Categoría: Metodologías e-a

Sócrates en la Escuela.

English Version: Socrates at School.

Sólo sé que no sé nada, y al saber que no sé nada, algo sé; porque sé que no sé nada.

Sócrates 470-399 a. C.

A) INTRODUCCIÓN: ¿Por qué aplicar la Mayeútica en nuestra Educación?

En la Biblioteca Clásica Loeb, encontramos, según la traducción de Tredennick (1968), que, originariamente, fue Sócrates (470-399 a.C.) el precursor de la mayéutica, técnica conocida como método socrático; aunque, es importante señalar que se alude al mismo también como mayéutica platónica, dado que Platón, a través de sus diálogos platónicos, transmitió esta manera de conocer y aprender socrática, utilizando, para ello, el personaje de Sócrates (el maestro) en sus debates.

De acuerdo a la traducción de Platón de Tredennick (1968), la mayéutica consiste en una relación entre maestro y discípulo basada en el diálogo, que tiene por objeto alcanzar la verdadera esencia de las cosas. Este diálogo, por su parte, puede establecerse desde una idea errática o ignorada, denominada ironía socrática.

A través del diálogo reiterado se llega al conocimiento de las cosas, ya sea rechazando la ironía propuesta, ya sea alcanzando el conocimiento de lo que se ignoraba. Si bien, esta técnica puede ser considerada en torno al diálogo y debate de alguna idea o concepto, aislada de la ironía. Luego, la mayéutica pretende dar a luz el conocimiento de las cosas desde el conocimiento que ya posee el discípulo.

De acuerdo a Sánchez et al. (2012), el método socrático es muy diferente a la “clase magistral”, constituye una metodología de aprendizaje activo, basada en la metacognición, que focaliza al alumno como protagonista de su propio aprendizaje, fomentando en el discente la creación de una actitud crítica.

Luego, se hace importante definir el término metacognición con objeto de comprender la asociación de este calificativo a la mayéutica. Flavell, en su obra,  lo define como el:

conocimiento o conciencia que uno tiene sobre sus propios procesos y productos cognitivos […] hace referencia, entre otras cosas, a la supervisión activa y la consecuente regulación y orquestación de estos procesos en relación con los objetivos o datos cognitivos sobre los cuales actúan” (Flavell, 1976, p. 232)

Una vez comprendido este concepto, y siguiendo esta línea, Shoenfeld (1992) remarca la importancia del uso de metodologías de enseñanza basadas en la metacognición para mejorar en los alumnos el aprendizaje de las matemáticas. Por su parte, Rigo (2011) defiende la implementación de técnicas metacognitivas en las aulas, subrayando a la mayéutica socrática como técnica de enseñanza-aprendizaje que propicia en el alumno un aprendizaje a partir del autoreconocimiento de su ignorancia en tres fases: momento de construcción, momento de de-construcción y momento de re-construcción. Igualmente, este autor señala que el uso de esta técnica reporta numerosos beneficios en el campo de la investigación y la matemática, lo que se hace necesaria la transferencia de la misma a otras esferas educativas, provocando, así, que las prácticas metacógnitivas que representan la quintaesencia de la mayéutica socrática, tengan una presencia incuestionable en las agendas educativas de distintos países.

No obstante, podemos apreciar que la mayéutica se presenta como una relación entre maestro y discípulo, que a través del diálogo, permite conectar con los conocimientos previos y que, a través de la  de-construcción y re-construcción, el alumno va a adquirir un aprendizaje, a la vez que va a tener conciencia sobre sus propios procesos y productos cognitivos. Son observables en esta técnica los elementos necesarios que han de coincidir para producir un aprendizaje significativo como ha sido abordado anteriormente considerando los postulados de Ausubel, Novak, Gowin y Vigotsky.

Con todo, podemos ampliar la conexión de la mayéutica con los procesos cognitivos de Piaget y la exploración y descubrimiento rememorativo de Bruner, ya que en su conjunto, comprenden, por ejemplo, la base metodológica del Programa de Inteligencia de Harvard.

B) LA MAYEÚTICA EN EL PROYECTO DE INTELIGENCIA DE HARVARD.

El Proyecto de Inteligencia de Harvard  (desde ahora PIH), desarrollado a finales de la década de los setenta, fue concebido, de acuerdo a Mejía et al. (1992), para mejorar las destrezas y habilidades de pensamiento en adolescentes de familias socialmente deprimidas. Para ello, mediante la intervención sistemática, se facilitó el incremento de las habilidades consideradas típicamente constitutivas de la inteligencia.

