -.

Ahora consideremos la definición que encorseta a la Educación Inclusiva, de acuerdo a la UNESCO:

¨ La inclusión se ve como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación. Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niño/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niño/as ¨.. (Inclusión Educativa (Ed.), 2006)

Un análisis más profundo de esta definición nos conduce a diferenciar dos grandes acciones, siendo éstas: la identificación de la diversidad y la respuesta educativa. Por su parte, la respuesta educativa comprende la adecuación de estrategias de intervención educativa que provean una mayor participación de todos los estudiantes, lo que comprenderá adecuaciones curriculares a los perfiles de los alumnos. Aquí estriba uno de los grandes problemas de la acción docente: ¿qué metodología utilizar?, ¿cómo intervenir exitosamente en el aula?, ¿cómo hacer para adecuar una metología a todos? Igual de importante es reflexionar sobre la clase magistral tan enquistada en nuestro sistema educativo, ¿puede una metodología como ésta adecuarse a las necesidades de los alumnos?, ¿requerirán las metodologías de enseñanza-aprendizaje adecuarse a los alumnos?

Por otra parte, consideramos la identificación de esas diferencias que presenta el alumnado, un serio problema para favorecer el desarrollo de actitudes de inclusión en el mismo, no haber sido previamente identificadas por el profesor.

Al respecto de la Educación Inclusiva, de la atención a la diversidad, surgen dilemas y cuestiones que afectan directamente al alumno, en tanto es éste el destinatario final de la Educación. Si un profesor no goza de formación adecuada para el el reconocimiento de sintomatologías en algunos alumnos, muy difícil se presenta el logro de la Inclusión. No obstante, cabe preguntarnos, ¿el docente hace algo por buscar información al respecto de este problema como lo hace cualquier otro profesional de otra ciencia en cualquier otro problema que le surja? Es honesto reflexionar acerca del compromiso y responsabilidad en el profesor para con la Educación reglada. En este sentido, todo profesional busca su autoformación para adaptarse a las necesidades que surjen.

A título personal, considero que internet nos pone al alcance muy diversa información al respecto de la diversidad del alumno y la Educación Inclusiva, cada vez es mayor en número, tanto de fuentes como en cantidad. Tutoriales, congresos, conferencias, revistas, libros digitales, páginas webs, páginas sociales, vídeos…en fin, existe un acceso a la información ingente, el que no ha habido jamás y, sin embargo, parece que nos encontramos más perdidos que nunca. Esto tiene un nombre, ahora mismo no lo recuerdo, pero algo tiene que ver con colapsar la mente ante el hecatombe de información que nos empuja a no hacer nada. Es posible que tanta variedad y número produzca alienamiento, cansancio, tal vez pereza, o nos haga dudar en la elección. La cuestión es que se termina por no hacer nada. Y como vemos, algo hay que hacer, al menos, por amor propio, por vocación por lo que se hace.

alq ie

Como vemos, esta entrada, la cual pretende hacer conciencia acerca de la necesidad de educar en inteligencia emocional, ha intentado acercar el sustrato filosófico y psicológico de la empatía, así como la repercusión de la misma en el individuo y en el progreso social. Una sociedad avanza en tolerancia, valores, civismo y ética, en tanto es educada en la misma. Mayor es la inteligencia emocional, mayor es la respuesta cognitiva. Mayor es la inteligencia emocional, mayor es la autopercepción positiva de la persona. Mayor es la inteligencia emocional, mayor es su seguridad. Mayor es su inteligencia emocional, mayor es su autonomía. Mayor es su inteligencia emocional, mayor es su bienestar. Entonces, podemos concluir que una mayor inteligencia emocional nos hace más inteligentes, nos hace más inteligentes espiritualmente, nos hace autónomos, libres, nos proporciona bienestar y nos hace personas llenas de valores, tales, que nos hacen personas con sentido crítico, responsables, tolerantes y con iniciativa propia, personas emprendedoras, personas con afán y superación, personas que se caen y se levantan. Y son las personas así las que ponen la cadera a funcionar, las que promueven las empresas, las que empujan y tiran de la Economía. No olvidemos nunca que la Educación revierte en la Economía de un país, así es la Educación de un país, así es su Economía. Ahora, pensemos en las Educaciones líderes: EEUU, Reino Unido, Suecia, China, Alemania…¿no son sus Economías líderes también?

Recordad Ubuntu, la Otredad y Desmond Tutú: «Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazada cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está segura de sí misma ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos».

Luego, ¿no sería importante educar a las personas en reconocer las diferencias?, ¿en reconocer sus talentos y habilidades?, ¿en sentirse felices consigo mismos?, ¿en saber ponerse en los zapatos de los demás?

Con enseñanzas como éstas, hablar de la empatía, de la otredad, de ubuntu, de sus significados…ya tienes material como para trabajar en clase la inteligencia emocional; algo que, de acuerdo a la legislación educativa actual , has de hacer a diario durante unos minutos, y si no, en tutoria. Pero, piensa, ¿no es simple transmitir pequeñas enseñanzas todos los días?, ¿reflexionar unos minutos sobre algun valor ético, social y/o moral?, ¿utilizar una pequeña frase para hacer pensar? Es muy probable que termine conmoviendo el corazón de alguien.

Recordad empoderar a «vuestros niños» con frases positivas, con creencias potenciadoras. Otro día hablaremos de ellas. Por el momento, os recuerdo que en el artículo «La Mala Educación» os animaba en el cambio.

«Recuerde, el cambio empieza en usted».

Con amor, a mi hijo.

Verónica García-Melero

P.D.: En esta ocasión os llevo a Soul Train, con Fame, de David Bowie. Otro icono musical y mucho más, con una fuerte personalidad. Desde luego que aquellas personas que marcan la diferencia, o se posicionan en querer cambiar cosas a mejor, terminan lográndolo. A todos, después de todo, nos gusta avanzar y progresar y, lo que es más, ser un referente. Bueno, al menos a mi me encanta ver a la gente triunfar y ser exitosa, y me enorgullece cuando es una persona española.

¡QUÉ VIVA ESPAÑA!

Bibliografía

Educación Inclusiva (Ed.), (2006). ¿Qué significa educación inclusiva?.  Recuperado de: http://www.inclusioneducativa.org/ise.php?id=1

Goleman, D. (1996). Inteligencia Emocional. Barcelona: Kairós

Perez, J. y Merino, M. (2013). Definición de otredad. Recuperado de: https://definicion.de/otredad/

Vigotsky, L.S. (1987). Pensamento e linguagem. São Paulo: Martins Fontes.

Wikipedia, (2019). Ubuntu (filosofía). Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Ubuntu_(filosof%C3%ADa)

Estereotipos (II): heurística como atajo mental desde la perspectiva psicológica.

– Creíamos que había tocino y no había ni bolsas dónde colgarlo. ¿Qué es lo que te estoy diciendo?

Mi abuela María Teresa y sus «koen».

