Categoría: Educación

Decodificando la Generación Z: mapa de habilidades (I)

Mi padre me enseñó a defender lo que es correcto, no importa qué.

Rafael Vega, el «Zorro».

A) INTRODUCCIÓN

En la entrada Entusiasmo, Acción y Motivación: epistemología de la voluntad del alumno, alcanzamos el conocimiento de cómo se triangulan su entusiasmo, motivación y voluntad.

Esta voluntad, considerando la perspectiva del aprendizaje voluntario o intencional, exige de patrones más complejos en la voluntad y en el esfuerzo, amén de la intervención del docente dentro de una estructura educativa institucionalizada. De esta manera, conectando el aprendizaje y esfuerzo con aquellas competencias clave que favorecen la consecución de la autonomía del estudiante, se aflora que son las de aprender a aprender y la de desarrollo del espíritu empresarial y sentido de la iniciativa, las que ayudan de vehículo para la autorregulación de la conducta, así como aquellas habilidades sociales y personales que lleva aparejadas: autonomía, seguridad en sí mismo, liderazgo, tenacidad, creatividad, trabajo en equipo, solidaridad entre otras. Éstas son alcanzables, fundamentalmente, desde el desarrollo de estrategias instruccionales de aprendizaje activo, presentándose especialmente atractiva, esto es: «bella y bondadosa», la gamificación.

Si bien, alcanzar el conocimiento de la gnosis de la voluntad, las competencias clave que la favorecen y las metodologías que ayudan en el esfuerzo y conducta motivada del alumno, se presenta como una importante reflexión para mejorar la acción educativa; bien se presenta extraordinariamente importante conocer los perfiles de habilidades que presentan los Gen Zers.

Desde el ánalis de los perfiles de la Generación Z en habilidades y preferencias se puede lograr una mejor adecuación de las metodologías a los propios estudiantes, así como alinear las mismas con las expectativas del mercado laboral.

En este sentido, de considerar la Economía de Aprendizaje, la optimización del input: correlación habilidades-preferencias del alumno con propuesta metodológica por el docente, alcanza un efecto expansivo en el output (formación del alumno). En este sentido, se presenta axiomático que adecuar la metodología a las habilidades y preferencias, no es otra cosa sino satisfacer en gran medida las necesidades y preferencias de los alumnos. Luego, en tanto se logran alinear ambos, se alcanza una mejor respuesta del alumno: su entusiasmo, motivación y voluntad. Circunstancia que nos encamina en la autorregulación de la conducta y autonomía en el aprendizaje (ver Polieconomics, 2019).

2. TRECE HIPÓTESIS Y CUESTIONAMIENTOS PARA FUTURAS INVESTIGACIONES.

Con todo, siendo una propuesta teórica, se abre un presupuesto de hipótesis que proporciona ideas a todos aquellos profesionales de la educación e investigadores que leéis negocioonline.net y os fascina educar, respetar, reconocer y ayudar a una escuela positiva, inclusiva y productiva.

H1: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno consigue una respuesta más motivada en su aprendizaje.

H2: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno consigue una respuesta más satisfactoria en el alumno, promueve la autorregulación de su conducta.

H3: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ayuda a identificar las actividades que favorecen la construcción de aprendizajes significativos (analizado en E&Y).

H4: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno favorece un clima saludable en clase desde el reconocimiento del alumno.

H5: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno favorece la socialización y construcción de lazos emocionales entre profesor-alumno (Inteligencia Emocional).

H6: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ayuda a la alineación de perfiles de competencias con aquellas promovidas por el mercado laboral.

H7: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ayuda a mejorar el curriculo del docente.

H8: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno ofrece una respuesta más positiva en la percepción del alumno del trabajo del docente.

H9: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno fomenta el sentido de confianza del alumno en el profesor.

Etcétera, imagino que podréis sumar más una vez identificado el mapa. Son ideas para explorar. En su conjunto, no obstante, cabría valorarlas desde el prima de la Economía de Aprendizaje, así como el grado de innovación social y tecnológica en el aula.