Así, los contenidos de estas intervenciones se enfocaron en las siguientes habilidades: clasificar patrones, razonar inductivamente, razonar deductivamente, desarrollar y usar modelos conceptuales, comprender y modificar la conducta adaptativa.

Las bases metodológicas de este programa se encuentran en la mayéutica, los procesos cognitivos de Piaget y la exploración y descubrimiento rememorativo de Bruner, siendo su objetivo: desarrollar habilidades cognitivas útiles en sí que faciliten la adquisición de otros conocimientos extensibles a situaciones y contextos de la vida personal, familiar y laboral.

Por otra parte, con respecto al informe que emana de la institución que llevó a cabo el proyecto, Harvard University (1983) revela que tanto los estudiantes experimentales como los de control presentaron una mejoría en las puntuaciones de los test a lo largo del año de experimento. Siendo, por otra parte, el progreso del grupo experimental, mayor que el del grupo control en la mayoría de los casos propuestos. Arrojando unas diferencias estadísticamente significativas, lo que hace del proyecto un programa prometedor.

El éxito de este programa ha encontrado cabida en la puesta en práctica del mismo en numerosos países a escala global. De entre uno de sus ensayos, Ramos (2014) estudió a través de su metodología como el PIH influye en el CI, así como las implicaciones en el desarrollo organizativo y profesional de los docentes. El estudio le ocupó cuatro años, concluyendo que:

“la incidencia del PIH en el CI es muy positiva, produciendo mejoras cognitivas en los alumnos, medidas a través del test de inteligencia “g” de Cattell. Con respecto a la organización y desarrollo profesional, influye positivamente en la autonomía de la actividad docente, el compromiso con su práctica pedagógica, así como la autocrítica necesaria para evaluarla constantemente, generando propuestas pedagógicas flexibles, mediante la autorreflexión. La comunicación de esta experiencia influye positivamente, tanto en la comunidad escolar, como en la comunidad local, estimulándoles a participar en proyectos educativos orientados a mejorar la calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje y de la educación” (Ramos, 2014, pp. 1-2)

Por otra parte, Ramos (2014) propone que el aprendizaje activo supone un mayor grado de implicación en el aprendizaje en cuanto conlleva  aparejado una continua búsqueda de respuestas y formulación de hipótesis. Considerando al aprendizaje activo como un proceso interpretativo que permite comprender la realidad, confiriéndole el carácter de  actividad constructiva.

C) LA MAYEÚTICA EN EL MÉTODO HARVARD PARA ESCUELAS DE NEGOCIOS.

Christopher Langdell, desarrolló en 1870 el método de casos más antiguo conocido. De acuerdo a Donham (1922), por aquel año Langdell era el nuevo decano de la Harvard Law School (HLS) y procedió a abordar su clase desde el método socrático debatiendo un caso que sus alumnos posteriormente deberían producir y dar solución. Su éxito fue tal, que en 1920 la escuela de negocios, Harvard Business School (HBS) introdujo en la asignatura de marketing el método del caso en 1920. Posteriormente, se fueron sucediendo otras de sus escuelas.

Donham (1922), en su trabajo, explica que el objetivo principal es que los estudiantes aprendan por sí mismos, a través de procesos de pensamiento independiente, desarrollando la capacidad de usar sus conocimientos y habilidades, construyendo nuevos significados desde aprendizajes anteriores. Ya que, según este autor, los conocimientos sin la capacidad de ponerlos en práctica no son útiles, además de que la habilidad no alentada continuamente por nuevos conocimientos convierte en rutina a cualquier actividad. Algo que, de acuerdo a Ausubel (1976) es definido como aprendizaje mecánico, el otro extremo de un continuo con respecto al aprendizaje significativo. Y es que, para este autor, Ausubel, el aprendizaje significativo ha de observarse no solo como un proceso, sino como un producto. En este sentido, la atribución de significados que se construye con la nueva información es el resultado de la interacción entre subdimisores claros, ya presentes en la estructura cognitiva y la nueva información.