La intención de esta entrada no es sino la de acercar la perspectiva psicológica del «Estereotipo». Si bien en el artículo en el que consideramos la recomendación del libro: «Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas«, nos enfocamos en aquellas explicaciones que neurociencia, biología, psicología, entre otras, nos ofrecen al respecto de «curiosidades» que atienden a esta naturaleza estereotipada; bien se aprecia que el conocimiento al respecto de qué es concretamente un estereotipo nos puede resultar muy interesante.

Atender a la perspectiva psicológica no es sino apreciar porqué nos dejamos llevar por una idea preconcebida. En este sentido, un estereotipo es un atajo mental a los procesos mentales activos; de manera tal que recurre al ahorro de pensamiento, es por eso que «nos dejamos llevar».

Este atajo mental no es sino una heurística como es concebido dicho término en psicología. Con todo, siguiendo esta valoración, se hace preciso detenernos en definir de manera generalizada el concepto de «Heurística» para alcanzar una mejor comprensión de la perspectiva pesicológica al respecto. En concreto, su definición atiende a los términos «hallar» y «descubrir». No obstante, podemos apreciar dos significados asimilados, aunque diferentes, considerando sus acepciones: un sustantivo o un adjetivo.

De esta manera, heurística como sustantivo se refiere a aquellas ciencias, artes o disciplinas del descubrimiento; encaminadas, por consiguiente, en la aplicación de un método científico.

Abstraida la intención del sustantivo para el término heurística, nos permite a continuación diferenciar su concepto del que nos posibilita su acepción como adjetivo. En este sentido por «heurística» se entiende aquellos procedimientos, estrategias, esquematizaciones, silogismos, leyes o conclusiones sobre el conocimiento que se pretende hallar o descubrir de cualquier cosa.

Alcanzado el conocimiento de lo que la «heurística» es, procedamos a delimitarlo en el campo de la psicología. Así, la heurística en psicología se relaciona con la creatividad, en concreto se ha postulado considerarla como «aquella regla sencilla y eficiente para orientar la toma de decisiones y para explicar en un plano práctico cómo las personas llegan a un juicio o solucionan un problema».

¿Por qué considerar una heurística como un atajo mental? Una conducta usual humana es la de ahorrar o reservar recursos mentales cuando se nos presenta un problema complejo o asimilamos eslabones de información perdida, apreciamos una información incompleta. Así es que una heurística puede considerarse como un atajo a los procesos mentales activos.

Con frecuencia, una heurística procede de un razonamiento por analogía, en sí implica que el aprendizaje que lleva aparejado y que se contrapone dentro de un contexto asimilado ha sido significativo, ya que posibilita integrarlo dentro de contextualizaciones afines, aunque diferentes.

Descansa, no obstante, sobre una representación esquemática mental con claridad. Procurar representar tal esquematización a través de mapas y/o esquematizaciones nos posibilita subrayar como significativo al conocimiento que, de algo, se tiene. Este viene a ser el postulado de Gowin, quien ha venido a desarrollar técnicas heurísticas para razonamientos, como el de «V», así como ha promovido la utilización de mapas mentales.

Sin embargo, recurrir a razonamientos por analogía nos puede conducir a errores sistemáticos en la toma de decisiones o el desarrollo de juicios, ¿por qué? Porque ese aprendizaje anclado que sobre algo tenemos y al que recurrimos para establecer analogías o juicios es erróneo. Luego, lo repetiremos sempiternamente en tanto no se corrija.

Con todo, esta observación se presenta un tanto controvertida para el hallazgo por descubrimiento de las cosas que pretenden muy diversas disciplinas, especialmente en un contexto educativo. No hay que olvidar que cada conocimiento nuevo que se transmite se enfoca en la intención de procurar aprendizajes significativos y, precisamente, el uso de heurísticas (estrategias, esquematizaciones, leyes, razonamientos, procesos) es el que posibilita el desarrollo del pensamiento lateral, amén de potenciar el desarrollo de competencias linguísticas y el razonamiento matemático. Esto es, aflora nuestra creatividad, nuestro pensamiento abstracto, nos ayuda a establecer analogías y a ser capaces de reconstruir el aprendizaje de manera esquematizada y para con diferentes contextos; lo que estriba en un aprendizaje significativo.

De hecho, de acuerdo a los currículos nacional y autómicos de ESO y Bachillerato en España, el uso de heurísticas es un «obligación» como así nos acerca su literatura.

Ahora, abstraido el conocimiento que al respecto de heurística nos proporciona la psicología, lo vamos a contemplar desde el rasero del estereotipo que ésta misma nos acerca.

En este sentido, cuando juzgamos a un individuo basándonos en una descripción estereotípica de un grupo al cual pertenece atendemos a un juicio preestablecido. Sucede que el uso del estereotipo puede resultar en un error ya que el individuo puede ser poco representativo del estereotipo.

¿Qué podríamos decir? De disponer de estadísticas al respecto de estereotipos, dichos estereotipos puede gozar de validez y ser correctos, lo que no quita que la heurística sea imperfecta. Desafortunadamente, a penas contamos con estadísticas al respecto de estereotipos; con todo, el libro que nos acercan Allan y Barbara Pease consigue esclarecer, desde el método «heurístico», realidades estadísticas que nos arrojan diversas áreas de conocimiento al respecto de muy diversos estereotipos. Otra razón por la que se considera muy interesante su lectura.

No obstante, y volviendo al estereotipo y su estadística validada de manera natural y social, consideramos el error. Es muy probable que al generar estereotipos, desde la aprecicación de un fenómeno concreto, contemos con posibles errores puntuales. Lo importante, en este sentido, es que hemos alcanzado a categorizar como estereotipo un fenómeno concreto en tanto quedan sobradamente compensados los errores en su observación por la frecuencia del acierto, presentándose considerablemente mayor ésta última.

Por igual, muchos estereotipos son obtenidos desde el ahorro de recursos mentales en pro de acelerar la toma de decisiones; no basándose, por consiguiente, en razonamientos o conocimientos sólidos. ¿Cuál es el problema que presentan? Especialmente es de carácter ético y moral, resulta crítico obedecer a estereotipos cuando éstos pueden poner en peligro la integridad física, mental o económica del individuo que está en juego. ¿Se ha dado cuenta de lo enfermizo que puede llegar a ser estereotipar a alquien o algo sin conocimiento y sólo por que sí, porque en el fondo le molesta esa «superioridad» o «ventaja» que aprecia en otra persona, física o jurídica, y que no solastra? Porque no nos olvidemos, a las empresas (personalidad jurídica) también las esterotipan. Y a las cosas también.

Ahora mismo me estoy acordando de Bogas Shop, una tienda multiservicio y bazar de la Avenida del Paseo Marítimo en Adra, ciudad donde vivo. Es una tienda espectacular, preciosa, de las pocas bien decoradas y organizadas con las que cuenta el municipio. Además, es enorme, como la Pampa. Es fácil apreciar ese toque «pijillo» en las cosas que a todos nos gusta, simplemente porque se asimila a la perfección: «Los sentidos se deleitan en aquellas cosas que presentan las proporciones perfectas» (Santo Tomás de Aquino).