Así, H10: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita la Economía de Aprendizaje en la instrucción práctica , etc (depende de la amplitud).

H11: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita en el docente una autopercepción positiva sobre la eficiencia y eficacia de la incorporación en el aula de innovación social y tecnológica.

H12: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita en el docente una autopercepción positiva sobre la eficacia y eficiencia del rendimiento de la acción educativa al desplazar el foco de atención a los alumnos (Se pueden considerar muy diversos enfoques: rendimiento, satisfacción del alumno, satisfacción del docente, motivación,…)

H13: La adecuación de metodologías a las habilidades del alumno posibilita en el docente una autopercepción positiva sobre la eficacia y eficiencia de la dirección y gestión del aula desde la perspectiva del rol de leader.

3. MARCO TEÓRICO.

Desde el siguiente análisis se acercan aquellas habilidades que presenta la Generación Z de manera más destacada de acuerdo a diversas investigaciones. En este sentido, se considera importante, como paso previo, definir ese concepto de «Generación Z» para conseguir un entendimiento concreto del intervalo de población al que nos estamos refiriendo.

En este sentido, de acuerdo a Cooper (2019), la Generación Z es el nombre dado a aquellas personas que nacieron inmediatamente después de la población referida a los Millenials. Así, por Gen Zer nos referimos a los nacidos desde mediados de la década de los años 90; no obstante, la concreción del límite se presenta controvertido, gravitando unos dos o tres años arriba o abajo. Por igual de controvertido es el límite de cierre del intervalo de este estudio de cohorte en comparación con su generación inmediatemente anterior. Hasta el momento, determinadas investigaciones la limitan hasta 2015.

Con todo, las delimitaciones del estudio de cohorte convergen en que es una generación caracterizada por el acceso completo y regular a internet, así como a la intermediación para con éste, o el simple disfrute, de la posibilidad que brindan nuevas tecnologías y aparatos/soportes. Por igual, un rasgo característico de esta generación es la conexión online con otras personas, así como en redes sociales, durante un número considerable de horas al día.

Alcanzada la delimitación temporal de la Generación Z, un primer paso consiste en optimizar la adecuación de los métodos a sus habilidades, conocer bien a los alumnos de hoy, así como sus expectativas para con sus procesos de enseñanza. En este sentido, para comprender lo que se pretende con sencillez, se presenta importante cuestionarnos: ¿qué es aquello en lo que más le gusta trabajar al Gen Zer?, ¿qué es lo caracteriza al Gen Zer?

Para tal fin se han considerado cuatro estudios empíricos, bastante reconocidos en la Comunidad Educativa. En concreto, estos son: (1) el Informe Cassandra (2015), (2) el informe del Centro de Estudio de Cinética Generacional (2017), (3) el Estudio Adobe (2016), y (4) el Informe del Gen Z de Ernst and Young (2017).

Son estudios realizados en: EEUU, Reino Unido, Alemania, Japón, China, India, Brasil y Méjico, fundamentalmente. En su conjunto ascienden a más de 6.000 encuestados/entrevistados. En este sentido, son unos 6.000 encuestados de los que se tiene conocimiento, la investigación del Centro de Estudio de Cinética Generacional, por su parte, no facilita su numero, aunque se considera un número muy elevado.

Desde la información que se recolecta se considera el conocimiento del patrón de habilidades y comportamiento de la Generación Z para con sus expectativas en educación y orientadas hacia el mercado laboral. Por igual, son estudios que se presentan ideales para hacer aquellos otros comparados o, simplemente, servir de referente para analizar habilidades en nuestra población.

Desde su conocimiento alcanzamos un mapa de habilidades que nos ayuda a correlar habilidades de los alumnos con aquellas metodologías de enseñanza-aprendizaje que se presentan idóneas para satisfacer las destrezas que requieren las mismas. Éstas adecuaciones terminan por optimizar las propuestas curriculares y, así, ayudan a despertar más el interés del alumno por su aprendizaje, ayudan en su voluntad y esfuerzo. ¿No creen que es algo axiomático?