Por otra parte, Donham (1922) subraya que para alentar la actividad, el profesor actúa de guía y catalizador, propiciando el diálogo y debate, permitiendo que los estudiantes descubran las ideas significativas por sí mismos, siempre dentro de un marco lógico. En este sentido, la teoría de los modelos mentales de Johnson-Laird viene a complementar la que postula Ausubel. De acuerdo a Johnson-Laird (1983), los modelos mentales son aquellas representaciones que dotan de poder predictivo y explicativo a los individuos, dado que se caracterizan por su funcionalidad. De no poseer estar cualidades los modelos mentales, es muy difícil que se atribuya significado al contenido. Razón por la cual, un aprendizaje será tanto más significativo cuanto mayor sea la capacidad de los individuos de generar modelos mentales relacionados con la materia objeto de estudio. Por lo que la información o contenido ofrecido ha de ser considerado sustancial de manera que favorezca la construcción de dichos modelos mentales, algo que requiere de la significatividad lógica.

En resumen, podemos concluir que la mayéutica, además de ayudar a construir modelos mentales funcionales dotados de poder predictivo y explicativo que ayudan a la construcción de aprendizajes significativos; como metodología activa, involucra un proceso interpretativo que permite comprender la realidad, confiriéndole el carácter de  actividad constructiva. Igualmente, favorece la relación interpersonal entre maestro y discípulo, así como con el grupo, lo que permite una mayor socialización, además de conferir el efecto catalizador que procura la emoción en el aprendizaje. Sin olvidar que esta metodología metacognitiva ayuda a desarrollar la reflexión, el pensamiento deductivo e inductivo, la solución de problemas, el planteamiento de hipótesis, entre otros,  lo que deriva en una mayor actividad cerebral, que como ha sido probado, procura su mayor desarrollo y favorece la inteligencia.

NOTA FINAL:

Este artículo es un fragmento del Marco Teórico de mi Trabajo Fin de Máster del Profesorado, finalizado en Junio de 2018 por la Universidad Isabel I. Su esencia es la mayeútica, con lo que, por igual, hace un guiño a Platón. En concreto, la introducción y reflexión primera es la frase del azucarillo de la foto de más abajo. Un azucarillo que guardé de un café en una de esas veces que subía a ver a mi padre al Hospital San Cecilio cuando le amputaron su segunda pierna (hospital en el que también yo nací). Él siempre me animó a ir más allá, a que desatara mi capacidad, a que me puliera. Y, en fin, también el hacer el camino es algo muy emocional. Mi padre se despidió sin poder caminar, y yo he caminado intentando ir más allá gracias a su inspiración y con la canción que me dedicó en mi 35 cumpleaños, 24 de marzo de 2013.

Recordándolo hoy, y sintiendo que siempre es mi inspiración para pensar, trabajar y llegar más allá, dejo este pequeño artículo sobre la mayeútica con el deseo de que también inspire a otras personas en la educación, especialemente a aquellos profesionales que apuestan por una Educación Inclusiva y Positiva de verdad.

Con amor, a mi padre.

Verónica García-Melero

Bibliografía:

Ausubel, D. (1976). Psicología educativa. Un punto de vista cognoscitivo. México: Ed. Trillas.

Ausubel, D., Novak, J. y Hanesian, H. (1983). Psicología educativa: un punto de vista cognoscitivo. México: Trillas

Ausubel, D. (2002). Adquisición y retención del conocimiento. Una perspectiva cognitiva. Barcelona: Paidós.

Donham, W. (1922). Business Teaching by the Case System. The American Economic Review, 12, 53–65.

Flavell, J. (1976). Metacognitive aspects of problema solving. En L.B. Resnik (Ed.), The nature of intelligence (pp. 231-235). Hillsdade, N.J.: Lawrance Erlbaum Associates.

Gowin, D. (1981). Educating. New York: Cornell University Press

Harvard University (1983). Proyecto Inteligencia. Informe final. Ministerio para el desarrollo de la Inteligencia Humana, Venezuela.

Johnson-Laird, P. (1983). Mental Models. Toward a cognitive science of language, inference and consciousness, Cambridge: Harvard University Press

Kurfiss, J. (1988). Critical thinking:theory, research, practice and posibilities. Washington, Association for the studiy of higher education. Asheeric Higher Education, 2.

Megía M. et al. (1992). El proyecto de Inteligencia de Harvard. Madrid: CEPE

Pérez, M. (marzo, 2013). Comunicación y oratoria con programaión neurolingüística e inteligencia emocional. Conferencia llevada a cabo en la universidad de Navarra. Navarra.

Ramos, M. (2014). Influencia del Proyecto Inteligencia Harvard en el desarrollo cognitivo de los alumnos de educación primaria. Implicaciones en el desarrollo organizativo y profesional en el segundo y tercer ciclo de educación primaria. Avances en supervisión educativa,  22. Recuperado de: https://avances.adide.org/index.php/ase/article/download/48/…/ase_22_25_ramos.pdf

Rigo, M. (2011). La Mayéutica y su aplicación a un cuestionario dirigido a docentes. En Educación Matemática XV (pp. 523-532), Ciudad Real, España:SEIEM, Universidad de Castilla-La Mancha.