Con todo, se me ha venido a la cabeza la última vez que fui a por tabaco, estaban agotando existencias. ¿Es posible que alguna persona con malicia haya hecho un esfuerzo por ralentizar o denegar la habilitación para la venta de tabaco en este local porque «como es tan pijo y tan grande no lo va a necesitar»?, ¿o ha sido simplemente fruto del azar que, de repente, tras años dispensando tabaco ahora se haya considerado su..inhabilitación para tal fin? La verdad es que lo desconozco, el gerente tampoco conocía con certeza cual era la causa de este nuevo problema, pero debía afrontarlo. Y eso hacía, agotar sus existencias.

A tobacco stop.

En especial, es una tienda que, gracias a la venta de tabaco que hace desde sus inicios, por ejemplo, puede valerse de vender alguna otra cosa más que hace falta. Posiblemente hablemos de productos impulso, pero ¿quién no gusta de tomarse una cervecita fresquita y unas patatas fritas, o unas gominolas, cuando viene cansado de la faena y ha ido, en un principio, a por cigarrillos? Esta tierra es muy de «campo» y, también, de «la mar», que ese impulso bien conocido es entre todos nosotros. O, al menos, como hija y nieta de hosteleros es algo que puedo asegurar desde mi conocimiento. Claro que en este caso hostelero es inverso, de venir por el impulso a por la cervecita, también se apetece el cigarrito para acompañar. Así, este estereotipo último, el de hacer ver a la tienda de «tan pija que no necesita vender», de presentarse como detonante (hablamos desde la hipótesis)…¿no le parece a usted que está poniendo en juego la capacidad económica de la tienda y de sus trabajadores? Pregúntese: ¿hay alguna tienda que se monte para no vender?, ¿usted planta sus semillas para que no crezcan?, ¿hace de comer para después tirarlo todo a la basura?

Personalmente, espero que el Ayuntamiento de Adra revise esta situación con esta tienda o le eche una mano y le ayude, si está en su capacidad y poder; que son muchas las personas a las que le viene divinamente que Bogas Shop también dispense tabaco, entre otras cosas.

En mi caso concreto, la conocí valiéndome de su servicio para recoger paquetes de mensajería en nombre de terceros. Un servicio que muchos desconocen y puede ser de gran utilidad, especialmente si le inquieta el no poder salir de casa si espera una entrega o, simplemente, está trabajando. No obstante, yendo a por tabaco es como me he enterado de este actual problema. Espero que todo le vaya bien a estos vecinos y que haya desaparecido este contratiempo que tanto les preocupa.

Hablando de estereotipos, España ha sido categorizada como «el país de la envidia». Figúrese usted que en nuestro país, cuando algo es buenísimo, excelente, extraordinario..es «envidiable». ¿Es Bogas Shop envidiable? Según este estereotipo, ¡SÍ! Es una tienda que, para toda aquella persona ajena a Adra, cualquier no residente, puede dejar en su mente la estela de desarollo, tecnología, modernización, actualidad y organización. Todo un ejemplo. Claro que los ejemplos como éste también valen su dinero. Es probable que cuente con una mayor inversión e, igualmente, endeudamiento. ¿Se han parado a pensar lo que le puede costar a Bogas Shop abrir las puertas?

Soy una aférrima defensora de lo español y del lugar dónde me halle. He vivido por muy diversos lugares de nuestra geografía y en el extranjero también, y percibo en mí ese sentimiento de unión y cooperación con las gentes de sus lugares. Algo que me parece deplorable es que los lugareños de muchas zonas geográficas del planeta, en lugar de apoyarse los unos a los otros; hagan lo indecible para menoscabar al vecino emprendedor: malhablar, difamar, opacar, inventar y, por supuesto, no consumir o comprar. ¿Cree qué así puede impulsarse el comercio de cualquier municipio?, ¿no cree que todos podemos vivir ayudándonos mutuamente?

Simplemente, busquen precios competitivos ustedes los comerciantes, lo demás debería ser el apoyo social del lugar. Es fácil. Pero también es fácil ver caer pequeños negocios porque no reciben el apoyo de su vecindad. Es más, si echan de menos algunos artículos en su municipio, bien podría el ayuntamiento promover tormentas de ideas para gozar con el conocimiento de lo que gusta a sus gentes y extrapolarlo a sus empresarios y emprendedores. Procuren, también, ser competitivos en sus negocios, no se quieran quedar con el Santo y con la limosna -el estereotipo de las tiendas de pequeños municipios-. Ustedes, los comerciantes, los mercantiles, posiciónense en querer vender a precios justos y todo, si camina de una manera «bondadosa y bella», es muy probable que llegue a buen puerto.

No hay riqueza más grande para un lugar que el que cuente con la cooperación de su población. Ésto crea un efecto expansivo social y económico sin precedentes. Hace crecer las ciudades, no sólo en número, sino en diversidad cultural y social. Llenándose de riqueza que se refleja en sus comercios, servicios y viviendas. Y en el buen gusto. Llenándose de abundancia, llenándose de bienestar. Porque, recuerde, a todos nos gusta «tirar pa’lante«. Pero más nos fascina hacerlo holgadamente y con la sonrisa en la cara. Sonría a su vecinx, es gratis y una bendición para el alma. Si es comerciante, también recuerde esta sabiduría oriental: «Quien no sabe sonreir, no debe abrir tienda». Por todo esto, siempre sonría, ésto lo predispone a una actitud positiva.

¡Un fuerte abrazo a todxs mis lectorxs y seguidorxs!

Atentamente,

Verónica García-Melero

Bibliografía

Beuchot, Mauricio (1999). Heurística y hermenéutica. Ciudad de México: UNAM.

Moustakas, Clark (1990). Heuristic Research: Design, Methodology and Applications. Sage Publications.

McLeod, S. (2015). Stereotypes. Simply Psychology. Recuperado de: https://www.simplypsychology.org/katz-braly.html

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «heurística». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa.

«La zorra y las uvas» y el Estado de Flow.

Con el tiempo y una caña, hasta las verdes caen; así que ya sabes… tiempo al tiempo, que el tiempo, todo lo pone en su sitio».

María Filomena Melero Vargas, mi madre.

(Revisado)

A) INTRODUCCIÓN: LA ALEGORÍA DEL KYLIX Y EL VINO.

«Si el Estado de Flow se sirviera, éste sería un vino que rebosa y se derrama en un kylix». Esta apreciación bien puede considerarse desde el simbolismo del vino, bien desde la consideración simbólica y cultural del kylix en cuestión. No obstante, es muy probable que se esté preguntando qué es el Estado de Flow, si jamás ha oído hablar de él. Sin embargo, antes de alcanzar el conocimiento de este estado, habría que exponer qué es la disonancia cognitiva para, desde ésta, comprender como puede llegar a conectarse con la experiencia cognitiva óptima y el porqué explicarla con un kylix rebosante y desbordante de vino. Luego, atendamos a una intención inductiva en la argumentación con la que observemos y experimentemos aquellos conocimientos que conducen a nuestro razonamiento alegórico inicial.