En este sentido, se procede a destacar los datos más relevantes de cada uno de ellos:

  1. El Informe Cassandra, 2015.

La muestra de este estudio fue de 902 alumnos, comprendidos entre las edades de 7 y 17 años. La metodología utilizada fue la de una extensa entrevista estructurada, arrojando como características predominantes las de: emprendedor, centrado en habilidades, imparcialidad, pragmático, enfocado en la conexión de redes sociales, y la narración de historias.

Por igual, presentan en un 71% una elevada tenacidad, en tanto valoran en gran medida la experiencia del error antes de la consecución del logro.

Con respecto a enfocarse en el desarrollo de habilidades, ésta característica es la más predominante de este estudio, un 89% de los entrevistados presentan conductas creativas y productivas en tanto revelaron que parte de su tiempo libre lo invierten en actividades donde adquirir destrezas, habilidades o desarrollar su creatividad.

2. El Centro de Estudio de Cinética Generacional, 2017.

Las investigaciones llevadas a cabo por este Centro destacan del Gen Zer su atracción por la búsqueda/investigación online de recursos y fuentes para trabajar de manera autónoma. Destacando que se enfocan extraordinariamente en la inmediatez de la respuesta, más que en asegurarse de la veracidad de la misma. En este sentido, dicho Centro define al Gen Zer como un sujeto consciente de sí mismo, autosuficiente, innovador y orientado a objetivos. Siendo las características predominantes: creativo, emprendedor, orientado en objetivos, autoinformado, autosuficiente, con predisposición a la experiencia laboral a temprana edad y enfocado en la conexión de redes sociales.

3. El Estudio Adobe, 2016.

El estudio de Adobe es considerablemente extenso, alcanza los 1000 estudiantes, de edades comprendidas entre los 11 y 17 años, y 400 profesores, el cual fue presentado en EDUCAUSE 2016.

Un hallazgo interesante desde el estudio es conocer que tanto alumnos (78%), como profesores (77%), subrayan que su aprendizaje es más efectivo y eficaz cuando involucra un aprendizaje práctico/activo y, en especial, conlleva el desarrollo de la creatividad. Una evidencia que ha ayudado, desde el estudio, a mejorar la propuesta metodológica en clase por un 60% de los profesores; quienes consideran potenciar este tipo de actividades en clase ya que ayudan a evolucionar el currículum docente.

Como características predominantes en los Gen Zers, el estudio Adobe subraya: creativos, enfocados en el aprendizaje activo/práctico y en la narración de historias.

4. El Informe del Gen Z de Ernst and Young, 2017.

Este informe se presenta como el más extenso de los que se proponen. Fue llevado a cabo en 2016, donde se encuestaron a 3200 Gen Zers, con objeto de conocer las preferencias de esta nueva generación de trabajadores. Los sujetos encuestados provinieron de una diversidad geográfica rica: EEUU, Reino Unido, Alemania, Japón, India, Méjico, Brasil y China.

Revelaron como características más importantes, la valoración del trato con respeto y reconocimiento de las personas, la conducta ética, la compensación justa y promoción entre empleados, una comunicación abierta y transparente y la sabiduría en la toma de decisiones y liderazgo. En este sentido, se posicionan en valorar al responsable inmediato, gerente o jefe por su verdadera capacidad para el liderazgo y sabiduría; cuestionan, no obstante, la posición desde el mero cargo. Han de hacerles ver la valía como merecedores del puesto que ostentan sus superiores.

En síntesis, las carácteristicas más predominantes en este estudio son: emprendedores, pragmáticos, interesados en la experiencia laboral a temprana edad, autosuficientes, con predisposición hacia la narración de historia y enfocados en la confianza y las altas expectativas.

D) MAPA DE HABILIDADES.

La reorganización de las habilidades identificadas en las diferentes investigaciones nos permite obtener un mapa de aquellas que aparecen, indicando en su caso, la frecuencia con que se repiten:

Podemos apreciar, desde la expresión porcentual de las frecuencias relativas, que aquellas dos características en que convergen los citados estudios, representan el 26% de la población. En este sentido, buscar metodologías que posibiliten el desarrollo del espíritu empresarial, así como los procesos aferente-eferente neuronales: aprendizaje por proyectos, redacción de ensayos… ayudan extensiblemente a alinear metodologías y competencias con las habilidades que presentan los Gen Zer a gran escala.