Sánchez et al. (2012). Metodología de aprendizaje activo a través de la mayéutica platónica. Departamento de Metafísica y Corrientes Actuales de la Filosofía, ética y Filosofía Política. Universidad de Sevilla.

Shoenfeld, A. (1992). Learning to think mathematecally: Problem solving, metacognition, and sense-making in mathematics. En D. A. Grows (Ed.), Handbook of research on mathematics teaching and learning (pp. 334-370). New York: Mc Millan

Vigotsky, L.S. (1987). Pensamento e linguagem. São Paulo: Martins Fontes.

VV.AA. (2017a). Ud2: Procesos de aprendizaje. Universidad Isabel I. Apuntes de Aprendizaje y desarrollo de la personalidad.

Decodificando la Generación Z: mapa de habilidades (I)

Mi padre me enseñó a defender lo que es correcto, no importa qué.

Rafael Vega, el «Zorro».

A) INTRODUCCIÓN

En la entrada Entusiasmo, Acción y Motivación: epistemología de la voluntad del alumno, alcanzamos el conocimiento de cómo se triangulan su entusiasmo, motivación y voluntad.

Esta voluntad, considerando la perspectiva del aprendizaje voluntario o intencional, exige de patrones más complejos en la voluntad y en el esfuerzo, amén de la intervención del docente dentro de una estructura educativa institucionalizada. De esta manera, conectando el aprendizaje y esfuerzo con aquellas competencias clave que favorecen la consecución de la autonomía del estudiante, se aflora que son las de aprender a aprender y la de desarrollo del espíritu empresarial y sentido de la iniciativa, las que ayudan de vehículo para la autorregulación de la conducta, así como aquellas habilidades sociales y personales que lleva aparejadas: autonomía, seguridad en sí mismo, liderazgo, tenacidad, creatividad, trabajo en equipo, solidaridad entre otras. Éstas son alcanzables, fundamentalmente, desde el desarrollo de estrategias instruccionales de aprendizaje activo, presentándose especialmente atractiva, esto es: «bella y bondadosa», la gamificación.

Si bien, alcanzar el conocimiento de la gnosis de la voluntad, las competencias clave que la favorecen y las metodologías que ayudan en el esfuerzo y conducta motivada del alumno, se presenta como una importante reflexión para mejorar la acción educativa; bien se presenta extraordinariamente importante conocer los perfiles de habilidades que presentan los Gen Zers.

Desde el ánalis de los perfiles de la Generación Z en habilidades y preferencias se puede lograr una mejor adecuación de las metodologías a los propios estudiantes, así como alinear las mismas con las expectativas del mercado laboral.

En este sentido, de considerar la Economía de Aprendizaje, la optimización del input: correlación habilidades-preferencias del alumno con propuesta metodológica por el docente, alcanza un efecto expansivo en el output (formación del alumno). En este sentido, se presenta axiomático que adecuar la metodología a las habilidades y preferencias, no es otra cosa sino satisfacer en gran medida las necesidades y preferencias de los alumnos. Luego, en tanto se logran alinear ambos, se alcanza una mejor respuesta del alumno: su entusiasmo, motivación y voluntad. Circunstancia que nos encamina en la autorregulación de la conducta y autonomía en el aprendizaje (ver Polieconomics, 2019).

2. TRECE HIPÓTESIS Y CUESTIONAMIENTOS PARA FUTURAS INVESTIGACIONES.

Con todo, siendo una propuesta teórica, se abre un presupuesto de hipótesis que proporciona ideas a todos aquellos profesionales de la educación e investigadores que leéis negocioonline.net y os fascina educar, respetar, reconocer y ayudar a una escuela positiva, inclusiva y productiva.

H1: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno consigue una respuesta más motivada en su aprendizaje.

H2: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno consigue una respuesta más satisfactoria en el alumno, promueve la autorregulación de su conducta.

H3: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ayuda a identificar las actividades que favorecen la construcción de aprendizajes significativos (analizado en E&Y).

H4: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno favorece un clima saludable en clase desde el reconocimiento del alumno.

H5: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno favorece la socialización y construcción de lazos emocionales entre profesor-alumno (Inteligencia Emocional).

H6: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ayuda a la alineación de perfiles de competencias con aquellas promovidas por el mercado laboral.