Si usted es como yo, posiblemente también se cuestione: ¿qué es un kylix? Lo digo porque no tenía la más remota idea del significado de la palabra; aunque la etimología dé mucho de sí – en este sentido, quílice -, también ha causado estragos en mí; más simple hubiera sido transmutar la «y» por una «a». De hecho, tras indagar y buscar qué es, he encontrado que es ni más ni menos que un ¡cáliz! La Última Cena, la Eucaristía, Indiana Jones, Harry Potter…y hasta Crepúsculo, se me han pasado por la mente. Y, bueno, como ve, ha dado de sí tanto mi pensamiento que hasta me ha valido para plantear la alegoría que le acerco.

La consideración del kylix para venir a significar el Estado de Flow estriba en su concepto, simbología, cultura e historia. En este sentido, por kylix, kilix o quílice se entiende una cílica de figuras rojas, esto es: una cerámica tradicional griega que comporta físicamente una estructura asimilada a un cáliz, utilizada para servir vino y caracterizada por la recreación pictórica de figuritas icónicas en color rojo con las que se representan escenas y contextos de la tradición, cultura, arte, conocimiento y/o folclore griegos.

En este sentido, si por cáliz entendemos una vasija que, en su expresión simbólica, viene a contener el conocimiento, la abundancia, la sabiduría, así como aquello que conduce a la inmortalidad del alma (quedémonos con el conocimiento, a secas); también es el recipiente que nos acerca la disonancia cognitiva en su primera expresión. Lo apreciaremos de considerar Esopo y su fábula de la zorra y las uvas como ahora veremos.

Con todo, se hace preciso detenernos en aquello que contiene el cáliz: el vino. En este sentido, tanto éste como la vid de la que procede tienen connotaciones divinas, místicas; simbolizando ambos la vida, la alegría de vivir y el placer, por igual. Así, de considerar una expresión holística del cáliz, esto es: su estructura, propósito y aquello que viene a contener – el vino-; atendemos a una vasija que comporta la sabiduría de la vida feliz o la sabiduría para la felicidad de nuestro día a día. De esta manera, en función del discernimiento y entendimiento que se tiene de las cosas, así es la felicidad y alegría que se consigue para el vivir, para la vida.

A tenor de esta simbología, y en consideración al propósito histórico del quílice para con el Estado de Flow, es el Kylix ático del Museo del Vaticano del siglo V a.C. aquel que representa a Esopo hablando y aprendiendo de una zorra. Decimos aprendiendo dado el carácter caricaturesco que ofrece su expresión artística, categorizado como tal por expertos y dentro de la línea de la sátira aristofanesca «Las Nubes».

Kylix ático del Museo del Vaticano del siglo V a.C. Escenificación de Esopo aprendiendo de la Zorra de su fábula.

B) EL KYLIX DE LA FÁBULA DE ESOPO: UNA APROXIMACIÓN A LA DISONANCIA COGNITIVA.

Bien, ¿y qué tiene ésto que ver el kylix con el Estado de Flow? En este sentido, este kylix es la primera expresión histórica que da testimonio del legado del fabulista Esopo. Concretamente representa una escena del mismo con la zorra, uno de los personajes de sus fábulas.

Siguiendo esta línea, el personaje de esta fábula nos acerca el conocimiento humano que desde tiempos remotos se tiene al respecto de la disonancia cognitiva, un conocimiento legendario. La fábula, sin ir más lejos del cuento, ejemplifica la conducta que toma una zorra al apreciar que le será imposible alcanzar un racimo de uvas que se halla a una altura muy considerable desde el suelo. En vista de lo difícil que se presenta el logro de su meta, si no imposible, se dice para sí misma: «no están maduras». De esta manera, la zorra prosigue su marcha autoconvenciéndose de esta nueva y creativa percepción de su realidad. Ha alterado su conciencia de las cosas para no sucumbir a la frustración e impotencia que, a priori, le ocasiona esta escena tan contradictoria.

El Camino: la zorra de Esopo reflexiona con Nena.

Es posible que se pregunte, ¿qué es la disonancia cognitiva? En este sentido, para apreciar con claridad su definición se hace importante considerar su contextualización. Así, es muy probable que haya experimentado aparentes contradicciones en diversos contextos sociales en los que se haye involucrado, por ejemplo. Así, de seguir con el kylix y el vino, de haberse aventurado a participar en un debate político en un bar, es muy probable que alguien lo haya conducido a querer cambiar alguna de sus ideas. Entonces, usted, más que pensar lo que hace, piensa en cómo justificar su pensamiento, tanto para los demás como para sus propios ojos.

Esta conducta humana es propia de la preservación de la coherencia de nuestras elecciones y, también, de la apariencia per se. Es importante apreciar que al posicionarnos en ellas, al defenderlas, estamos defendiendo nuestra capacidad de elegir inteligentemente nuestras opciones de entre las que se ofrecen. Es por esto, no obstante, por lo que cuesta dar nuestro brazo a torcer, cuesta reconocer que se estaba equivocado. En gran medida, este error ocasiona una fuerte contradicción en nuestro pensamiento y conciencia que, de las cosas, tenemos; con lo que conduce al malestar. Aquí estriba la necesidad de reforzarnos en nuestro pensamiento.

Con todo, en otras ocasiones esta disonancia atiende a un planteamiento totalmente contradictorio, a un escenario alternativo, pero siempre en pro de posicionar nuestra conciencia que ya se tiene de las cosas, evitando el error. Esta postura, ineludiblemente, conduce al insufrible perfeccionismo e inmadurez. Hay que considerar que «errare humanum est» (errar es humano), por lo que abrazar el error como fuente de conocimiento nos puede alejar de esa postura de apariencia tan ególatra que lleva aparejada esta disonancia cognitiva, después de todo. Y, es más, nos puede más que proporcionar bienestar emocional; conduciéndonos, si prestamos atención para con los demás, nosotros mismos y el contexto en el que nos encontramos, hacia una experiencia cognitiva óptima.

Si reflexionamos un poco, esta postura, ya en sí, es categorizada como disonancia, claro que presenta una «disonancia» para con respecto el postulado de esta teoría, al menos desde mi percepción personal. ¿Por qué?, porque trabajar verdaderamente el error en el plano emocional nos conduciría a la resiliencia, a la autorregulación de la conducta, al bienestar. Alejándonos del malestar que ocasiona percibirlo como algo estrictamente cognitivo. Hablamos, no obstante, de «pensar con el corazón».

¿Qué quiero decir con ésto? Digo que errar es humano y que de ello aprenderé, sin embargo es algo fingido en tanto no lo asimilo emocionalmente. De esta manera, hay que aprender a pensar con el corazón.

Para comprobar esto, la próxima vez que se acaezca una experiencia que lleve aparejada una contradicción con respecto a sus creencias o elecciones, observe si al reconocer un error o idea ignorada lo hace sintiéndolo y reconociéndolo o simplemente se esfuerza en fingirlo.