Se considera el término «gran escala» ya que simplemente nos proporciona un mapa, una especie de catálogo generalizado. Esto es, hemos de conocer nuestro «territorio», hemos de investigar nuestras aulas y, así, conocer mejor a nuestros estudiantes. «(La verdad) No está marcada en ningún mapa: los sitios de verdad no lo están nunca». «Moby Dick» (1851), Herman Melville.

Contar con un mapa de patrones de habilidades se presenta como un instrumento útil hacia el que dirigir esfuerzos y, desde ellos, mejorar la calidad de la educación. Desde luego que el primero sería analizar qué le satisface al alumno, qué metodologías le resultan más atractivas.

En este sentido, si no exploramos diferentes metodologías no es posible apreciar la respuesta del alumno. Por igual, si una vez exploradas metodologías no consideramos la encuesta en nuestra clase, que evaluen nuestra actividad para con ellos, no podemos mejorar el curriculum y acción educativa.

Próximamente subiré unos cuestionarios de análisis y observación de lo que se hace en clase, tanto para el propio docente, como para el alumno. Están orientados en la incorporación de innovación social y tecnológica, graducación de la frecuencia del uso de metodologías innovadoras, valoración de la satisfacción para con las mismas y expresión de necesidades y/o preferencias por el alumno. Comprenden solo 19(x2) cuestiones, fácilmente entendibles por los alumnos – se ha considerado profundamente una redacción con «lengua sencillo» para una mejor comprensión-. En el caso del profesor se presentan 19 items.

Comprenden, en adición, una observación matemático-estadística novedosa, ofreciendo una peculariedad para la correlación de variables en autopercepción por lo hecho en clase.

Por igual, están pensados para poder ejecutar un modelo matemático, desarrollado para tal fin, desde el que programar el curriculo en innovación por centro/departamento/aula.

Y, por supuesto, ha sido realizado considerando una extensa bibliografía en pedagogía, metodología y práctica relacionada con la innovación.

Se espera que sean de gran utilidad, ya que a la vez, pueden servir para llevar a cabo en los Centros sencillas auditorías de lo que se hace en clase o programa. Auditorías que pueden ser llevadas a cabo por el jefe de estudios y/u orientador, no requiriendo más de dos observaciones por aula y año o trimestre, de utilizarlos de manera un poco más intensiva. Una propuesta sencilla, fácil, con la que mejorar la acción educativa de un centro: alumnos, profesorado y órgano de administración y dirección.

Considero fundamental la mejora continua en el proceso educativo, la Economía de Aprendizaje. En este sentido, la auditoría puede percibirse como algo draconiano (es una palabra que a veces asusta y debería ser vista como una herramienta de gran valor para mejorar), sin embargo puede ayudar incluso a la expansión en eficiencia y eficacia de los recursos humanos comprometidos en el Centro si se acoge desde la perspectiva del autoaprendizaje y la mejora continua. Contribuyendo entre todos, favoreciendo los lazos sociales y, por supuesto, creando sinergias.

En este sentido, por igual, se presentará un «modelo de negocio» (incorporación de términos de Ciencia de Empresa, simplemente) para promocionar y mejorar las posibilidades que brindan los recursos humanos de un Centro.

Ya que son muchas las personas que aprecian estas terminologías desde la deshumanización, como si fueran paquetes de patatas fritas, considero NECESARIO, comenzar a acercar las oportunidades que presenta la Ciencia de Empresa y Economía para optimizar los procesos educativos, así como su acción.

Es por esto por lo que se considera subir dos proyectos de trabajo para que asimiléis la capacidad de respuesta de la Ciencia de Empresa en la optimización de soluciones, especialmente la dirección estratégica desde la perspectiva del método socrático.

Así, poco a poco irá formándose una idea cada vez más «cosida» de la filosofía, cultura y propósito del know-how que ofrezco de manera personal.