H7: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ayuda a mejorar el curriculo del docente.

H8: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ofrece una respuesta más positiva en la percepción del alumno del trabajo del docente.

H9: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno fomenta el sentido de confianza del alumno en el profesor.

Etcétera, imagino que podréis sumar más una vez identificado el mapa. Son ideas para explorar. En su conjunto, no obstante, cabría valorarlas desde el prima de la Economía de Aprendizaje, así como el grado de innovación social y tecnológica en el aula.

Así, H10: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita la Economía de Aprendizaje en la instrucción práctica , etc (depende de la amplitud).

H11: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita en el docente una autopercepción positiva sobre la eficiencia y eficacia de la incorporación en el aula de innovación social y tecnológica.

H12: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita en el docente una autopercepción positiva sobre la eficacia y eficiencia del rendimiento de la acción educativa al desplazar el foco de atención a los alumnos (Se pueden considerar muy diversos enfoques: rendimiento, satisfacción del alumno, satisfacción del docente, motivación,…)

H13: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita en el docente una autopercepción positiva sobre la eficacia y eficiencia de la dirección y gestión del aula desde la perspectiva del rol de leader.

3. MARCO TEÓRICO.

Desde el siguiente análisis se acercan aquellas habilidades que presenta la Generación Z de manera más destacada de acuerdo a diversas investigaciones. En este sentido, se considera importante, como paso previo, definir ese concepto de «Generación Z» para conseguir un entendimiento concreto del intervalo de población al que nos estamos refiriendo.

En este sentido, de acuerdo a Cooper (2019), la Generación Z es el nombre dado a aquellas personas que nacieron inmediatamente después de la población referida a los Millenials. Así, por Gen Zer nos referimos a los nacidos desde mediados de la década de los años 90; no obstante, la concreción del límite se presenta controvertido, gravitando unos dos o tres años arriba o abajo. Por igual de controvertido es el límite de cierre del intervalo de este estudio de cohorte en comparación con su generación inmediatemente anterior. Hasta el momento, determinadas investigaciones la limitan hasta 2015.

Con todo, las delimitaciones del estudio de cohorte convergen en que es una generación caracterizada por el acceso completo y regular a internet, así como a la intermediación para con éste, o el simple disfrute, de la posibilidad que brindan nuevas tecnologías y aparatos/soportes. Por igual, un rasgo característico de esta generación es la conexión online con otras personas, así como en redes sociales, durante un número considerable de horas al día.

Alcanzada la delimitación temporal de la Generación Z, un primer paso consiste en optimizar la adecuación de los métodos a sus habilidades, conocer bien a los alumnos de hoy, así como sus expectativas para con sus procesos de enseñanza. En este sentido, para comprender lo que se pretende con sencillez, se presenta importante cuestionarnos: ¿qué es aquello en lo que más le gusta trabajar al Gen Zer?, ¿qué es lo caracteriza al Gen Zer?

Para tal fin se han considerado cuatro estudios empíricos, bastante reconocidos en la Comunidad Educativa. En concreto, estos son: (1) el Informe Cassandra (2015), (2) el informe del Centro de Estudio de Cinética Generacional (2017), (3) el Estudio Adobe (2016), y (4) el Informe del Gen Z de Ernst and Young (2017).

Son estudios realizados en: EEUU, Reino Unido, Alemania, Japón, China, India, Brasil y Méjico, fundamentalmente. En su conjunto ascienden a más de 6.000 encuestados/entrevistados. En este sentido, son unos 6.000 encuestados de los que se tiene conocimiento, la investigación del Centro de Estudio de Cinética Generacional, por su parte, no facilita su numero, aunque se considera un número muy elevado.

Desde la información que se recolecta se considera el conocimiento del patrón de habilidades y comportamiento de la Generación Z para con sus expectativas en educación y orientadas hacia el mercado laboral. Por igual, son estudios que se presentan ideales para hacer aquellos otros comparados o, simplemente, servir de referente para analizar habilidades en nuestra población.

Desde su conocimiento alcanzamos un mapa de habilidades que nos ayuda a correlar habilidades de los alumnos con aquellas metodologías de enseñanza-aprendizaje que se presentan idóneas para satisfacer las destrezas que requieren las mismas. Éstas adecuaciones terminan por optimizar las propuestas curriculares y, así, ayudan a despertar más el interés del alumno por su aprendizaje, ayudan en su voluntad y esfuerzo. ¿No creen que es algo axiomático?