Así, podra apreciar que abrazar el error como fuente de conocimiento – cuando lo consiga honestamente – no es fingir, es «abrazar», es amar equivocarse. ¿Por qué? Porque para empezar, ya está reconociendo la capacidad de otro individuo, así como la suya propia. De ser egoísta, considerando la suya propia estamos considerando que como ser inteligente que se esfuerza en su mejora continua, en su crecimiento personal, usted ha hecho un esfuerzo por ser reflexivo y sabio, rectificando si es necesario, apreciando aquello que ignoraba por igual.

Esta apreciación ya nos aleja del conflicto y del estrés, de la tensión que nos proporciona la aparente incongruencia de cogniciones; ¿por qué?, porque la apreciamos como una fuente de evolución personal propia, una fuente de bienestar personal y social.

Probablemente, alejándonos del egoísmo, el pensar que hace sentir bien a otra persona que está en lo correcto no le proporcione más que bienestar emocional. Esto sería ser sabio, no fingir ser el Oráculo del Infinito saber o Google, que es más actual. Así, podrá observar lo fácil que es apreciar el error, valorarlo verdaderamente, yendo más allá de la experiencia que lleva aparejado el mismo, sintiéndose una persona sabia y emocional que inteligentemente sabe avanzar en su camino, aprendiendo de todos y rectificando como hace una persona sabia. «Equivocarse es humano y rectificar, de sabios».

Por otra parte, volviendo al ejemplo de «La zorra y las uvas» que nos acerca la fábula de Esopo, ésta, la zorra, al apreciar la imposibilidad de no conseguir aquello que anhela, se autoconvence de que «no están maduras» las uvas, como mecanismo de evasión ante la insatisfacción y frustración que le causa el no poder materiarlizar su logro. Como podemos observar, la moraleja que encierra esta fábula no es otra sino la conducta humana pensada y reflexionada con la que fingimos despreciar aquello que secretamente anhelamos y que sabemos que es inalcanzable.

Es apreciable que la disonancia cognitiva es observada desde muy diversos prismas. En concreto, es una teoría de Leon Festinger que postula una «hipótesis sugerente que nos permite entender de forma sencilla muchas de las aparentes paradojas y sinrazones del comportamiento humano, algunas de las cuales se muestran en cada detalle de nuestra vida cotidiana» (Vadillo, 2004).

Atendiendo a una definición estrictamente académica, la psicología postula que por el término «disonancia cognitiva» se entiende aquella tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones (cogniciones) del individuo que origina la percepción al unísono de dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias. Así, la incompatibilidad de dos cogniciones simultáneas puede impactar en sus actitudes.

Por su parte, de acuerdo a la Teoría de Leon Festiger, la hipótesis sugerente plantea que la persona se verá automáticamente motivada para esforzarse en generar ideas y creencias nuevas cuando se presenta una incongruencia o disonancia entre dos cogniciones simultáneas o un comportamiento entra en conflicto con su sistema de creencias. Estas nuevas ideas y creencias ayudan a reducir la tensión hasta conseguir que el conjunto de sus ideas y actitudes encajen entre sí, constituyendo una cierta coherencia interna.

C) LA ZORRA DE ESOPO SE COME LAS UVAS: EL ESTADO DE FLOW.

Luego, ¿cómo podemos dirigir nuestras disonancias cognitivas hacia una experiencia óptima, hacia el Estado de Flow? Pensando con el corazón.

Para que usted comprenda la intención de esta reflexión personal, consideremos la Teoría de la Relatividad. Si no la comprende, con el siguiente ejemplo, entenderá cómo es posible transformar una disonancia cognitiva en un Estado de Flow y, así, haber entendido, además, qué es la «Relatividad», esa curvatura del espacio tiempo que permite sólo al unísono alcanzar la luz de «nuestros pensamientos», de continuar con la alegoría. De esta manera, le acerco el siguiente relato:

Miguel ha coincidido en el mismo lugar con dos personas diferentes, en diferentes momentos del tiempo del mismo día. En concreto, en una cafetería.

Con la primera de estas personas ha tenido una conversación sobre un nuevo sistema monetario que se abre paso, la criptomoneda. Ambos han mantenido posturas muy diferentes, sin embargo, la apreciación mutua de aquellos conocimientos que, con respecto a la criptomoneda y su mercado, desconocían ambos por parte y parte, los ha conducido en una conversación muy profunda, amena y estimulante, que ha durado cerca de una hora.

Es más, Miguel ha terminado perdiendo el autobús y no le ha importado nada. Aquello que pensaba que eran cinco minutos de conversación – o diez, a lo sumo -, se han transformado en una hora, habiendo transcurrido de manera totalmente imperceptible para ambos, Miguel y Eva. De hecho, ambos han llegado a comentar, incluso, que les ha parecido estar totalmente abstraidos del jaleo de fondo del café, les ha parecido estar hablando en un ambiente totalmente insonorizado.

Tal bienestar le ha proporcionado esta conversación a Miguel que, a pesar de que Eva ha tenido que marcharse y habiéndo perdido él mismo el autobús, ha decidido quedarse en el café durante un rato más, tranquilamente. Así, esperará sosegadamente la llegada del siguiente autobús, el cual se prevé para una hora a la vista.

Unos instantes después de marcharse Eva, se ha acercado Antonio, quien escuchaba el final de la conversación desde la mesa de al lado y le había resultado interesante. Antonio ha retomado el hilo de aquello que creía haber comprendido de la conversación sobre la criptomoneda.

Sin embargo, la conversación de éste es pesada, algo violenta, quiere reconducir el pensamiento de Miguel hacia sus creencias, algunas muy erradas como le demuestra éste, situación que termina por incomodar a Miguel. Y no es que Miguel no dé su brazo a torcer, es algo que ha hecho con Eva, entretanto ésta mantenía una conversación inteligente, apreciando aquello que desconocía o erraba, también Miguel para con Eva.

El caso de Antonio escapa del razocinio, no atiende a la reflexión de ideas nuevas, directamente las rechaza y se esfuerza a toda costa por justificar su pensamiento, invalidando sin más el de Miguel. Han transcurrido solo cinco minutos cuando Miguel se mira el reloj. En adición, siente un jaleo inconmensurable que martillea sus oídos; hasta las cucharillas diluyendo el azúcar logra escuchar. Todo le está resultando incómodo: el ambiente del café y la estúpida actitud y conducta de Antonio.

De esta manera, Miguel termina yéndose, con cortesía, simplemente a que le de el aire. Aunque previamente, y con sinceridad, hace saber a Antonio que desdeñar la opinión de los demás, sin nisiquiera escucharla – además de ridiculizarla u ofuscarla porque sí-,va más allá de la búsqueda de coherencia del pensamiento propio. Es un comportamiento carente de empatía y proporciona malestar, no por el conflicto de ideas, sino por su conducta insufriblemente perfeccionista y tan cercana a la misantropía. Como diría Tito Livio: «La plebe o sirve con humanidad o domina con soberbia».