Volviendo al caso de hoy, al mapa, veréis que, por igual, podéis dirigir investigaciones orientadas en la aplicación de diversas metodologías.

Personalmente, considero el método Socrático, así como la integración planificada de metodologías diversas, como métodos a trabajar. En este sentido, si consideráis el método Socrático, una observación directa de las aguas por donde se mueve, nos puede ofrecer posibilidades en el grado en que se satisfacen las habilidades observadas a nivel «mapa». Posteriormente, de acometer estudios een clase, ir haciendo trazados del territorio de cada aula. Desde ellos afloran nuevas aportaciones. Así, como:

H14: La aplicación del método socrático posibilita la alineación de las habilidades de la Generación Z de manera extensible para con la instrucción educativa recibida desde el propio método.

H15: La aplicación del método socrático favorece la voluntad del alumno Gen Z.

En realidad, de considerar cada habilidad que compromete este método, surgen muy diversos prismas.

Por igual, ya que soy una enamorada de Sócrates y, por amor a mi padre e inspiración en él, será aquello que ocupe este blog, en gran medida, así como aproximaciones de cultura y filosofía orientales – taoístas -. En cierto modo, han sido mis compañeras de viaje desde los ocho años. Hoy día, no sé qué clase de instructora de artes marciales sería, pero desde luego que me acerco al maestro de «Saltamontes». Así que, al ser así, es por esto que decido trabajar de esta manera. Seguro que con el tiempo me entenderán…muy bien.

Espero que sirva de ayuda, por igual, a aquellos que llamo «fariseos» – no lo toméis más que a bien-. A ver si os hago ver la luz y os animo al reconocimiento de la Generación Z, a la verdadera inclusión y a que os desprendáis de esa «farfolla», ese exceso de paja que conlleva el empestiñarse estar en el centro como síntoma de conocimiento y liderazgo.

Aferráos a la humildad y a la sabiduría, al avance y al momento histórico, lo único que os puede suceder es que os sintáis inmensamente felices con vuestro trabajo y vayáis aprendiendo a aprender al ritmo de vuestros alumnos.

Posicionaros en el error como fuente de conocimiento y sabiduría, desprenderos de tanta verticalidad y favoreced la construcción de lazos emocionales entre todos en clase. Las metodologías basadas en el diálogo filosófico ya son un motor para emprender en metacognición y sentido crítico; además de poner a los alumnos en el centro y ayudar en la socialización y empatía, en la inteligencia emocional. Logrará con este método: el sentido de la justicia y crítico, el pragmatismo, la confianza, la autosuficiencia, el desarrollo de destrezas (como poco las del pensamiento), el emprendimiento y la creatividad, amén de las habilidades sociales.

Es una técnica sencilla con la que trabajar, por igual, el trabajo en pares y la cooperación. Seguro le ayuda para empezar a dar otra perspectiva a su enseñanza, además de repasar lo visto en clase o lo pendiente por hacer (otra labor que se recomienda). Haga reflexionar a sus alumnos y dialoguen, terminará fascinándole.

Próximamente subiré una propuesta metodológica basada en la gamificación-cooperación de metodologías de aprendizaje activo y método socrático. Espero que os guste y os anime en el cambio, la llamo Alquimia, ya que logra transmutar las aulas, llenarlas de entusiasmo, acción y motivación.

Un saludo a mis lectorxs, seguidorxs y a aquellas instituciones gubernamentales que cuentan con mi manera de trabajar, métodos e investigaciones.

Procuraré trabajar mucho por aquí y difundir mis observaciones y averiguaciones, ¡para qué quiero yo tanta idea! ¿No será más bonito contribuir a que otrxs mejoren sus propuestas y métodos,  o sea un añadido para investigar y/o trabajar en clase; que guardármelo para mí sola?

Gracias a todxs. Hasta la semana próxima, con cariño…

 

¡EAM!

 

Con amor, a mi hijo y mi padre.