En este sentido, se procede a destacar los datos más relevantes de cada uno de ellos:

  1. El Informe Cassandra, 2015.

La muestra de este estudio fue de 902 alumnos, comprendidos entre las edades de 7 y 17 años. La metodología utilizada fue la de una extensa entrevista estructurada, arrojando como características predominantes las de: emprendedor, centrado en habilidades, imparcialidad, pragmático, enfocado en la conexión de redes sociales, y la narración de historias.

Por igual, presentan en un 71% una elevada tenacidad, en tanto valoran en gran medida la experiencia del error antes de la consecución del logro.

Con respecto a enfocarse en el desarrollo de habilidades, ésta característica es la más predominante de este estudio, un 89% de los entrevistados presentan conductas creativas y productivas en tanto revelaron que parte de su tiempo libre lo invierten en actividades donde adquirir destrezas, habilidades o desarrollar su creatividad.

2. El Centro de Estudio de Cinética Generacional, 2017.

Las investigaciones llevadas a cabo por este Centro destacan del Gen Zer su atracción por la búsqueda/investigación online de recursos y fuentes para trabajar de manera autónoma. Destacando que se enfocan extraordinariamente en la inmediatez de la respuesta, más que en asegurarse de la veracidad de la misma. En este sentido, dicho Centro define al Gen Zer como un sujeto consciente de sí mismo, autosuficiente, innovador y orientado a objetivos. Siendo las características predominantes: creativo, emprendedor, orientado en objetivos, autoinformado, autosuficiente, con predisposición a la experiencia laboral a temprana edad y enfocado en la conexión de redes sociales.

3. El Estudio Adobe, 2016.

El estudio de Adobe es considerablemente extenso, alcanza los 1000 estudiantes, de edades comprendidas entre los 11 y 17 años, y 400 profesores, el cual fue presentado en EDUCAUSE 2016.

Un hallazgo interesante desde el estudio es conocer que tanto alumnos (78%), como profesores (77%), subrayan que su aprendizaje es más efectivo y eficaz cuando involucra un aprendizaje práctico/activo y, en especial, conlleva el desarrollo de la creatividad. Una evidencia que ha ayudado, desde el estudio, a mejorar la propuesta metodológica en clase por un 60% de los profesores; quienes consideran potenciar este tipo de actividades en clase ya que ayudan a evolucionar el currículum docente.

Como características predominantes en los Gen Zers, el estudio Adobe subraya: creativos, enfocados en el aprendizaje activo/práctico y en la narración de historias.

4. El Informe del Gen Z de Ernst and Young, 2017.

Este informe se presenta como el más extenso de los que se proponen. Fue llevado a cabo en 2016, donde se encuestaron a 3200 Gen Zers, con objeto de conocer las preferencias de esta nueva generación de trabajadores. Los sujetos encuestados provinieron de una diversidad geográfica rica: EEUU, Reino Unido, Alemania, Japón, India, Méjico, Brasil y China.

Revelaron como características más importantes, la valoración del trato con respeto y reconocimiento de las personas, la conducta ética, la compensación justa y promoción entre empleados, una comunicación abierta y transparente y la sabiduría en la toma de decisiones y liderazgo. En este sentido, se posicionan en valorar al responsable inmediato, gerente o jefe por su verdadera capacidad para el liderazgo y sabiduría; cuestionan, no obstante, la posición desde el mero cargo. Han de hacerles ver la valía como merecedores del puesto que ostentan sus superiores.

En síntesis, las carácteristicas más predominantes en este estudio son: emprendedores, pragmáticos, interesados en la experiencia laboral a temprana edad, autosuficientes, con predisposición hacia la narración de historia y enfocados en la confianza y las altas expectativas.

D) MAPA DE HABILIDADES.

La reorganización de las habilidades identificadas en las diferentes investigaciones nos permite obtener un mapa de aquellas que aparecen, indicando en su caso, la frecuencia con que se repiten:

Podemos apreciar, desde la expresión porcentual de las frecuencias relativas, que aquellas dos características en que convergen los citados estudios, representan el 26% de la población. En este sentido, buscar metodologías que posibiliten el desarrollo del espíritu empresarial, así como los procesos aferente-eferente neuronales: aprendizaje por proyectos, redacción de ensayos… ayudan extensiblemente a alinear metodologías y competencias con las habilidades que presentan los Gen Zer a gran escala.

Se considera el término «gran escala» ya que simplemente nos proporciona un mapa, una especie de catálogo generalizado. Esto es, hemos de conocer nuestro «territorio», hemos de investigar nuestras aulas y, así, conocer mejor a nuestros estudiantes. «(La verdad) No está marcada en ningún mapa: los sitios de verdad no lo están nunca». «Moby Dick» (1851), Herman Melville.