¿Qué reflexiones podemos abstraer de este breve relato? Como podemos apreciar, es posible establecer la sutil línea que separa la perfección del perfeccionismo. Así, acercarse a la perfección humana sería abrazar el error; por el contrario, el perfeccionismo humano aborrece el error, eludiéndolo a toda costa.

También podemos abstraer la relatividad de nuestras disonancias cognitivas, podemos apreciar el delicado trazado que separa la disonancia per se de la experiencia óptima. Ésta es la relatividad de la curvatura del espacio-tiempo: que una hora se relativice en un instante porque alcanza la luz de la conciencia de los demás (experiencia cognitiva óptima), o que un instante se relativice en una hora porque apaga la luz de la conciencia de los demás (disonancia cognitiva). Alterando el espacio, en ambos casos: brillante o saturado, respectivamente.

Como vemos, la disonancia cognitiva puede ser relativizada en función de la luz del pensamiento con el corazón que conlleve y, por supuesto, desde un contexto social; donde nosotros mismos, para con los demás, podemos ser un foco de luz de pensamiento y emoción, que atiende a la sabiduría; o bien podemos llegar a ser aquella tierra que se echa sobre lo que brilla con el solo propósito de apagar su luz, opacarlo y no reconocerlo; simplemente por ser ególatras e inmaduros, si no es por pura envidia (otro día hablaremos de la envidia y la psicología positiva).

Esta reflexión nos puede ayudar a entender la experiencia cognitiva óptima, el Estado de Flow. Con todo, bien puede acercarse, ya que hemos mencionado a Einstein, algunos de los consejos que éste da a su hijo en una conocida carta. Desde ellos podremos apreciar con naturalidad qué es el Estado de Flow y cómo es que reside en la percepción «bella y bondadosa» de las cosas, aquello que nos enstusiasma, motiva y, por ende, desencadena nuestra fuerza de voluntad, como vimos en el artículo sobre la «Epistemología de la voluntad del alumno«.

Atendiendo a la misiva que Albert Einstein escribió a su hijo para animarlo en su principal afición, el piano; éste le viene a legar una serie de consejos que comportan la clave de todo aprendizaje eficaz. De entre los mismos, destaca: «Toca al piano principalmente lo que te guste, aunque la profesora no te lo asigne. Esa es la mejor manera de aprender, cuando estás haciendo algo con tal disfrute que no te das cuenta de que el tiempo pasa. Yo estoy a veces tan enfrascado en mi trabajo que se me olvida la comida a mediodía…» (Jiménez Serrano, 2015).

El reloj…relativo.

Como podemos apreciar, disfrutar aprendiendo reside en la entrega desmedida, esto ocurre cuando algo nos entusiasma. Sería como ese soplo del poeta que embarga su razón y lo inspira. Así, cuando estamos inmersos en una tarea de manera tal que nos abstraemos por completo del transcurso del tiempo y se nos ensordece el espacio, podemos decir que nuestra experiencia cognitiva es óptima, hemos alcanzado eso que denominan «Estado de Flow».

Antes de proseguir con una definición y consideración de la Teoría al respecto, volvamos a la Zorra y las Uvas. Ésta, de haberlo intentado incesantemente, puede que no hubiera alcanzado físicamente las uvas, pero si estaban maduras, ¿por qué no podrían caer en uno de sus intentos? Si hubiera alcanzado una rama más baja, ¿podría, con el zarandeo de ésta, caer el racimo?, ¿y si hubiera pedido ayuda a otro animal? Si hubiera pedido ayuda a otro animal, como a un pájaro que le picara la coyuntura del tallo a la rama, posiblemente hubiera conseguido su logro. Luego, una escucha activa junto a la focalización y atención plena en la situación y tarea, hubiera conducido a la zorra a un Estado de Flow. Se hubiera concentrado en solucionar el problema, considerando escenarios posibles, dejando aflorar su pensamiento abstracto, empatizando con los demás, el tiempo le hubiera transcurrido sin darse cuenta y hubiera logrado su objetivo.

No estamos hablando de un aprendizaje per se, si no del aprendizaje que proporciona el reconocimiento de los demás, posicionándonos en el error o la idea ignorada como fuente de conocimiento. Implica, por igual: la autorregulción de nuestra conducta, la escucha activa – con los cinco sentidos -; como vemos, es empatizar, así como gestionar nuestras emociones las que nos posibilitan «pensar con el corazón». Luego, ese Estado de Flow reside en nuestra inteligencia emocional. Ya Aristóteles nos recordó que «todo aprendizaje es emocional». Como vemos, así sucedería en la conducta de la zorra si reconociera la capacidad de los demás y no se hubiera posicionado como el animal más astuto y sagaz del lugar. Paradójicamente, aunque no haya sido considerada la simbología del totem de la zorra, ésta encierra ese complejo de Aristóteles, de sentirse mejor que los demás y creer tener siempre la razón. Precisamente en el reconocimiento de los demás, en la ayuda que pudiera haber brindado otro animal, hubieramos considerado la otredad. Claro que esta fábula es muy inteligente y obvia la figura de otro animal, para ir más allá de la disonancia cognitiva ¿se habían dado cuenta? Supongo que sí, es algo que llama la atención, generalmente las fábulas de animales se presentan con una antítesis entre personajes.

De considerar los consejos de Einstein a su hijo, éste lo anima en la emoción por lo que se hace, en amar lo que se hace, en la pasión. Por igual, podemos apreciar que ese aprendizaje eficaz es emocional y esa emoción nos relativiza el tiempo y el espacio: pasa sin darnos cuenta, escuchando más que nuestro pensamiento. Ésto es una experiencia cognitiva óptima, aquella que nos conduce en el Estado de Flow. Como vemos, consiste, igualmente, en «pensar con el corazón».

Con todo, se hace importante definir dicho Estado de Flow, así como valorar aportaciones al respecto, para poder corroborar aquello que se postula, si no, contraponerlo y cuestionarlo.

D) MIHÁLY CSÍKSZENTMIHÁLYI Y EL ESTADO DE FLOW.

Fue Mihály Csíkszentmihályi, desde sus estudios allá por la década de los setenta, quien definió el Estado de Flow. Según este profesor en psicología, dicho estado puede ser definido como aquel estado de experiencia óptima que las personas expresan cuando: bien están implicadas intensamente en lo que están haciendo y les resulta divertido hacer, bien actuan con una implicación total en un asunto o tarea autopercibiendo una sensación holística – abstracción del espacio y tiempo, embriagados por una atención plena en el asunto en cuestión, vendría a definir desde un prisma personal –

De considerar qué indicadores son aquellos que nos ayudan a identificar esa experiencia óptima, Csikszentmihaly en sus trabajos de 1998 y 1999 proporciona aquellos que se presentan universales para su caracterización, en concreto son ocho. A saber: (1) claridad de meta, (2) feedback inmediato de cuán bien se está realizando la acción, (3) una atención focalizada en la tarea, (4) un balance entre las oportunidades de acción (desafío) y la capacidad de actuar (habilidad), (5) exclusión de los contenidos irrelevantes de la conciencia, (6) un sentido de control sobre la actividad, (7) una distorsión en el sentido del tiempo (usualmente las horas pasan como si fueran minutos) y (8) un sentimiento de que la actividad es intrínsecamente gratificante.