Verónica García-Melero

 

Bibliografía

Adobe (2016). Gen Z in the Classroom: Creating the Future. Adobe Education Creativity Study. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://www.adobeeducate.com/genz

Deep Focus (2015). Deep Focus Cassandra Report: Gen Z Uncovers Massive Attitude Shifts Toward Money, Work and Communication Preferences. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://www.marketwired.com/ press-release/deep-focus-cassandra-report-gen-z-uncovers-massive-attitude-shifts-toward-money-work-2004889.htm

Ernst & Young Report (2016). From Innovation to Expectation – How M & E Leaders are Responding to Gen Z. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://www.ey.com/Publication/vwLUAssets/ey-media-entertainment-leaders-respond-to-gen-z/$FILE/ey-media-entertainment-leaders-respond-to-gen-z.pdf

CGK – The Center for Generational Kinetics (2016). Top 10 gen Z and iGen Questions Answered. Recuperado el 27 de Julio de 2018 de: http://genhq.com/igen-gen-z-generation-z-centennials-info/.

Cooper, P.G. (2019). Generation Z. Salem Press Encyclopedia. Recuperado el 18 de Septiembre de 2019 de: http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=ers&AN0100039079&lang=es

Polieconomics, (Ed.), (2019). Economía de Aprendizaje. Polieconomics. Recuperado el 18 de Septiembre de 2019 de: https://policonomics.com/es/economia-aprendizaje/

 

Cómo reducir la tasa de abandono escolar en menos que canta un gallo.

Desde la década de los noventa, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (i.e. OCDE) viene subrayando la urgente necesidad de adecuar la formación educativa a los perfiles de trabajo que esperan a la generación de cada momento histórico. De esta manera, desde los años noventa hasta nuestro presente, se han ido sucediendo nuevas generaciones, accediendo al mercado laboral progresivamente: la Generación X, la Generación Y, y a día de hoy, ya empieza a incoporarse la Generación Z.

Si consideráramos, sencillamente, cómo la tecnología que nos rodea nos condiciona en habilidades, destrezas e, incluso, deja huella sobre nuestros procesos cognitivos; rápidamente sería entendible abstraer la necesidad de adecuar la formación que recibimos al momento histórico que nos ocupa. Es axiomático que nuestra formación educativa ha de casar con el mercado laboral que nos espera, luego, hemos de capacitarnos en habilidades y destrezas acordes con nuestra realidad, con nuestro hoy.

Para facilitar una mejor compresión de la conexión entre la innovación social y la innovación tecnológica, basta con acercar el siguiente ejemplo:

La Generación de los Baby Boomers fue aquella en la que eclosionó la «televisión» como nuevo medio de comunicación. ¿Les parecería increible que desde una caja recibieran imágenes y sonido?, ¿cómo creen que pudo condicionar sus vidas este nuevo invento? Desde luego que el acceso a información inmediata, visualizando el mundo que nos rodea, ha podido transformar radicalmente ese momento histórico.

La Generación X, la generación perdida, ésta fue aquella en la que eclosionó la «informática e internet» desde sus inicios. ¿Les parecería increible que desde una caja y un teclado crearan trabajos con imágenes y tablas, que crearan bases de datos, que organizaran sus trabajos, que guardaran todos estos mismos recursos en un disco blando o disquete 3/4?, ¿les parecería increible que poco después pudieran acceder a información que queda grabada en una nube, diseñar entornos web desde los que ofrecer sus servicios, publicitarse, alcanzar medios de comunicación mundiales?

La Generación Y, o la generación de millennials, ésta fue aquella en la que eclosionó la «transformación de internet y la web 2.0». ¿Les parecería increible que desde su caja y teclado y el desarrollo de internet, pudieran acceder a medios de comunicación audiovisuales internacionales, crear entornos personales sociales, participar en redes sociales, subir imágenes y comentarlas, acceder a nuevos recursos tecnológicos que facilitan el acceso al conocimiento, interactuar con ellos, acceder a prensa digital nacional e internacional, todo a un solo click?