Contar con un mapa de patrones de habilidades se presenta como un instrumento útil hacia el que dirigir esfuerzos y, desde ellos, mejorar la calidad de la educación. Desde luego que el primero sería analizar qué le satisface al alumno, qué metodologías le resultan más atractivas.

En este sentido, si no exploramos diferentes metodologías no es posible apreciar la respuesta del alumno. Por igual, si una vez exploradas metodologías no consideramos la encuesta en nuestra clase, que evaluen nuestra actividad para con ellos, no podemos mejorar el curriculum y acción educativa.

Próximamente subiré unos cuestionarios de análisis y observación de lo que se hace en clase, tanto para el propio docente, como para el alumno. Están orientados en la incorporación de innovación social y tecnológica, graducación de la frecuencia del uso de metodologías innovadoras, valoración de la satisfacción para con las mismas y expresión de necesidades y/o preferencias por el alumno. Comprenden solo 19(x2) cuestiones, fácilmente entendibles por los alumnos – se ha considerado profundamente una redacción con «lengua sencillo» para una mejor comprensión-. En el caso del profesor se presentan 19 items.

Comprenden, en adición, una observación matemático-estadística novedosa, ofreciendo una peculariedad para la correlación de variables en autopercepción por lo hecho en clase.

Por igual, están pensados para poder ejecutar un modelo matemático, desarrollado para tal fin, desde el que programar el curriculo en innovación por centro/departamento/aula.

Y, por supuesto, ha sido realizado considerando una extensa bibliografía en pedagogía, metodología y práctica relacionada con la innovación.

Se espera que sean de gran utilidad, ya que a la vez, pueden servir para llevar a cabo en los Centros sencillas auditorías de lo que se hace en clase o programa. Auditorías que pueden ser llevadas a cabo por el jefe de estudios y/u orientador, no requiriendo más de dos observaciones por aula y año o trimestre, de utilizarlos de manera un poco más intensiva. Una propuesta sencilla, fácil, con la que mejorar la acción educativa de un centro: alumnos, profesorado y órgano de administración y dirección.

Considero fundamental la mejora continua en el proceso educativo, la Economía de Aprendizaje. En este sentido, la auditoría puede percibirse como algo draconiano (es una palabra que a veces asusta y debería ser vista como una herramienta de gran valor para mejorar), sin embargo puede ayudar incluso a la expansión en eficiencia y eficacia de los recursos humanos comprometidos en el Centro si se acoge desde la perspectiva del autoaprendizaje y la mejora continua. Contribuyendo entre todos, favoreciendo los lazos sociales y, por supuesto, creando sinergias.

En este sentido, por igual, se presentará un «modelo de negocio» (incorporación de términos de Ciencia de Empresa, simplemente) para promocionar y mejorar las posibilidades que brindan los recursos humanos de un Centro.

Ya que son muchas las personas que aprecian estas terminologías desde la deshumanización, como si fueran paquetes de patatas fritas, considero NECESARIO, comenzar a acercar las oportunidades que presenta la Ciencia de Empresa y Economía para optimizar los procesos educativos, así como su acción.

Es por esto por lo que se considera subir dos proyectos de trabajo para que asimiléis la capacidad de respuesta de la Ciencia de Empresa en la optimización de soluciones, especialmente la dirección estratégica desde la perspectiva del método socrático.

Así, poco a poco irá formándose una idea cada vez más «cosida» de la filosofía, cultura y propósito del know-how que ofrezco de manera personal.

Volviendo al caso de hoy, al mapa, veréis que, por igual, podéis dirigir investigaciones orientadas en la aplicación de diversas metodologías.

Personalmente, considero el método Socrático, así como la integración planificada de metodologías diversas, como métodos a trabajar. En este sentido, si consideráis el método Socrático, una observación directa de las aguas por donde se mueve, nos puede ofrecer posibilidades en el grado en que se satisfacen las habilidades observadas a nivel «mapa». Posteriormente, de acometer estudios een clase, ir haciendo trazados del territorio de cada aula. Desde ellos afloran nuevas aportaciones. Así, como:

H14: La aplicación del método socrático posibilita la alineación de las habilidades de la Generación Z de manera extensible para con la instrucción educativa recibida desde el propio método.

H15: La aplicación del método socrático favorece la voluntad del alumno Gen Z.