Y de seguir acercando maneras con las que comprender mejor este Estado de Flow, también podemos considerarlo como el equilibrio entre el desafio y la habilidad, no importando si ambos se presentan bajos o altos. En este sentido, otros estudios posteriores subrayan que de presentarse bajo el desafío, éste podría causar aburrimiento o ansiedad. Concretamente, son Pearce, Ainley y Howard quienes en 2005 nos acercan la apreciación del Estado de Flow como un canal sobre un esquema de desafio vs. habilidad, permitiendo separar los estados de aburrimiento y ansiedad. Para estos autores la consideración del Estado de Flow es en relación a la calidad del dinamismo de la experiencia. Así, disminuir el desafio en la tarea, lo convertiría en aburrido; si el desafio aumenta y las habilidades de uno no mejoran para hacer frente al desafío, entonces uno podría caer en ansiedad. Como podemos apreciar, es contradictorio al postulado de Csíkszentmihály, para quien habilidad y desafio no importan en su intensidad y grado para alcanzar dicho Estado.

Personalmente, desde mi experiencia, podría decir que la intención de presentar este Estado desde el dinamismo de una experiencia que obedece a una relación dicotómica entre aburrimiento y ansiedad para con sus opuestos: entusiasmo y serenidad; no parece acertada desde la tarea per se que obedece a este statu quo del Flow. En realidad, aquellas características que se presentan universales para apreciar dicho Estado escapan de graduación alguna cuando somos movidos por el entusiasmo, por esa chispa divina que mueve nuestra fuerza de voluntad; de hecho, es lo que da origen a dicho estado. Es muy importante, en este sentido, considerar qué es aquello que se ha hecho en una investigación, cómo ha sido el experimento y qué se pretende. Desde luego que criticado ha sido este estado óptimo, y tambien otras aportaciones al respecto que intentan ir más allá.

Para que me entiendan, es sencillo abstraer que si hemos caido en la relatividad de nuestro espacio-tiempo, las horas han pasado sin darnos cuenta y nos hemos sumergido en la tarea de manera tal que nuestra atención plena nos ha ensordecido la habitación; no nos ha importado lo difícil o lo fácil de la actividad en sí, ni la habilidad o pocamano que tengamos haciendo algo; nos ha importado que nos entusiasma, nos emociona, nos enamora la actividad en concreto.

Para apreciar estas contradicciones atiendo a mis experiencias personales. En fin, para ir «al turrón» de mis Estados de Flow, bien he podido ponerme a investigar, leer, abstraer, pensar, crear, escribir… durante toda una noche, una mañana y llegar el mediodía… (unas veces he sido más diestra en las materias, otras menos, total..qué puede una saber, si en realidad no sabe nada); bien he cogido mi guitarra y mis cascos para no dar la brasa a los vecinos y he podido estar toda la noche, dándole también al teclado y a la percusión electrónica para terminar la canción, hasta he puesto letra y la he cantado con suavidad..en fín..y para nada soy diestra con la guitarra, me dejo llevar.

Es más, ¿cómo he podido estar tantas horas haciendo algo, siendo mamá? Precisamente movida por ese amor de querer a la vez terminar pronto de estar liada con estas cosas que me apasionan y así, disfrutar de mi hijo que más me apasiona aún. He llevado mi pasión por mi niño a dejarlo todo en la afición, pues hasta así, los pocos ratos que me pongo terminan siendo inmensamente productivos. Ahora que lo cuestiono: ¿será otra característica universal la motivación intrínseca positiva?, ¿o será esta actitud movida por el amor y la emoción la que posibilita ese Estado de Flow? En este sentido, otra vez habría que considerar a Aristóteles y que todo aprendizaje (eficaz) es emocional.

Así, puedo abstraer que para nada cuentan la mayor o menor habilidad y dificultad del desafío – como postula Mihály Csíkszentmihályi-, lo que cuenta es que estés enamorada de lo que estés haciendo. Lo único que cuenta es, entonces: «pensar con el corazón». Bueno, esto simplemente es mi apreciación personal, una apreciación personal que es compartida y también es contraria a otras visiones del Flow. En la mano de cada quien queda su juicio al respecto.

Finalmente, como dije al principio, y como dice mi madre: Con el tiempo y una caña, hasta las verdes caen; así que ya sabes… tiempo al tiempo, que el tiempo, todo lo pone en su sitio».

¿Será entonces la caña la sabiduría que otorga el tiempo?, ¿será necesario pensar con el corazón para alcanzar esa sabiduría?

¡Un abrazo a todxs mis lectorxs y seguidorxs!

¡Qué tengáis un día genial!

Verónica García-Melero

Bibliografía consultada:

Carrillo de Albornoz, M.A. y Fernández, M.A. (2015). Simbolismo de…la copa. Recuperado de: https://biblioteca.acropolis.org/simbolismo-de-la-copa/

Festinger, L. (1975). Teoría de la disonancia cognoscitiva. Instituto de Estudios Políticos. ISBN 8425904307.

Gazzaniga, M. S. (1985). El cerebro social. Madrid. Alianza Editorial, S.A.,

Jiménez Serrano, M. (2015). La carta en la que Einstein explica a su hijo cual es la mejor manera de aprender. El Confidencial. Recuperado de: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-02-18/la-carta-en-la-que-einstein-explica-a-su-hijo-cual-es-la-mejor-manera-de-aprender_31958/

Mesurado, M.B. (2009). Comparación de tres modelos Teóricos Explicativos del Constructo Experiencia Óptima o Flow. Interdisciplinaria, 2009, 26, 1, 121 – 137

Peláez Malagón, J.E. (2002). Historia de la caricatura. Proyecto Clio Artículo. Recuperado de: http://clio.rediris.es/arte/caricaturas/caricatura.htm

Vadillo, M. A. (2004). La disonancia cognitiva, o cómo el ser humano se convierte en esclavo de sí mismo. Psicoteca.com Recuperado de: http://paginaspersonales.deusto.es/matute/psicoteca/articulos/Vadillo04.htm

Wikipedia (2019). Esopo. Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Esopo

Wim (2016). La vid (simbología). El blog de Win. Recuperado de: https://elblogdewim.wordpress.com/2016/08/18/la-vid-simbologia/

Estereotipos (I): Porqué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas.

Desde esta entrada pretendo recomendar un libro muy curioso. Un libro que cayó en mis manos hace casi veinte años y, sin embargo, nunca deja de sorprenderme. Fue Vicky, allá por el 2001 concretamente, quien me dejó este libro propio que le entusiasmaba soberanamente. Y la verdad, después de leerlo, no era para menos, terminas desternillándote de risa.