La Generación Z, o la iGeneration, ¿Les parecerá increible que, ocupando su generación el momento histórico del desarrollo web 3.0, el IdC (Internet de las Cosas) los Big Data, la IA (Inteligencia Artificial), la nanotecnología y los nuevos sistemas y métodos financieros; el momento histórico en el que el acceso a la información es simplemente pasando el dedo en pantallas digitales, consiguen inmediatez en las respuestas, pueden valerse de desarrollos tecnólogicos en todas las esfereas de conocimiento, se han transformado sus «patrones» cognitivos, habiendo nacido en un momento histórico aletargado por crisis económicas mundiales, cambio climático y deterioro medioambiental – lo que ha condicionado su preocupación por el medioambiente, la seguridad y la sostenibilidad- …les parecerá increible que todavía hoy en clase se sirvan de esa tecnología que disfrutó la Generación X: power-points y proyectores, la pizarra y el profesor en el centro…como síntoma de avance social y tecnológico?

Personalmente, creo firmemente que abrir un libro y poner a los «niños» a trabajar lo hace cualquiera. Creo firmemente que hacer un power point con contenidos, que ya te encuentras en cualquier parte, lo hace cualquiera. Creo firmemente que ir del Oráculo del Infinito Saber, propio de un sistema que te hace estudiar un «pestiño» de temario que a los pocos años de estudiarlo se te ha olvidado ya que recuerdas lo poquito que haces en clase, es un gran atraso. Este método lo único que deja en la mente del profesor «fariseo» es la prepotencia de querer hacerse sabio a sus propios ojos, es imponerse al alumno porque se estudió ese temario que vagamente recuerda, al menos por lo que he podido comprobar. Razón por la que, desde su falta de humildad, parece no querer promocionar la formación desde el rol de leader, vayan los «niños» a acceder a goolgle y lo dejen por «tonto» (hablo desde el conocimiento al respecto que me han transmitido muchos estudiantes).

¿O es que su creatividad es limitada y no sabe cómo desarrollar actividades que involucren a los «niños» en su aprendizaje»? En este sentido, promocionándose con tanta urgencia el «aprender a aprender» en la población, como así lo recomienda la OCDE, ¿podrá enseñar a «aprender a aprender» el profesor que no sabe aprender a aprender para sí mismo? Disculpe si me cuestiono su versatilidad y profesionalidad, pero es que ya no sabe una a que puede deberse. Desde luego que el profesor ha de ser visto como aquel profesional que va más allá del libro de texto, digo yo.

He visto de todo…lo que es muy triste es que no sepan nisiquiera desarrollar un trabajo cooperativo. Nada tiene que ver con hacer un trabajo en grupo. Ésto requiere de saber trabajar las metodologías. Luego, no es de extrañar que haya «niños» que no quieran grupo porque no están «cooperando». Cooperar requiere la implicación responsable en las cosas, y esa responsabilidad empieza en el profesor. Empieza en saber diferenciar qué es cargar el peso de un trabajo en los «niños» más trabajadores y qué es «enseñar a cooperar». «No es lo mismo ser que estar, no es lo mismo […]» (Alejandro Sanz).

¿Tendrá usted que enseñarse a cooperar y reponsabilizarse con su trabajo?

¿Tendrá usted que enseñarse a cooperar y responsabilizarse por y con el momento histórico de los «niños»?

Será bueno que consideren la cooperación, será lo próximo que se promueva en nuestra Unión Europea. ¿Por qué? Porque así ha dilucidado la OCDE, la misma que cuestiona la capacidad de respuesta de los sistemas educativos desde el prisma del resultado -el alumno-, pruebas PISA, entre otras cosas. También es quien promociona las directrices para el marco político, social y económico, así como de bienestar, para las Estrategias Europeas. No se olvide de la cooperación.

No se olvide de que tenemos la tasa de abandono escolar más elevada de Europa, y bien alejada de la de nuestros países vecinos desarrollados. ¿Se aburrirán los «niños» porque no está teniendo en cuenta sus características personales y momento histórico?

He leído ya mucha literatura en la que promueven que se actualice el profesorado estudiando un Máster de Profesorado. Pues bien, esto debería ser una obligación para poder trabajar. Resulta que para el ejercicio de la enseñanza de todas aquellas personas que hoy se quieren comprometer con la Educación, aquellos que han estudiado cualquier cosa – salvo magisterio-, se les EXIGE un Máster en Formación. ¿Será el Sistema Educativo justo si se promueve la maestría para TODOS? Ya me vale que sea catedrático, por lo que he podido comprobar.