En realidad, de considerar cada habilidad que compromete este método, surgen muy diversos prismas.

Por igual, ya que soy una enamorada de Sócrates y, por amor a mi padre e inspiración en él, será aquello que ocupe este blog, en gran medida, así como aproximaciones de cultura y filosofía orientales – taoístas -. En cierto modo, han sido mis compañeras de viaje desde los ocho años. Hoy día, no sé qué clase de instructora de artes marciales sería, pero desde luego que me acerco al maestro de «Saltamontes». Así que, al ser así, es por esto que decido trabajar de esta manera. Seguro que con el tiempo me entenderán…muy bien.

Espero que sirva de ayuda, por igual, a aquellos que llamo «fariseos» – no lo toméis más que a bien-. A ver si os hago ver la luz y os animo al reconocimiento de la Generación Z, a la verdadera inclusión y a que os desprendáis de esa «farfolla», ese exceso de paja que conlleva el empestiñarse estar en el centro como síntoma de conocimiento y liderazgo.

Aferráos a la humildad y a la sabiduría, al avance y al momento histórico, lo único que os puede suceder es que os sintáis inmensamente felices con vuestro trabajo y vayáis aprendiendo a aprender al ritmo de vuestros alumnos.

Posicionaros en el error como fuente de conocimiento y sabiduría, desprenderos de tanta verticalidad y favoreced la construcción de lazos emocionales entre todos en clase. Las metodologías basadas en el diálogo filosófico ya son un motor para emprender en metacognición y sentido crítico; además de poner a los alumnos en el centro y ayudar en la socialización y empatía, en la inteligencia emocional. Logrará con este método: el sentido de la justicia y crítico, el pragmatismo, la confianza, la autosuficiencia, el desarrollo de destrezas (como poco las del pensamiento), el emprendimiento y la creatividad, amén de las habilidades sociales.

Es una técnica sencilla con la que trabajar, por igual, el trabajo en pares y la cooperación. Seguro le ayuda para empezar a dar otra perspectiva a su enseñanza, además de repasar lo visto en clase o lo pendiente por hacer (otra labor que se recomienda). Haga reflexionar a sus alumnos y dialoguen, terminará fascinándole.

Próximamente subiré una propuesta metodológica basada en la gamificación-cooperación de metodologías de aprendizaje activo y método socrático. Espero que os guste y os anime en el cambio, la llamo Alquimia, ya que logra transmutar las aulas, llenarlas de entusiasmo, acción y motivación.

Un saludo a mis lectorxs, seguidorxs y a aquellas instituciones gubernamentales que cuentan con mi manera de trabajar, métodos e investigaciones.

Procuraré trabajar mucho por aquí y difundir mis observaciones y averiguaciones, ¡para qué quiero yo tanta idea! ¿No será más bonito contribuir a que otrxs multipliquen las mismas ideas que se promueven, las mejoren, que éstas proporcionadas mejoren sus propuestas y métodos,  o, incluso, sea un añadido para investigar y/o trabajar en clase; que guardármelo para mí sola?

Gracias a todxs. Hasta la semana próxima, con cariño…

 

¡EAM!

 

Con amor, a mi hijo y a mi padre.

Verónica García-Melero

 

Bibliografía

Adobe (2016). Gen Z in the Classroom: Creating the Future. Adobe Education Creativity Study. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://www.adobeeducate.com/genz

Deep Focus (2015). Deep Focus Cassandra Report: Gen Z Uncovers Massive Attitude Shifts Toward Money, Work and Communication Preferences. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://www.marketwired.com/ press-release/deep-focus-cassandra-report-gen-z-uncovers-massive-attitude-shifts-toward-money-work-2004889.htm

Ernst & Young Report (2016). From Innovation to Expectation – How M & E Leaders are Responding to Gen Z. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://www.ey.com/Publication/vwLUAssets/ey-media-entertainment-leaders-respond-to-gen-z/$FILE/ey-media-entertainment-leaders-respond-to-gen-z.pdf

CGK – The Center for Generational Kinetics (2016). Top 10 gen Z and iGen Questions Answered. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://genhq.com/igen-gen-z-generation-z-centennials-info/.

Cooper, P.G. (2019). Generation Z. Salem Press Encyclopedia. Recuperado el 18 de Septiembre de 2019 de: http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=ers&AN0100039079&lang=es

Polieconomics, (Ed.), (2019). Economía de Aprendizaje. Polieconomics. Recuperado el 18 de Septiembre de 2019 de: https://policonomics.com/es/economia-aprendizaje/