Especialmente ahora que estoy inmersa en el mundo de la lectura y la investigación de tintes sociales, psicológicos, de neurociencia y biología también; me ha parecido una obra maestra con la que refrescar a la Comunidad Científica que me lee, una de las maneras productivas con las que acercar conocimiento científico a la población, con las que hacer divulgación científica. Así, si alguien está interesado, por ejemplo, en estereotipos propios de diferentes países, esta vía ha resultado ser todo un best seller.

Considerando el contenido que nos trae el libro que presento a continuación, es muy probable que descubramos que el humano no se acusa así mismo de estar equivocado. Cuando esto sucede, evita a toda costa la cesión de su posición o, simplemente, reconocer que estaba totalmente equivocado. En general, lleva a las personas a un perfeccionismo insufrible o, si no, a la inmadurez. «Errar es humano; rectificar, de sabios». Entonces, ama tus errores, ¡diviértete con ellos! La próxima vez que dejes la puerta abierta, no lo niegues, no culpes a «nadie», solo … di: «Confío en la gente». Bueno, el humor puede ayudar …

Y, si continúo con más ejemplos, ¿has notado que las mujeres generalmente tenemos dificultades con los mapas? .. Pero, y los hombres, ¿se han dado cuenta de cuánto les cuesta pararse y pedir una dirección cuando van al volante? ¿Podría ser que tienen miedo de equivocarse ya que en la pregunta renuncian a su poder, su control sobre el asunto? En cualquier caso, si eres mujer, probablemente hayas bajado la ventanilla en el primer semáforo rojo que encuentras y rápidamente has preguntado a la primera persona que se ha cruzado delante del coche. Si no, incluso has detenido tu vehículo para ir a buscar ayuda a alguien.

Estas diferencias son curiosas, son nuestro día a día y, básicamente, son pequeñas cosas que nos hacen diferentes. Así, podemos abrazar la igualdad de oportunidades, aunque siempre manteniendo nuestras diferencias. Quizás es un enfoque social cuya perspectiva no ha sido explorada intensamente desde el feminismo.

Otro día podemos hablar sobre mi visión personal de la igualdad y este término que no me convence por completo para representar la igualdad. A priori, parece machista, ¿no crees que llamar a la igualdad, feminismo, ya posiciona aparentemente a la mujer por encima del hombre y de esta manera se gana la desvaloración de muchos hombres?, ¿no habrá sido obra de alguna persona machista este término? Bien es sabido que la superioridad de la mujer es la ideología del hembrísmo; sin embargo, parece confundirse ésta noción en el feminismo. ¿Qué podríamos hacer? Desde luego que irritante es ver a muchas chicas manifestarse desnudas por la calle…ésto, personalmente, no es aquello por lo que han luchado tantas militantes feministas y, por supuesto, para nada me identifico con este tipo de manifestaciones. La inteligencia no ha necesitado jamás mostrar el cuerpo, digo yo. Bueno…otro día consideraré mi visión de manera más reflexiva y la compartiré; total, esto no es sino un blog personal.

«Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas: por qué somos tan diferentes y qué hacer para llevarlo bien», se publicó por primera vez en 2001. Escrito por Allan y Barbara Pease, un par de expertos en relaciones personales. Rápidamente se convirtió en un best seller mundial.

Es un libro que ofrece una visión totalmente nueva y fresca de ciertos comportamientos humanos. Es un material que aborda las indagaciones en neurociencia, biología evolutiva, sociología, análisis psicológico, aunque de una manera esclarecedora.

Es una exposición impactante, con frecuencia hilarante, de diferencias de género estereotipadas, respuestas y preguntas comunes sobre por qué los hombres se excitan por lo que apaga a las mujeres, la relación entre el SPM (síndorme premenstrual) y el deseo sexual, o por qué las rubias tienen tasas de fertilidad más altas, entre muchas apreciaciones.

Además, está lleno de dibujos que ilustran cada caso. Algo que hace que su lectura sea mucho más divertida y, en algunos momentos, extremadamente divertida.

Entonces, si tienes una mente curiosa, disfrutarás descubriendo las razones de algunos estereotipos. Es un libro muy recomendable.

Recuerdo su título: «Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas: por qué somos tan diferentes y qué hacer para llevarlo bien».

Con todo, aquí dejo un PDF con una breve aproximación de la obra, así como un test de estructura cerebral que proponen Allan y Barbara Pease.

¡Te va a encantar!

¡Un abrazo muy grande!

Verónica García-Melero

Stereotypes (I): Why men don’t listen and woman can’t read maps.

This small entry is intended to recommend a very curious book. It fell into my hands almost twenty years ago and yet it never ceases to amaze me. Especially, now that I am immersed in the world of reading and researching of social, psychological, neuroscience and biology dyes too.

Considering the content that brings us the book that I present below, it is very likely that we will find the knowledge that the human does not accuse himself of being wrong. When this happens, he avoids at all costs the cession of his position or, simply, to recognize that he was totally wrong. It generally leads people to an insufferable perfectionism or, if not, a serious immaturity. «Wrong is human, and rectify, wise». So, love your mistakes, have fun of them! The next time you leave your door open, don’t deny it, don’t blame «nobody», just … say: «I trust people». Well, humor may help…

And, if you continue with more examples, have you noticed that women generally have difficulties with maps? .. But, and men, have you realized how much it costs them to stand and ask for an address? Could it be that they are afraid of being wrong since in the question they give up their power, their control of the matter?  In any case, if you are a woman, you have probably dropped the window at the first red traffic light you find and asked the first person you meet. If not, you have even stopped the car for looking for some human being’s help.

These differences are curious, they are our day to day and, basically, they are small things that make us different. Then, it is good to seek equal opportunities, although always keeping our differences. Perhaps it is a social approach whose perspective has not been exploited intensely since feminism. Another day we can talk about my personal vision of equality and this term that does not completely convince me.

Why men don’t listen and woman can’t read maps: how we are different and what to do about it» it was first published in 2001. Written by Allan and Barbara Pease, a couple of experts in personal relationships. It quickly became a world best seller.

It is a book that offers a totally new and fresh vision of certain human behaviours. It is a material that approaches inquiries in neuroscience, evolutionary biology, sociology, psychologist analysis, although in an illuminating way.

It is a shocking and frequently hilarious exposition of stereotypical gender differences, answers and commom questions about why men are turned on by the thing that turn women off, the relationship between PMS and sex drive, why blondes have highter fertility rates, and more.

In addition, it is full of drawings that illustrate each case. Something that makes your reading much more fun and, at moments, extremely amusing.

So, if you have a curious mind, you will enjoy discovering the reasons for some stereotypes. It is a highly recommended book.

I remember its title: Why men don’t listen and woman can’t read maps: how we are different and what to do about it»

You’re going to love it!

We have crossed the border of 30,000 followers!
Thank you very much to all of you who read and follow negocioonline.net!

A very big hug!

Verónica García-Melero