También he podido leer bastante literatura al respecto de la evaluación del profesorado. Para empezar, se promueve dentro del marco político educativo como una OBLIGACIÓN. Sin embargo, también he leído propuestas para evaluar que parecen la Biblia en pastas. Extraordinariamente estúpidas. ¿Por qué no pasan entre sus alumnos un sencillo cuestionario para que valoren su actividad y expresen lo que les gustaría hacer?, ¿no serán los alumnos los que han de evaluar al profesorado, como así sucede en los países más desarrollados?

Es paradójico que corran a utilizar en las referencias de sus investigaciones los trabajos que promueven estos sistemas educativos, tan comprometidos con la motivación de sus alumnos. Y digo «en utilizar», porque parece ser que poco cala, lo que supuestamente han leído y luego escrito, en sus clases.

La motivación en EEUU e Inglaterra, la conozco de manera personal y bastante bien, es, tal, que mandan al pasillo al profesor y preguntan al alumnado, después de haber pasado el cuestionario, qué tal de bueno es – empezando con el trato hacia sus alumnos -. Es muy probable que si tuvieramos esto, además de una formación actual, se alcanzaría el techo de la tasa de abandono escolar en menos que canta un gallo. Parecería ciencia infusa.

La verdad, decir las cosas con claridad y sin tanto preámbulo terminan por aflorar necesidades y maneras con las que satisfacerlas, en vez de estar dando tanto palo al tambor, con ese hipócrita protocolo. Como diría Lao-Tsé, «las palabras bonitas no son sinceras, son protocolarias. Las palabras sinceras, no son hipócritas, no son tan bonitas, sin embargo dicen la verdad».

Con mucho mucho amor, a mi hijo. Estoy inmensamente feliz de saber en el colegio que está, pocos son los centros que se encuentran tan comprometidos con la verdadera educación y con educar en el momento histórico del alumno.

Sin embargo, no todos los centros cuentan con profesores tan comprometidos, lo que no quita que los haya. Es una realidad que hay mucha gente joven emprendedora innovando, también los hay más mayores, pero parece ser que exceden en número aquellos profesores nada comprometidos con sus alumnos, nada comprometidos con su momento histórico. No se empestiñen en decir que así hemos estudiado todos, puesto que la tecnología y la inmediatez de acceso a la información ha condicionado exageradamente la respuesta cognitiva de los niños y jóvenes de hoy. Amén de sus habilidades.

En este sentido, no se abandere de hablar de la inclusión y de la buena educación, porque ni está reconociendo a la Generación Z, la de hoy, ni está siendo educado. Si consideramos que la pedagogía es cómo educar, bien poco la adecua el «fariseo» a sus estudiantes. Es algo que bien sabemos todos, sólo que yo soy clara como el agua y le digo en su cara, «FARISEO». Que son muchos los fariseos que desmotivan y desmoralizan, abaten o desaniman, a muchísimos jóvenes que han estudiado el mismísimo magisterio.

A ver si alguien ve la luz y promueve medidas simples y eficaces para que crezca la nueva Generación en un Sistema Educativo plagado de personas que adoran la Educación y a sus «niños». Personas con vocación. Que por cierto, hay muchísimas, pero parece que son las menos trabajando en España.

Le recuerdo que no se ha de reír,…no se ría, no se ría…y no es que yo sea la bruja avería, pero veo, veo, veo venir…un máster, un breve cuestionario de evaluación del profesor dos veces al año y poner al jefe de estudios a hacer algo por la patría, como preguntar a los niños, después del cuestionario..Hola! ¿qué tal en la bola de cristal?

Ea, y así se acabó tanta «farfolla». Con tres medidas gratis, porque recuerden…el máster nos lo pagamos todos.

ki ki ri ki

Verónica García-Melero

Bibliografía

No creo que haga falta ninguna.